Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Zelaya’

Los países miembro de la Organización de los Estados Americanos (OEA) han aprobado este miércoles durante una sesión extraordinaria readmitir a Honduras, expulsada del grupo en julio de 2009 por el golpe de Estado que derrocó al entonces presidente, Manuel Zelaya.

Honduras obtuvo el reingreso gracias a 32 votos a favor y pese a la postura contraria de Ecuador, que ya había manifestado sus reticencias antes de la votación, celebrada en la sede de la OEA en Washington.

El Gobierno ecuatoriano ha alegado que Honduras sólo cumple parte de los requisitos que la organización le había impuesto y entre los que figuraba la suspensión de todos los juicios contra Zelaya y su regreso a Tegucigalpa. En concreto, Ecuador ha denunciado que el Gobierno de Porfirio Lobo no ha promovido una investigación de los militares que estuvieron detrás del golpe de Estado y de los supuestos delitos cometidos por la administración ´de facto´ creada tras el golpe.

Zelaya regresó el pasado sábado a Honduras de forma definitiva. Tras su expulsión inicial a Costa Rica, el 28 de junio de 2009, el ex mandatario volvió tres meses después de manera clandestina y se alojó en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde permaneció hasta el 27 de enero de 2010, cuando el presidente, Porfirio Lobo, le dio un salvoconducto para viajar a República Dominicana, donde residió como ´huésped de distinguido´.

DOS AÑOS DE CRISIS

En los últimos dos años, Honduras ha vivido una de sus peores crisis políticas desde el retorno de la democracia. Sin embargo, el panorama político en esa nación centroamericana ha cambiado en las últimas semanas gracias al proceso de reconciliación emprendido por el Gobierno de Lobo, en el que participaron como mediadores los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Colombia, Juan Manuel Santos.

Las negociaciones llegaron a su fin hace apenas unos días con la firma del llamado “Acuerdo para la Reconciliación Nacional y la Consolidación del Sistema Democrático en la República de Honduras” por parte de Zelaya y Lobo, quienes se vieron cara a cara en una reunión realizada en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias.

Publicado en El Diario Exterior.com

Vea además:

Honduras regresa a la OEA
La medida ha sido adoptada por 32 votos a favor y el único voto en contra de Ecuador
http://www.abc.es/20110601/internacional/rc-honduras-regresa-201106011917.html

Barahona: Honduras quedaría sin justicia si regresa a la OEA
http://www.aporrea.org/tiburon/n182029.html

(VIDEO) Venezuela: Golpistas hondureños deben enfrentar la justicia
http://www.aporrea.org/tiburon/n182093.html

Anuncios

Read Full Post »

Por Karol Assunção, Periodista de Adital

 zelayalobo.jpg

El ex presidente de Honduras, Manuel Zelaya, y el actual mandatario hondureño, Porfirio Lobo, se reunieron ayer (22), en la ciudad de Cartagena, Colombia, para firmar el “Acuerdo para la Reconciliación Nacional y la Consolidación del Sistema Democrático en la República de Honduras”. El documento, también denominado “Acuerdo de Cartagena”, puede ser un paso para el fin de la crisis política en el país centroamericano y para el regreso de Honduras a la Organización de Estados Americanos (OEA).

Además de Zelaya y Lobo, el documento fue firmado por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, por su canciller, María Ángela Holguín y por el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro. El Acuerdo es fruto de una mediación realizada por los mandatarios de Venezuela y Colombia desde el mes pasado, con el objetivo de solucionar la crisis de Honduras y garantizar el regreso del país a los organismos regionales y multilaterales.

Entre los puntos acordados se destacan: el regreso de Manuel Zelaya y demás exiliados políticos a Honduras, en el marco del respecto a la Constitución y a las leyes del país, la legalización del Frente Nacional de la Resistencia Popular (FNRP) como partido político; el reconocimiento de la creación de la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos como entidad de promoción y protección de los derechos humanos; y la formación de una Comisión de Seguimiento compuesta por los cancilleres de Colombia y de Venezuela.

La expectativa es que Zelaya desembarque en el Aeropuerto Internacional de Toncontín, en Tegucigalpa, capital hondureña el próximo sábado (28).

Sobre el Acuerdo, el ex presidente de Honduras, destacó que el documento reconoce el respeto a los derechos humanos. “Es un avance sumamente importante, histórico, en la restitución de los derechos democráticos para todos los hondureños”, comentó.

El documento marca un paso importante para la solución de la crisis política instalada en el país el 28 de junio de 2009, cuando Manuel Zelaya, presidente en ejercicio de Honduras, fue destituido del gobierno. Con el documento, los representantes esperan que el país centroamericano pueda regresar a los organismos regionales, como la OEA, donde fue suspendido a causa del golpe de Estado.

El Sica

La noche de ayer (22), los jefes de estado de Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua, países que integran el triangulo norte de América Central (CA-4), se reunieron en Managua, Nicaragua, para analizar el Acuerdo firmado horas antes por Manuel Zelaya y Porfirio Lobo. En la reunión, los representantes decidieron respaldar el documento “que crea condiciones para la reintegración de Honduras a la Organización de Estados Americanos (OEA) y su participación plena en el Sistema de Integración Centroamericana (Sica)”.

Los integrantes del CA-4 coincidieron en pedir a los países americanos que apoyen la reintegración de Honduras en la OEA y demás organismos internacionales. Los jefes de estado presentes en la reunión declararon que el regreso de Honduras al Sica expresa el deseo de fortalecimiento de la integración en América Central.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, por su parte, anunció el restablecimiento de las relaciones entre Nicaragua y Honduras. “Estamos reafirmando nuestra voluntad de paz y de reconciliación, por la que se ha derramado tanta sangre en nuestra América y en particular en la región centroamericana”, destacó.

Texto del Acuerdo de Cartagena de Indias

El presidente Porfirio Lobo ya firmó el texto del Acuerdo de Cartagena de Indias para solucionar la crisis política hondureña, facilitando la readmisión de Honduras a la OEA y el retorno del derrocado mandatario Manuel Zelaya, se informó el domingo oficialmente. La presidencia hondureña informó sobre la firma del documento, que está avalado por los presidentes José Manuel Santos de Colombia y Hugo Chávez de Venezuela, y dio a conocer su texto:

“Acuerdo para la Reconciliación Nacional y la Consolidación del Sistema Democrático en la República de Honduras

Las Partes firmantes de este acuerdo,

Recordando que el día 9 de abril de 2011 en el marco del encuentro entre los presidentes de Colombia y Venezuela en la ciudad de Cartagena, Colombia, se llevó a cabo una reunión entre los presidentes Juan Manuel Santos, Hugo Chávez y Porfirio Lobo, a la cual se sumó por vía telefónica el ex presidente José Manuel Zelaya, en el transcurso de la cual se acordó la aceptación de la mediación de Colombia y Venezuela con base en los cuatro puntos planteados por el ex Presidente Zelaya para la solución de la crisis política hondureña, lo que sentaría las bases para el regreso de la República de Honduras en los organismos regionales y multilaterales;

Reconociendo la crisis política antes, durante y después del 28 de junio del 2009, la cual derivó en una polarización de la sociedad hondureña; teniendo en cuenta las resoluciones de la Organización de Estados Americanos en la cual condenó los sucesos del 28 de junio del 2009 como un Golpe de Estado y suspendió a Honduras de la organización y conscientes de la necesidad de contribuir a la reconciliación nacional y a la consolidación del sistema democrático hondureño;

Subrayando el compromiso asumido por el Gobierno de Honduras de garantizar al Ex Presidente José Manuel Zelaya Rosales, así como a los demás ex miembros de su gobierno, el ejercicio de todas sus libertades de acción política y de todas las garantías contempladas en la Constitución de la República y las leyes de Honduras, tomando para ello las medidas especiales de seguridad personal que sean necesarias;

Reafirmando el compromiso asumido por el Gobierno de Honduras de garantizar el proceso de fortalecimiento de la vida democrática del país con participación política en igualdad de condiciones, en particular, en el contexto del presente Acuerdo, para el Frente Nacional de Resistencia Popular;

