Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6/04/08

Palabras de Abel Prieto, ministro de Cultura, en la clausura del VII Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, en el Palacio de las Convenciones, el 4 de abril de 2008, “Año 50 de la Revolución”.(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

Querido compañero Raúl;

Compañeros Lazo, Lage, Lázara, y demás compañeros de la presidencia;

Querido Miguel;

Queridas compañeras; queridos compañeros:

Quisiera empezar estas palabras recordando aquel otro Congreso que realizamos aquí mismo, hace diez años, en 1998, y que ha sido un Congreso que ha estado mencionándose todo el tiempo, como una referencia, a lo largo del proceso preparatorio y en este propio evento. Y quisiera hablar un poco de algunas de las iniciativas que promovió Fidel, a partir de nuestros debates y de aquellos temas tan profundos y tan trascendentes que se discutieron en aquel momento y sobre los que hemos vuelto ahora en este VII Congreso.

Voy a hacer énfasis en aquellas iniciativas que están más cerca de los temas propiamente culturales y de los debates que hemos sostenido aquí. Ya Lazo, anoche, como recordamos todos, adelantó algunas de estas iniciativas con mucha profundidad y destacó hasta qué punto influyeron aquellos debates nuestros en la gestación de muchos de los programas de lo que después llamaría el propio Fidel Batalla de Ideas.

Habría que empezar recordando dos inversiones muy costosas, pero de la mayor importancia para nuestra cultura, que se emprendieron por decisión de Fidel en los momentos más duros, en los momentos realmente más terribles, del período especial: la restauración del teatro Amadeo Roldán y la restauración, remodelación y ampliación del Museo Nacional de Bellas Artes. Lazo hablaba anoche un poco de estas dos inversiones.

El «Amadeo» se reinauguró en el año 1999 y Fidel —seguramente los compañeros que fueron delegados lo recuerdan muy bien— invitó a todos los delegados del Congreso al acto y al concierto inaugural de nuestra Orquesta Sinfónica Nacional. Anoche hablábamos un poquito del «Amadeo» e incluso debatíamos un poco sobre su programación, y hay que decir que este teatro se ha consolidado como la plaza más importante de la música de concierto en nuestro país. Allí se presenta nuestra Orquesta Sinfónica cada domingo, en un horario establecido por temporadas; ha ido ganando un público, se ha ido recuperando el público de la música sinfónica, de la música de concierto. Hay una presencia de jóvenes muy importante en ese público; ha crecido en el «Amadeo» la presencia de directores, de solistas extranjeros. Tengo aquí algunas notas, que no voy a leer, sobre los eventos y las presentaciones de gran trascendencia que han ocurrido en ese teatro, que yo pienso que es una de nuestras instituciones emblemáticas y que marca jerarquías en la música, en la cultura.

Hay que recordar también que, a propósito de la inauguración de ese teatro —eso es algo, Raúl, que no se ha comentado mucho—, Fidel aprobó un plan de apoyo a la Orquesta Sinfónica Nacional y a las demás sinfónicas que existían en el país, que estaban prácticamente a punto de desintegrarse. La Orquesta Sinfónica Nacional no tenía sede propia, no tenía las más mínimas condiciones de trabajo, estaba en una situación muy difícil. Fidel aprueba, incluso, un régimen de salario especial para la Sinfónica Nacional y las demás sinfónicas y da determinado financiamiento. Y después vino algo que, a mi juicio, es muy importante, que le da continuidad a ese plan de Fidel, que es el programa que diseña Leo Brouwer, que consolida las orquestas existentes, se suma la sinfónica de Holguín, para un total de siete, y hoy tenemos, además, seis orquestas sinfónicas juveniles.

Ahora, en la clausura de la Feria en Santiago, lo recordarán Graziella, Antón, César, Miguel, que estaban allí con nosotros, tocó la orquesta del Conservatorio Esteban Salas: verdaderamente brilló, hizo una presentación brillante, en la Sala Dolores, en Santiago de Cuba.

En julio de 2001, se inauguró el Museo Nacional de Bellas Artes, que pasó a tener tres inmuebles y amplió de manera muy notable sus áreas de exhibición y mejoró sustancialmente la calidad expositiva y su propio concepto museográfico. Hoy nuestros dos museos —tenemos hoy un museo de arte cubano y uno de arte universal— son muy superiores en todo sentido al que teníamos antes. Según las cifras que me dieron, desde su inauguración hasta hoy, casi 200 000 visitantes extranjeros han recorrido las salas permanentes y las exposiciones transitorias del museo, y más de 840 000 cubanos lo han hecho también.

Creo que en esa institución, de la que estamos muy orgullosos, hemos asistido a muchas exposiciones antológicas; a momentos realmente culminantes, a mi juicio, de la historia reciente de nuestras artes visuales.

Cuando se habla de jerarquías —y es imprescindible hablar cada día más de jerarquías culturales— hay que pensar en nuestro Museo Nacional.

Realmente, resulta muy difícil calcular cuánto ha significado esa enorme inversión de Fidel para la apreciación de las artes plásticas en Cuba, es difícil. Bueno, aquí está Kcho, está Choco, los estoy viendo ahí, y los veo asintiendo, porque, en realidad, se convirtió en una institución promotora de la imagen de la vanguardia cubana y de la memoria plástica cubana, y ha sido muy trascendente esa inversión que se inició en los momentos más duros, más amargos y más terribles.

La tercera gran inversión de la cultura que impulsó Fidel, a partir del año 1999 —y también tiene que ver esto con Leo, porque en un Consejo Nacional de la UNEAC, que se celebró en el teatro del MINCEX, que incluso Fidel nos criticó porque ese teatro tiene unas columnas donde tú ves un pedazo y otro no, para ver a Leo había que ladearse un poco, pero, bueno, lo vimos y lo escuchamos todos—, fue esa obra realmente faraónica, usando la expresión en su mejor sentido, de las escuelas de Cubanacán. La terminación de un proyecto inconcluso.

