Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Estados Unidos – Politica exterior’ Category

Raúl Bracho, Colaborador de Kaos en la Red

rcbaez_petroleoenlamirilla.JPG

Ser la primera reserva mundial en petróleo hace que el imperio nos apunte en la nuca.

El imperialismo campea su agónica crisis con desespero, donde quiera que existan subsuelos con combustible fósil, allá disparará tarde o temprano, su imposibilidad de dominar en los países árabes y lograr producir petróleo, le hace pensar en Venezuela, que cada día certifica tener las más grandes reservas de petróleo del planeta. Hoy impone sanciones a la estatal PDVSA por la supuesta violación de las restricciones que como emperador impuso USA al resto de las naciones: prohibido expender combustible fósil a Irán so castigo de ser execrados del mercado y engrosar la lista de países que arropan a gobiernos terroristas. Hoy el imperio anuncia que PDVSA es sancionada, no se entiende muy bien cuáles serán las sanciones pero si podemos sospechar dos claras intenciones: Obama y la Clinton vuelven a insistir en Irán y su criminalización por país terrorista y comienzan su ataque sancionando a Venezuela y acusándola de ser cómplice al darle insumos para el programa de Irán para fabricar un arsenal atómico. Como es la nueva costumbre imperial solo hace un boceto para empezar sus `patrañas, ya debemos empezar a sospechar cuales serán las próximas jugadas.

La intención de impedir a toda costa que en las elecciones del 2.012 se consolide la revolución bolivariana le imponen esta agenda que hoy comienza, ante la absoluta ineficacia de la oligarquía criolla que ya solo sirve para escarbar miserias y tratar de recuperar sus propias fortunas desahuciadas, el imperio atacará a Venezuela cada vez más frecuentemente y para ello cuenta con sus lacayos de costumbre: Colombia y Perú, que quizá veamos caer en la trampa de su telaraña el próximo mes en una segunda vuelta bastante manipulada, donde Keiko seguramente seguirá al mando del virreinato, con su par Santos y por allá abajo Piñera, quienes orquestarán junto a gobiernos pitiyanquis como Panamá y Honduras una campaña frontal contra Chávez y nuestra revolución bolivariana.

El petróleo es el valor más significante del sistema económico que trata de sobrevivir, la guerra su carburante. Vendrán de la mano abrazados a las banderas manchadas de engaño y falsedad con las que el imperio suele engañar a tantos: la justicia y la libertad.

La astucia de Venezuela, al tratar de aletargar lo más posible esta ola desestabilizadora e insistir en la unidad latino americana deberá medirse muy pronto y, en último caso, obligar a los lacayos a quedar en descubierto. El camino pacífico que conlleva todo el oleaje de cambios que desde hace doce años sucede en nuestro continente deberá afrontar una nueva arremetida ante un imperio que cada vez está mas desacreditado. Tratar de criminalizar a Chávez deberá pasar por superar la claridad de muchas y muchos que ya han visto los anteriores intentos, el imperio debió sacar a Uribe por su deficiente desempeño, muy descarado y frágil que a dado paso a un oligarca que “se reúne” en la unidad tan solo por su origen de clase oligarca y que, sin embargo es usado por nuestra revolución como un tiempo de calma para fortalecer la fuerza transformadora. Se acerca la hora en que debemos alcanzar la gran victoria electoral impidiendo a los intentos de desestabilización lograr derrotarnos.

El petróleo es nuestro, de forma soberana defenderemos nuestra decisión de venderle a quien vendamos, en el fondo de todo, el imperio sabe que depende de nosotros aun al tratar de demostrar lo contrario, Serán los dueños del gran carro de la civilización capitalista imperial, pero sin combustible en su tanque, ese carro no podrá desplazarse sino hacia su propia destrucción.

Venceremos.

Tomado de Adital

NdE: Lea también:

Presidente Chávez: Sanciones contra Pdvsa son una afrenta a la soberanía nacional
Trabajadores venezolanos rechazan sanciones de EEUU contra Pdvsa
Ciudadanos estadounidenses rechazan la acción del Gobierno de su país

Imagen agregada RCBáez

Read Full Post »

Por M. H. Lagarde

En lo que se refiere a Cuba, el presidente de Estados Unidos sigue padeciendo de miopía.  En una entrevista con WLTV Canal 23 de Univisión el señor Barack Obama, ha vuelto a afirmar que, a pesar de las reformas ofrecidas por Raúl Castro, hasta ahora no ha visto cambios ‘significativos’ en la isla.