Reconociendo la voluntad de las partes de tomar las medidas necesarias que permitan el retorno a la normalidad y al libre ejercicio político en igualdad de condiciones para todas las fuerzas políticas del país; Admitiendo que durante la crisis política ha habido personas que estiman haber sido afectadas por la vulneración de sus derechos humanos, el Gobierno de Honduras, a través de la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos se compromete a atender sus denuncias, y así coadyuvar a la reconciliación de la sociedad hondureña en un marco de garantías verificables, respetando el trabajo de todas las organizaciones de derechos humanos y a la espera del apoyo de la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de las Naciones Unidas;

Coincidiendo en la conveniencia de contar con un acompañamiento solidario de la Comisión de Seguimiento conformada por los dos mediadores del proceso de reconciliación nacional en la República de Honduras, que podrá ampliarse a otros países de común acuerdo entre las partes;

ACUERDAN:

1. Enmarcar todas las acciones y decisiones del gobierno de Honduras en el estricto cumplimiento de la Constitución y la ley;

2. Garantizar al ex presidente José Manuel Zelaya Rosales su regreso a Honduras, con reconocimiento pleno de sus derechos según la Constitución y las leyes de Honduras, incluyendo el ejercicio de su acción política en condiciones de seguridad y libertad;

3. Profundizar en las garantías otorgadas para el regreso en condiciones de seguridad y libertad a los ex funcionarios del gobierno del Ex Presidente José Manuel Zelaya Rosales y demás personas afectadas por la crisis que hoy se encuentran en el exterior, con reconocimiento pleno de sus derechos según la Constitución y las leyes de Honduras;

4. Saludar la decisión de las autoridades competentes de anular los procesos judiciales en contra del Ex Presidente José Manuel Zelaya Rosales, subrayando la presentación de los documentos por la Fiscalía General de la República y de la Procuraduría General de la República ante el Tribunal de Apelaciones ad hoc, según los cuales ambas instituciones renuncian a presentar recurso de amparo, así como su admisión por parte del Tribunal, con lo cual la decisión judicial es definitiva.

5. Velar de manera especial por el cumplimiento de la Constitución de la República en lo referente a las garantías de respeto y protección de los derechos humanos.

6. Velar por el cumplimiento de todas las garantías que la ley concede para que el Frente Nacional de Resistencia Popular solicite su inscripción ante el Tribunal Supremo Electoral y participe democráticamente en los procesos políticos electorales de Honduras y para que pueda integrar los organismos oficiales de carácter político electoral en igualdad de condiciones. En este contexto y con total respeto de los procedimientos y atribuciones legales, encomendar a la Comisión de Seguimiento que verifique el cumplimiento de los procedimientos a seguir para la inscripción del Frente Nacional de Resistencia Popular en un ambiente de cooperación y transparencia.

7. Reiterar que la reforma al Artículo 5 de la Constitución hondureña regula la convocatoria de plebiscitos con procedimientos claramente establecidos, lo cual permite la posibilidad para que el pueblo pueda ser consultado. Dicha reforma faculta a todos los sectores a iniciar los procedimientos legales para la realización de un plebiscito y así someter a la voluntad del pueblo de manera directa las decisiones políticas, sociales y económicas a través de las nuevas figuras constitucionales del plebiscito y referéndum. Por lo tanto, la solicitud que el Ex Presidente Zelaya ha manifestado de convocar una Asamblea Nacional Constituyente se enmarcará en estos mecanismos de consulta. En tal sentido, el Gobierno de Honduras se compromete a tomar las medidas que estén en el marco de sus atribuciones legales, a velar por los derechos electorales de los ciudadanos, así como a encomendar a la Comisión de Seguimiento que verifique el cumplimiento de los procedimientos establecidos para la realización de plebiscitos en la República de Honduras, cuando dicho proceso sea iniciado por algún sector, con total respeto de las atribuciones legales de los poderes del Estado, las cuales se complementan en los trámites relacionados con dichos procesos.

8. Reconocer la creación de la Secretaria de Justicia y Derechos Humanos como entidad que permita fortalecer las capacidades nacionales para la promoción y protección de los derechos humanos en Honduras, hacer seguimiento a las recomendaciones hechas a Honduras como resultado de haberse sometido al Examen Periódico Universal sobre Derechos Humanos ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra, y coordinar y concertar la cooperación y apoyo de Naciones Unidas y otros organismos internacionales para fortalecer las políticas públicas y las capacidades nacionales para garantizar la plena vigencia de los derechos humanos en Honduras. En la misma línea, la presidencia hondureña invitó a la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU a que instale una oficina en Honduras.

9. Constituir la Comisión de Seguimiento integrada originalmente por los cancilleres de Colombia y Venezuela, la cual entrará en funciones tras la firma del presente acuerdo por el Presidente de la República de Honduras, Porfirio Lobo Sosa y el Ex Presidente, José Manuel Zelaya Rosales, y como testigos los Presidentes de Colombia y la República Bolivariana de Venezuela, Juan Manuel Santos y Hugo Rafael Chávez Frías.

Firmado a los 22 días del mes de mayo de 2011.

Porfirio Lobo Sosa, Presidente de la República de Honduras

José Manuel Zelaya Rosales, Ex Presidente de la República de Honduras

Y como testigos, los facilitadores:

Juan Manuel Santos, Presidente de la República de Colombia

Hugo Rafael Chávez Frías, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela

Tomado de Yahoo Noticias

Read Full Post »

Por Ida Garberi

“Un pueblo no es independiente cuando ha sacudido las cadenas de sus amos, empieza a serlo cuando se ha arrancado de su ser los vicios de la vencida esclavitud, y para patria y vivir nuevos, alza e informa conceptos de la vida radicalmente opuestos a la costumbre de servilismo pasado, a las memorias de debilidad y de lisonja que las dominaciones despóticas usan como elementos de dominio sobre los pueblos esclavos”. / José Martí

melresistencia.jpgLa pasada semana tuve el placer de abrazar a un compañero de lucha de Honduras, Francisco Ríos, y también de conocer a la compañera hondureña Sonia Banegas; ambos son integrantes de la Comisión de Comunicación del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP). Los dos compañeros ofrecieron una conferencia sobre los últimos acontecimientos acaecidos en su país, en la sede de la Organización de Solidaridad con los Pueblos de África, Asia y América Latina (OSPAAAL) aquí en La Habana.

Como sabemos, después de una criticada mediación de los presidentes de Venezuela Hugo Chávez y de Colombia, Manuel Santos, el ex mandatario Mel Zelaya (el último legítimo, ya que no podemos olvidar que Pepe Lobo es un gobernante de facto, producto del golpe de Estado) y unos 200 exiliados volverán a su país, el sábado 28 de mayo de 2011.

Un día histórico para Honduras, país que sigue desgarrado por las continuas y sangrientas torturas y asesinatos cometidos por el gobierno espurio.

Fue el mismo Lobo quien pidió la mediación, al sentirse incapaz de gobernar una nación que no lo reconoce y lo rechaza, un pueblo heroico que pacíficamente cada día enfrenta la incertidumbre y la ansiedad cada amanecer, cuando computa las víctimas inocentes asesinadas, torturadas o violadas por orden del Ministro de Inseguridad Oscar Álvarez.

Esta mediación tiene por objeto permitir el regreso de Honduras a la Organización de Estados Americanos (OEA), de donde el país centroamericano fue expulsado después del golpe cívico-militar del 29 de junio 2009, y dicho acontecimiento se proclamará, casi seguramente, el próximo 5 junio de 2011.

Para apoyar el reconocimiento de Honduras, el Presidente Chávez pidió en su mediación, además de la devolución a su país de Mel Zelaya y de todos los exiliados políticos perseguidos, el reconocimiento del FNRP como fuerza política, la instauración de una Asamblea Constituyente y el respeto de los derechos humanos.

Honestamente creo que será muy difícil pensar en ver resueltos los otros tres puntos, antes del 5 de junio. Como hecho alarmante y aterrador, recuerdo sólo los asesinatos de la semana pasada: tres campesinos en el Bajo Aguán y el propietario de un canal de comunicación.