Esas escuelas son verdaderamente un símbolo, una obra de la más auténtica vanguardia, la obra más ambiciosa y más bella de la arquitectura revolucionaria. Muchos delegados las visitaron el lunes, el día antes de iniciar el Congreso, y yo estuve en el Tritón después, hablando con los compañeros de provincia, y algunos de ellos venían muy emocionados.

Humberto el pinareño, Humberto el Negro, yo siempre subrayo que es un gran pinareño; ustedes saben que ha habido una campaña mediática contra Pinar del Río, que hemos ido neutralizando (Risas) —Raúl dice que por los cuentos que se hacen—, y ahora barrimos con los Industriales, y eso ha ido retrocediendo (Risas). Estamos en un momento de avanzada, y me alegró mucho ver a Humberto aquí, regalándole a Fidel esa pieza, y Humberto, que estudió en esas escuelas, venía emocionado de la visita a Cubanacán, venía realmente emocionado. Los compañeros que visitaron las escuelas se dieron cuenta de que allí se está trabajando con muchísima calidad y con muchísimo rigor.

Esto ha sido —yo creo que Fidel lo dijo en alguno de los contactos que tuvimos en aquellas reuniones del Consejo Nacional a las que él asistía—, como retomar una utopía cuando estábamos en el fondo del pozo, en el momento más difícil, como retomar una especie de sueño, algo que había quedado, primero, inconcluso y que luego se había ido destruyendo y arruinando más y más. Me acuerdo de la antigua escuela de circo: la gente venía con carretillas y se llevaba los ladrillos, como en una instalación que hizo Kcho en la Plaza Vieja, no hace mucho. Fueron vandalizando las escuelas, y eso se va a recuperar en su concepto original. Se trata de una inversión muy costosa, costosísima, que ha demandado recursos enormes y que habla, yo creo que con una elocuencia estremecedora, de la prioridad que le da a la cultura un país pequeño, un país pobre, un país bloqueado y asediado. Eso hay que decirlo. Además, algo muy importante: todo ese proyecto de restauración se ha hecho con la participación y la asesoría de los tres arquitectos que diseñaron originalmente la obra: Ricardo Porro, Vittorio Garatti y Roberto Gotardi. Ellos han estado todo el tiempo trabajando con el equipo de la inversión.

Fue también, sin ninguna duda, muy importante, la inversión que dotó de una sede, con condiciones únicas, a la Escuela Nacional de Ballet, que era una escuela que, cuando hicimos aquel Congreso en 1998, sobrevivía en una especie de nomadismo —era una escuela sin sede, la matrícula era mínima, las clases se impartían en unos salones del Gran Teatro de La Habana—, y ahora esta nueva Escuela Nacional de Ballet permitió, incluso, que Fidel hiciera un experimento que tiene mucho que ver con cosas que hemos estado discutiendo aquí, con la idea de la formación de públicos para las manifestaciones artísticas más complejas, incluso para las más sofisticadas. Allí, en esa escuela, se crearon condiciones para que más de 4 000 niños de todos los municipios de la capital participen en talleres vocacionales de ballet, de apreciación de la música y de las artes plásticas.

Aquí podríamos hablar también —no voy ahora a hacer un rosario de obras— de la reparación de la Escuela Profesional de Ballet, Artes Plásticas y Teatro de Camagüey; de la construcción de la nueva Escuela Provincial de Arte de Bayamo, que es verdaderamente una escuela impresionante, parece un campus universitario del Primer Mundo, ha cambiado la fisonomía de Bayamo. Con algunos de ustedes hemos ido a Bayamo, y todo el que va allí se admira de las extraordinarias condiciones que tiene esa escuela provincial. Están las 15 nuevas escuelas de instructores de arte y las nuevas escuelas profesionales de artes plásticas.

En total, el proceso inversionista de la Batalla de Ideas ha llegado, en reparaciones o en construcción de nuevas instalaciones, a 52 de los 63 centros de la enseñanza artística que tenemos.

Por supuesto, todas estas inversiones, como sabemos todos muy bien, como hemos estado discutiendo aquí, y como tenemos que seguir discutiendo en la Comisión permanente destinada a la enseñanza artística, tienen que acompañarse de la mayor exigencia y del mayor rigor en cuanto a la calidad de los claustros, en cuanto a estrategias y conceptos. Todo eso tiene que estar muy claro. No podemos admitir que en ningún momento se asocien las ideas de Fidel a concesiones en términos de calidad artística y en términos de rigor. Estaríamos traicionando el espíritu de aquellas ideas si nos conformáramos con egresados preparados mediocremente.

Otras obras muy significativas: el teatro de Manzanillo, el de Cárdenas; el multicine de Infanta, que es el único cine que tenemos en Cuba que se aproxima al concepto que se ha generalizado en el mundo, es decir, de cines con pequeñas salas que simultáneamente ofrecen una programación diversa; la inversión, aún en proceso, en el Proyecto Korimakao, de la Ciénaga de Zapata; las bibliotecas populares, que fueron 12; las 300 salas de video o videoclubs juveniles, que se crearon en comunidades particularmente desfavorecidas.

Otra inversión muy importante —yo lo estaba recordando el otro día—, cuando le dábamos el Premio Nacional de Cine a Juan Padrón, a Padroncito, me estaba acordando de los Estudios de Animación del ICAIC, una instalación formidable, con una tecnología de la más avanzada, que permite hacer más de 500 minutos de animados en un año, y con jóvenes brillantes que están allí, muy bien preparados, algunos egresados de San Alejandro. Y ya se está logrando una producción de mucha calidad.