‘Nosotros no hemos visto esos cambios de una manera realista hasta ahora, hemos escuchado que han hablado pero básicamente los presos políticos siguen allí’, dijo el mandatario en una entrevista con WLTV Canal 23 de Univisión.

No se entiende muy bien cómo si Cuba liberó recientemente a más de un centenar de presos, para el presidente de los Estados Unidos los presos aún sigan “allí”. Una gran parte de ellos, incluso, con familiares incluidos, no están ni en Cuba, sino en España.

¿Se tratará de una mala traducción de las palabras de Obama o de un lapsus mentis? O simplemente se refería a que son los mercenarios, al servicio de su gobierno, los que todavía siguen “aquí”. Y seguirán mientras administraciones como la suya sufraguen sus gastos en la indigna tarea de la difamar a su patria.

Según un artículo publicado hoy por The Miami Herald, la USAID gastó, solo en los últimos tres años, de 2007 a 2010, casi 95 millones de dólares en programas para alentar la subversión en Cuba.

Parte importante de ese financiamiento ha sido destinado a abastecer de moderna tecnología a la llamada “sociedad civil” cubana, cuya principal misión, de acuerdo con las orientaciones de la secretaria de Estado Hillary Clinton, consiste, más que en denunciar, en inventar la represión en la Isla.

El mejor ejemplo es el de la reciente muerte del disidente Juan Wilfredo Soto García, a la que también se refirió Obama en la entrevista que le concedió al canal 23.

Según la agencia Notimex: “Obama dijo que aunque no debió de haber sido arrestado ‘aún necesitamos saber más sobre esta situación trágica y la situación específica’.

[Tal vez si Obama viera este video… ]

Por sus palabras, no parece estar muy convencido de la veracidad de las fuentes de la sociedad anexionista cubana financiada por la USAID, una agencia gubernamental estadounidense que, para lograr en Cuba el cambio que seguro sí vería el inquilino de la Casa Blanca, derrocha a manos llenas el dinero del contribuyente norteamericano.

En el artículo publicado por The Miami Herald, Andy Gómez, investigador principal de  Estudios Cubanos y Cubano-Americanos de la Universidad de Miami una organización que obtuvo de la USAID, entre 2002 y 2010, unos $ 6 millones de dólares, afirmó:

“Por desgracia, aquí en Miami se ha creado una industria. Nos reuníamos, y me sentaba allí atónito a ver algunos de los programas inútiles que estaban siendo financiados.

Entre ellos: condones que llevaban grabados la palabra “Cambio”.

Fuente M. H. Lagarde para Cambios en Cuba

      La pregunta de Hatuey: El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en declaraciones a la cadena Univisión ha vuelto hablar sobre Cuba,  ha vuelto a demandar cambios en Cuba: “Para nosotros tener relaciones normales (con Cuba) como las que tenemos con otros países, debemos ver cambios significativos en el Gobierno cubano y eso no lo hemos visto todavía”.
En su discurso apologético en favor de la dialéctica imperial, el mandatario estadounidense ratifica los ancestrales postulados de la política norteamericana . Obama recurre a una metáfora para tratar de convencer a sus cándidos correligionarios: “…Castro llegó al poder antes que yo naciera. Él todavía está allí y básicamente tiene el mismo sistema”.
¿Sabe  el Presidente Obama,  que decenas de años antes de que nacieran los Castros, Estados Unidos ya había declarado sus pretensiones de apoderarse de Cuba? ¿Conoce Obama cuantos cubanos dignos murieron en aras de la Independencia que hoy disfruta el pueblo cubano? ¿Habrá algún asesor que le aclare a Obama que los cambios con los que él sueña, no son negociables?

Imagen agregada RCBáez


Read Full Post »

Por Eva Golinger

theobamadeception.JPG

Época

El candidato que logró seducir a millones en el mundo con un discurso de “cambio” se ha convertido en uno de los presidentes más bélicos e imperialistas de la historia estadounidense. Vendido como un producto de “esperanza” ante la opinión internacional, Barack Obama logró engañar a quienes veían en él una alternativa a la política agresiva de Washington.

