Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19/03/11

Vea las primera fotos de las víctimas de los invasores (Imágenes fuertes)

Desde la morgue del hospital Jala de Bengasi llegan algunas fotos de partidarios de Muammar Gadafi muertos, según AP. Algunos medios internacionales refieren que se traten probablemente de mercenarios, pero hay fotos de niños siendo tratados a los que no se les pueden llamar “partidarios de Gadafi”.

“¿Cuál es el objetivo de la intervención, proteger a los civiles o retirar a Gadafi del poder?”, le preguntaron hoy a Hillary Clinton una periodista en la rueda de prensa. Clinton respondió: “Proteger a los civiles libios del ataque de su propio gobierno”. La realidad está diciendo otra cosa.

(Fotos: AP)
libiamuerto2


libiamuerto1


libiamuerto3


libiamuerto4

Tomado de Cubadebate

 

Read Full Post »

Por Luis Suárez Salazar*

caricatura-obama-2.jpg


Introducción:
Ya es un lugar bastante común en las reflexiones y denuncias de los principales representantes de “la nueva” y “la vieja” izquierda política, social e intelectual de la en que en 1953 el joven Ernesto Guevara de la Serna denominó “nuestra Mayúscula América” el reconocimiento de que –a partir del golpe de Estado que se produjo en Honduras en junio del 2009 y coincidiendo con el bicentenario del inicio de las multiformes y descentralizadas luchas de los pueblos y las naciones de ese continente contra los colonialismos europeos (España, Francia y Portugal)- el gobierno permanente y el actual gobierno temporal estadounidenses –presidido por el demócrata-liberal Barack Obama-  han emprendido una renovada y multifacética contra ofensiva dirigida a “restaurar” su debilitado, pero todavía poderoso sistema de dominación –hegemonía acorazada con la coacción y la fuerza- sobre el denominado “sur político del hemisferio occidental”.

Como he señalado en otras ocasiones (Suárez, 2007 y 2010), sin negar las contradicciones que lo afectan, ese multifacético sistema de dominación (político, diplomático, económico, militar e ideológico-cultural) continúa sustentado en las alianzas asimétricas elaboradas por los grupos de poder, los poderes fácticos y los gobiernos temporales de la suavemente llamada “potencia hegemónica en el hemisferio occidental” con sus contrapartes de Canadá y de la mayor parte de los Estados independientes o semiindependientes de América Latina y el Caribe.  A pesar de su desgaste, expresión y, a la vez, complemento de esas alianzas siguen siendo las diversas instituciones político-militares que componen el Sistema Interamericano –la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Junta Interamericana de Defensa (JID), fundadas en 1948 y 1942, respectivamente- e, interactuando con ellas, los diversos foros oficiales panamericanos que –con la exclusión de Cuba- han venido funcionando a partir de las sucesivas Cumbres de las Américas –ordinarias y extraordinarias-  realizadas desde 1994.

Sin embargo y a pesar de su importancia para el porvenir de las multiformes luchas por la emancipación nacional y social que en la actualidad se desarrollan en buena parte de los Estados y en algunos territorios colonizados (cuál es el caso de Puerto Rico) ubicados al sur del río Bravo y de la península de Florida, en los trabajos y denuncias difundidas no abundan los enfoques que, con una visión continental,  sinteticen los principales objetivos que se plantea lograr la antes mencionada contraofensiva plutocrática-imperialista en el futuro más o menos inmediato. A contribuir a resolver esa carencia va dirigido el presente artículo. Por consiguiente, en él se presentarán algunas anticipaciones (seguramente incompletas) de las acciones contra los pueblos y las naciones de América Latina y el Caribe (o, si se prefiere, del “continente del Abya Yala”) que, en los próximos dos años y contando con el apoyo de los sectores más reaccionarios de los partidos Demócrata y Republicano, emprenderá la antes mencionada administración estadounidense en consuno con sus principales aliados hemisféricos o extra hemisféricos.

Las “estrategias inteligentes” de Barack Obama contra “nuestra Mayúscula América”: algunas anticipaciones.

Como recientemente indiqué en un ensayo aún inédito (Suárez, 2011), dándole continuidad a muchas de las acciones desplegadas por las dos administración neoconservadoras encabezadas por el presidente republicano George W. Bush (2001-2009), así como asumiendo algunas de la recomendaciones de la bipartidista Comisión para un Potencia Inteligente auspiciada por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Estados Unidos (Nye, 2008), en los primeros dos años de su primer y, tal vez, único mandato, el gobierno temporal de Barack Obama emprendió diversas “estrategias inteligentes” dirigidas a “renovar” y a prolongar durante el presente siglo el eufemísticamente denominado “liderazgo” estadounidense en el hemisferio occidental (Obama, 2008 y 2008a).

Contando con el apoyo de los gobiernos derechistas o “socialdemócratas” instalados en Canadá, México, Honduras (a partir de junio del 2009), Costa Rica, Panamá, Colombia, Perú y Chile, al igual que en diferentes Estados del Caribe insular y continental, esas estrategias estuvieron dirigidas a “contener”, neutralizar y, donde le fue posible, derrotar (roll back) a los gobiernos reformistas, reformadores o revolucionarios, según el caso, instalados en diversos países de América Latina y el Caribe. Asimismo, a lentificar los diversos procesos de concertación política, cooperación e integración económica que –al margen de la voluntad del gobierno estadounidense- se habían venido reformando, dinamizando o fundando en los años más recientes. En primer lugar, a la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio entre los Pueblos (ALBA-TCP), actualmente integrada por los gobiernos y algunos movimientos socio-políticos de Antigua y Barbuda (AB), Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Nicaragua, la República Bolivariana de Venezuela (RBV) y San Vicente y las Granadinas (SVG).

Componentes de esas “estrategias inteligentes” fueron, entre otras, las reiteradas convocatorias realizadas por la administración de Barack Obama al establecimientos de nuevas alianzas interamericanas –presuntamente despojadas de “las confrontaciones ideológicas del pasado”- en temas tan sensibles como “la seguridad pública” y “la agenda verde” (Obama, 2009); el despliegue de interacciones diferenciadas con los gobiernos genéricamente denominados “de izquierda”; el cada vez menos sibilino apoyo político, mediático y financiero que le han venido ofreciendo diversas agencias del aparato estatal y político estadounidense a las “organizaciones de la sociedad civil” opuestas a esos gobiernos y en particular a los indistintamente calificados como “anti-democráticos”, “populistas radicales”, “anti-estadounidenses” o “patrocinadores del terrorismo” (Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y la República Bolivariana de Venezuela) y la contigua suscripción de una nueva generación de acuerdos de defensa y seguridad con la absoluta mayoría de los actuales gobiernos caribeños, al igual que con mesoamericanos y suramericanos ubicados en el “eje del Pacífico”. En la visión geopolítica y geoeconómica estadounidense éste se extiende desde México hasta Chile.

A lo dicho hay que agregar la ampliación del poderoso dispositivo militar y policiaco instalado por las fuerzas armadas y los órganos de seguridad y del “cumplimiento de la Ley” estadounidenses en la llamada Cuenca del Caribe, en la “región andino-amazónica” y, en menor medida, en la Cuenca del río de la Plata; la continuidad de las Cumbre del Ministros de Defensa y de Seguridad Pública de las Américas; las sistemáticas reuniones de Jefes de Ejército, Marina y Aviación coordinadas por la JID, al igual que las diversas maniobras militares interamericanas (como las llamadas UNITA y PANAMAX) convocadas por el Pentágono al amparo del mal llamado Tratado Interamericano de Asistencia Reciproca (TIAR). Asimismo, el apoyo al ya mencionado golpe de Estado que se produjo en Honduras y las gestiones desplegadas por el Departamento de Estado norteamericano para que la OEA reconozca al espurio gobierno presidido por Porfirio Lobo.

Igualmente, la ocupación militar de Haití inmediatamente después del sismo del 12 de enero del 2010, el reiterado apoyo estadounidense a las labores de la Misión de la Naciones Unidos para la Estabilización de ese país (MINUSTAH) y a las acciones desarrolladas por las fuerzas policiacas-militares que la integran,  así como por la burocracia de la OEA con vistas a garantizar la instalación en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de un gobierno totalmente favorable a los intereses geopolíticos y geoeconómicos estadounidenses. En ese empeño, la administración de Barack Obama ha contado con el apoyo de los gobiernos permanentes y temporales de Canadá, Francia y República Dominicana.

A pesar del alto costo político que tuvieron y todavía tienen algunas de esas acciones para la credibilidad de los pregones acerca de “una nueva era de las relaciones interamericanas” y de “un nuevo comienzo” de sus relaciones con Cuba difundidos por Barack Obama en la Quinta Cumbre de las Américas realizada en Trinidad y Tobago en abril del 2009 (Obama, 2009), los propósitos referidos en el segundo párrafo de este acápite se mantendrán en los próximos dos años. Con tal fin la actual administración, al igual que otras agencias de aparato político estadounidense controladas por los sectores más reaccionarios de los partidos Demócrata y Republicano, continuarán desplegando diversas acciones dirigidas a “socavar el apoyo popular” al gobierno presidido desde el 2008 por Raúl Castro (Morales, 2009 y 2011); confiando en que, en el mediano plazo, los efectos del extraterritorial bloqueo económico, comercial y financiero establecido contra Cuba, las serias dificultades que afectarán a su socio-economía y la “transición generacional” que se está produciendo en su sociedad y su  sistema político, crearán las condiciones para “el cambio del régimen” instaurado en ese país desde el primero de enero de 1959.

De manera convergente, el gobierno temporal de Barack Obama priorizará sus multiformes acciones dirigidas a lograr la derrota del actual presidente venezolano Hugo Chávez en los comicios presidenciales que se efectuarán a fines del 2012. Para el cumplimiento de ese propósito el poderoso aparato estatal estadounidense continuará respaldando “diplomática”, mediática y financieramente, así como impulsando “la unidad” de todas las fuerzas sociales, políticas, ideológico-culturales y militares opuestas a la Revolución Bolivariana. Apoyados en los diputados con que éstas cuentan en la unicameral Asamblea Nacional (Lander, 2011), así como en su abrumador control sobre los medios privados de desinformación masiva (Weisbrot y Ruttenberg, 2011), esas fuerzas continuarán trabajando para cooptar a los dirigentes, los diputados y las bases del Partido Patria para Todos (PPT), al igual que para utilizar las diversas debilidades que lo afectan con vistas a dividir al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Con ello –y con la definición de un candidato único de “la oposición” para los comicios presidenciales del 2012- esperan entorpecer “la gobernabilidad democrática” de ese país, al igual que seguir debilitando el apoyo popular a las transformaciones internas, así como a la activa política internacional y hemisférica desplegada por el gobierno bolivariano.