Las más de 1 900 salas de televisión ubicadas en asentamientos campesinos sin electricidad, en lugares de difícil acceso. Alfonsito fue el que llevó ese programa y el propio Alfonsito, en consulta con el Comandante, autorizó a los directores municipales de esos lugares a hacer en esas salas de televisión actividades de trabajo comunitario. Son más de 1 900 salas de televisión en lugares donde no hay electricidad, pero esas salas, por supuesto, tienen paneles solares. Todas esas salas están dotadas de una minibiblioteca y se hace allí un montón de cosas, incluso fisioterapia, etcétera, pero se hace un trabajo permanente de extensión cultural.

A todo eso hay que agregar la creación, en octubre de 2000, del programa Universidad para Todos, que ha impartido 76 cursos y editado alrededor de 23 millones y medio de tabloides. Ustedes recuerdan cómo nació ese programa —no sé si El Chino, Eduardo Heras, está por ahí—; fue también en un Consejo Nacional, no sé si fue el mismo en el que Leo habló de las escuelas de Cubanacán. A partir de una intervención de Heras, donde él habla de su taller de Técnicas Narrativas, Fidel decide que ese taller va a ser el primer programa de Universidad para Todos. A mí eso siempre me dejó deslumbrado, porque algo que estaba concebido para un grupo pequeño de escritores, algo que por su concepto y su diseño era para una minoría de personas, un pequeño grupo de personas, de pronto se convirtió en el primer programa de Universidad para Todos y tuvo una audiencia inmensa y funcionó como un asombroso acicate para la lectura. Cada vez que en ese curso se hablaba de un libro o de un autor, la gente iba a la biblioteca pública a pedir ese libro. Es decir, que es algo muy notable ese concepto de cómo Fidel ve en la vanguardia artística e intelectual un elemento dinamizador fundamental de estos programas de gran masividad, yo lo veo muy claro en ese ejemplo.

A la apreciación de las artes, en Universidad para Todos, se han dedicado 11 cursos y más de tres millones de tabloides. Se han abordado técnicas narrativas; teatro; cine; dos cursos de literatura —Guillermo Rodríguez Rivera, que es también delegado, ha sido profesor, por ahí está—-; de música, Chorens, que está aquí como delegado, fue profesor de ese curso; de artes plásticas, de danza y de ballet; la propia Alicia ha estado; el historiador del ballet, Miguel Cabrera, también delegado de nuestro Congreso, ha sido profesor de estos cursos. Los profesores han sido muchos de ustedes, muchas figuras del mayor prestigio en nuestra cultura.

Se crearon, además, como todos sabemos, dos nuevos canales nacionales de televisión, los canales educativos; de 11 telecentros provinciales se pasó a 15, y se fundaron 17 telecentros municipales. En la radio, crecieron las emisoras de 63 a 91. Por supuesto, ese crecimiento de canales y emisoras, como hemos discutido mucho aquí en el Congreso, y como decía la propia Magda González Grau en la Mesa Redonda, tiene que acompañarse de una producción nacional de alta calidad, atractiva, profunda y del respaldo del mejor talento del país.

Esas inversiones colosales que hizo Fidel en nuestros medios, y las que se están haciendo en la actualidad, tienen que comprometernos a todos los que estamos aquí a trabajar muy unidos, coordinadamente y sin descanso, para avanzar hacia la televisión y la radio que necesita y que se merece este país (Aplausos).

Lazo nos pedía anoche a todos nosotros esa colaboración, y estoy seguro de que todos, la UNEAC, la Asociación Hermanos Saíz, el Ministerio de Cultura y sus instituciones, vamos a trabajar, junto con el ICRT, en esa misión que es realmente estratégica; y aquí ha habido muchos brillantes intelectuales que han hecho críticas a la televisión que pueden ayudar mucho, realmente, a mejorarla.

Debemos crear en nuestro pueblo, especialmente entre los jóvenes, referencias culturales sólidas y una capacidad crítica, inteligente, frente a los modelos falsos y la supuesta «modernidad» capitalista. Se hace necesario promover mensajes profundos y, al propio tiempo, amenos, de buena factura. Para esto el talento es imprescindible. No podemos aceptar, no podemos conformarnos, con que nuestros jóvenes perciban nuestros mensajes como aburridos y de pobre calidad y asocien los «enlatados» yanquis con la diversión «moderna» y atractiva. Eso no puede ser un fatalismo, tenemos que romper ese diabólico fatalismo, si a alguien se le ocurre llamarle así.

Algo importantísimo, algo de enorme trascendencia en la Batalla de Ideas, fue la inversión que hizo Fidel para fundar dos grandes imprentas que nos han colocado, en el campo del libro, en una situación en extremo favorable. Hay que recordar que nuestra Feria Internacional del Libro, cuando nos reunimos aquí, en 1998, era bienal; se hacía aquí en la capital —creo que en PABEXPO— y se ponían a la venta unos 200 000 ejemplares. Nuestra última feria, la que se hizo entre febrero y marzo, que se dedicó a Galicia y se dedicó a Graziella y a Antón, tuvo lugar en 42 ciudades y puso a la venta 8 millones de libros. Y ese salto, como saben muy bien los delegados de la Asociación de Escritores, no es solo cuantitativo. Nuestra feria, realmente, es única en el mundo por el rigor de su propuesta: no se publican aquí best seller, libros de la llamada literatura chatarra; ni es el mercado, como en otras partes, quien dicta la política y quien pone las reglas del juego.