Pienso que hay que establecer mecanismos de controles para asegurar que se cumplan los cuatro puntos de la mediación antes de que Honduras regrese a la OEA y, sobre todo, continuar monitoreándolos después del 5 de junio. Además, el control de la situación de los derechos humanos debe ser un tema permanente, no puede haber ni un principio ni un fin. Y en cuanto a la Asamblea Constituyente, antes del 5 de junio, habría que precisar una fecha para la realización de una consulta popular que conduzca a la Asamblea Constituyente. Yo creo que hay que exigir un documento detallado que describa cómo materializar los acuerdos de los cuatro puntos para el reconocimiento de Honduras, no podemos aceptar que todo se resuelva con el regreso de Mel Zelaya (además con restricciones) como quisiera esta rancia oligarquía.

No podemos olvidar las declaraciones del Fiscal General de Honduras, que amenaza con seguir investigando las acusaciones absurdas en contra de Mel Zelaya, transformándolas en espantapájaros oscuros contra el Coordinador General de FNRP; me parece definitivamente una prueba de fuerza de la oligarquía y una acción ridícula, y esto contrasta con la debilidad que se mostró al contactar y pedir la mediación del presidente Chávez.

Por lo tanto, hago un llamamiento a la comunidad internacional a estar atenta a la situación del país de Francisco Morazán, denunciando todas las violaciones de los derechos humanos y la persecución política posible, que se iniciará en contra de Mel y en contra de los exiliados que regresan a su país.

Sabemos perfectamente bien que Pepe Lobo es un mentiroso, que lo era antes del golpe y sigue siéndolo después del golpe, cuando asumió el liderazgo del régimen de facto y nunca respetó los acuerdos que firmó tanto con los sindicalistas, como con los campesinos del Bajo Aguán. Es el actuar típico de una dictadura, donde las palabras no tienen significado: la fuerza popular y la presión internacional es la única manera de garantizar que los acuerdos se cumplan.

Otra cuestión importante, para mí, es que en la mediación no se ve con claridad que se busquen castigos para los asesinos: cuando la Comisión de Verdad de la Plataforma de los Derechos Humanos finalice su trabajo: ¿cómo actuará el régimen de facto?

Con los cuatro temas clave, en la mediación hay que exigir que sea desmontada la estructura del golpe de Estado, que los principales actores del golpe de Estado no puedan ocupar cargos públicos y que se haga justicia. El encarcelamiento de los delincuentes, la indemnización a las familias de las víctimas y la necesidad de reestructurar el país que está exigiendo la misma población, todos deben pasar a través de la organización del mismo pueblo. Quiero decir que la fuerza del FNRP y la solidaridad que recibe de la gente del mundo tienen que condicionar para perseguir y arrestar a los violadores de los derechos humanos.

Nosotros y nosotras, los que no somos hondureños y hondureñas por nacimiento, sino porque acogemos esta causa tan fuerte en el corazón, por haber compartido distintos meses con los hijos y las hijas de Francisco Morazán, tenemos el deber de denunciar la falta de seriedad de este régimen ilegítimo que gobierna Honduras y resalta su mala fe; podemos poner el siguiente ejemplo: el viernes pasado, la BBC Mundo escribió un artículo denunciando los recientes asesinatos de periodistas, en el que reportó los detalles macabros del país centroamericano y terminó diciendo: “BBC Mundo se puso en contacto con el gobierno hondureño para conocer qué acciones concretas se estaban desarrollando para garantizar la protección de los periodistas y la investigación de los asesinatos; pero no obtuvo respuesta”.

Y por último me pregunto, al igual que el Comandante en Jefe Fidel Castro en su Reflexión del 22 de febrero de 2008, hablando de la OEA… pero… “¿Quién quiere entrar en el basurero?”. Y es verdad, no podemos ayudar a un gobernante de facto a hacer negocios fascistas en una asociación en la cual los Yankees son los amos, y la hacen parecer un estercolero.

Hay que impedir que se avale la política genocida de la oligarquía, es un deber respaldar y apoyar, con todo el corazón y con todas nuestras fuerzas, la Refundación de este país tan heroico, que sigue en la calle después de 23 meses de muertes y violaciones. Y ahora que el coordinador general del FNRP puede estar con su pueblo… como decía el Che Guevara:

“su marcha de gigantes, ya no se detendrá hasta conquistar la verdadera independencia, por la que ya han muerto más de una vez inútilmente. Ahora, en todo caso, los que mueran, morirán como los de Cuba, los de Playa Girón, morirán por su única, verdadera e irrenunciable independencia”.

Read Full Post »

zelaya2.jpg
Carta de José Manuel Zelaya Rosales al FNRP sobre la mediación de Cartagena de Indias:
Santo Domingo, 24 de abril de 2011

Pueblo hondureño;
Compañeros y Compañeras

Frente Nacional de Resistencia Popular

Hace una semana les informé sobre el inicio formal de un proceso de mediación para la búsqueda de una salida a la crisis política hondureña, surgido a instancias de los presidentes de las repúblicas de Colombia y Venezuela.

El deseo de Colombia y Venezuela, se dio a conocer preliminarmente hace varios meses, en lo que se entiende como “diplomacia de bajo perfil”, aunque las gestiones oficiales, públicas y directas, para mediar, surgieron el día sábado 9 de abril en Cartagena de Indias con la presencia del régimen hondureño, la que fue confirmada hasta última hora y fue, en parte, objeto de mi informe en la carta citada en el primer párrafo de esta misiva.

Esta mediación de Colombia y Venezuela es un espacio adecuado para plantear la situación de los derechos humanos de las víctimas del golpe, así como los graves problemas generados por el golpe de Estado. A nivel del Estado hondureño, reconozco, que es la es la primera vez en casi 2 años que se manifiesta voluntad para escuchar nuestro punto de vista, nuestras dificultades y privaciones, lo que constituye, sin lugar a dudas, un avance ostensible en el desarrollo de esta crisis y su ausencia de justicia .

A quienes ha sorprendido esta información , es necesario recordarles que las gestiones de los países y gobiernos amigos nunca se han detenido durante todo el tiempo de mi destierro; los países de América Latina, casi sin excepción, especialmente República Dominicana, Brasil, y otros han hecho infinidad de esfuerzos, por encontrar una salida a la crisis hondureña. Lo mismo han hecho España y el propio Secretario General de la Organización de Estados Americanos; ya que la situación de inestabilidad creada en Honduras es una amenaza real y vigente contra las democracias del continente.

El verdadero obstáculo que hemos tenido para encontrar salidas justas, durante todo este tiempo, han sido las posiciones parciales, del propio departamento de Estado de los Estados Unidos, y sus gestiones internacionales para favorecer la impunidad del Golpe de Estado Militar en Honduras; así lo ha expresado constantemente, la secretaria Clinton, afirmando que “en Honduras ya se han cumplido todos los requisitos” mientras, por otro lado, el Sub secretario Valenzuela, repite que ” para la restauración del estado de derecho no basta con las elecciones”.

Todos los pueblos y países saben bien que las elecciones fueron conducidas por Estados Unidos con la misma dictadura que rompió el orden, violando todas las resoluciones multilaterales y el propio acuerdo San José – Tegucigalpa, y en consecuencia ahora, el propio terrorista, Micheletti, goza de toda la impunidad, con la anuencia norteamericana, como el nuevo congresista vitalicio de América Latina, esta vez, en Honduras.

Para ningún Estado de la región es secreto, el empeño que ha mostrado la diplomacia norteamericana para “resolver” el “asunto hondureño” y sentar un precedente de impunidad y ablandamiento contra los Golpes de Estado Militares en el continente.

He oficializado estas denuncias y todos estos aspectos, con la coordinación general en pleno del FNRP en Caracas, Sub coordinador, Juan Barahona, y compañeros como Gilberto Ríos, y miembros de la resistencia, reiterando los puntos que consideramos, irrenunciables a la restauración del sistema democrático.

1) Convocatoria por plebiscito a la Asamblea Nacional Constituyente originaria
2) Inmediato retorno de exiliados
3) respeto irrestricto a los derechos humanos
4) y reconocimiento del FNRP como fuerza política.

Y se ha solicitado la conformación de una Comisión Internacional de Verificación y Seguimiento de un posible acuerdo.

También se ha hecho público, que el planteamiento de los 4 puntos, fue bien visto y aceptado por todos los participantes en Cartagena de Indias; ignoro si esta situación va a variar después de la llamada en esta semana santa, de la secretaria Clinton a Honduras.” Seguramente si ” y debemos estar pendientes y alertas, pues en los Estados Unidos no se puede confiar ni un instante.