Pero este “agente de cambio” no solamente ha aumentado las guerras en Irak y Afganistán, enviando más tropas y ampliando el presupuesto del Pentágono, sino también ha autorizado incursiones bélicas en Pakistán y Yémen, y ahora una guerra contra Libia.

Hacia América Latina, la política de Obama ha sido irrespetuosa y agresiva, primero con el golpe de estado en Honduras contra el Presidente Manuel Zelaya, seguido por la expansión militarista de Washington en la región. Al mismo tiempo, se ha endurecido un discurso hostil contra Cuba y Venezuela, lleno de amenazas y acompañado por aumentos en presupuestos multimillonarios para financiar la subversión y la desestabilización contra sus gobiernos.

UNA GIRA CÍNICA

Durante su primera – y breve – visita a la región en abril 2009, para asistir a la quinta Cumbre de las Américas en Trinidad, un sonriente Obama prometió trabajar hacia una relación de “iguales” entre su gobierno y los países latinoamericanos. Pero en el mismo discurso, durante lo cual se comprometió a fundamentar su relación con los gobiernos del Sur en el respeto, el presidente estadounidense desacató a su propia promesa. Instando a los pueblos latinoamericanos que habrían que “olvidar al pasado” para poder trabajar juntos hacia un futuro más “próspero”, Obama mostró sus verdaderas intenciones imperiales: borrar de la memoria – una vez más – todas las atrocidades que Washington ha cometido contra América Latina.

Casi dos años después, luego de haber viajado al mundo, Obama decidió que era hora de visitar a su “abandonado” patio trasero. Pero en lugar de agendar una gira que profundizaría la relación entre el país del norte y sus vecinos del sur, su equipo preparó una corta visita a tres países “seguros”.

La presencia de Obama en Brasil era obvio. El gigante suramericano es una de las economías más importantes del mundo y ha jugado un papel crítico en los intentos de Washington de frenar la “influencia” de Venezuela en la región. Documentos divulgados por Wikileaks demuestran como los diplomáticos estadounidenses trabajaban durante años con el gobierno brasilero para que les ayudara contener la expansión del “bolivarianismo” en América Latina. El ex presidente Luis Ignacio “Lula” da Silva no se prestó a la estrategia estadounidense, pero varios de sus asesores servían como fuentes – y puentes – importantes para los esfuerzos de Washington de mantener a Brasil como el súper poder suramericano.

Aparte de su importancia política, la visita de Obama a Brasil tuvo un objetivo económico. Según Michael Froman, asesor de Obama en asuntos de seguridad nacional y economía internacional, “El viaje fundamentalmente fue orientado hacia la recuperación económica estadounidense, las exportaciones estadounidenses y la relación crítica que América Latina juega en nuestro futuro económico y la creación de empleos en Estados Unidos”. Claro, cuando Obama ya no podía superar a los obstáculos económicos en casa, vino a su patio trasero para buscar como mejor podía explotarlo a su beneficio.

En Brasil, Obama prometió dos mil millones de dólares para la explotación petrolera en aguas brasileros, algo que llamó la atención a muchos en Estados Unidos. ¿No era una política de Obama independizar al país del petróleo y construir nuevas fuentes de energía renovable? ¿Qué hay detrás de ese acuerdo, un intento de socavar a Venezuela como el gigante petrolero de la región, o un intento de evitar otro desastre petrolero en aguas estadounidense, como sucedió el año pasado con la horrible contaminación de BP en el Golfo de México?

Y en Brasil, Obama cometió dos graves actos de irrespeto. Primero, a la desilusión del gobierno de Dilma Rousseff, Obama ni siquiera ofreció el apoyo a Brasil para obtener un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, tema que era prioritario para el país suramericano. Segundo, usando a Brasil como su despacho móvil, Obama autorizó la guerra contra Libia mientras “conversaba” con la presidenta Rousseff. Es difícil imaginar un acto de mayor ofensa que tratar a un país soberano como un subordinando a la política estadounidense. Obama – primer presidente afro-estadounidense – lanzó una guerra contra un país africano desde el país latinoamericano con mayor población de afro-descendientes en la región. El simbolismo no puede ser descartado.