Otro elemento importantísimo de la Batalla de Ideas son las editoriales en provincias. Hace diez años, aparte de la Editorial Oriente, que tenía una tradición, y Ediciones Capiro, en Villa Clara, solo había algunos esfuerzos editoriales aislados en las provincias. Hoy tenemos todo un sistema de ediciones territoriales; hay 19 editoriales presentes en todas las provincias del país y en la Isla de la Juventud. Esta iniciativa de Fidel, que ha sido de las más trascendentes, nació en un encuentro que él tuvo con los directores municipales de cultura, y esas casas editoriales han publicado, desde el año 2000 en que se instalaron hasta hoy, más de 3 200 nuevos títulos y alrededor de 2 700 000 ejemplares.

Otra cosa importantísima —y me acordé de eso, pensé de nuevo en Juan Padrón; no sé si Juan Padrón está aquí (Le dicen que sí). ¿Dónde está? Ese es, Raúl, el padre de Elpidio Valdés (Aplausos): Premio Nacional de Cine. Se ha recuperado, gracias a estas nuevas poligráficas, algo que parecía perdido definitivamente —por lo menos yo había perdido la esperanza de que eso alguna vez regresara—, algo que parecía, repito, perdido definitivamente para nuestros niños: el libro para la edad preescolar, en cuatricromía y tiradas masivas. Imagínense qué instrumento tenemos para llegar ahora a nuestros niños y todo lo que pueden hacer nuestros escritores, nuestros ilustradores, nuestros artistas plásticos, nuestros editores. Se ha publicado un montón de libros en cantidades masivas sobre dinosaurios, flora, fauna, libros educativos de muy poco texto, porque estos libros son para niños que están empezando a leer, que todavía no saben leer fluidamente; pero se pueden hacer maravillas ahí. Incluso hablé con algunos de nuestros mejores plásticos, porque podemos hasta irle creando al niño, a través de esos libros, una cierta noción de la plástica contemporánea, y que los códigos más avanzados de la imaginación plástica de nuestros creadores puedan ir llegando a los niños por esa vía.

Surgió la Biblioteca Familiar, que ha publicado dos colecciones de 25 títulos: la primera de 100 000 y la segunda, para la FEU, de 60 000. Y hay una tercera en preparación para el Plan Turquino y para que la usen los trabajadores sociales en la atención a niños y adolescentes con determinadas desventajas y dificultades familiares, con situaciones particularmente difíciles. Esa Biblioteca Familiar, que está en preparación, la van a usar los trabajadores sociales para su labor con esos niños.

Y cuando uno le echa un vistazo a los autores y títulos publicados por esta Biblioteca, se da cuenta de la calidad de la selección: ahí está la poesía de Neruda, la poesía de Vallejo, están las Novelas ejemplares, de Cervantes; El Coronel no tiene quien le escriba, de García Márquez; El Principito, de Saint-Exupéry; Boccaccio, Shólojov, London, Hemingway, una antología de poesía de amor hispanoamericana, Kafka, Shakespeare, Martí, Carpentier, Onelio Jorge, Horacio Quiroga.

La Biblioteca Familiar es un verdadero ejemplo de un gran proyecto de masividad cultural a partir del mayor rigor en la selección, que es lo que tiene que caracterizar a todos los programas de la Batalla de Ideas: una gran masividad y un gran rigor en términos cualitativos.

En cuanto a los nuevos instructores de arte, un tema que ha sido muy discutido en este Congreso y en el proceso preparatorio, creo que tenemos que trabajar muy duro y muy seriamente, y todos muy unidos, todos los que tenemos que ver con el asunto, para solucionar cualquier problema que haya en la formación de estos estudiantes y en la capacitación de los graduados, porque en esos instructores —estoy convencido de eso— la cultura cubana tiene realmente un instrumento de enorme utilidad, una fuerza que es capaz de llegar adonde, hace diez años, cuando nos reunimos aquí con Fidel, ni siquiera podíamos imaginar.

Y para decirlo brutalmente, en el año 1998, hace diez años, en nuestras casas de cultura, que estaban verdaderamente devastadas por la crisis —todavía se están recuperando, no han terminado de recuperarse; pero entonces estaban realmente aniquiladas por la crisis—, apenas nos quedaban 1 900 instructores, personas admirables —eso hay que decirlo—, que seguían trabajando en las comunidades en las condiciones más adversas, y eso es algo que habrá que reconocer siempre. Cuando Rosalía, coordinadora de la Comisión de trabajo comunitario, hablaba en su dictamen de prestigiar el trabajo comunitario y de jerarquizar el Premio Nacional de Cultura Comunitaria, yo recordaba a esos viejos instructores que se mantuvieron, a pesar de las circunstancias más adversas, cargados de la mística de esa profesión, que estaba en extinción, hace diez años, cuando aparece este programa.

Hoy tenemos más de 13 300 jóvenes instructores en la brigada José Martí, y esos jóvenes están trabajando en 7 500 escuelas, aproximadamente, y atienden a una masa importante de niños y adolescentes, a una gran masa en horario escolar y a un número menor en horario extraescolar. Lo que planteó aquí Aida Bahr sobre la necesidad de una educación estética o artística como una vía fundamental de formación de valores en nuestra niñez y en nuestra juventud, debe encontrar una respuesta a través de estos jóvenes. Tenemos que lograr que eso que pedía Aida lo logre nuestra brigada José Martí. Para eso, por supuesto, tienen que estar bien preparados y tienen que ser portadores de valores culturales hondos, auténticos, no mixtificados; tienen que llevar, no como un añadido, sino como algo orgánico, los conceptos martianos y fidelistas acerca del poder transformador y emancipador de la cultura.

En mi opinión personal, muchos de ellos están haciendo un trabajo significativo, importante, y tenemos que apoyarlos y seguirlos apoyando y seguir supervisando ese programa.