Estamos dentro de lo que manda la Constitución Hondureña, y los artículos, numerales, dos(2), numeral tres(3), y el artículo 375 constitucional -, como parte esencial de la doctrina democrática; igual que obedeciendo los mandatos de las, asambleas públicas, que fueron definidas, con el respaldo de más de un millón de firmas del soberano que exigen su fiel cumplimiento.

Contrario a algunos argumentos, entiendo, que por definición, el rompimiento del orden constitucional, no extingue nuestros derechos elementales, ni exime al Estado de su cumplimiento.

A los miembros de la resistencia que se oponen a encontrar salidas pacíficas, en nombre de la coordinación general del frente, de los organismos sociales y políticos de las bases en resistencia, a nivel nacional, que igual que la Unificación Democrática, y el Partido Liberal en resistencia, les expreso, que esta crisis que sigue generando víctimas, y donde los más sacrificados no son los golpistas; solo se podrá detener cuando se abran los espacios, y se reconozca el derecho a la igualdad de todas las fuerzas políticas de la nación y el poder del soberano, solo entonces podremos restaurar el tejido social y democrático del país.
Ustedes, mejor que nadie, después de tantos meses de lucha y sacrificios humanos en las calles, saben que el proceso de busca de la verdad y la demanda de justicia no podemos esperar a que sea un obsequio de la oligarquía, tenemos que luchar pacíficamente, junto al pueblo, por la refundación, mediante una convocatoria donde el pueblo sea quien decida, por una Asamblea Nacional Constituyente, amplia y originaria.

Para concluir quiero mencionar que las organizaciones regionales de UNASUR y el ALBA, y la mayoría de sus países, no han modificado su posición de “no reconocimiento” y esa política no ha de variar si no se cumplen condiciones democráticas que pongan fin a la persecución y al injusto destierro, esto es así para Brasil, Argentina, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Uruguay junto a Nicaragua.

Pueblo hondureño y Compañeros y compañeras; nuestro compromiso es brindar la información de forma transparente y oportuna a todo el pueblo, por todos los medios a nuestro alcance, con la firme convicción de que la verdad es la base de nuestras ideas, y con ellas derrotamos día a día al cinismo y la hipocresía de quienes han violentado nuestra paz y nuestros derechos.

José Manuel Zelaya
Presidente Constitucional de Honduras 2006 2010
Coordinador General del FNRP

Read Full Post »

Por Ricardo Salgado*

rcbaez_honduramismahistoria.JPG

Quizá una de las cosas más terribles que le puede suceder a un pueblo es padecer de memoria corta; los imperios a lo largo de la historia han sobrevivido de las memorias cortas y la incapacidad de aprovechar las lecciones históricas de otros pueblos. Muchos investigadores se inclinan por creer que esta es una mecánica consustancial a las sociedades, en la que hay pueblos más aptos que otros para adaptarse y aprovechar las coyunturas que se les presentan. De este sistema de pensamientos surgen estereotipos implantados en las mentes de muchas generaciones como: “los pobres siempre han existido y siempre existirán”, “la pobreza no se puede erradicar porque es parte de la naturaleza humana”, “el ser humano es egoísta al nacer, está en su espíritu acumular riquezas”.

Parece que los hondureños padecemos una extraña amnesia, y tenemos dificultades para entrelazar los acontecimientos de tal forma que podamos interpretar lo que sucede como consecuencia de hechos previos. Obviamente, un colectivo que opta por ignorar la interconexión entre acontecimientos, pierde de vista la naturaleza misma de las cosas, por lo que tiende a ser reiterativo en la comisión de errores que a la larga benefician a los que han impuesto una estructura de pensamiento “inmune” al pensar. Claro, es más cómodo que otros nos digan que hacer, qué somos, de dónde venimos, qué es lo mejor para nosotros.

No han pasado ni dos años del golpe de Estado de junio de 2009, y el hecho más funesto de los últimos 30 años queda dormido en la memoria de unos pocos, mientras nos vamos saltando de vagón en vagón dentro de un tren de ideas confeccionado por el imperio a modo de que nunca recordemos el carro anterior.  Por eso es necesario que hagamos un esfuerzo para entender el contexto de nuestra realidad a partir de agosto de 2008. Muchas cosas que se dan por sentadas, y que muchos preferimos desechar por estar “suficientemente discutidas”, adquieren vigencia una y otra vez, sin que nos percatemos de su importancia para el desarrollo futuro de nuestras luchas.

A muchas personas se les ha ocurrido que el golpe de Estado es “agua debajo del puente” y que es mejor olvidar y dar rienda suelta a nuevos y excitantes momentos, hasta que el cumulo de aventuras nos lleve a encontrarnos con la fortuna de una sociedad mejor. Otros hablaron sobre la opción de llevar las tensiones a su nivel máximo, para buscar el dialogo en condiciones apropiadas. Otros se metieron de lleno en la idea de solventar lo anterior participando en el juego de los mismos oligarcas que perpetraron el delito. La idea de refundar el país a partir de una porción de la población parece un gran ejercicio democrático, pero no la solución de los problemas. La historia nos está demostrando que todos estos hechos y todas estas articulaciones de pensamiento están intrínsecamente vinculados, y que la forma en que interactúan no es siempre bien entendida, o, bien explicada.

En agosto de 2009, 13 meses después del golpe se daba la primera crisis magisterial con el régimen imperante en el país; después de una estira y encoge en el que las bases fueron cruelmente reprimidas, y sus dirigentes alcanzaron un acuerdo con el gobierno, no se solucionó nada. Transcurrieron 6 meses sin que les cumplieran ni uno solo de los puntos suscritos en el acta de compromiso. Quizá una de las razones para que no lo hayan hecho es que no tienen la intención de hacerlo; que, en realidad, de las crisis que ellos tensan hasta donde quieren, nosotros no obtenemos frutos ni lecciones. Esta posición del sistema no puede ser casual, y no está relacionada con los problemas directos del magisterio: está conectada con las causas que provocaron el golpe de Estado en una de las naciones más pobres del continente.

Después de aquel junio fatídico, se han negociado dos aumentos al salario mínimo; con el resultado de no más 300 lempiras de aumento en dos años, en promedio, y la desindexación del mismo para los maestros. Los resultados nos demuestran con números trágicos las consecuencias de “negociar” con el régimen. No se ha podido sostener ninguna conquista popular; al contrario, poco a poco la gente vive la pesadilla de perder todo lo que hace unos años sentía garantizado. Los fondos de pensión se van por el caño de la corrupción, pero los dirigentes de los sindicatos públicos se rinden sin pelear y sus bases se conforman con mantener su “chamba” frente a la amenaza permanente del despido que se cierne sobre ellos en la forma de miles de activistas que merodean la administración pública; sólo los maestros y maestros pelean hasta la última gota sus derechos.

Las Centrales Obreras se ven chiquitas cuando el gobierno anuncia un aumento ridículo al salario mínimo, y la que protesta es la empresa privada. Qué terrible es para todos los trabajadores ver que nominalmente han obtenido dos remedos de aumento, y hasta la fecha no reciben ninguno de ellos ante la vista complaciente de sus representantes. Es difícil entretejer los acontecimientos; sin embargo, el régimen se declara partidario de que los dirigentes de las centrales sean interlocutores entre el sector educación y ellos. Sería bueno que una vez en la vida nos impusiéramos la obligación de pensar: ¿Por qué? Una vez que nos hagamos esta pregunta, surgirán en cadena muchas interrogantes que nos llevaran hasta el golpe de Estado, pasando por el Plan de Nación, por la Visión de País de la oligarquía, hasta llegar al sórdido complot que destruyo la frágil democracia hondureña.