Funcional a esos propósitos seguirá siendo la magnificación de todos los errores cometidos o que el futuro cometa ese gobierno y el sostenimiento del “cerco militar” actualmente instalado contra la RBV. También el apoyo “diplomático”, económico y mediático a las fuerzas sociales, políticas, militares e ideológico-culturales (incluidas algunas que gozan de influencia en ciertos sectores populares) opuestas a la “revolución democrática y cultural” que se despliega en Bolivia, al igual que a “la revolución ciudadana” que se desarrolla en Ecuador. En ambos casos y aprovechando las debilidades que tienen ambos gobiernos y las fuerzas políticas que los respaldan, esas acciones del poderoso aparato estatal estadounidense irán dirigidas a desestabilizar y, si le fuera posible, derrocar a los gobiernos presididos por Evo Morales y Rafael Correa, respectivamente. Y, en caso que no puedan lograrlo, a impedir sus correspondientes reelecciones en los comicios presidenciales que se realizarán en esos países en el 2013 y 2014.

Paralelamente, y con el apoyo de los actuales gobiernos “socialdemócratas” de Costa Rica y Guatemala, así como de “la derecha” mesoamericana (Honduras, México y Panamá), los poderes fácticos y el actual gobierno temporal estadounidense emprenderán diversas acciones dirigidas a unificar a todos los sectores políticos nicaragüenses (incluidos los que moviliza el llamado “sandinismo renovado”) opuestos a la reelección del líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en los comicios presidenciales de fines del 2011. En caso de que no puedan impedirla, la administración de Barack Obama y sus principales aliados hemisféricos y extra hemisféricos amplificarán sus acusaciones de inconstitucionalidad y fraude electoral, así como las presiones económicas con el propósito de debilitar y aislar al gobierno nicaragüense, al menos, dentro de los principales órganos del Proyecto Mesoamericano (impulsado desde el 2002 por sucesivos gobiernos de la derecha mexicana) y del Sistema de Integración Centroamericano (SICA).

Estos últimos acuerdos de integración neoliberal y subordinada a las necesidades geoestratégicas de Estados Unidos se verán cada vez más fortalecidos por el cumplimiento de las estipulaciones del Tratado de Libre Comercio firmado en el 2005 entre los gobiernos de Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (DR-CAFTA, por sus siglas en inglés), al igual que por la instrumentación de los acuerdos signados en el 2010 en el marco de la llamada Iniciativa Regional para la Seguridad para Centroamérica (CARSI, por sus siglas en inglés) entre la actual administración estadounidense y la mayoría de los actuales gobiernos de esa subregión,  incluido el actual gobierno de Belice, encabezado por el Primer Ministro Dean Barrow, y el gobierno salvadoreño presidido, desde comienzos del 2009, por Mauricio Funes. Seguramente, esos compromisos se consolidarán durante la visita que realizará Obama a ese país en marzo del 2011; ya que –a decir del actual canciller salvadoreño- ésta permitirá “sellar una alianza estratégica con los Estados Unidos, en las áreas de seguridad regional, combate a la pobreza, comercio, migración y energía” (Pineda, 2011).

Por consiguiente, esa asimétrica alianza, además de agudizar las contradicciones existentes en las filas del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y entre éste y el presidente Funes, también contribuirá al fortalecimiento –como desea del Departamento de Estado norteamericano- del espurio gobierno hondureño presidido por Porfirio Lobo; lo que tendrá una influencia negativa en el respaldo internacional a los emprendimientos que se han realizado con vistas a definir el programa y garantizar la unidad de los diversos movimientos sociales y políticos integrantes del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNPR), coordinado por el derrocado presidente constitucional de ese país Manuel Zelaya. Asimismo, en las acciones que están desplegando diversas organizaciones populares guatemaltecas con vistas a institucionalizar el Frente Nacional de Lucha en Defensa de los Servicios Públicos y los Recursos Naturales (FNL) que les permita construir un Frente Amplio, capacitado para enfrentar las elecciones generales que se realizarán a fines del 2011 y para convertiste en un instrumento que permita  “la refundación del Estado y la construcción de una nueva nación” (Luna, 2011).

Sin embargo, dada la debilidad que todavía exhibe el FNL, al igual que las fuerzas políticas que respaldan al debilitado gobierno “social-demócrata” encabezado por Álvaro Colom, es probable que en esos comicios resulte electo alguno de los candidatos presidenciales de  “la derecha” o de la “centro-derecha”. Mucho más porque los poderes fácticos y el actual gobierno temporal de EE.UU. seguirán laborando para garantizar el respaldo del mandatario que resulte de esas elecciones a la CARSI y a la cruenta “guerra contra el narcotráfico” emprendida –con el apoyo político, económico y militar de Estados Unidos- por el gobierno mexicano, encabezado por el cada vez más desprestigiado y genuflexo “panista” Felipe Calderón. Éste, al igual que las fuerzas económicas y sociales que actualmente controlan el Partido Revolucionario Institucional (PRI) e imperan en el todavía llamado Partido de la Revolución Democrática (PRD), hará todo lo que esté a su alcance para minimizar la alicaída influencia popular del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) e impedir, otra vez, la victoria en las elecciones presidenciales de fines del 2012 de Andrés Manuel López Obrador: candidato del Movimiento de defensa de la economía popular, del petróleo y de la soberanía nacional que se ha venido estructurando y fortaleciendo en los años más recientes.

En consonancia con los propósitos contrarreformadores y contrarrevolucionarios antes señalados, los poderes fácticos y el gobierno temporal de Estados Unidos continuarán respaldando la multimillonaria Iniciativa Mérida (inicialmente denominada Mexico and Central America Security Cooperation Initiative) y los acuerdos vinculados a la llamada Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN) previamente signados con los gobiernos de Canadá y México. También impulsarán el cumplimiento de  todos los acuerdos económico-comerciales y en el campo de la “seguridad multidimensional” incluidos en el llamado Compromiso de Bridgetown para la Prosperidad y Seguridad del Caribe adoptado en “el encuentro informal” que en agosto del 2010 sostuvo la Secretaria de Estados Hilary Clinton con todos los Cancilleres de los países independientes o semiindependientes integrantes de la cada vez más debilitada y dependiente Comunidad de Estados del Caribe (CARICOM).

A cambio de la actualización y la prolongación hasta el 2020 de las concesiones comerciales unilaterales incluidas en la otrora llamada Iniciativa para la Cuenca del Caribe (impulsada en 1983 por la reaccionaria administración de Ronald Reagan) y sobre la base de las cerca de siete decena de millones de dólares asignadas a la llamada a Iniciativa para la Seguridad de la Cuenca del Caribe impulsada por la administración de Barack Obama, en esa ocasión los Cancilleres de la CARICOM respaldaron todos los acuerdos negociados durante el Dialogo sobre la Cooperación en Asuntos de Seguridad entre Estados y el Caribe (en el cual también participaron representantes de la República Dominicana), efectuado en Washington el 27 de mayo del 2010, particularmente: The Caribbean-United States Declaration of Principles, The Caribbean-United States Plan of Action on Security Cooperation y el Joint Caribbean-United States Framework for Security Cooperation Engagement (CRNM, 2010).

Aprovechando esos acuerdos, el actual gobierno temporal estadounidense continuará impulsando sus acciones dirigidas a desestabilizar y eventualmente derrocar mediante la celebración de elecciones anticipadas al recientemente reelecto (por un estrecho margen de votos) Primer Ministro de SVG, Ralph Gonsalves, líder del Partido Laborista Unido (ULP, por sus siglas en inglés). En la percepción de “la derecha” de ese país –encabezada por el Nuevo Partido Democrático (NDP, por sus siglas en inglés)- y de sus congéneres caribeños, estadounidenses, canadienses y británicos “la contención” de Gonsalves debilitará a las fuerzas sociales, políticas e intelectuales, así como a los demás gobiernos de la CARICOM o de la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECO) que apoyan la presencia de AB, Dominica y SVG en el ALBA-TCP, al igual que los acuerdos firmados en los marcos de PETROCARIBE y del Fondo ALBA-Caribe.

Al debilitamiento de esos acuerdos también contribuirá el resultado de la manipulada segunda vuelta de las elecciones presidenciales que se desarrollará en Haití el 20 de marzo del 2011. En razón de las irregularidades y de la alta abstención electoral (75%) que se produjo en la primera vuelta de esos comicios y, por tanto, de la escasa legitimidad popular de que gozará cualquiera de los candidatos que resulte electo (la social-cristiana ex Primera Dama Mirlande Manigat o el cantante derechista Michelle Martelli), así como de la profunda crisis ambiental, económica, social y humanitaria que sigue sufriendo el pueblo haitiano, en los próximos años se mantendrá “el protectorado” que el gobierno estadounidense ha venido ejerciendo sobre ese país desde el sismo de enero del 2010. Éste ha contado con el respaldo de los actuales gobiernos de Canadá, Francia y República Dominicana, del antidemocrático Consejo de Seguridad de la ONU, de la burocracia de la OEA, al igual que con la anuencia o el silencio cómplice de todos los gobiernos del hemisferio occidental integrantes de la MINUSTAH. Por consiguiente, las fuerzas militares y policiales que la integran seguirán reprimiendo a los diversos movimientos socio-políticos de raigambre popular; en primer lugar, a los todavía influidos por el deportado presidente haitiano Jean-Bertrand Aristide y a los que, con total independencia de la llamada Fanmy Lavalas, participan en los movimientos altermundistas y antiimperialistas vinculados a la denominada Vía Campesina.

En razón de su vecindad geográfica, esa política represiva hacia el movimiento popular haitiano se fortalecerá antes, durante y después de las elecciones presidenciales que se realizarán en República Dominica en mayo del 2012. Mucho más si en éstas llegaran a concretarse las hasta ahora inconstitucionales aspiraciones reeleccionistas de su actual presidente, Leonel Fernández; quien, impelido por sus múltiples compromisos con el gobierno y con diversas empresas transnacionales estadounidense, así como con los sectores más poderosos de las clases dominantes dominicanas y por la participación de su país en el DR-CAFTA, aceptó de buena gana la participación de la fuerzas militares y policiales dominicanas tanto en la CARSI, como en los referidos acuerdos de seguridad signados en agosto del 2010 entre la actual administración estadounidense y los gobiernos integrantes de la CARICOM. Por ello, en los años que le queden en la presidencia, Fernández continuará manteniendo su apoyo a esas iniciativas, al igual que su hostilidad a todas las fuerzas políticas y sociales dominicanas (en particular, las de raigambre popular) que han venido denunciado “la corrupción [existente] en todos los niveles del gobierno” y “las implicaciones de sus fuerzas militares y policiales en el tráfico de drogas que se desarrolla entre América del Sur y los Estados Unidos” (Isa Conde, 2011).