El propio Helmo me contaba experiencias que él está teniendo en un taller que imparte con instructores de teatro, y él fue el que dijo —recuerdo que Graziella estaba en esa reunión conmigo— que en la formación del instructor es donde tenemos que asegurar que se resuelva en favor de la cultura el viejo dilema entre masividad y calidad. Tenemos que resolverlo en la formación del instructor. Y debemos decir igualmente que sería una traición a las ideas de Fidel si nosotros nos conformamos con instructores mediocremente preparados, y tenemos que dar esa batalla. Jesús Ortega decía ayer que debe evaluarse el tema integralmente, desde las escuelas, los programas de estudio, la Brigada, los repertorios. Hay que multiplicar talleres como los que tiene Helmo. El único camino imaginable, a mi modo de ver, es que nuestra vanguardia se comprometa moralmente —como nos decía Alfredo Guevara— con este programa.

Hay que decir claramente que ha sido difícil reclutar profesores para las especialidades artísticas; ha resultado algo difícil, y solo un por- ciento ínfimo de esos profesores son miembros de la UNEAC. Tenemos que lograr que participe más la vanguardia en la formación de estos jóvenes, quienes, además, están absolutamente ávidos de aprender y de relacionarse con nuestras mejores figuras.

Alfredo Guevara, en su intervención aquí el primer día, que fue muy brillante, que todos escuchamos con la mayor atención y que todos aplaudimos, hablaba un poco de la Batalla de Ideas. Él decía: «Ese proyecto mayor del Comandante en Jefe, del que fuimos y tendremos que seguir siendo cómplices y con el que estamos moralmente comprometidos a partir de la condición intelectual…» Y reiteró que «lo importante será siempre no perder el rumbo». Y yo les aseguro a ustedes que en el rumbo de Fidel siempre estuvo la calidad como brújula.

Recuerdo cuando se discutió con Fidel el programa de estudios de los instructores —Luis Gómez, el Ministro de Educación; Carmen Rosa y Bernal no me dejarán mentir—, una de las ideas que se le llevó era que estuvieran tres años estudiando y que el cuarto año fuera de práctica preprofesional, y Fidel se negó rotundamente y exigió que fueran cuatro años de estudios e hizo un énfasis en las asignaturas relacionadas con las humanidades. Es decir, para Fidel ese programa está asociado a la mejor preparación posible, y nosotros tenemos que ayudar en eso y tenemos que trabajar en eso. Ese es el rumbo que decía Alfredo, ese es el rumbo de Fidel. La mayor masividad imaginable, la mayor democratización de la cultura; pero sin chapucería, sin dejar espacio a las distorsiones populistas y a la mediocridad. Yo eso lo veo claro que es así.

Alfredo decía: «Salvar ese proyecto, llevarlo a su máxima tensión, será gran tarea de la intelectualidad, y será, igualmente, el mejor homenaje a aquel que lo conceptualizó, priorizó y lo hizo vivir. Espero que este, nuestro Congreso, lo prolongue en compromiso moral e intelectual, de afirmación e identidad a salvar y a enriquecer.» Esto que decía Alfredo aparece también en el informe de Cultura y sociedad que leyó Helmo aquí, y yo siento en todas las intervenciones, por lo menos las que escuché y las que me han contado los compañeros, que todos los delegados han mostrado una tremenda disposición a acompañar la crítica, el análisis, la denuncia de los problemas, con una disposición muy activa y muy revolucionaria a participar en la solución del problema, que era un comentario que hacía Lazo anoche también.

Con respecto a la enseñanza artística, vista ya de modo más general, este Congreso se ha pronunciado de una manera muy radical por ejercer sobre ella una estricta y sistemática vigilancia cualitativa. Enrique Molina, ese gran actor nuestro, propuso el primer día, y anoche lo repitió, que la nueva dirección de la UNEAC, el nuevo Consejo, tenía que convertirse en un guardián permanente, dijo él, de la calidad de esa enseñanza, que significa nada menos que convertirse en guardianes de la continuidad de nuestra cultura. Estoy totalmente de acuerdo con esa propuesta, y las puertas de nuestras escuelas están abiertas para esa vigilancia cualitativa. Y estamos seguros de que Enrique y otros grandes artistas nuestros, a partir de todos estos trabajos que empezarán después de terminado el Congreso, van a ayudarnos mucho en el mejoramiento de nuestra enseñanza y en toda la revisión de programas que hay que hacer, además de todo lo que se viene haciendo, y, sobre todo, tenemos que buscar fórmulas para llevar el talento a las escuelas de arte.

Es que la inversión en recursos que ha hecho el país en la enseñanza artística puede estarse malogrando y perdiendo si no conseguimos que los mejores talentos estén presentes, de un modo u otro, en nuestras escuelas. Eso es así.

Un comentario que quiero hacer sobre la peculiaridad de la enseñanza del arte, y aquí hay muchos compañeros que saben mucho más que yo de esto y pudieran dar una conferencia magistral sobre esto. Pienso que hay algo muy peculiar —lo he aprendido de esos artistas muy relevantes que son también profesores de nuestras escuelas—, que tiene que ver, sin dudas, con el oficio, tiene que ver con lo técnico; pero tiene también que ver con la esencia misma de la cultura, con el sentido profundo del arte, con el sentido profundo de la creación, con un extra que no es fácil de definir, con algo que es a veces complejo, oscuro, contradictorio, que no aparece en ningún documento metodológico; eso no aparece en ninguna metodología.