El único requisito para hacer este recorrido es pensar, inferir.  El 19 de septiembre de 2008 el general Romeo Vásquez Velásquez revelaba en una emisora de radio de Tegucigalpa, que muchas veces se le habían acercado para sugerirle que derrocara al presidente Manuel Zelaya, Esto sucedió un mes después de la firma del ALBA, un mes antes de su ratificación en el Congreso de Micheletti, y casi un año antes del golpe mismo. ¿Qué sucedía en Honduras antes del 19 de septiembre de 2008 que motivaba la intención de acabar con el régimen democrático?  Según un cable mostrado por Wikileaks, Charles Ford se expresó muy mal de Zelaya en Junio del 2008, y esas expresiones negativas iban dirigidas a su sucesor, el actual embajador Hugo Llorens; viene a la mente la interrogante ¿desde cuándo comenzó a sentir Ford su animadversión hacia Zelaya?, ¿Por qué? ¿Qué hacía Zelaya que molestaba tanto a todas las esferas del poder en Honduras?

Las mismas fuerzas que hicieron saber al público que había intenciones de romper el orden constitucional, fueron las  que lo sacaron hacia Costa Rica. De hecho, el día 25 de junio por la noche, circulaban mensajitos entre miles de celulares un texto que decía “ya no hay problema, esta noche lo vamos a sacar”. Esto sucedía apenas 72 horas antes de la sublevación militar y el ametrallamiento de la casa del presidente. ¿Cómo hace un empresario de tradición rural, perteneciente a la rancia clase dominante del país, para enojar tanto a sus “amigos”?; ¿Qué era tan terrible en las acciones de Zelaya que no pudieron esperar 7 meses hasta que terminara su mandato? ¿Por qué los casos contra Zelaya suenan con estruendo pero nadie los conoce? Hay muchísimas preguntas que van surgiendo de cada una de estas interrogantes. Luego muchos preguntaran ¿y esto qué tiene que ver con lo que pasa ahora, a finales de marzo de 2011? Y es aquí, donde necesitamos la ayuda de muchos para difundir todo este entramado, fabricado como filigrana desde Washington.

Aunque hay muchas cosas que se pueden ver con claridad al examinar documentación referida a la administración Zelaya, la época post golpe nos llama la atención por un hecho significativo: los militares dieron el golpe de Estado, pero dejaron en las manos de los civiles traidores la careta de administradores del país, aunque en la práctica hayan militarizado la sociedad hondureña. Dentro de estos civiles están los candidatos presidenciales de las elecciones de 2009, que luego serían repartidos en puestos públicos en señal de reconciliación de nuestra nación. La legitimidad del proceso electoral ni siquiera requiere escrutinio, aunque si pensamiento. Los que no salimos a votar, presenciamos un vacío enorme en las calles ese día, se vivía un ambiente de temor, pero después nos dijeron que había sido la votación más amplia de la historia y que se había vencido el abstencionismo.

A las cinco de la tarde se esperaban resultados de Boca de Urna, producidos por “el mejor sistema de conteo” que se haya visto en el país. Sin embargo, fue hasta cerca de las diez de la noche que nos dieron los primeros resultados, con Porfirio Lobo Sosa ganando a Elvin Santos por más o menos el doble de votos. Démosle un poco de espacio al análisis; sabemos que el imperio estaba al tanto de que Santos estaba perdido después del golpe, que ganaría Lobo Sosa, y que la votación seria escandalosamente baja. El asunto en cuestión no era cuantos votos sacaría Lobo Sosa, era la catástrofe electoral de Santos lo que preocupaba. Les inquietaba que este singular personaje obtuviera volúmenes electorales similares al de  los partidos “adjuntos” al sistema. Ese día, el problema no era lo que harían a continuación, eso estaba planeado de antemano, y lo ejecutaría cualquiera que ganara la presidencia; ese día se le dio RCP al bipartidismo y se inflaron los datos de todos los participantes.

Aquí se definió al ejecutor del Plan de Nación, que es el marco lógico y justificación de todas las medidas anti nacionales adoptadas por el régimen a partir de febrero de 2010. Nunca tuvo la derecha, ni tiene,  intenciones de mejorar la vida de los hondureños y hondureñas; su misión fundamental es quebrar toda forma de conquista para ofrecer mano de obra barata a presuntos inversionistas extranjeros. La novedad de separar en pedazos al país para traer prosperidad, no es una novedad. El Plan de País es muy explícito al decir que el desarrollo del país en los próximos 28 años dependerá de la explotación de recursos naturales y la venta de mano de obra barata. Aquí la ecuación es simple para el presidente del Congreso; hay demasiados profesionales, hay que sacar técnicos, en turismo, en informática, que salgan de la secundaria con formación para entrar directamente al mercado laboral. Claro la masa que se ocupa no es científica, es una masa entrenada para servir lo que se quiere formar.

La tarea de juntar los acontecimientos no es fácil, pero tampoco imposible. Aquí hay un asomo que puede mejorarse con el concurso de muchos y muchas que pretendan entender el momento histórico que vivimos. La conclusión hasta este punto es que, no importa cuántas actas de compromiso firme el régimen, nunca cumplirá ninguna, porque eso se aleja de sus propósitos: El dialogo entonces será siempre un acto entre “sordos” fascistas y la dirigencia gremial, sin ir más allá. El problema de fondo es derogar ese Plan de País, y reconstruir la democracia, a partir de una Asamblea Nacional Constituyente que siente las bases de una nueva sociedad. Las luchas subsiguientes deben unificar a todos los sectores que hoy siguen sus luchas individualmente, y deberán mostrar que para derrotar a la oligarquía hay que enfrentarla en cualquier campo posible, aun si es bajo sus propias reglas: Al final, lo más importante es entregar al pueblo la verdad, él entonces decidirá que hacer a continuación.

Construyamos las tesis que faltan, entendamos nuestra historia.

*Miembro del Equipo de Análisis Político del Frente Nacional de Resistencia Popular, FNRP
** RCP significa reanimación cardiopulmonar. Es un procedimiento de emergencia para salvar vidas que se utiliza cuando la persona ha dejado de respirar / http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000010.htm

Read Full Post »

Por Ricardo Salgado

la-asamblea-del-frente-de-resistencia-popular-exige-una-constituyente-y-el-regreso-de-zelaya.jpg


La Asamblea Nacional de Frente Nacional de Resistencia Popular ha dado paso a una intensa especulación de parte de las fuerzas más reaccionarias del país, las que no han podido evitar sus comentarios; y a base de mentiras, unos, y medias verdades los otros, todos se han visto obligados a hablar del futuro del Frente, y su incidencia en la vida nacional. Ni siquiera los más sesgados escritores de la derecha, se atreven a repetir la historia de los “cuatro vagos”.  Algunos incluso se atreven, en privado, a proponer ideas audaces para frenar el ímpetu de unas bases que como nunca muestran su espíritu revolucionario.

Ni ellos, ni nosotros, dudamos sobre la dimensión abrumadora de la resistencia como fuerza política en el país; lo más peligroso para la derecha es que este grupo de gente se desarrolla históricamente en un marco distinto, y aunque aún no explota todos su potencial de pensamiento, es de lejos más capaz de generar ideas, pensamiento, críticas y debates que toda la derecha junta. Los otrora escritores notables de las derechas, se han convertido en bufones de las clases dominantes, y se dedican a contar historias épicas de ladrones y asesinos, y a crítica y desmentir la cruda bestialidad de sus señores feudales.

Aunque el frente sigue enfrentando problemas de definición, su avance se acelera cada vez más, y el paso que impone la derecha en el campo de la virtual destrucción de todo vestigio de justicia que queda en el país, en enfrentado a una resistencia cada vez más politizada y menos manipulable. Sin lugar a dudas, las bases siguen un comportamiento dialectico, a pesar de la constante agresión del régimen.  Las duras críticas a una dirección carente de movilidad, provienen normalmente de sectores progresistas que no se hacen a la idea de trabajar en conjunto con los gremios; en ello podemos encontrar contradicciones de clase muy notorias.

Incluso antes del golpe de estado, era fácil prever que la política adoptada por la administración Zelaya estaba dando una enorme energía a las clases desposeídas y vulnerables del país. La izquierda, por otro lado, a pesar de su rezago teórico, repuntó y fue capaz de consolidar proyectos de largo plazo que sobrepasan la década; solo una cosa no se pudo lograr en esa década: la unidad. Sin embargo, los movimientos populares logran sostener la enorme carga de construir un órgano popular que resistiera el embate imperial, y hasta de nuestras propias contradicciones.