Con el socorrido pretexto de frenar ese tráfico, así como con vistas a preservar sus intereses geopolíticos y geoeconómicos en la Cuenca del Caribe y en la estratégica región andino-amazónica, los poderes fácticos, el poderoso aparato estatal y el gobierno temporal de Barack Obama mantendrán su apoyo político, económico y militar a la sangrienta “guerra contra el narcoterrorismo” (incluidas las diversas organizaciones populares acusadas de estar vinculadas con el Ejército de Liberación Nacional y con las Fuerzas Armadas Revolucionarias-Ejército del Pueblo de Colombia) que continuará desplegando el gobierno presidido, desde agosto del 2010, por el liberal oligárquico Juan Manuel Santos. Éste seguirá rechazando las demandas de una solución política-negociada de la guerra civil que se desarrolla en ese país, así como desplegando diversas acciones dirigidas a debilitar al movimiento popular colombiano y, dentro de él, al Polo Democrático Alternativo (PDA), integrado por diversas organizaciones y partidos de la izquierda parlamentaria.

Santos también hará lo que esté a su alcance para lograr el respaldo del corrupto congreso colombiano al legalmente cuestionado Acuerdo Complementario para la Cooperación y Asistencia Técnica en Defensa y Seguridad firmado en octubre del 2009 por el ex presidente Álvaro Uribe con la administración de Barack Obama. Ésta –a pesar de sus reticencias iníciales- cederá ante las presiones de importantes sectores del Partido Republicano para que coloque en la agenda del Senado estadounidense la ratificación del Tratado de Libre Comercio con Colombia y del Tratado de Promoción Comercial con Panamá firmados por la administración de George W. Bush. En este último país diversas agencia militares y de seguridad de Estados Unidos continuarán avanzando en la instalación de las diversas bases militares o policiales acordadas a fines del 2009 con el “empresario-presidente” panameño, Ricardo Martinelli (Gandásegui, 2009)

Por otra parte y con vistas a preservar sus intereses geopolíticos y geoeconómicos en el  eje del Pacífico sur del hemisferio occidental, los poderes fácticos y el actual gobierno temporal estadounidense mantendrán su respaldo diplomático, económico, político y militar a cualquiera de los tres candidatos de la derecha peruana (Alejandro Toledo, Keiko Fujimori o Luis Castañeda),  que resulte ganador en la primera o en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales que se realizarán a partir del 10 de abril del 2011. Con el apoyo del presidente que resulte electo en los comicios antes mencionado la actual administración estadounidense continuará impulsando los acuerdos militares establecidos con ese país en los marcos de la denominada Iniciativa Regional Andina. Igualmente, las acciones que despliegue con el fin de reprimir y debilitar a las heterogéneas y dispersas fuerzas políticas, sociales e intelectuales de “la izquierda” peruana, así como a entorpecer el funcionamiento y evitar la profundización de la UNASUR.

En ese empeño el gobierno temporal de Barack Obama seguirá contando con el apoyo del antes mencionado gobierno colombiano, al igual que del gobierno chileno presidido desde comienzos del 2010 por el “derechista moderado” Sebastián Piñera. Asimismo, tratará de cooptar al recientemente reelecto presidente surinamés, ex coronel Désiré Bouterse, así como al mandatario que finalmente resulte electo en los comicios que se realizarán en la República Cooperativa de Guyana en agosto del 2011. Mucho más si, como todo parece indicar, no se modifican las disposiciones constitucionales que impiden la reelección del actual presidente y experimentado líder del Partido Popular Progresista Cívico (CPPP, por sus siglas en inglés), Bharrat Jagdeo. Esto abre la posibilidad de una victoria electoral de las fuerzas políticas que se le oponen: el Partido Nacional del Congreso Reformado (RPNC, por sus siglas en inglés) y la Alianza por el Cambio (FCA, por sus siglas en inglés). Sobre todo si, con el apoyo estadounidense, éstas finalmente logran formar una coalición contra el candidato presidencial del CPPP.

Paralelamente y aprovechando las oportunidades que pudiera ofrecerle la actual presidente  Dilma Rousseff, el gobierno temporal estadounidense continuará sus gestiones para tratar de disminuir las diversas contradicciones que se le presentaron con el gobierno de Brasil durante las dos administraciones de Luiz Inácio da Silva (Lula); tanto por el peso que ha adquirido ese cada vez más poderoso país en la agenda global y hemisférica, como porque el Departamento de Estado, el Pentágono y la Inteligencia Nacional de EE.UU, consideran que el actual gobierno brasileño pudiera actuar como “un contrapeso” a la que el director de esa agencia, Dennis Blair, denominó “influencia regional de [Hugo] Chávez”, su capacidad para continuar apoyando las “posturas anti-estadounidense de sus aliados”, así como para “minar a [los] gobiernos moderados pro Estados Unidos” instalados en América Latina y el Caribe (NOTIMEX, 2010). Todo lo dicho contribuye a explicar el por qué el presidente Barack Obama escogió a Brasil como uno de los dos destinos de la primera (y tal vez última) visita que realizará a Suramérica en la tercera semana de marzo del 2011.

También contribuye a explicar el por qué esa visita no incluyó a Argentina; país en el que los poderes fácticos y el actual gobierno temporal estadounidense han venido apostando a la victoria de algunos de los candidatos de “la derecha” y la “centro-derecha” (incluido ciertos sectores del llamado “peronismo federal”) que se presentarán en los comicios presidenciales que se realizarán en el último trimestre del 2011. En la percepción geopolítica prevaleciente en la burocracia político-militar estadounidense, la derrota de las fuerzas peronistas y de algunos sectores de la izquierda que han venido respaldando los sucesivos gobiernos del desaparecido ex presidente Néstor Kirchner y de Cristina Fernández le permitirán debilitar los diversos acuerdos argentino-brasileños que en los años más recientes posibilitaron la inconclusa reforma y ampliación del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) y los relativamente rápidos avances obtenidos en la institucionalización de la UNASUR.

Para lentificar esos avances y evitar la profundización de sus acuerdos la actual administración estadounidense continuará sus acciones dirigidas a fortalecer al llamado “sector pragmático” (encabezado por el vice-presidente Danilo Astori) del actual gobierno del Frente Amplio-Encuentro Progresista uruguayo presidido, desde el 2010, por José Mujica; quien antes de comenzar su gestión conciliadora (incluso con los partidos de “la derecha”) era considerado como el líder del llamado “sector programático” (de izquierda) del Frente Amplio. La burocracia político-militar estadounidense también continuará sus gestiones para evitar que el congreso paraguayo ratifique el Tratado Constitutivo de UNASUR y el ingreso formal de la RBV al MERCOSUR. Con esos y otros fines, respaldará de manera sibilina los emprendimientos de los sectores de la derecha paraguaya dirigidos a inhabilitar “institucionalmente” al cada vez más debilitado presidente Fernando Lugo, tomando como pretexto la grave enfermedad que lo ha venido afectando y, si no lo logran, para evitar su reelección en los comicios presidenciales del 2013. En ambos empeños el gobierno estadounidense contará con el apoyo del actual vice-presidente paraguayo y líder del ahora opositor Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), Federico Franco.

Resulta imposible terminar este acápite sin referir el papel protagónico que en sus interrelaciones con América Latina, y en particular con América del Sur, la burocracia política-militar estadounidense le ha conferido y le conferirá al actual gobierno chileno. Mucho más porque –según la información disponible- Barack Obama aprovechará su visita a ese país con vistas a relanzar y actualizar, como una visión global y de futuro, sus incumplidas promesas de impulsar “una nueva era de las relaciones interamericanas” (Bitar, 2011). Comoquiera que Sebastián Piñera es el presidente pro tempore del denominado Grupo de Río (actualmente integrado por 23 gobiernos de América Latina y el Caribe, incluido Cuba) y, por tanto, desempeñará un papel relevante en la preparación, el desarrollo y los resultados de la Tercera Cumbre de Jefes de Estado y Gobiernos de América Latina y el Caribe (CALC) que se desarrollará en la RBV a comienzos de julio del presente año, es de esperar que Obama utilice sus interacciones con su homólogo chileno con vistas a entorpecer la institucionalización de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC) que se analizará en esa cita.

Y, sobre todo, para evitar que esa naciente comunidad menoscabe el funcionamiento de las Cumbres de las Américas, al igual que los fundamentos y actuales pilares políticos, jurídicos y militares del Sistema Interamericano. Entre ellos, todos los Tratados y acuerdos adoptados por la Asamblea General de la OEA y por la JID dirigidos a institucionalizar el que otros escritos he denominado “un nuevo orden panamericano” funcional a los intentos de sucesivos gobiernos temporales de EE.UU. de “gobernar el mundo de la posguerra fría” (Suárez, 2007; Suárez y García, 2008). En esos empeños, Piñera seguramente contará con el decidido respaldo de todos los gobiernos temporales latinoamericanos y caribeños controlados por la derecha y la centroderecha, así como de algunos de los gobernados por la que hace casi una década un corifeo de la política hemisférica estadounidense denominó “la izquierda aggiornada” (Castañeda, 1993)

Algunos comentarios finales

Tengo conciencia de que las anticipaciones que aparecen en las páginas anteriores también deberían haber incluido algunas referencias al contradictorio impacto que tendrá en la compleja situación que está atravesando la CARICOM –sobre todo después de haber aceptado colectivamente las estipulaciones de los Acuerdos de Asociación Económica con la Unión Europea (EPA, por sus siglas en inglés)- el resultado de las elecciones que se realizaron en Trinidad y Tobago el 24 de mayo del 2010. Mucho más porque en éstas fue ampliamente derrotado el influyente líder del Movimiento Nacional Popular (PNM, por sus siglas inglés) y varias veces Primer Ministro, Patrick Manning.