Siguiendo con el trato de patio trasero, en Chile, Obama se negó a responder a preguntas sobre el cruel papel de Washington en la historia contemporánea chilena – causa de miles de muertos, desaparecidos, torturados, miseria, persecución y represión masiva. De nuevo intentó sacudir el tema con su discurso de “vamos a olvidar al pasado” cuando aún no se han curado todos los heridos de ese “pasado” doloroso. Y para el colmo de todo, desde Santiago, Obama lanzó una amenaza contra Cuba. “Haré todo lo posible” para lograr el “cambio” en Cuba, declaró, como un buen jefe ante su reinado, donde él quita y pone gobiernos como le da la gana.

En El Salvador, Obama volvió a agitar los heridos del pueblo centroamericano, visitando a la tumba del Monseñor Oscar Arnulfo Romero, asesinado a manos de fuerzas paramilitares financiadas y entrenadas por Washington. Tampoco se disculpó por ese brutal asesinato, pero esa vez en lugar de instar al “olvido”, su presencia era una afirmación de la política intervencionista y agresiva de su gobierno. Obama, orgulloso de representar al demonio imperial, se paró frente a la tumba del Monseñor Romero, casi celebrando el éxito de la política de muerte que logró neutralizar la expansión comunista en la región y ahora instalar un gobierno de “izquierda” arrodillado ante Washington. Un sueño imperial hecho realidad.

RESPONSABILIDAD DE PROTEGER

A miles de kilómetros de su pueblo, sin consultar al Congreso y ni siquiera explicar sus intenciones ante el público estadounidense, Obama lanzó su tercera guerra. ¿Fue por cobardía que lo hizo lejos de su casa, o fue porque simplemente no le interesa, ni le importa al pueblo, como buen imperialista- arrogante y elitesco?

Con la excusa de una misión “humanitaria”, Obama, junto a sus aliados europeos, están atacando a Libia – país africano con grandes reservas estratégicas – petróleo y agua, y con un líder, Muammar al-Gaddafi, quien ha sido “nemesis” de Washington desde la época de Ronald Reagan. Escudiéndose en la nueva doctrina de “responsabilidad de proteger”, Obama y sus socios están bombardeando al pueblo libio y rodeándolo con su poderío militar.

La doctrina de “responsabilidad de proteger” reemplaza a la “guerra preventiva”, concepto Bushista que “justificaba” a Washington invadir o atacar a país cualquiera en donde ellos percibían una “futura amenaza” contra los intereses estadounidenses. Pero la “responsabilidad de proteger” llega más allá de la tesis de “futura amenaza” y se fundamenta en una supuesta responsabilidad de la comunidad internacional de “proteger” a los pueblos sin importar la soberanía de las naciones.

Ya no es solamente en nombre de alguna “libertad” que Estados Unidos invade países, ahora lo hacen para “proteger” a los pueblos. Con los intentos desde Washington de clasificar a Venezuela como un “estado terrorista”, algo que ya han hecho con Cuba, ¿quién podría asegurar que el próximo blanco de la amenaza Obama no sería América Latina?

Tomado del Blog Ojo Pelao

 

Read Full Post »

Por Virgilio Ponce

 

Me siento indignado al leer la noticia: “Obama dice que defenderá el derecho a la libertad del pueblo cubano”. ¿Qué derecho tiene el Sr. Presidente de EEUU, a inmiscuirse en nuestros asuntos?. Los cubanos no necesitamos que él, su gobierno, ni nadie fuera de nuestro país se comprometan a defender nuestros derechos. Nuestros derechos lo sabemos defender muy bien: lo hizo Hatuey, lo repitieron Céspedes, Maceo, Martí, Mella, Camilo, y muchos más desde que comenzaron las luchas; el mil veces heroico pueblo cubano lo hizo en Baraguá, en el Moncada, en Girón y lo sigue defendiendo hoy, en esta dura etapa que le impone el bloqueo y la crisis internacional. Los anónimos cubanos que están en las fábricas, en la agricultura, en las aulas, en los hospitales, en los barcos, en las misiones en el exterior, en los servicios, en las unidades militares, etc., saben defender sus derechos a la libertad, que es el derecho a la educación, a la salud, al respeto, a la seguridad, a la vida.

Sr. Obama, su compromiso será con Posada Carriles y compañía: con mi hija, con mi padre, con mi familia, con mis amigos, con mi pueblo en Cuba, lo único q hace Ud. es continuar el criminal bloqueo impuesto hace más de 50 años, bloqueo que limita la vida de los cubanos, que mucho daño causa y que es la mayor violación de los derechos humanos.