El profesor de arte es maestro; pero es también una especie de guía, de tutor; crea con los alumnos un tipo de relación que va mucho más allá de las aulas. Y estamos obligados a presentarle al gobierno —ya con Lage, con José Luis, Georgina, Alfredo Morales, tuvimos una ronda sobre el tema— nuevas fórmulas, más creativas y más próximas a esa peculiaridad de la enseñanza artística, que nos permitan estimular de un modo superior a los creadores que estén dispuestos a trabajar con nosotros en el mejoramiento cualitativo de nuestra enseñanza artística.

Creo que esa misma creatividad la necesitamos a la hora de evaluar los temas de la Comisión de economía de la cultura, una Comisión que trabajó muy duro, que coordinó Magda muy eficazmente y que tendrá que seguir trabajando de forma permanente, como las demás comisiones. En los debates quedó claro que tenemos que proponer fórmulas nuevas para favorecer y estimular el talento, fórmulas que tienen que estar ajenas a todo tipo de igualitarismo. Si el igualitarismo puede ser nocivo en distintas esferas de la vida social, en la cultura es suicida. Las soluciones no pueden ser igualitarias, no pueden ser demagógicas, tienen que estar asociadas a los mejores talentos, sin ninguna duda (Aplausos).

Hay que revisar todos los planteamientos que se hicieron con respecto al derecho de autor; ya hemos modificado algunas tarifas, hemos eliminado algunos topes. En el campo de la creación literaria y de la dramaturgia, ya hay algunas respuestas. Vamos a proponer cambios relacionados con los llamados derechos conexos; pero siempre para favorecer la creación y favorecer a los creadores. Esa sería la filosofía de esos cambios en el campo del derecho de autor, y a partir de nuestras circunstancias propias y de nuestras propias necesidades culturales.

Es imprescindible —de eso hemos hablado mucho y se habló en la Comisión de economía y cultura— revisar las agencias y empresas, sobre todo de la música y de las artes escénicas, que representan a una masa enorme de artistas y no es posible que hagan el tipo de trabajo diferenciado que tienen que hacer. Algunas de estas agencias nacieron, como Caricato de la UNEAC, en su momento, con la idea de tener catálogos mínimos y con un diseño promocional muy novedoso, y se distorsionaron. Con esos conceptos nació la agencia Clave cubana, de ARTEX, las agencias del rap, del rock, y también hemos vivido distorsiones asociadas al mercantilismo.

Ya hemos llevado algunas de estas ideas a los organismos que tendrían que aprobarlas y al Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, y hemos encontrado una disposición muy abierta a analizar y solucionar estos problemas que son realmente muy específicos y que no se parecen en lo absoluto a otras esferas.

Creo que una referencia indispensable para esa creatividad que tanto necesitamos en términos organizativos y de gestión cultural, podemos encontrarla en la experiencia de pequeñas instituciones de la cultura, con un mínimo personal, un entusiasmo tremendo y con una gran claridad de conceptos, que se ocupan de zonas de nuestra cultura insuficientemente atendidas y han sido y son ejemplo de auténticas guerrillas culturales. Estoy pensando, por ejemplo, en el centro Pablo de la Torriente Brau —-por aquí está Víctor Casaus, que preside ese centro (Aplausos), que fue mencionado por Sigfredo, por Norge, muy elogiosamente—-; en el centro Onelio Jorge Cardoso; en el centro Criterios; en la Fundación Fernando Ortiz; en la propia Fundación Nicolás Guillén, de la UNEAC; en el Centro Iberoamericano de la Décima; en la revista La Jiribilla, sobre todo en su versión digital.

Por aquí anda como delegado, y creo que como miembro del Consejo —tendría que verificarlo—, el director de una de esas instituciones pequeñas, de una de esas células vivas de nuestra cultura, de esas instituciones que pueden ser una referencia. Me refiero a Silverio, el director del Mejunje, que se pare, ¿dónde está? (Aplausos.)

Cuando estuvimos reunidos, Raúl, en la Comisión de Cultura del Congreso de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media, dos jóvenes de la FEEM de Villa Clara nos hablaron del Mejunje y de los días en que ellos iban allí a escuchar la trova villareña y otros trovadores invitados, y hablaron del Mejunje como un lugar donde hay una magia muy especial. Lugares así, con todo en moneda nacional y con un ambiente extraordinario, donde todo tiene que ver con la cultura y todo tiene que ver con lo auténtico, habría que hacer en otros lugares, como se hacen las cadenas de McDonald’s, una cadena de Mejunje, Mc Silverio’s, o algo así (Risas y aplausos). Kcho hace el diseño. Se parece un poco al ambiente que hay ahí, unos palos, unos remos —dice Raúl.

Hay otro lugar. Recientemente, en la Feria del Libro, fui a Morón —y por aquí está el director del grupo Morón Teatro—. Es impresionante lo que ha hecho ese grupo de teatro comunitario, Orlandito —¿dónde está Orlandito? Párate, mi socio, vamos a aplaudirlo (Aplausos)—, la sede de ese grupo está en unas ruinas, en un viejo teatro, en un cine-teatro en ruinas que está ahí en Morón; los camerinos son un vagón de tren, ellos tienen allí luces, Julián les dio luces, les dio audio. Tienen un trabajo en las comunidades impresionante. Se van a las comunidades, se alojan allí en las casas de la gente y hacen un trabajo extraordinario y son un grupo con una mística tremenda.

A ese tipo de pequeña institución tenemos que darles apoyo y tenemos que pensar, cuando hablemos de análisis de política cultural, como referencia, en esas pequeñas instituciones que realmente tienen un fuerte impacto cultural sobre la población y sobre determinados segmentos de nuestra intelectualidad y de nuestros artistas.

Pienso que fue de la mayor importancia el análisis que se hizo en la Comisión de Economía de la Cultura, que fue un análisis que también hizo la Comisión de los jóvenes, que coordinó Alpidio, y en la de los Medios, que coordinó Omar Valiño, sobre la producción audiovisual que se está haciendo al margen de las instituciones, sobre todo por realizadores jóvenes, y sobre la necesidad de apoyar esa producción audiovisual.