Por consiguiente, asumió el gobierno de esas islas gemelas una heterogénea coalición de fuerzas políticas agrupadas en la denominada Alianza Popular (PA, por sus siglas en inglés), encabezada por la nueva líder del Congreso Nacional Unido (UNC, por sus siglas en inglés), Kamla Persad-Bissessar. En la formación de esa coalición tuvo un papel destacado el Movimiento por la Justicia Social (SJM, por sus siglas en inglés) y la Federación de Sindicatos Independientes y Organizaciones No Gubernamentales (FITUN, por su acrónimo en inglés) que había sido la anfitriona de la IV Cumbre de los Pueblos de América, efectuada de manera paralela a la referida Cumbre de las Américas realizada en Trinidad y Tobago.

A decir de algunos analistas, ese “cambio histórico” modificará las interacciones del gobierno temporal trinitario con sus contrapartes del hemisferio occidental, incluido el de Estados Unidos. Sin embargo, hasta ahora no dispongo de elementos que me permitan afirmar que el gobierno de la premier Persad-Bissessar haya cuestionado el respaldo que le dio su antecesor a todos los contenidos del  antes mencionado Compromiso de Bridgetown para la Prosperidad y Seguridad del Caribe. Tampoco dispongo de suficiente información para aquilatar el impacto positivo o negativo que tendrán en el cumplimiento de esos asimétricos compromisos los resultados de las elecciones que se realizarán en Santa Lucía en diciembre del presente año, así como en Bahamas y en Jamaica en mayo y octubre de 2012, respectivamente.

Por ahora sólo puedo decir que –según algunos especialistas- en esos tres países obtendrán la victoria los actualmente opositores Partido Laborista de Santa Lucia (SLP, por sus siglas en inglés), Partido Liberal Progresista (PLP, por sus siglas en inglés) y Partido Nacional del Pueblo (PNP por sus siglas en inglés). En este último caso, a causa de la grave crisis política y de seguridad (sólo pudo ser resuelta gracias a la intervención  de las fuerzas armadas) creada en los primeros meses del 2010 por la violentamente cuestionada decisión del actual Primer Ministro y líder del Partido Laborista de Jamaica (JLP, por sus siglas en inglés), Bruce Golding, de deportar hacia Estados Unidos al popular “narcotraficante” Christopher “Dudus” Coke.

Cualesquiera que sean juicios que merezcan esas y otras anticipaciones que aparecen en las páginas precedentes, en mi consideración los elementos señalados en este artículo y otros excluidos en beneficio de la síntesis deberán ser tomados en cuenta por los gobiernos reformistas, reformadores o revolucionarios actualmente instalados en América Latina y el Caribe, así como por las fuerzas sociales, políticas e intelectuales que los respaldan o critican desde “la izquierda”; ya que, como demuestran múltiples evidencias históricas, el gobierno permanente y sucesivos gobiernos temporales estadounidenses (ya sean demócratas o republicanos) siempre han tenido como uno de sus principales objetivos estratégicos la derrota, de manera más o menos violenta, según el caso, de todos los gobiernos que han desafiado, aunque sea tímidamente, su dominio sobre nuestra Madre América (Suárez, 2003 y 2006).

No obstante su retórica respecto a “una nueva era de las relaciones interamericanas” y a los cambios que ha introducido en algunas de las prácticas escasamente inteligentes de la administración neo-conservadora de George W. Bush, la administración de Barack Obama no ha escapado ni escapará de esa regularidad. Por el contrario –como se ha comprobado en sus primeros dos años- esa administración se ha planteado de manera más o menos expresa restaurar, con ciertas dosis de “credibilidad” y a través de “alianzas modulares o circunstanciales” con diversos gobiernos del continente (incluidos los más reaccionarios y  algunos de los comandados por la “izquierda aggiornada”), la crisis que en la actualidad está sufriendo su multifacético sistema de dominación sobre los 33 Estados independientes o semiindependientes y sobre los 16 territorios sometidos a diversas formas de dominación colonial ubicados al sur del río Bravo y de la península de Florida.

En esa lógica, la actual administración estadounidense no perderá ninguna oportunidad para derrotar las multiformes luchas populares que se están desplegando en Puerto Rico y para tratar de desestabilizar, derrotar electoralmente o derrocar a través de procedimientos más o menos violentos, según las circunstancias, a los gobiernos que el Departamento de Estado o el Pentágono califiquen como “anti-democráticos”, “anti-estadounidenses” o “patrocinadores del terrorismo”. También para retrotraer donde y cuando les sea posible los cambios internos o externos favorables a los intereses populares, nacionales, latinoamericanos o caribeños que se han venido realizando en los últimos años; incluidos los impulsados por aquellos gobiernos que el conocido economista Claudio Katz (2009) califica como “social-liberales” (Brasil y Uruguay) o “neo-desarrollistas” (Argentina).

Mucho más en momentos de una crisis tan profunda como la que está viviendo la socio-economía estadounidense y por tanto sus pretensiones de mantener “el liderazgo” de su  país en la economía-mundo y en el actual sistema internacional (Obama, 2011). En esas circunstancias y dada la histórica tendencia de los grupos de poder estadounidenses y de otras potencias imperialistas de “exportar” sus crisis y de tratar de resolverlas a costa del resto del mundo, América Latina y el Caribe continuarán siendo uno de los principales escenarios de la actividad depredadora de las más poderosas empresas multinacionales y transnacionales, en particular las que tienen sus casas matrices en Estados Unidos. Esas corporaciones continuarán impulsando el saqueo y la sobre-explotación de los ingentes recursos humanos y naturales del continente americano, así como la extracción de todos los excedentes que le permitan contrarrestar la continua tendencia decreciente de su “tasa media de ganancia” o de rentabilidad (Antunes, 2009). Como siempre, en esos empeños contarán con el respaldo del gobierno permanente y el gobierno temporal estadounidense.

A consecuencia, se producirán multiformes conflictos sociales y políticos, internos y externos, en los que los “actores” y sujetos sociales y políticos, estatales y no estatales, de raigambre popular continuarán avanzando en el siempre contradictorio y zigzagueante proceso de “organizar sus esperanzas” de que es imprescindible y posible desafiar el sistema de dominación instaurado por Estados Unidos y por las clases dominantes “nacionales” del hemisferio occidental. Por ello quiero concluir estas páginas indicando que, cualquiera que sea la validez de mis anticipaciones, el futuro de ninguno de los procesos nacionales (mencionados o no en este artículo) está predeterminado. Tampoco lo está el porvenir de los diversos proyectos de concertación política, cooperación e integración económica que, al margen de la voluntad oficial estadounidense, se están desarrollando en el continente americano.

Como he indicado en otras publicaciones, sus respectivos futuros estarán directamente vinculados al desenlace de las multifacéticas luchas sociales, de clases, civilizatorias y culturales, nacionales y transnacionales, que se están desplegando o que en los próximos años se desplegarán en diferentes países del tercer mundo, incluidos los de América Latina y el Caribe. Y, en particular, de la creación de las condiciones subjetivo-objetivadas en la organización y la acción de todos aquellos “actores” y sujetos sociales y políticos interesados en producir modificaciones sustantivas en el depredador, inhumano, genocida, estructuralmente violento, antidemocrático, patriarcal, racista, así como social, económica y culturalmente excluyente capitalismo subdesarrollante y dependiente instalado en ese continente. Por consiguiente de los avances o retrocesos de todas esas luchas también dependerá el éxito o fracaso de las estrategias ya emprendidas o que emprenda en el futuro inmediato la administración de Barack Obama.

En ese escenario me parece pertinente recordar lo planteado por el comandante Ernesto Che Guevara en su virtual testamento político: “En nuestro mundo en lucha, todo lo que sea discrepancia en torno a la táctica, método de acción para la consecución de objetivos limitados debe analizarse con el respeto que merecen las apreciaciones ajenas. En cuanto al gran objetivo estratégico, la destrucción del imperialismo por medio de la lucha debemos ser intransigentes” (Guevara [1967] 1970, t II: 597). Mucho más en momentos de una crisis tan multifacética, sistémica y profunda como la que está viviendo y en el futuro previsible vivirá el sistema capitalista mundial y, a causa de éste, nuestra “madre Tierra” (pashamama).

Coincidiendo con lo recientemente indicado por Fidel Castro, esas superpuestas crisis imponen la búsqueda de la mayor unidad posible y sin sectarismos de ningún tipo entre los más diversos “actores” sociales y políticos, estatales y no estatales”, hemisféricos y extra-hemisféricos, interesados en evitar que la humanidad sea arrastrada a “una catástrofe que puede conducir a la extinción de nuestra especie” (Castro, 2010); ya que si ésta no se evita será inviable cualquier proyecto de emancipación nacional, social y humana, así como de unidad o integración económica, política y cultural emancipadora de nuestra mayúscula América.


La Habana, 13 de marzo de 2011

Bibliografía mencionada:

  • Antunes, Ricardo 2009 “La sustancia de la crisis”, en Jairo Estrada Álvarez (compilador) Crisis capitalista: economía, política y movimiento (Bogotá,, Ediciones Espacio Crítico, pp. 50-60)
  • Bitar, Sergio (2011): La visita de Obama a América Latina: Una mirada desde el Sur, Diálogo Interamericano, Wsahington.
  • Castañeda, Jorge G. 2003: La Utopía desarmada (México, Joaquín Mortiz/Planeta).
  • Castro, Fidel 2010 “El mundo medio siglo después” (La Habana, Granma, 4 de enero)
  • CRNM (2010) The Caribbean-United States Declaration of Principles, The Caribbean-United States Plan of Action on Security Cooperation and Joint Caribbean-United States Framework for Security Cooperation Engagement, en http://www.crnm.org, consultado el 10 de junio.
  • Gandásegui, Marcos A. 2009: “2009: Las promesas de cambio no llegaron”, en http://marcoagandasegui.blogspot.com, consultado el 31 de diciembre.
  • Guevara (1967) 1970 “Mensaje a todos los pueblos del mundo a través de la Tricontinental”, en Ernesto Che Guevara: Obras (1957-1967), (La Habana, Editorial Casa de las Américas).
  • Isa Conde, Narciso 2011 “Dictadura institucional, poder militar y mediático”, en http://www.noticiassin, consultado el 25 de enero.
  • Katz, Claudio 2009  “América Latina frente a la crisis global”, en  Jairo Estrada Álvarez (compilador) Crisis capitalista: economía, política y movimiento (Bogotá, Ediciones Espacio Crítico, pp. 139-166).
  • Lander, Edgardo 2011: “¿Quién ganó las elecciones parlamentarias en Venezuela”, en Cal y Arena, Caracas, número 1. Enero.
  • Luna, Alberto 2011 “Llaman a crear grupo político de izquierda”, Prensa Libre, Ciudad Guatemala 06/02/11
  • Morales, Esteban, 2009 “Una hipótesis sobre la estrategia de Obama hacia Cuba”, en Argenpress.info, 27 de mayo.
  • Morales, Esteban, 2011 “Obama continúa su estrategia contra Cuba”, en Desde la Ceiba, La Habana,  15 de enero.
  • Ney Jr., Joseph 2008 Leadership and American Foreign Policy, conferencia pronunciada en Real Instituto Alcano, Madrid, 19 de mayo.
  • NOTIMEX, 2010 “Reporte al Congreso del director de la Inteligencia Nacional de Estados Unidos, Dennis Blair”,  Washington, 2 de febrero.
  • Obama, Barack 2008 “Discurso pronunciado en Miami, el 23 de mayo del 2008 (BarackObama.com).
  • Obama, Barack 2008a Renewing U.S. Leadership in the Americas, (Washington, Obama for America)
  • Obama, Barack 2009a “Discurso pronunciado por Barack Obama en la 5ta. Cumbre de las Américas, Puerto España, 17 de abril del 2009 (La Habana, mimeografiado).
  • Obama, Barack, 2011 “Discurso pronunciado sobre el estado de la Unión”, traducción no oficial enviada por René Negrín, el 25 de enero.
  • Pineda, Roberto, 2011: “¿Es posible en El Salvador sellar una alianza estratégica con el imperialismo?, en http://www.salacela.net, consultada el 6 de enero.
  • Suárez Salazar, Luis 2003 Madre América: Un siglo de violencia y dolor (1898-1998) (La Habana, Editorial de Ciencias Sociales).
  • Suárez Salazar, Luis 2006 Un siglo de terror en América Latina. Crónica de crímenes de Estados Unidos contra la humanidad (Australia, Caracas y La Habana, Ocean Sur).
  • Suárez Salazar, Luis, 2007 “Crisis y recomposición del sistema de dominación ‘global’ de Estados Unidos: El ‘nuevo orden panamericano’”, en Marcos Gandásegui, hijo (coord.) Crisis de hegemonía de Estados Unidos, CLACSO-Siglo XXI Editores, México DF.
  • Suárez Salazar, Luis (2010): Obama: la máscara del poder inteligente, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana
  • Suárez Salazar, Luis (2011): “Las estrategias inteligentes de Obama contra América latina y el Caribe: continuidades y cambios respecto a las desplegadas por la administración de George W. Bush. Este artículo aparecerá próximamente publicado en inglés un número especial de la prestigiosa revista Latin American Perspective de Estados Unidos.
  • Suárez Salazar, Luis y García Lorenzo, Tania, 2008 Las relaciones interamericanas: continuidades y cambios, CLACSO, Buenos Aires.
  • Weisbrot Mark y Tara Ruttenberg, 2011 “Televisión en Venezuela: ¿Quién domina los medios de comunicación?, en Cal y Arena, Caracas, número 1. Enero.

Notas:

  1. En la literatura marxista, siempre se ha diferenciado los términos Estado y Gobierno. Desde el reconocimiento de su carácter socio-clasista, el primero alude a lo que se denomina “la maquinaria burocrática-militar” y los diferentes aparatos ideológico-culturales que garantizan la reproducción del sistema de dominación. Mientras que el Gobierno alude a los representantes políticos de las clases dominantes o de sectores de ellas que se alternan en la conducción de la política interna y externa de ese Estado. Curiosamente, esa diferenciación fue retomada por los redactores del famoso documento Santa Fe I. Para ellos, el “gobierno permanente”  estaba integrado por  “los grupos de poder y poderes fácticos”, mientras que los “gobiernos temporales” surgían de los diversos ciclos electorales u otros cambios no democráticos que se producen en diferentes países del mundo.
  2. No sin razones, algunos analistas consideran que lo que ha hecho el gobierno temporal de Barack Obama es darle continuidad a la contra-ofensiva emprendida por la administración de George W. Bush, a partir del 2006. Los hitos que toman para definir esa fecha fueron el respaldo de esa administración a las fraudulentas elecciones presidenciales realizadas en México,  así como su apoyo al gobierno “socialdemócrata” de Alan García; quien llegó a la presidencia luego de derrotar, con el apoyo de la derecha peruana, al candidato del Partido Nacionalista Peruano, Ollanta Humala. Esa contraofensiva continuó con el criminal ataque a un pacífico campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionaria del Colombia (FARC), temporalmente instalado en una intrincada zona selvática del territorio ecuatoriano.
  3. El concepto “Estados semiindependientes” fue acuñado por Vladimir Ilich Lenin en su conocida obra El imperialismo: fase superior del capitalismo. Con ese término se refería a los Estado nacionales que, luego de haber obtenido su independencia política y, en algunos casos, económica, en las condiciones del “capitalismo monopolista” volvieron a caer bajo la férula de la oligarquía financiera: sujeto social dominante en las principales potencias imperialistas. Por esas y otras razones en el lenguaje político y mediático de “la izquierda” por lo general se insiste en la total subordinación de los poderes facticos y de los gobiernos temporales de Canadá, América Latina y el Caribe hacia “los dictados” de sus poderosas contrapartes estadounidenses. Sin negar esa dimensión de sus interacciones mutuas, creo que hay que resaltar que esas alianzas tienen por fundamento los intereses comunes que existen entre los representantes políticos, económicos y militares de los principales sectores de las clases dominantes que controlan las políticas internas y externas que elaboran los gobiernos temporales de la mayor parte de los Estados-nacionales territoriales actualmente existentes en el hemisferio occidental.
  4. La primera Cumbre de las Américas se realizó en Miami en la fecha indicada en el párrafo. La segunda en Santiago de Chile en 1998. La tercera en Canadá en el 2001. La cuarta en Argentina en el 2005. Y la quinta en Trinidad y Tobago en el 2009. A su vez, la primera Cumbre Extraordinaria de las Américas se realizó en  Bolivia en 1997. Estuvo dirigida a analizar el llamado “desarrollo sostenible” del hemisferio occidental; mientras que la segunda se realizó en México en el 2004 y concentró su atención en la “gobernabilidad, el desarrollo social y el crecimiento económico con equidad”. Huelga decir que  los voluminosos planes de acción de esas cumbres fueron “letra muerta” en los años sucesivos. A pesar de esto, la sexta Cumbre de las Américas está pautada para celebrarse en Colombia en el 2013. A causa de algunos de los procesos nacionales o continentales que se refieren en este artículo, esa Cumbre es vista por la actual administración estadounidense y por sus aliados hemisféricos como la que consagrará el cambio de la correlación de fuerzas favorable a sus intereses que pretenden producir en América Latina y el Caribe.
  5. En lo adelante, cada vez que emplee el término continental es para referirme al ahora llamado “sur político del continente americano” o a lo que es lo mismo a América Latina y el Caribe. Cuando lo expresado abarque a Estados Unidos y Canadá emplearé el vocablo hemisférico o hemisferio occidental, aunque sabiendo que en su delimitación geográfica el Hemisferio Occidental también incluye algunas zonas del Océano Pacífico, de África y de Europa Occidental.
  6. Pongo entre comillas el término “liderazgo” porque –como bien han señalado diversos autores- “control no es liderazgo”. Este se obtiene a través del consenso, de la admiración, de las dotes de mando, de la inteligencia e incluso la gratitud. Por tanto, no se impone a través de los diferentes instrumentos de la coacción y la fuerza que han caracterizado muchas de las interacciones de sucesivos gobiernos temporales de Estados Unidos con los de sus vecinos del Norte y el Sur del hemisferio occidental.
  7. A los dicho hay que agregar que, con independencia de que dos de ellos están pendientes de ratificación por parte del Senado estadounidense (los signados con Colombia y Panamá), si excluimos al de Ecuador, todos los gobiernos de los Estados integrantes del  “eje del Pacífico” previamente habían firmado Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos. Aunque en lo que atañe a Nicaragua ese tratado fue signado por el presidente liberal Enrique Bolaños (2002-2006), el gobierno presidido por el líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Daniel Ortega, no lo ha denunciado.
  8. Según la conocida investigadora mexicana Ana Esther Ceceña, los Estados del hemisferio occidental que aportan personal militar, con Brasil a la cabeza, son: Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Ecuador, Estados Unidos,  Guatemala,  Paraguay, Perú y Uruguay.
  9. Según la información disponible, el único gobierno centroamericano que no aceptó los acuerdos vinculados a la CARSI fue el actual gobierno nicaragüense.
  10. En la actualidad, la CARICOM está integrada por: Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, Montserrat, Saint Kits y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Trinidad y Tobago; pero como Montserrat continúa siendo una dependencia colonial británica, sus autoridades no suscribieron los acuerdos mencionados en el párrafo.
  11. Curiosamente, según un despacho del 11 de marzo del 2011 de la agencia de noticias españolas EFE, esas acusaciones fueron aceptadas por el Departamento de Estado norteamericano.
  12. Según las informaciones recibidas en el momento de concluir la redacción de este artículo, dentro de los candidatos de la derecha las “preferencias del electorado” seguían favoreciendo al ex presidente Alejandro Toledo, seguido por Keiko Fujimori y por Luis Castañeda; quien –según las mismas encuestas-registraba un “empate técnico” con el único candidato de  “la izquierda”: Ollanta Humala. A diferencia de los candidatos de la derecha, su candidatura había registrado un significativo ascenso (7%) entre diciembre del 2010 y marzo del 2011.
  13. Los 15 territorios sometidos a diferentes formas de dominación colonial en el llamado Gran Caribe son Cayena, Martinica y Guadalupe (bajo control de Francia); Aruba, Donaire y Curazao (sometidos a la dominación de Holanda); Saint Marteen (bajo control compartido de Francia y Holanda); Islas Vírgenes y Puerto Rico (colonizados por Estados Unidos); Anguila, Bermudas, Islas Vírgenes británicas, Islas Caimán, Montserrat e Islas Turcas (bajo control de Gran Bretaña). A esos hay que agregar las Islas Malvinas, territorio de la República Argentina ilegalmente ocupado por esa última potencia imperialista desde 1833.