Ud. no apoya nuestro pueblo, Ud. apoya a los terroristas que han matado muchos cubanos; Ud. no quiere el progreso de Cuba, Ud. quiere que Cuba sea de nuevo una neo colonia vuestra. Si Ud. quiere evitar sufrimientos a nuestro pueblo, ponga fin al criminal bloqueo a Cuba ya y así evitará más daños a nuestro pueblo.

Deje de inmiscuirse en nuestros asuntos, Sr. Obama. ¿Por qué no pone en libertad a los CINCO antiterroristas cubanos presos en sus cárceles?

No digo más, sólo pido a las personas honestas del mundo que no se dejen engañar: Cuba quiere paz, necesita paz y que la dejen seguir en su proyecto.

Enviado por su autor

 

Imagen agregada RCBaez: Cuba, para Obama

Read Full Post »

En el Herald se creyeron aquello de “Miente, miente…”

Agente Preso en EEUU Niega Contradecir al Gobierno Cubano

001___gerardo_nordelo_foto_actual1.jpgLa Habana/Miami, 27 dic (dpa) -La defensa del agente cubano preso en Estados Unidos Gerardo Hernández Nordelo negó haber presentado un recurso legal que contradice los argumentos del gobierno de La Habana sobre el derribo hace 14 años de dos avionetas de un grupo del exilio en Miami, que dejó cuatro muertos.

El abogado estadounidense Richard Klugh calificó de “erróneo e infundado” un artículo publicado en el diario “El Nuevo Herald” de Miami, según el cual Hernández habría reconocido en un “cambio sorpresivo” que el incidente se produjo sobre aguas internacionales, en lugar de en el espacio aéreo cubano, tal y como defienden las autoridades de la isla.

“Las afirmaciones realizadas en el artículo son producto de los esfuerzos bien conocidos del periódico de actuar tácticamente con respecto a Cuba. Es una distorsión completa de las demandas reales realizadas por Gerardo”, dijo el experto en Derecho Criminal radicado en Miami.

Hernández, de 45 años, es uno de los cinco cubanos detenidos en 1998 en Miami y condenados en 2001 a altas penas de cárcel por cargos relacionados con el espionaje. Es el que cumple la condena más alta, de dos cadenas perpetuas, una de ellas por conspiración para cometer asesinato, en relación al derribo de las avionetas de la organización Hermanos al Rescate, el 24 de febrero de 1996.

Cuba insiste en que la operación buscaba defender su espacio aéreo, pero datos de radar aportados en el juicio por las autoridades estadounidenses y la Organización Internacional de Aviación Civil (ICAO) afirman que el incidente se produjo en aguas internacionales.

“El Nuevo Herald” escribe que, “en una apelación desesperada, Hernández está de repente de acuerdo en que los ataques (…) sí ocurrieron en aguas internacionales” y que, con ello, “contradice fundamentalmente la posición del régimen al que juró lealtad y que lo ha declarado un héroe contemporáneo de la revolución”.

No obstante, según Klugh, en la apelación de tipo “habeas corpus” presentada el pasado junio ante la Corte del Distrito Federal de Miami, Hernández Nordelo “no realiza ninguna demanda en absoluto acerca de dónde ocurrió el derribo”. “Su fe personal en su gobierno no puede ser cuestionada”, indicó el abogado.

Con el “habeas corpus”, la defensa busca la celebración de un nuevo juicio. Se trata del último recurso legal, después de que la Corte Suprema estadounidense rechazara en junio de 2009 revisar el caso, que quedó así cerrado.

La actual defensa de Hernández alega que él no podía estar al tanto del derribo de los aviones y que tampoco se encontraba en La Habana cuando se tomaron las decisiones acerca de cómo reaccionar ante los repetidos vuelos realizados desde Florida, en los que Hermanos al Rescate lanzaba panfletos con mensajes políticos.

En el documento de la apelación se critica que, en lugar de basar la defensa en dichos argumentos, los abogados en el juicio se centraran en la cuestión del lugar del derribo. Según el texto del “habeas corpus”, esa estrategia “privó” a Hernández “de una defensa válida y socavó la credibilidad de la defensa en general”.