Ya el ICAIC ha hecho un evento anual, la muestra de Cine Joven; pero creo que avanzamos mucho con Magda, con los compañeros de la dirección del ICAIC, en una fórmula apropiada. Incluso le hablamos a José Luis de las ideas que tenemos a partir de una nueva institución, que en principio está aprobada, una especie de Fondo para el Fomento del Cine Nacional, que va a tener determinado financiamiento. Y los jóvenes podrán llevar proyectos a ese fondo, podrán llevar guiones, ideas, y, a partir de determinados recursos, que se haga un cine mucho más ágil, mucho más barato en términos de costo. Por supuesto, otras películas, ya de otro carácter, las tenemos que seguir haciendo con los conceptos industriales; pero apoyar ese cine que cuesta muy poco, que se edita en una casa, en una computadora. Las camaritas digitales cada vez son más baratas, y hace falta apoyar a esos jóvenes realizadores, y apoyarlos en la distribución y en la difusión de su obra, y creo que hay un movimiento muy interesante, independientemente de que sigamos con el ICAIC haciendo películas de otra magnitud y de otro carácter, que requieren necesariamente una respuesta industrial. Pero, bueno, es muy importante que se haya llegado a un cierto consenso sobre eso, y es que evidentemente las nuevas tecnologías han revolucionado la creación, la distribución y la recepción del arte. Hoy son otros esos procesos a partir de esas nuevas tecnologías.

Precisamente de estos temas habló José María Vitier, el primer día, enfatizando —como se subraya en el informe de la Comisión de los jóvenes— en la necesidad, o mejor, en la urgencia, de encontrar caminos para que el gran talento artístico y literario que tiene este país pueda aprovechar esas nuevas tecnologías en toda su riqueza de opciones.

Recordemos —esto es algo muy importante, porque yo vi un cable ahí que analiza el mensaje de Fidel al Congreso como si Fidel estuviera rechazando las nuevas tecnologías, una manipulación grosera de la alerta que hacía Fidel, que tiene que ver con cómo a veces estas novedades tienen, por supuesto, las marca del mercado, en crear una falsa necesidad, es decir, en que ya el celular suene de determinado modo, que ya te acaricie la oreja, otras cosas más elaboradas, y entonces se van creando nuevas necesidades para que tú tengas que botar el celular viejo y comprar otro. Es decir, esa carrera que a veces no tiene que ver con avances realmente de trascendencia.

Hay que recordar que el principal impulsor de la democratización de las nuevas tecnologías en Cuba y yo creo que en el mundo, es Fidel. Él impulsó la enseñanza en la computación desde la escuela primaria hasta la universidad; concibió y fundó los Joven Club de Computación, que son como 600; fundó la Universidad de Ciencias Informáticas, que muchos delegados nuestros la visitaron por primera vez el lunes; fundó las filiales provinciales de la Universidad de Ciencias Informáticas. Entonces, yo anotaba aquí: imagínense qué pasaría si logramos vincular esa extraordinaria democratización de las nuevas tecnologías, realmente única en el mundo, con la explosión de talentos que tenemos en el campo de la cultura. No hay duda de que los resultados serían excepcionales.

Ese es un gran tema que, por supuesto, lleva recursos, lleva financiamiento. Hay que ver cómo nosotros podemos ir logrando que esas dos cosas, esas nuevas tecnologías y ese extraordinario talento creador que hay en este país, puedan articularse y que ese talento pueda usar esas tecnologías.

Precisamente ayer yo estaba leyendo un foro debate de unos bibliotecarios en Internet, y hay que decir que si en algún país pueden utilizarse y aprovecharse al máximo, en un sentido educativo y cultural, estas nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, es justamente en Cuba. En muchos otros países, lamentablemente, predomina un uso comercial frívolo de estos medios. En este debate de una red de bibliotecarios que les decía, Biblio-info-sociedad, algo así se llama, un participante afirmaba que parece un chiste hablar de que vivimos en la pomposamente llamada «era de la información y el conocimiento», ya que la mayoría de los niños, adolescentes y adultos que tienen acceso a esas tecnologías, las emplean, sobre todo, para la diversión y el entretenimiento más frívolos e intrascendentes, para comprar y para enterarse de cómo va la vida personal de los famosos.

Uno de estos bibliotecarios, de una universidad de Puerto Rico dice: «Para quienes son privilegiados y tienen Internet, ¿cuánto tiempo se dedica a lecturas formales, investigación de temas científicos, culturales, o de crecimiento intelectual? ¿Y cuánto en ver gráficas, paisajes, ver y bajar videos, leer chismes de farándula y practicar juegos electrónicos?».

Es decir que estas tecnologías pueden ser también y son, de hecho, un soporte para la famosa banalización, que ha sido uno de los temas centrales de este Congreso, y está asociado a uno de los principales desafíos que tienen la cultura y la sociedad cubanas en el presente, y que fue algo que definió Helmo en un homenaje que le hicimos a Graziella en la Cabaña, en la Feria del Libro. Helmo dijo allí que la doctora ha dedicado —prácticamente lo estoy citando textualmente— todos estos últimos años a trabajar para impedir, desde la cultura, que banalicemos nuestros proyectos de vida. Y ella, me consta, ha hecho lo posible para colocar esa misión de tanta trascendencia cultural, ética, ideológica, entre los objetivos centrales de la UNEAC. Y ahora tenemos que decirle a Graziella que con los resultados de este Congreso se ha logrado colocar ese tema como un objetivo central de nuestra organización, y con la propuesta que se aprobó aquí, de tener una Comisión permanente de cultura y valores.