Los partidos políticos enfrentan ahora mismo un momento que nunca consideraron seriamente; su reemplazo en el imaginario colectivo. De hecho, muchos líderes se resisten a concebir al Frente como el referente político; lo prefieren “neutral”, para, según ellos mantener el asunto del poder en medio de todo ese andamiaje caduco e inservible con el que iniciamos el siglo XXI, y que colapsa con el golpe de Estado. El pueblo hondureño no lucha contra el golpe para regresar al bipartidismo, lucha para recuperar la democracia dentro un referente político suyo., que muchos no lo entiendan y pretendan encasillar al pueblo por otros cien años, es otro tema.

En general, podemos decir que somos mucho más de lo que la derecha local admite, pero necesitamos dedicar nuestra atención a la voluntad del pueblo.  No podemos descuidar ningún flanco, especialmente aquellos en los que somos definitivamente superiores a nuestros adversarios; si llegamos hasta acá, es porque podemos generar contradicciones que producen desarrollo; esta es una fortaleza que debemos respetar, y cultivar; es muy improbable que a esta altura los políticos de oficio busquen enfrentarnos en este campo. Nuestro problema está en transmitir de manera digerible lo que producimos a las bases, más allá de los cuadros. Seneca sostenía que el que sabía pero no podía comunicar su conocimiento, se convertía en ignorante, este es un asunto que debemos resolver.

El fenómeno de la resistencia no es casual, como no lo fue el golpe de estado; y la correlación de fuerzas con que nos encontramos hoy, es producto de la lucha de clases, por lo que el estudio de esta, y la incorporación de la misma al debate es muy importante. Muchos conceptos requieren de una evaluación minuciosa, dado el cambio constante en las relaciones productivas que se generan a raíz de la forma caótica en que se desarrolla el modelo neoliberal.  La enajenación del trabajo, por ejemplo, debe entenderse, al menos entre los cuadros, muy bien, pues la relación que surge de este proceso nos indica quien es quien en el proceso. Para el caso, un maestro, se dedica fundamentalmente a reproducir las condiciones de existencia del sistema capitalista; su trabajo se encuentra en la superestructura dominante, pero no es nuestro adversario de clase, la enajenación de su trabajo no se calcula por medio de métodos relacionados con la plusvalía. Los maestros, a finales del siglo XIX, y buena parte del XX, formaban parte de una clase privilegiada por el conocimiento, lo que los llevaba a reproducir una y otra vez los patrones de conducta de la burguesía, sin embargo, no eran dueños de medios de producción. Qué decir de los sindicatos que en la tradición revolucionaria estaban dedicados a organizar a los obreros, pasan ahora a ser una minoría organizada en medio de un mar de desempleados, y subempleados por cuenta propia, microempresarios e incluso empresarios, que ahora suman la mayoría del proletariado.

Claro que el estudio de la lucha de clases, y las categorías asociadas a ella, nos llevaran a poner atención al proceso revolucionario mediante el cual se cambian las sociedades. Esto no es un tema fácil, y debe abordarse con seriedad en el debate de las ideas, al que tanto temen nuestros adversarios de la derecha. El frente es apenas el comienzo de un organismo que debe convertirse en un ente con vida propia, identidad clara de sus miembros, una lucha ideológicamente sostenida.  Por el momento, la idea de que el frente debe ser un cumulo de micro identidades, aleja a este de las masas en rebelión; estas muestran mucha mayor madurez, e imponen sus criterios y se asocian con el liderazgo que amalgama este momento de la lucha.

El análisis del papel de las organizaciones y sus fines, es también necesario, y no debe enfocarse caprichosamente. Si vemos de cerca los problemas de género, nos damos cuenta que los mismos están arraigados entre nosotros mismos, existe machismo entre los resistentes, pero eso no nos hace menos revolucionarios; seguramente las compañeras feministas, seguirán en una lucha contra estos males aun después de refundada la patria. Qué decir de los compañeros de los grupos LGTB, quienes han aportado un número de víctimas tremendo, también libran una batalla de principios e ideas, que tendrá continuidad dentro y fuera del frente. En conclusión, no son nuestros intereses de grupo, ni nuestras luchas organizadas sectorialmente las que le dan vida al proceso de refundación.

Se han producido agrias críticas a los partidos políticos de parte de algunas “tendencias”, movidas más por la coyuntura que por el análisis dialectico serio; entonces vamos de regreso al análisis de la lucha de clases, encontramos conceptos claros, que nos indican que los partidos políticos son instituciones eminentemente clasistas, y el problema radica en que las bases no cuentan con ese tipo de organización, y que el Frente Nacional de Resistencia Popular es el destinatario natural para ese rol. El bipartidismo, clásico en algún momento de la historia de todos los países latinoamericanos,  no es un problema surgido de la nada, es parte de la superestructura burguesa, que nosotros pretendemos cambiar.

Cuando entramos al reduccionismo, y categorizamos nuestras ideas entre refundacioncitos y electoreras, nos encasillamos en una discusión que aún no comprendemos muy bien. Veamos un par de ejemplos históricos sobre la naturaleza clasista de los partidos políticos: durante la dictadura de Carias, se atacó al pueblo que se declaraba liberal; sin embargo, sus dirigentes prevalecían como los agentes que compartían el ruedo político de la burguesía; el partido nacional existía, pero, a pesar de 16 años de carísimo, el partido liberal no dejo de existir, al contrario, funcionaba como un argumento de existencia para el nacionalismo.

En la época que va desde 1957 hasta 1980, se suceden gobiernos, liberales, nacionalistas y militares, los partidos no solo se sostienen, sino crecen, fortalecen la superestructura necesaria para sostener los regímenes militares, y hasta dan lugar a la creación de “partidos emergentes”, y promueven cambios cosméticos, que a la larga tiene consecuencias poco positivas para el proceso de liberación del país. El dictador López Arellano, ultraconservador en la década de los sesenta, cambia de careta en los 70, apoyado por ideólogos y políticos que décadas después entregarían la soberanía nacional, una y otra vez, hasta el punto que compañeros de la época desfilan ondeando la bandera de la hoz y el martillo. Los autores fueron los mismos, y respondían a los intereses de clase que justifican su existencia.

Debemos convenir que el carácter de clase de los partidos son los que definen su posición frente a la realidad, y, en consecuencia, el pueblo, en  su proceso de liberación debe organizarse en un partido político propio. Digamos que la experiencia nos demuestra que hay demasiados intereses para motivar los dirigentes de una u otra tendencia a aceptar esto. De hecho, al amparo del bipartidismos han surgido muchas organizaciones que se mueren antes de abrir los ojos; otras no pueden existir si les cortan el cordón umbilical que los une al sistema.

En ese sentido, diríamos que la idea de formación de un partido de manera formal, crearía muchísimos problemas, y atentaría contra la estabilidad de lo que se ha logrado hasta ahora. Sin embargo, seguimos sin contestar preguntas que requieren respuestas contundentes de parte de las dirigencias. Cuando organizamos núcleos de dirección en todo el país, ¿lo hacemos en nombre del Frente o de una organización en particular?; ¿Cómo explicamos que el frente tenga posiciones inexplicables en las encuestas que nos han presentado? Cuando le hacen la pregunta a un miembro cualquiera de la resistencia: ¿Cuál es su filiación política?, ¿qué responde? A esta pregunta no puede contestar: soy obrero, soy maestro, soy mujer, soy indígena, etc. Sí puede decir: soy liberal -aunque le ponga la cuña “vamos a hacer lo que diga Mel”- o soy Unificación Democrática, sin que ninguna de las dos represente su condición de clase. [1]

Luego llega el problema esencial sobre la naturaleza de nuestra lucha, y otra vez nos aparece la lucha de clases. Tomemos el caso de los compañeros indígenas y negros, y la visión euro centrista de la revolución; la liberación de los pueblos originarios es un proceso dialectico obligado en la agenda que nos ha dejado la conquista y su proceso de acumulación originaria; sin embargo, esto no libera al resto de nuestras organizaciones. Consecuentemente, debemos presumir que la lucha sectorial es una necesidad histórica en todas las sociedades; la liberación es un proceso eminentemente político y de clase.