Según el gobierno cubano, Hernández y los otro cuatro condenados buscaban información dentro de organizaciones anticastristas en Miami para evitar atentados contra la isla. En Cuba se niega por ello que sean espías y se les da el trato de héroes.

Fuente Mejor Latino

Replicado en Cubadebate

Read Full Post »

Los yanquis, siempre chapoteando en sus charcos de ignominia…

El Charco, un servicio secreto privado financiado por Washington desde 1942 hasta 1955.
Por Thierry Meyssan

Durante la Segunda Guerra Mundial y parte de la guerra fría, Washington utilizó un servicio de inteligencia privado de alcance internacional llamado The Pond (El Charco). Entre sus informantes más eficaces estuvo el asesino en serie francés Marcel Petiot. Así lo confirma una serie de archivos de la CIA recientemente desclasificados.

Durante mucho tiempo se puso en duda la existencia en Europa de una organización secreta estadounidense llamada The Pond (literalmente «El Charco», en referencia al Océano Atlántico) durante el periodo que va de 1942 hasta 1955. Las memorias del fundador de aquella red fueron incluso objeto de duras críticas en las que se afirmaba que estaban más cerca de ser una simple novela que un recuento de hechos reales vinculados a la historia. Sin embargo, los archivos de aquella organización fueron encontrados en 2001 y entregados, primeramente, a la CIA y posteriormente, en 2008) a los Archivos Nacionales de Estados Unidos. Finalmente han sido abiertos al público en abril de 2010 y sólo ahora comienza a salir a la luz la verdadera envergadura de aquella organización.

Mencionada bajo denominaciones como Special Service Branch, Special Service Section y Coverage and Indoctrination Branch, aquella organización secreta era conocida familiarmente en la CIA como El Charco (Pond) o El Lago (Lake) en oposición a La Bahía (Bay).

Sus actividades incluían la criptografía, el espionaje político y la acción clandestina. Daba empleo a más de 600 espías en 32 países garantizándoles que trabajaban exclusivamente para Estados Unidos, no para los aliados en general. El Charco fue creado por las fuerzas terrestres estadounidenses bajo la autoridad de la inteligencia militar. Al término de la Segunda Guerra Mundial, se independizó y siguió funcionado como una red privada, como contratista del US Army, del Departamento de Estado, la CIA y el FBI. Fue disuelto en 1955 en el marco de una reorganización y de una centralización de la inteligencia estadounidense y también porque su jefe estaba vinculado al senador Joseph McCarthy, a quien vendía informaciones sobre «la infiltración comunista».

El jefe del Charco era el coronel John V. Grombach, alias el Frenchy (El Francés), ex productor de CBS Radio y especialista en transmisiones codificadas insertadas en la programación radial.

Esta organización fue creada con el apoyo de la firma holandesa de artículos electrodomésticos Philips, que garantizaba el financiamiento y la logística. Ante la inminencia de la invasión nazi, los británicos sacaron de Holanda a los dirigentes de la Philips y a los miembros del gobierno holandés. Los dirigentes de la Philips se refugiaron entonces en Estados Unidos, desde donde seguían administrando la empresa. La oficina de Relaciones Públicas de Philips en Nueva York servía de cobertura y de cuartel general al Charco. Posteriormente, la Philips siguiendo manteniendo estrechas relaciones con los servicios de inteligencia y el ejército estadounidenses. Sus dirigentes participaron activamente en la creación del Grupo de Bilderberg, el círculo de influencia de la OTAN. Otras grandes firmas, como American Express, Remington Rand y el Chase National Bank también sirvieron de cobertura al Charco.

Los datos de inteligencia que recogía el Charco eran a veces de muy alto nivel. Aquella organización privada llegó incluso a negociar con el mariscal Herman Goering durante los 6 últimos meses de la Segunda Guerra Mundial. Siguió además al detalle las primeras pruebas nucleares soviéticas. No se ha comprobado, sin embargo, que esos datos de inteligencia hayan llegado hasta la cúpula de la burocracia washingtoniana ni que hayan sido explotados de forma correcta. El Charco estuvo especialmente activo en Hungría, donde tenía contacto con el almirante Miklos Horthy durante el transcurso de la guerra y sacó de Hungría a Zoltan Pfeiffer con toda su familia al producirse la ocupación soviética.