*Dr. Sc. Luis Suárez Salazar: Licenciando en Ciencias Políticas, post-grado en Filosofía, doctor en Ciencias Sociológicas y doctor en Ciencias. En la actualidad es Profesor Titular (a tiempo parcial) del Instituto Superior de Relaciones Internacionales (ISRI), de la Facultad de Filosofía e Historia, de la Cátedra “Ernesto Che Guevara” del Programa FLACSO-Cuba y de la Cátedra de Estudios Caribeños de la Universidad de la Habana. También integra el Consejo de ex presidentes de la Asociación Latinoamericana de Sociología (ALAS) y el Grupo de Estudios sobre el Caribe del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO). A lo largo de su carrera profesional, ha publicado más de 120 artículos y ensayos en diversas revistas académicas. También ha ofrecido conferencias y cursos en centros de enseñanza superior de diversos países del mundo. Es autor, coautor, compilador y editor de más de 40 libros. Algunas de sus obras han sido traducidas al alemán, el inglés, el italiano, el portugués y el ruso, al igual que recibido reconocimientos nacionales e internacionales, cuales son: Premio de la Crítica Científico-Técnica de la Academia de Ciencias de Cuba y del Instituto Cubano del Libro; Mención de Honor del Jurado del Segundo Premio Internacional de Ensayo “Pensar a Contracorriente”, Mención Honorífica del “Premio Libertador al Pensamiento Crítico”, otorgado por el Ministerio de la Cultura de la República Bolivariana de Venezuela y Premio Anual a  la tesis presentada para obtener su grado de Doctor en Ciencias: máxima categoría que confiere la Comisión Nacional de Grados Científicos de la República de Cuba.

Enviado por su autor

Read Full Post »

Increíblemente, supe de la existencia del blog de La JC por un bloguero español que un día, no sé cuándo ni cómo a éstas alturas, llegó a uno de mis blogs y comenzamos lo que ha acabado siendo una hermosa amistad. Josepcalvet, que así se firma el bloguero, es uno de los más asiduos comentaristas de La Joven Cuba y a su vez, alimenta otro blog sobre Cuba, (bueno según Josep, Acerca de Cuba es un blog que no lo es…) y que pone las peras al cuarto a más de un manipulador de ideas sobre nuestro país. Los invito a visitar estos dos blogs; seguro se convertirán en habituales:

lajovencuba.JPG

La Joven Cuba debe verse como un espacio de debate franco, de polémica respetuosa, como una plataforma que propicia la confluencia de opiniones (muchas veces opuestas) en un lenguaje tolerante con la opinión ajena. En sus artículos y comentarios no se permitirá el fomento de la agresión (tanto a individuos como a figuras políticas). No se permitirán discursos sordos que no tomen en cuenta los argumentos de los demás. Puede contactar con nosotros a través de: colaboradores.lajovencuba@gmail.com

Cuba no deja a nadie abandonado
Por Manuel García

t_tratamiento_contra_el_sida_en_cuba_551.jpg
Tratamiento contra el SIDA en Cuba

Como esperaba mi post tuvo muy pocos comentarios. ¿Será que no es importante que la potencia económica más grande del mundo (la que puede cubrir el país de dólares como expresó un neoanexionista) se incaute de dinero para los enfermos del SIDA?

Evidentemente es importante. Pero los cubanos por nacimiento y yanquis por pensamiento no pueden sostener siquiera una conversación sobre el tema, porque ¿dónde irían a parar los célebres derechos humanos? ¿Qué dirá Dios del Premio Nobel de la Paz que juró su cargo con la mano puesta sobre una Biblia? ¿Por qué la multipremiada no habla de esto?

Seguramente no van a contestar, pero estoy seguro que La Joven Cuba la visitan más personas pensantes que yankimente conducidas, por lo que voy a ofrecer algunas explicaciones.

Cuba forma parte de un proyecto de colaboración de la ONU desde el año 2002. Estos son proyectos que la ONU brinda mediante el PNUD. En el año 2003 comienza el proyecto Ronda 2 y en el 2008 el Proyecto Ronda 6, en el que participan 19 organismos y organizaciones. Desde el comienzo de estos proyectos la parte que le corresponde aportar el gobierno de Estados Unidos, NO LA APORTA. Democrática, cristiana y “derechohumanónica” medida. Y ahora además, bloquea fondos que están depositados por PNUD en dicho país, pero que aportan otros países.

Déjenme aclarar que PNUD mantiene un estricto control de los recursos que asigna. Estos proyectos son por cinco años y si en los dos primeros años el proyecto ha tenido algún problema no se otorga lo establecido para los tres últimos años.

¿Cómo se controla el uso de estor recursos? Todos los años visita el país una delegación del PNUD, no de cubanos que trabajan en el PNUD -como dijo alguno- y controla al detalle dichos recursos.

Por ejemplo, en el caso de los enfermos se visitan y se indaga por la atención que se les brinda. El Ministerio de Educación Superior es uno de los 19 organismos que participan en el proyecto y los recursos que se le asignan son fundamentalmente para la capacitación. Cuando impartes un curso de promotores debes tener la relación nominal de los mismos, las firmas de la asistencia al curso, el nombre del profesor, etc., etc. Se ha dado el caso que un funcionario del PNUD ha visitado un aula a preguntarle a un estudiante que aparece en el listado si él formó parte de ese curso. Además, también se controla la existencia de todos los bienes que se han adquirido con recursos del proyecto. Esas visitas en Cuba han tenido muy buenos resultados, por eso nuestro país ha recibido los recursos asignados al proyecto.

En el post anterior les comenté que por la mañana me encontré a la madre de un seropositivo que casi lloraba porque escuchó la noticia en el noticiero de que Estados Unidos retuvo los fondos del PNUD.

Les pregunté ¿qué le dirían a Uds. a esa madre? Me han dejado sin repuesta a la madre del enfermo. Tan capaces y combativos que son mucho/as de quienes escriben a La Joven Cuba. ¿Por qué “pasarse con ficha”?

Voy a exponer lo que le respondí:

“Mire, __, como Ud. dice esos es una “cabroná”. Como Ud. se pregunta, cómo pueden existir gentes tan malas. Existen. Pero no se asusten. Bienvenida y agradecida la ayuda del PNUD, pero MÁS DEL 90 % DE LOS GASTOS DEL PROGRAMA CUBANO DEL SIDA LO PROPORCIONA NUESTRO ESTADO, ése mismo que según algunos de los que escriben en LJC han convertido a este país en un desastre. El tratamiento de retrovirales más barato cuesta más de 10 000 dólares. Mi vieja, en Cuba viven más de 11 000 personas con VIH, no disponer del dinero que aporta el PNUD es un problema porque son cifras millonarias, pero no se preocupe, que aquí a ningún enfermo le va a faltar lo necesario para poder vivir. Primero porque el Estado dedica importantes recursos a ello, pero si no alcanzaran, nos lo quitaríamos de cualquier cosa para que no le falte a un enfermo. Este no es pueblo que se siente tranquilo cuando el domingo en la misa da unos céntimos para quitarse pecados del alma, ni que sólo reza por los demás. Aquí hay mucha gente que va el domingo a misa, que reza por los demás o que no tiene creencias religiosas y todos nos unimos para que la atención al desvalido se lo dejemos solo a Dios, sino que lo comparte con toda la sociedad”

Sé que el post no va a tener muchos comentarios, son argumentos que provocan escozor en los neoanexionistas.


Publicado en La Joven Cuba

Read Full Post »

Reflexiones del Compañero FIDEL: Certificado de buena conducta

ref-fidel-chile-18.JPGEn estos amargos días vimos las imágenes de un terremoto que alcanzó el grado 9 de la escala de Richter con cientos de fuertes réplicas, y un Tsunami de 10 metros de altura, en cuyas olas de oscuras aguas decenas de miles de personas eran arrastradas entre autos y camiones sobre edificios de viviendas e instalaciones de 3 y 4 pisos.

Sofisticados medios masivos de información habían estado saturando nuestras mentes con noticias de riesgos de guerras fratricidas, tráficos de armas asociados a las drogas que en solo cinco años mataron más de 35 mil personas en México, cambios climáticos en diversos países, calores asfixiantes, montañas de hielo derritiéndose en los polos, lluvias diluvianas, escasez y precios crecientes de alimentos. Estábamos realmente necesitados de consuelo y éste nos acaba de llegar a través de ese ángel salvador de nuestra especie, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y su colosal invento: los certificados de buena conducta.

Ya sabíamos desde luego, por la Agencia Europa Press, que el número de personas muertas por el terremoto y el tsunami eran 6 539, y los desaparecidos 10 259, “según el último balance”.

Aunque no se conoce todavía “el paradero de decenas de miles de personas”, el gobernador de una prefectura ha sugerido que los supervivientes deberían trasladarse a otra parte de Japón.

“Los aeropuertos, puertos y carreteras dañadas se han ido reparando gradualmente”, afirma una agencia de noticias japonesa.

La inglesa Reuters era menos optimista cuando afirmó que una “‘solución a lo Chernobil’ puede ser el último recurso”, pero las autoridades dicen que “aún es muy pronto para hablar de medidas a largo plazo y que primero hay que intentar refrigerar los seis reactores de la planta y las piscinas de almacenamiento de combustible”.

El profesor Murray Jennex, de la universidad californiana de San Diego, declaró: “‘(Los reactores) son como una cafetera. Si los dejas al fuego, hierven y luego se resquebrajan’…”.

“Echar cemento no ayudaría a asegurar la cafetera. Pero podría ser así, se podría construir una coraza de cemento y olvidarse”.

Otro despacho de una agencia europea afirmaba:

“Se lanzó una ‘carrera contrarreloj’ para enfriar los reactores, declaró este viernes el director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Yukiya Amano”.

“‘Se trata de un accidente gravísimo’, dijo Amano después de reunirse con el primer ministro nipón, Naoto Kan, refiriéndose a la central nuclear de Fukushima”.

El mundo, sin duda, había sido sacudido por el accidente inesperado de Japón, que conmovió hasta los cimientos el desarrollo energético del planeta; 442 plantas nucleares estaban funcionando, muchas necesitadas de renovación; el accidente de Chernobil, en el año 1986, había paralizado los programas de construcción de nuevas instalaciones, los cuales estaban a punto de reanudarse y ampliarse.

¿No serían exageradas nuestras preocupaciones sobre una acción bélica de la OTAN en el norte de África para ocupar los ricos yacimientos de petróleo ligero de Libia, y garantizar los enormes recursos energéticos del Oriente Medio después del estallido revolucionario de los pueblos árabes?

Las serias amenazas de una nueva crisis económica perturbaban a los economistas.

Las malas noticias políticas no paran.

“Miles de manifestantes chiitas gritaban consignas antigubernamentales cerca de Manama después de la oración del viernes, pese a que las autoridades de Bahrein prohibieron las concentraciones, constató la AFP”.

“La represión […] causó esta semana al menos ocho muertos: cuatro manifestantes y cuatro policías”.