Este es un tema de estudio muy importante que no se puede manejar en un solo ensayo, pero que sí puede debatirse para construir las ideas del poder que tanto hemos ventilado. Al final, el poder popular, los conceptos de abajo hacia arriba, y otros se fundamentan en el mismo origen, por lo que el entendimiento de este resulta impostergable.

Por ahora la clase dominante sabe que existe un opuesto, ya implantado en el imaginario del otrora cliente del show político, y habrá de intensificar su agresividad; antes ello nuestro camino es evidente: fortalecer ese referente político que ya es parte de la cotidianeidad de pueblo en lucha: la resistencia popular; una esperanza.

* Miembro del Equipo de Análisis Político del Frente Nacional de Resistencia Popular, FNRP
06/marzo/2011

[1] Fe de erratas: Este párrafo ha sido editado con relación al trabajo difundido por el autor, con su anuencia.

 

Read Full Post »

7658ae695915e02cc2d116b93841be8a57000.jpg

Más de 1.500 delegados del zelayista Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP, izquierda) decidieron la noche del sábado por mayoría desistir de participar en las elecciones de 2013, constataron periodistas de la AFP.

Ante la ausencia del coordinador general, el derrocado presidente Manuel Zelaya, los entusiastas asambleístas se reunieron en el auditorio del instituto Central Vicente Cáceres, suroeste de Tegucigalpa, bajo la dirección del subcoordinador de la coalición de organizaciones, Juan Barahona.

La mayoría de los delegados de los 18 departamentos del país, más el llamado departamento 19 de los migrantes a Estados Unidos, votó en favor de integrar “un frente amplio” para luchar por la asamblea constituyente popular que redacte una nueva Constitución con la que “refundar” Honduras.

“No están dadas las condiciones para participar en un proceso electoral, lo que queremos es el retorno del coordinador general y los que están exiliados fuera del país y queremos la asamblea nacional constituyente”, proclamó ante los asambleístas Xiomara Castro, esposa de Zelaya.

Castro trataba de acallar los gritos de algunos de los presentes que gritaban “manipulación”, “manipulación”, y que eran los que favorecían la posición de que el FNRP se transforme en partido político para participar en las elecciones de 2013.

Los asambleístas del Frente, integrado por miembros de organizaciones sindicales, magisteriales, estudiantiles, de mujeres, derechos humanos y facciones de partidos políticos, entre otras, decidían si la organización se convierte en un partido político que participe en las elecciones de 2013, un frente amplio o un movimiento armado para alcanzar el poder. Este último punto finalmente no fue incluido en la agenda final.

También los asambleístas ratificaron a Zelaya como coordinador general.


ANTECEDENTES:

Un nuevo Estado, una nueva Constitución:En víspera de la Asamblea de la Resistencia los pueblos indígenas y negros sientan su posición

Por Giorgio Trucchi – Lista Informativa “Nicaragua y más

Más de 1,800 delegados y delegadas participantes de la Asamblea plurinacional, constituyente y multicultural de los pueblos indígenas y negros de Honduras analizaron, discutieron y tomaron decisiones acerca del futuro del país y en vista de la importante asamblea del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), prevista para hoy, 26 de febrero, en Tegucigalpa.

“El evento superó todas las expectativas. Logramos avanzar en una declaración política constituyente, que incluye nuestra cosmovisión, memoria histórica, saberes, principios y valores desde el punto de vista de los pueblos indígenas y negros”, comentó a la Lista Informativa, la coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, (COPINH), Bertha Cáceres.

indigenaspueblos.jpg

Según Cáceres, las docenas de organizaciones que estuvieron presentes en representación de ocho pueblos,  “asumimos de manera conjunta una postura política unificada, en cuanto al tema refundacional y constituyente, y al proceso de consulta que vamos a impulsar en todas las comunidades, para enriquecer la propuesta de principios y artículos constitutivos sobre 17 temas fundamentales”.

En víspera de la Asamblea nacional del FNRP, los pueblos reunidos en San Juan Durugubuty sentaron su posición.

“Los pueblos indígenas y negros demandamos que se reconozca su aporte político y estratégico en el marco del proceso refundacional del país. Además, por unanimidad se rechazó la pretensión de ir de inmediato a un proceso electoral, y le apostamos a la vía refundacional y a la construcción del poder desde abajo”, sentenció la coordinadora del COPINH.

También, se va a pedir la participación en la Asamblea de delegados de varios pueblos indígenas y negros que hasta el momento no habían sido incluidos.

Finalmente, Cáceres explicó que, a partir de ese momento, iniciará un fuerte proceso de consulta sobre los puntos y temas tratados en el encuentro, y se impulsará y profundizará la movilización en defensa de los derechos de los pueblos indígenas y negros, y en apoyo a otros sectores en resistencia.

De manera particular, la dirigente indígena evidenció la importancia de desarrollar en los próximos meses una asamblea autoconvocada de mujeres indígenas y negras de Honduras, para sentar su posición en el marco del proceso refundacional de un nuevo Estado hondureño.

“Queremos un Estado soberano, con autonomía y autodeterminación. Un Estado plurinacional y multilingüe, que reconozca las diversidades, sin intervencionismo, ni militarismo. Un Estado -continuó Cáceres- que garantice la soberanía alimentaria para los pueblos, que respete todas las formas de vida, que no se rija por el dinero y que rechace las privatizaciones y el saqueo de sus bienes naturales por parte de la oligarquía y las transnacionales”, concluyó.

Finalizando el encuentro, los pueblos indígenas y negros se autoconvocaron para una segunda asamblea a desarrollarse en el mes de junio en la Mosquitia hondureña.

Honduras: Declaración de los pueblos de la tierra y el mar mártires de San Juan

Nosotros y nosotras de los pueblos indígenas y negros de Honduras: Pech, Tawahka, Chorti, Tolupanes, Lencas, Miskitu, Creoles y Garínagu, procedentes de la tierra y el mar, autoconvocados en la comunidad de San Juan Durugubuti, Tela, Atlántida, durante los días 20, 21, 22, 23 y 24 de febrero de 2011, para juntar nuestros pensamientos, sentimientos, palabras e instalar nuestra asamblea plurinacional constituyente y multicultural, elevamos la siguiente declaración:

1.    Declaramos que nos hemos encontrado en diferentes ceremonias de nuestra espiritualidad para recibir la energía y la orientación de nuestros ancestros y ancestras, fortalecer la resistencia milenaria de nuestros pueblos para la defensa de la vida y la madre tierra.

2.    Declaramos que el régimen continuador del golpe de estado del 28 de junio de 2009, profundiza la invasión a los territorios indígenas y negros, mediante el concesionamiento de los ríos para construir represas privadas como el proyecto denominado PATUCA 1, 2 y 3, así como las multiples represas que se pretenden construir en los ríos de los territorios lencas en donde se libra una histórica batalla , explotación minera, militarización de nuestros territorios, proyectos turísticos como el de la Bahía de Tela, la implementación de las ciudades modelos , que son enclaves que lesionan la soberanía de Honduras como país para el servicio del narcotráfico internacional.

3.    Declaramos nuestra solidaridad con los pueblos que habitan la Moskitia hondureña que están siendo objeto de represión, militarización y saqueo de sus bienes naturales por parte de la oligarquía y las transnacionales, de igual manera manifestamos nuestro apoyo rotundo al llamado a la auto demarcación de su territorio. Asumimos la declaración de los pueblos de la Moskitia UPINH y desde ya nos auto convocamos a las siguientes sesiones de trabajo de nuestra asamblea plurinacional constituyente multicultural en el territorio indígena Miskitu.

4.    Declaramos que es urgente que Honduras como estado, asuma la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, como parte del marco jurídico interno.

5.    Declaramos nuestra condena al régimen que impulsa la privatización de la educación, la salud, que ejecuta desalojos de comunidades indígenas como la Nueva Estanzuela del pueblo Maya Chortí, que permite el asesinato de indígenas tolupanes así como líderes de otros pueblos, mismos que quedan en la impunidad.

6.    Declaramos nuestra preocupación por los atentados y amenazas contra los medios de comunicación comunitarios, violentando el derecho a la libre emisión del pensamiento y al derecho de nuestros pueblos de crear sus propios medios de comunicación alternativos tal como lo establece el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo OIT, y la Declaración de la Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos Indígenas y Negros.