el-doctor-frances-marcel-petiot-en-el-juicio-que-se-le-siguio-por-asesinatos-multiples.jpg

El doctor francés Marcel Petiot en el juicio que se le siguió por asesinatos múltiples

Existe un detalle que seguramente sorprenderá a los lectores franceses. El Charco obtuvo importantísimos datos de inteligencia a través de uno de sus agentes… el doctor Marcel Petiot, célebre asesino en serie francés. El doctor Petiot era un desequilibrado, estuvo internado varias veces por problemas siquiátricos, pero era también una mente brillante. Tenía en París un gabinete de consulta médica donde recibía oficiales de la Gestapo y del ejército del Reich. Fue el primero en informar sobre la masacre de oficiales polacos que tuvo lugar en Katyn y sobre la construcción de los cohetes V1 y V2 en Peenemunde. En 1944, como consecuencia de lo que parecía ser una chimenea incendiada, sus vecinos descubrieron que Petiot estaba quemando varios cuerpos humanos descuartizados en la caldera de su casa. El doctor Petiot fue acusado entonces de haber asesinado e incinerado a 27 personas a las que había prometido sacarlas de Francia hacia Argentina. Se calcula que robó a sus víctimas joyas y dinero por valor de 200 millones de francos de la época –una suma considerable. Aquel botín nunca fue encontrado. Contradiciendo todas las pruebas presentadas, el doctor Petiot afirmó que sólo había matado nazis e individuos que habían colaborado con los ocupantes alemanes y confesó 63 asesinatos. Fue condenado a muerte y ejecutado en la guillotina sin que se diera, en aquel entonces, el menor crédito a sus alegaciones, actualmente confirmadas, de que había trabajado para un grupo clandestino antinazi.

ruth-fischer-era-espia-de-la-red-privada-conocida-como-el-charc.jpgRuth Fischer, la pasionaria comunista alemana, era espía de la red privada conocida como El Charco. Los lectores alemanes y austriacos se asombrarán, por su parte, de saber que la diputada Ruth Fischer, quien dirigió el Partido Comunista Alemán durante la República de Weimar y fue cofundadora del Partido Comunista Austriaco, era agente del Charco. Lo cual explica su posterior actitud y las declaraciones que hizo en el Senado estadounidense cuando compareció ante la comisión McCarthy para denunciar a su hermano Gerhart.

Se puede decir que el Charco fue el antecesor de las grandes firmas privadas de inteligencia que conocemos hoy en día. Sus espías no actuaban por patriotismo sino que veían sus actividades como un negocio a desarrollar en tiempo de guerra, fría o caliente. Su reclutamiento era extremadamente diverso, al extremo de incluir lo mismo un asesino en serie que una política corrupta. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Pentágono pagó sin vacilar los servicios de tales personajes. Durante la guerra fría, tres departamentos [ministerios] del gobierno federal estadounidense contrataron a los agentes del Charco para la realización de operaciones que querían sustraer al posible control del Congreso de los Estados Unidos.

Thierry Meyssan
Analista político francés. Fundador y presidente de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Última obra publicada en español: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación (Monte Ávila Editores, 2008).


Read Full Post »

Por Gloria Analco

sanobama-caricatura-de-kikelin.jpg

Barack Obama llegó a Europa, en su primer viaje en calidad de presidente de Estados Unidos -apenas dos meses y medio después de ocupar el cargo-, con una aparente apuesta por el multilateralismo. En realidad su intención era contraria a ese propósito. Los líderes europeos no fueron capaces de percibirlo.

Europa, subyugada por el mensaje de Obama que había prometido dar un giro a la política exterior de su país, decidió de buena gana volver a convertir a Estados Unidos en su principal socio en la escena internacional, dejando atrás los días de George W. Bush que los había dividido por la guerra de Irak.


Los líderes europeos sentían gran orgullo de poder codearse con Barack Obama, sin tener la menor idea sobre los planes que echaría a andar su gobierno.

Lo cierto es que los europeos creyeron que podrían endosarle a Estados Unidos algunas de las dificultades que padecían sus economías, producto de la crisis desatada con Bush, y no imaginaron que sería al revés, que Estados Unidos endosaría a Europa sus problemas económicos.


Los europeos terminarían por aceptar sus imposiciones, más por una cuestión de compromiso ideológico que por conveniencia. A Zapatero no le quedó otro remedio que sumarse para no quedar aislado.