“‘Estamos dispuestos a sacrificar nuestra sangre y nuestra alma por Bahrein’, gritaban los manifestantes”.

“Las autoridades de Bahrein decretaron esta semana el estado de excepción […] dentro de este pequeño reino, donde tiene su base la Quinta Flota de Estados Unidos”.

AFP, 18 de marzo de 2011

“Más de 30 personas murieron y un centenar resultaron heridas este viernes tras disparos contra manifestantes que reclaman la renuncia del presidente yemení, Alí Abdalá Saleh en Saná, según un nuevo balance reportado por fuentes médicas”.

“‘La mayor parte de los heridos fueron impactados por balas en la cabeza, el cuello y el pecho’, afirmó un médico a AFP”.

Se trata de un estrecho aliado de Estados Unidos, que cuenta también con el apoyo de fuerzas sauditas.

AP, 18 de marzo de 2011

“El rey Abdulá (de Arabia Saudita) habló después de las oraciones musulmanas del viernes. Agradeció a los residentes y a las fuerzas de seguridad por ser ‘las manos’ de la estabilidad nacional”.

“Islamabad, 18 de marzo, (AFP) – Miles de personas manifestaron el viernes en las calles de varias ciudades paquistaníes para protestar contra el ataque de un avión no tripulado estadounidense que mató a 35 personas esta semana y la liberación de un empleado de la CIA que estaba preso por asesinato”. Había sido liberado después del pago de dos millones de dólares a los familiares de los dos hombres que mató en una calle de Lahore.

¿Para qué existe el Consejo de Seguridad, el veto, el anti veto, la mayoría, la minoría, la abstención, los discursos, la demagogia, y los solemnes alegatos de Ban Ki-moon?

Sobre todo, ¿para qué existe la OTAN, sus 5,5 millones de soldados (según cálculos de especialistas bien calificados) y sus 19 845 tanques, 57 938 blindados, 6 492 aviones de guerra, 2 482 helicópteros, 19 portaaviones, 156 submarinos, 303 buques de superficie, 5 728 proyectiles nucleares, decenas de miles de bombas atómicas con un poder destructivo equivalente a cientos de miles de veces la capacidad de las que fueron lanzadas en Hiroshima y Nagasaki?

Tal poderío estúpido sobra, no se usaría, ni puede usarse; harían falta decenas de planetas como la Tierra. Solo sirve para demostrar el derroche y el caos engendrado por el capitalismo.

Podemos dedicar el tiempo a otras cosas menos tenebrosas y más risibles.

Por ejemplo, la agencia DPA informó:

“Puerto Príncipe, marzo 18 de 2011. La llegada de Jean-Bertrand Aristide a Puerto Príncipe este viernes no puede haber tomado a nadie por sorpresa”.

“19 de enero: Desde Sudáfrica, Aristide publica una ‘carta abierta’ en la que dice estar ‘listo’ para regresar a Haití ‘en cualquier momento’ para ‘contribuir como un simple ciudadano en el campo de la educación’…”

“20 de enero: El Departamento de Estado norteamericano se manifiesta contrario al retorno de Aristide antes al menos de la conclusión del proceso electoral…”.

Hasta en eso se mezcló el Departamento de Estado, cuyo país engendró a Papa Doc, y había derrocado y expulsado al presidente Aristide al África hace 7 años.

Un despacho de Notimex, fechado en Panamá hoy 18 de marzo, informó que WikiLeaks reveló el ingreso de barcos de guerra de Estados Unidos a Panamá:

“El convenio fue firmado el 15 de abril de 2009 para que los barcos militares ingresaran a aguas panameñas entre el 3 de mayo hasta el final del mandato de Torrijos, el 30 de junio de ese año, cuando el mandatario fue relevado por el derechista Ricardo Martinelli.

“‘Hasta ahora, el gobierno de Panamá siempre ha declinado a hacer este requerimiento argumentando la sensibilidad de los panameños respecto a operaciones con el Ejército de Estados Unidos’…”

Otra interesante historieta sobre los trucos de la política exterior de Estados Unidos nos la narra hoy la AP:

“Chile y Estados Unidos firmaron el viernes un acuerdo de energía nuclear, pese a los temores de una propagación de radiación en Japón”.

“El temor surge luego que un devastador terremoto y un maremoto subsiguiente afectaron severamente los reactores nucleares en una planta en la costa nororiental de Japón”.

“El acuerdo fue firmado el viernes por la mañana por el embajador estadounidense, Alejandro Wolff, y el ministro chileno de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno”.

“…funcionarios de la Casa Blanca no podían confirmar la muy esperada firma, que se supone sería un evento destacado en la visita del lunes del presidente Barack Obama a Chile”.

Pero no importa, las apariencias siempre podrán ser salvadoras y la opinión pública manipulada por las apariencias; los funcionarios de la Casa Blanca enfatizarán “que el acuerdo se centre en el entrenamiento de ingenieros nucleares y no en la construcción de reactores”.

Como la tecnología nuclear japonesa es fundamentalmente yanki, con seguridad sus técnicos adquirirían más experiencia estudiando lo que ocurrió en aquel sufrido país, cuya población fue víctima de un cruel e inescrupuloso antecesor del actual presidente de Estados Unidos.

¿A quiénes van a engañar Obama, la OTAN y Ban Ki-moon con los certificados de buena conducta?

firma-fidel.jpgFidel Castro Ruz
Marzo 18 de 2011
8 y 54 p.m.

Read Full Post »

2467241651-gadafi-anuncia-batalla-decisiva-misrata-onu-votara-hoy-medidas.jpg
Por algo el corre corre de la ONU-OTAN-Oba-MITO
Con un mucho que leer, textos que revisar, en fin el día a día, pude dedicar finalmente a mediados de la tarde, algunos minutos a leer sobre Libia. Y lo primero que veo es que se había declarado un alto al fuego, y di un suspiro de alivio. Apresurado, como pude ver unos segundos después. Porque el imperio y sus ¿acólitos?, ¿secuaces?, viendo que “se les escapaba el venado” han tomado apresuradamente las medidas que tanto habían demorado en anunciar y Francia, Italia, España, la tristemente famosa OTAN se “apresuraban” en anunciar exclusiones aéreas e intervenciones armadas… claro, San Oba-MITO descartó una invasión de tropas terrestres… él sabe bien a qué se enfrentaría…

Y aún tiene el cinismo de andar haciendo advertencias: “Obama advierte a Gadafi que cumpla con la ONU” cuando EEUU incumple y veta cuanta resolución promueve el inútil y decorativo organismo internacional!! ¡¡Tiene tupé!!

Y en un reporte que anuncia que la ONU “autoriza el uso de la fuerza en Libia” (pero ¿¿¿quién carajos es la ONU que no resuelve absolutamente nada de nada en ningún lugar, para autorizar que varias de las más poderosas potencias mundiales caigan sobre un pueblo que dirime sus destinos???) se lee que fueron las fuerzas de Gadafi quienes violaron el alto al fuego… ¡¡que ellos mismos establecieron!! Claro, lo dice la embajadora USAda ante la ONU… que autoriza el uso de la fuerza… claro, no esperemos que la ONU valide, en cambio las acusaciones de Jaled Kaim. ¿Hasta cuándo Estados Unidos y sus compinches van a erigirse como los gendarmes del planeta?

00H22 GMT – El viceministro de Relaciones Extranjeras libio, Jaled Kaim, acusó, en la madrugada del sábado, a los rebeldes de violar el alto el fuego y atacar a las fuerzas leales a Muamar Gadafi en la región de Al Magrun, a unos 80 km al sur de Bengasi.

22H24 GMT – GADAFI VIOLA RESOLUCIÓN DE LA ONU – Las fuerzas libias del coronel Muamar Gadafi violan el cese el fuego previsto en la resolución del Consejo de Seguridad aprobada el jueves, declaró Susan Rice, embajadora ante la ONU.

Por cierto, para añadir otra perla al collar de la ONU recomiendo leer “ONU: Poco avance en investigación de guerra en Gaza

Y para entender la total falta de moral de EEUU:

Pakistán: Aviones de EEUU asesinan a 40 civiles en bombardeo “El ataque de EEUU contra civiles en Pakistán ocurre al mismo tiempo que Washington promovía en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas un acuerdo para atacar libia en nombre de la presunta defensa a la población civil”


Libia declara el alto el fuego tras la resolución de la ONU

El Gobierno libio de Muamar Gadafi declaró el viernes un alto el fuego unilateral en su ofensiva contra la revuelta rebelde, mientras aviones de guerra occidentales se preparaban para atacar a sus fuerzas.

“Decidimos declarar un inmediato cese el fuego y detener de inmediato todas las operaciones militares”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Musa Kusa, a periodistas en Trípoli después de que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara una resolución autorizando una acción militar.

El ministro llamó al diálogo con todas las partes. El jueves, Gadafi prometió no tener “clemencia ni lástima” y los rebeldes demandaron ayuda extranjera.

Los insurgentes dijeron que la ciudad de Misrata estaba siendo bombardeada por fuerzas del Gobierno el viernes por la mañana.

Francia, que lideró los esfuerzos por enviar una misión militar, dijo que tomaba con cautela el anuncio del cese al fuego y que la “amenaza en el terreno no ha cambiado”.

Responsables occidentales dijeron que Francia, Reino Unido, Estados Unidos y uno o más países árabes podrían participar en la acción militar.

“Reino Unido mandará unos (aviones) Tornado y Typhoon, además de aparatos de repostaje y vigilancia aérea”, expresó el primer ministro británico, David Cameron, ante el Parlamento.

“Los preparativos para destacar estos aviones ya han comenzado y en las próximas horas se instalarán en bases desde las cuales podrán emprender las acciones necesarias”, añadió.

Qatar, un estado del Golfo, dijo que podría participar, pero no estaba claro si se refería a ayuda militar, mientras que Dinamarca indicó que planeaba contribuir con aviones, al igual que España, que permitirá el uso de sus bases y enviará barcos y aviones. Francia organizará conversaciones internacionales el sábado para discutir la misión.

Algunos residentes en Misrata dijeron que la ciudad controlada por los rebeldes en el oeste del país estaba siendo intensamente bombardeada por las fuerzas de Gadafi.

“Están bombardeando todo, casas, mezquitas y hasta ambulancias”, dijo Gemal, un portavoz rebelde, a Reuters por teléfono desde el último bastión insurgente en la región.

Otro rebelde llamado Saadun declaró: “Creemos que quieren entrar en la ciudad a toda costa antes de que la comunidad internacional comience a aplicar la resolución de la ONU. Pedimos a la comunidad internacional que haga algo antes de que sea demasiado tarde. Tienen que actuar ya”.