7.    Declaramos que esta asamblea plurinacional constituyente multicultural será continua y la misma se mantendrá hasta lograr la emisión de una nueva constitución que permita la refundación de Honduras.

8.    Declaramos nuestro respaldo al Primer Hospital Garífuna de Honduras, mismo que funciona en la comunidad de Ciriboya, municipio de Iriona, Colon, y denunciamos el manifiesto sabotaje del régimen. Exigimos la incorporación del mismo en el presupuesto de salud pública.

9.    Declaramos nuestra solidaridad con el Magisterio hondureño en la lucha por la defensa de la educación pública y la defensa del Estatuto del Docente, nos solidarizamos con el movimiento campesino que sufre la derogación del Decreto Legislativo 18-2008, nos solidarizamos con las familias de las víctimas de las y los asesinados por el régimen golpista, exigimos el retorno incondicional y seguro de los exiliados entre ellos José Manuel Zelaya, Presidente de Honduras 2006-2010.

10.    Declaramos la auto convocatoria a la gran asamblea de mujeres indígenas y negras de Honduras que se realizara en Copan Galel en el mes de mayo próximo.

11.    Los 1,800 delegados y delegadas participantes de esta Asamblea plurinacional constituyente multicultural, expresamos nuestro agradecimiento a la comunidad de San Juan Durugubuti, Tela, Atlántida, al pueblo Garífuna y su Organización Fraternal Negra de Honduras OFRANEH, por su hospitalidad, hermandad y alegría con la que nos han acogido.

Dado en la comunidad de San Juan Durugubuti, Tela, Atlántida a los veintitrés días de Febrero de dos mil once.

.-.-.-.-.-.-.-.

Carta Manuel Zelaya a la Asamblea del FNRP


ain-osvaldo-gutierrez-gomez-osval_rmr.JPG

Santo Domingo, 23 de febrero de 2011

Compañeros Y Compañeras

Delegados a la Asamblea Nacional

Frente Nacional de Resistencia Popular

Pueblo Hondureño en Resistencia

A pocas horas de  dar inicio al evento más importante en la historia política hondureña, desde la formación de los partidos políticos tradicionales, a todos los miembros del FNRP les llamo a impulsar un movimiento de liberación nacional,  basado en principios e ideas revolucionarias, pro  socialistas,  para  construir una nueva sociedad.

Es importante saber que mi presencia física sigue siendo obstaculizada por los planes estratégicos de expansión del imperio, que son los  mismos  que dictaron  mi salida abrupta de la administración del estado, utilizando aquellos traidores de la  patria, que en los últimos cincuenta años gobernaron sin decoro, sin ética y sin moral.

Cada día que pasa, si bien es cierto entramos en aguas más turbulentas, debemos tener confianza que la resistencia sigue consolidando  la conciencia nacional, que se apoya en la unidad,  en el conocimiento, las ideas  y la construcción del  pensamiento popular; estas son  las armas para unir  esta asamblea del pueblo que se libera.

Desde su nacimiento, el frente es una organización política, por definición, democrática incluyente y libre, esto se debe reafirmar; evitando la “terrible” posibilidad de que se convierta en esta asamblea en un “nuevo” partido tradicional, y que esta discusión nos orille a actuar exactamente como uno de ellos.

No debemos  repetir la misma historia de viejos partidos “emergentes”, que asumieron las prácticas viciosas de los partidos tradicionales, y terminaron actuando de peor forma que estos. Lo mismo podría ocurrir si aceptáramos irreflexivamente  el planteamiento de buena fe de entrar ya en el ámbito electoral.

No considero extraña esta posición, pues como sociedad,  tendemos a reproducir los patrones que sigue la clase dominante;  lo complicado del reto es construir un proceso nuevo.

Los procesos electorales en cualquier sociedad latinoamericana son virtualmente ineludibles para los pueblos en vías de liberación; nosotros no somos la excepción, pero eso no debe tomarse como una obligación, sino como una misión más.  Está claro que en este momento nuestra participación en elecciones tendría efectos más destructivos que positivos; no existen condiciones, y el control de los golpistas sobre todos los organismos de aplicación de justicia, hacen inviable por ahora esta posibilidad. Sin embargo, la realidad es dinámica, y las coyunturas pueden cambiar y estas nos obligan, a veces, de manera súbita, a tomar decisiones trascendentales. No estar listos no quiere decir que debemos estar inmóviles; al contrario, nos obliga a llevar nuestra lucha a niveles de acción organizada para exigir y presionar hasta que las condiciones sean  las que requerimos.

El Frente Nacional de Resistencia Popular como una entidad Política, debe continuar la  intensa tarea de organización, formación y movilización en todas las unidades geográficas del país; desde el caserío hasta el nivel nacional; necesitamos aproximadamente 25 mil directivas para estar listos: ningún cambio es posible si el pueblo no está organizado.

Hay que considerar que dentro del frente, existimos hombres y mujeres decididos a luchar con todo y a arriesgarlo todo; no perdamos la oportunidad abriendo desde este momento competencias estériles entre nosotros.

El  avance implacable del neoliberalismo en nuestro país, las violaciones  a los derechos humanos la mutilación de  las conquistas sociales de  maestros, obreros campesinos e indígenas; nos demuestran que en   esa materia hemos retrocedido muchos años, especialmente con la reaparición  de prácticas del crimen político que se remontan a los años ochenta. No podemos seguir esperando que alguien más haga justicia por nosotros; debemos exigir ahora mismo el desmantelamiento de todo el aparato  que encubre los  grupos paramilitares y el sistema administrador de justicia, no solo por su complicidad en el crimen del golpe de estado, sino por su complaciente actitud frente de los verdugos del pueblo. Esto solo lo lograremos con la acción permanente de presión popular.

A los grupos que actúan como un perro sediento de sangre e insaciable en sus deseos de torturar;  así como la impunidad y la indefensión en que nos encontramos debemos denunciarlos en forma cotidiana, a nivel nacional e internacional, no podemos dejar esta inmensa carga a un grupo de defensores de derechos humanos que cada día tienen más trabajo, debido a la impunidad con que actúan los asesinos. Defendernos es una tarea de todos, y desafiar al sistema opresor de justicia es una forma legítima de protegernos.

La misión es fortalecernos  y abrir tantos frentes de lucha, por nuestras demandas, como sea posible, no dar tregua; del mismo modo que ellos son implacables, nosotros debemos demostrar que somos invencibles.

La auto convocatoria constituyente es una  propuesta que formulamos  desde el mes de agosto del 2010, y debemos avanzar en ella hasta elaborar la nueva constitución donde estén todos nuestros derechos soberanos.

Es  imperativo demandar  que se haga uso trasparente de las figuras de referendo y plebiscito a la mayor brevedad posible; con ello movilizamos el pueblo, lo organizamos y acorralamos al enemigo en su propia trampa.

Queremos  una sociedad libre que respete el derecho de propiedad pero que ese derecho particular no esté por encima  del derecho  colectivo. Queremos que los ciudadanos estén por encima del mercado, y el bienestar común sea el propósito de la sociedad.  Honduras no es una propiedad privada, inscrita en el registro mercantil a nombre de unas  pocas familias que se creen dueñas del patrimonio nacional.

Los que sienten en esta lucha  que esto no corresponde a sus expectativas, deberían considerar seriamente la posibilidad de que  están en el lado equivocado.

Compatriotas, tampoco  es creyéndonos más revolucionarios que otros que construimos la nueva Honduras; es reconociendo el revolucionario que hay en cada resistente, de las diferentes fuerzas políticas y sociales en resistencia -liberales UD – que integramos el frente.

Exigir la restauración del Estado democrático, el fin de la impunidad por los crímenes de lesa humanidad, y la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente amplia, incluyente, justa, soberana y originaria es una misión en la que no podemos retroceder.

Después de  casi 2 dos años que fuimos expulsados violentamente de nuestra tierra   Igual que cientos de compatriotas, confiamos que esta asamblea sea un acto de esperanza para la refundación de Honduras, y que cumpla su misión de abundar en  posiciones de unidad y  prácticas democráticas.

Resistimos y venceremos.

José Manuel Zelaya Rosales

Coordinador General

 

Read Full Post »

Older Posts »