Así rendía sus frutos la fabricación de una figura como la de Obama: carismático, seductor, inteligente, excelente orador, y, para rematar, con el pleno respaldo de la sociedad norteamericana en aquellos momentos. Era el líder que todos ansiaban tratar.


Recibir una llamada telefónica de Obama equivalía a ser tomado en cuenta por la propia divinidad, a quedar contagiado de alguna manera de su aparente poder, y a formar parte del exclusivo séquito. No ser llamado por Obama significaba el efecto contrario.

Pero mientras esa distracción tenía lugar, en Washington la flamante jefa de asesores de la Casa Blanca en asuntos económicos, Christina Rohmer (quien renunció a esa responsabilidad en agosto pasado), y su equipo de trabajo fraguaban una brillante estrategia para que Estados Unidos lograra intervenir las economías europeas, por medio del FMI y de la propia Unión Europea, a fin de conseguir una importante transferencia de capitales europeos hacia la Unión Americana, con costo a los trabajadores que perciben salarios en Europa y dando al traste con el Sistema de Bienestar de la eurozona.


¿Cómo pudo orquestarse esta operación bajo la complacencia de los gobiernos europeos para salvar la economía estadounidense y destruir la suya propia?

Desmantelar el sistema de bienestar europeo no es poca cosa. Significa borrar de golpe la historia contemporánea de esos países y sus luchas por un mundo mejor.

Se necesita la conjugación de varios factores para conseguirlo, pero uno solo ha sido suficiente: que los bancos se propusieran no aceptar pérdidas por desequilibrios gubernamentales generados por la propia usura de la banca y el rescate a los bancos en aprietos que arriesgaron y no quisieron asumir pérdidas.


En cambio, el  “rescate” a los países con problemas financieros para cubrir su deuda impagable fue el camino idóneo para disponer, desde Washington, de las políticas neoliberales y otorgarles empréstitos a altas tasas de interés. Encima, bajo la condición de realizar fuertes recortes al gasto social y reducir los salarios a los trabajadores, entre otras cosas. Con gobiernos reaccionarios eso pudo ser posible.

Buena parte de ese dinero que no llegará a los trabajadores ni al gasto social es del que, a fin de cuentas, podrán echar mano los estadounidenses, y de las transferencias de los grandes capitales europeos hacia Estados Unidos donde sí encontrarán estímulos fiscales, y que huirán de la recesión a la que han sido obligados por la contracción del consumo.


El descenso del gasto público, que mansamente aceptaron los líderes europeos implicando que son más importantes los intereses de los banqueros que los de sus pueblos, profundiza la recesión y retrasa la recuperación económica de esos países, incluida Alemania, lo que unido al descenso de los salarios promueve la caída de la demanda interna y, por ende, de las exportaciones.

Para enfrentar la crisis financiera, los países más afectados, accedieron a programas de austeridad, algunos sin comprometerse a ser “rescatados” –Zapatero no tuvo que excederse en la contracción del gasto, al anticiparse con medidas más leves- pero la verdadera solución bien pudo haber sido otra y Estados Unidos no salirse con la suya.

El famoso economista Mark Wisbrot está convencido que empréstitos a Irlanda, por ejemplo, a tasas muy bajas de interés, promovería que ese país no tendría que preocuparse por los picos de sus costos de financiación, como los que provocaron su actual crisis. “Las autoridades europeas podrían descartar sus condiciones cíclicas y, en cambio, permitir que Irlanda emprenda una serie de actuaciones de estímulo fiscal temporal para conseguir que su economía crezca de nuevo. Esta es la alternativa más viable y práctica ante la continuada recesión”.

Lo mismo hubiera funcionado en el caso de Grecia, pero no se trataba de resolverle los problemas a esas economías por parte de Estados Unidos, sino por el contrario, de aumentarlos en beneficio de la suya.

Con el encanto de Obama, los europeos cayeron en la trampa y ahora empiezan a repetir la historia reciente de América Latina con el llamado “Consenso de Washington”, y aquella frase de Evo Morales, de que “estamos mejor sin Estados Unidos y sin el FMI”, podrá ahora ser muy bien comprendida por los europeos.

 

Enviado por su autora
Imagen kikelincaricaturas

Read Full Post »

Older Posts »