Cuatro personas murieron y 70 resultaron heridas, informó el canal de televisión Al Arabiya. Un portavoz del Gobierno dijo que la operación del Ejército debería finalizar el viernes.

La información no pudo ser confirmada de forma independiente debido a que las autoridades impedían a los periodistas extranjeros basados en Trípoli cubrir las informaciones libremente.

“CASA POR CASA”

Naciones Unidas autorizó ataques militares para frenar al líder libio Muamar Gadafi, horas después de que éste advirtiera al bastión rebelde de Bengasi que asaltaría la ciudad por la noche sin mostrar clemencia.

Pero los soldados de Gadafi no cumplieron su amenaza porque se encontraron con una contraofensiva que les hizo retroceder a unos 100 kilómetros de la ciudad del este del país.

“Iremos. Casa por casa, cuarto por cuarto”, dijo Gadafi en un discurso por radio a la ciudad el jueves a última hora.

La cadena de televisión Al Yazira mostró a miles de personas escuchando el discurso en una plaza central de Bengasi. Luego comenzaron a celebrar la votación de la ONU, agitando banderas anti Gadafi y coreando frases contra el hombre que ha gobernado Libia durante cuatro décadas.

Se lanzaron fuegos artificiales en la ciudad y también se escucharon disparos.

El Consejo de Seguridad de la ONU, reunido en una sesión de emergencia, aprobó una resolución que apoya una zona de exclusión aérea para detener a las tropas del Gobierno.

También autoriza “todas las medidas necesarias” – un código que se refiere a una acción militar – para proteger a los civiles contra las fuerzas de Gadafi.

Aunque otros países o la OTAN podrían participar en una acción militar, las autoridades estadounidenses esperan que Washington -con su enorme fuerza área y marítima- asuma la mayor responsabilidad en una campaña que podría incluir ataques aéreos contra tanques y artillería.

Diez de los 15 miembros del Consejo votaron a favor de la resolución, mientras que Rusia, China, Alemania, India y Brasil se abstuvieron. Ningún país votó en contra del texto, impulsado por Reino Unido, Francia, Líbano y Estados Unidos.

Además de las medidas militares, la resolución extiende las sanciones contra Gadafi y su círculo íntimo impuestas el 26 de febrero en una resolución del Consejo.

Gadafi advirtió el jueves a Bengasi de que sólo los que abandonen sus armas ante el avance de sus tropas serán perdonados de la venganza que aguarda a las “ratas y perros”.

“Se acabó. El tema está decidido”, dijo Gadafi. “Llegamos esta noche (…) No tendremos clemencia”, agregó.

ATAQUES AEREOS

Algunos residentes dijeron que la fuerza aérea libia lanzó tres ataques contra la ciudad de 670.000 habitantes el jueves y que se registraron intensos combates a lo largo de la carretera costera.

La organización europea de control del tráfico aéreo Eurocontrol dijo que había recibido información de Malta que indicaba que el controlador del tráfico aéreo de Trípoli había puesto una nota diciendo que no estaba aceptando ningún avión en el espacio aéreo libio “hasta nuevo aviso”.

El Ministerio de Defensa de Gadafi advirtió de una respuesta rápida, incluso más allá de las fronteras libias, ante cualquier acción militar contra el país.

“Cualquier acción militar contra Libia expondrá al peligro a todo su tráfico marítimo y aéreo en el mar Mediterráneo e (instalaciones) civiles y militares se convertirán en objetivos del contraataque de Libia”, dijo el ministerio en un comunicado.

Yahoo Noticias


2

Libia declara un alto el fuego tras la amenaza de Occidente
Libia afirma que está aplicando el alto el fuego

TRIPOLI, 18 (Reuters/EP) El Gobierno libio ya está aplicando el alto el fuego que ha anunciado este viernes y pide a las autoridades de Malta y Turquía que lo supervisen y ayuden en su puesta en práctica, según ha declarado este viernes un portavoz del Ejecutivo encabezado por Muamar Gadafi, Musa Ibrahim.

“Libia ya ha está aplicando el alto el fuego”, ha asegurado. “Hoy no hemos llevado a cabo ninguna operación militar en Misrata”, en el oeste, “ni en ningún otro punto del país”, ha añadido.

El portavoz ha señalado que Trípoli quiere que las autoridades turcas y maltesas “supervisen y ayuden a aplicar el alto el fuego”. “No sabemos a quién dirigirnos en el Consejo de Seguridad (de la ONU) para hablar de los aspectos técnicos del alto el fuego. Ése es el problema que estamos intentando resolver en este momento”, ha explicado.

El ministro libio de Asuntos Exteriores, Musa Kusa, ha afirmado este viernes que su país se compromete a “acatar”, en su calidad de “miembro de pleno derecho de Naciones Unidas”, las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, y ha anunciado “un alto el fuego inmediato y el fin de todas las operaciones militares”.

Asimismo, ha denunciado que la decisión que tomó el Consejo de Seguridad este jueves por la noche de autorizar el uso de la fuerza en Libia “contraviene la Carta de la ONU y supone una violación de la soberanía” del país, y ha advertido de que la imposición de una zona de exclusión aérea “incrementará el sufrimiento del pueblo libio”.

Yahoo Noticias

Veamos acá las “actitudes” de los compinches de Obama:

* Francia dice está “todo preparado” para una intervención en Libia

* La OTAN acuerda “acelerar” la preparación de una posible intervención en Libia

* Italia tendrá un papel activo en cualquier operación contra Libia

Read Full Post »

A la luz pública actividad terrorista de Posada Carriles

El terrorismo inocultable de Luis Posada Carriles se evidencia en el juicio que se le sigue en El Paso, Texas, solo por mentir, afirmaron hoy [ayer] panelistas en la Mesa Redonda de la televisión y la radio cubanas.

A pesar de las artimañas leguleyas de los abogados del criminal, parte de su extenso historial queda al descubierto, dijo la moderadora Arleen Rodríguez Derivet.

Desde El Paso, Texas, el abogado José Pertierra, quien asiste a las sesiones del juicio contra Posada Carriles, declaró, vía telefónica, que la fiscalía cerró el círculo de la evidencia criminal con el testimonio de la periodista Ann Louise Bardach, quien declaró por orden de la corte.

Fue demostrado que en un fax, enviado a través de la Western Union, Posada Carriles dio cuenta de cuatro envíos de 800 dólares cada uno, dirigidos a sus cómplices encargados de colocar bombas en hoteles cubanos en 1997, y solicitó detalles de los hechos.

Pertierra informó que se escuchó la grabación de seis horas de la entrevista en inglés de Bardach a Posada, donde se pudo oír con claridad la admisión de este último de los delitos referidos, y en opinión del abogado le será muy difícil a la defensa refutar esa realidad.

Finalmente, dijo que Venezuela seguirá insistiendo en la extradición y deportación de Posada Carriles para juzgarlo como procede en la nación sudamericana.

El periodista Reinaldo Taladrid comentó el fragmento de una entrevista realizada en Miami por la periodista Maria Elvira Salazar a Posada -retransmitido en la Mesa Redonda-, en el que este admite su participación en los hechos terroristas en los hoteles de Cuba.

Sobre la participación de la firma “Bacardí” en las campañas terroristas contra Cuba, Taladrid recordó que la ley Helms Burton, de EE.UU., -en parte redactada por abogados de la referida empresa de licores-, enfatiza en la recuperación de las propiedades intervenidas tras el triunfo de la Revolución, entre estas la referida entidad.

El periodista Jean Guy-Allard dijo que Bardach contribuyó a descubrir la desaparición del expediente de Posada Carriles en el Buró Federal de Investigaciones (FBI) estadounidense, comentó declaraciones de otros testigos en el juicio, así como la actuación de la jueza Kathleen Cardone y la teatralidad del abogado defensor Arturo Hernández.

La moderadora Rodríguez Derivet acotó que muchos de los hechos que se revelan sobre la naturaleza criminal y terrorista de Posada no llegan a oídos del jurado en el juicio, porque suceden sin la presencia de sus integrantes.

El profesor José Luis Méndez comentó que hoy se cumplen 51 años del inicio del programa estadounidense de acción encubierta contra Cuba, a través de creación de bandas armadas, campañas propagandísticas a través de radio Swan y otras acciones, que permanece en la actualidad a través de conocidos criminales y con tácticas renovadas.

Sobre el juicio en El Paso, subrayó que lo importante es que la verdad ha quedado expuesta a la luz pública.

(Con información de la AIN)

Reinaldo Taladrid comentó el fragmento de una entrevista realizada en Miami por Maria Elvira Salazar a Posada en el que este admite su participación en los hechos terroristas en los hoteles de Cuba. Foto René GarcíaReinaldo Taladrid comentó el fragmento de una entrevista realizada en Miami por Maria Elvira Salazar a Posada en el que este admite su participación en los hechos terroristas en los hoteles de Cuba. Foto René García

Jean Guy-Allard dijo que Bardach contribuyó a descubrir la desaparición del expediente de Posada Carriles en el Buró Federal de Investigaciones (FBI) estadounidense. Foto René GarcíaJean Guy-Allard dijo que Bardach contribuyó a descubrir la desaparición del expediente de Posada Carriles en el Buró Federal de Investigaciones (FBI) estadounidense. Foto René García

El profesor José Luis Méndez comentó que hoy se cumplen 51 años del inicio del programa estadounidense de acción encubierta contra Cuba. Foto René GarcíaEl profesor José Luis Méndez comentó que hoy se cumplen 51 años del inicio del programa estadounidense de acción encubierta contra Cuba. Foto René García

Taladrid recordó que la ley Helms Burton, de EE.UU. enfatiza en la recuperación de las propiedades intervenidas tras el triunfo de la Revolución. Foto René GacíaTaladrid recordó que la ley Helms Burton, de EE.UU. enfatiza en la recuperación de las propiedades intervenidas tras el triunfo de la Revolución. Foto René Gacía

Tomado de http://mesaredonda.cubadebate.cu/mesa-redonda/2011/03/17/a-la-luz-publica-actividad-terrorista-posada-carriles/

Libro de Percy Alvarado “Luis Posada Carriles. Un engendro incondicional de la CIA” descargable en .pdf en

Colisteros sin acceso a web pueden solicitarlo a mi buzón labaez@gmail.com con asunto Libro Percy Alvarado: el peso de los archivos es

1era parte 1, 097 Kb
2da parte  1, 673 Kb

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 43 seguidores