Y es que esa banalización tiene varias caras, varias facetas, y una de ellas, muy visible y muy dolorosa, es la de la marginalidad. Roberto Valera habló en su intervención el primer día —una intervención muy profunda, muy brillante; después Fidel la comentó en su mensaje— de jóvenes sin conciencia, jóvenes huecos, jóvenes vacíos, que actúan muy agresivamente, vandálicamente, contra la gente, contra las guaguas —y que es algo que se comenta en el informe también de Cultura y Sociedad.

En la sesión de anoche, varios compañeros: Osneldo, Pedro de Oráa, la propia compañera Esther Suárez, volvieron a pronunciarse, desde distintos puntos de vista, sobre lo que llamaron ellos conductas depredadoras y sobre la necesidad de buscar sus causas profundas. Reynaldo González, el primer día, habló de la violencia verbal, de cómo la violencia genera violencia, de cómo en algunas familias donde las condiciones de vida son muy difíciles, las personas —decía él— no viven unas con otras sino unas contra las otras, y habló precisamente del papel de la familia, de la escuela, de los medios, de la calle, de las instituciones culturales.

Habló también Reynaldo de algo extraordinario, de algo muy estimulante, que tiene que ver con el papel que puede desempeñar la cultura en la atención a estas enfermedades sociales, y de la experiencia que él acaba de vivir como integrante de la expedición artística que guió Silvio a través de las cárceles, y en las que participaron, con Silvio y con Reynaldo, Amaury, Vicente, Rancaño, Lester Hamlet, Alexis Díaz Pimienta, el cuarteto Sexto Sentido y otros compañeros. En cada uno de esos centros visitados, Reynaldo entregó una pequeña biblioteca de literatura cubana y universal de 300 títulos.

Una escultora de Santiago, muy querida, muy brillante, Caridad Ramos, me comentaba el otro día, el día que nos reunimos, Lazo, con los delegados de provincia, las tremendas experiencias que ella ha vivido como artista, llevando sus obras a las cárceles, y cómo en esas situaciones límites se aprecia mejor esa contribución espiritual, que es misteriosa y que es inigualable, que le hace el arte al ser humano, en esas condiciones tan tremendas.

En este punto quiero recordar el momento en que, el primer día, escuchamos todos, emocionados, a Cintio Vitier, a ese martiano mayor. Todos nos emocionamos cuando Cintio nos hablaba de la coincidencia entre los ideales más puros del cristianismo y los ideales del comunismo, evocando a Martí, a Lezama, al ángel de La Jiribilla, como puntales de la espiritualidad que necesitamos cultivar y proteger, tanto para ateos como para creyentes, tanto para cristianos como para creyentes de las religiones cubanas de origen africano, del espiritismo, para creyentes de todo tipo, la importancia de eso que llamamos «espiritualidad». Es una palabra que en un momento la dejamos de usar, pero que el informe de Helmo la utiliza: en Cultura y Sociedad se habla de todos los factores que contribuyen a formar la espiritualidad del ciudadano, algo así.

Yo me acordé, oyendo a Cintio, Raúl, de aquel texto de Cintio extraordinario, iluminador, cuando en el año 1994 se produjo la llamada crisis de los balseros, el éxodo de gente, aquel texto de Cintio, verdaderamente estremecedor, sobre qué podía haber fallado para que aquellas personas dieran aquel salto al vacío, aquella locura. Él decía: «No llegó la palabra de Martí a esa gente.» De ahí nació la idea de los Cuadernos Martianos, que han tenido una enorme importancia; concebidos, diseñados y seleccionados por Cintio para los distintos niveles de educación. Y él decía: «Esperemos que algún día, si alguien se va de ese modo, que no nos avergüence». Yo recordaba, escuchándolo el primer día, ese texto verdaderamente antológico de Cintio, que se publicó en el periódico en agosto de 1994.

Es muy importante que el Congreso haya acordado crear una Comisión permanente que tenga que ver con este tema de los valores; este tema tan complejo, tan esencial, tan estratégico, que tiene que ver con la necesidad de restaurar el tejido espiritual de la sociedad, allí donde ese tejido esté dañado. En esas zonas dañadas confluyen todas las dimensiones del problema: el culto estúpido a la seudocultura yanqui, la frivolidad del colonizado, los retrocesos éticos, la corrupción, el racismo. Ahí está el racismo, muy fuerte, en esa dimensión dañada de nuestra espiritualidad, el sálvese quien pueda. Todo está ahí, todo mezclado, como hubiera dicho Nicolás, aunque aquí se trata de una mezcla diabólica.

Yo he repetido varias veces —perdónenme los que me hayan oído— que tú no puedes pretender ser un doctor Jekyll —estoy hablando del famoso cuento de Stevenson, Jekyll y Mr. Hyde; el bueno que se toma una pócima y le sale lo diabólico que tiene dentro. Tú no puedes ser un doctor Jekyll diurno y antiimperialista y por la noche convertirte en un mister Hyde culturalmente entregado a lo peor de Hollywood. Eso no es posible (Aplausos). En algún momento, como en el cuento de Stevenson —no de Teófilo, de Robert Louis Stevenson (Risas) —, se te va a producir un cortocircuito, y mister Hyde, esa criatura abominable, sale cuando no lo llaman y ya no lo puedes controlar.

Tenemos que lograr que nuestra gente tenga referencias culturales muy sólidas y que el rechazo a la basura seudocultural se convierta en algo instintivo.

Necesitamos que la UNEAC, el Ministerio, el ICRT y todas las demás instituciones que promueven la cultura, trabajen del modo más coherente posible para defender nuestros auténticos valores culturales frente a la banalización. Necesitamos dar una batalla contra los modelos coloniales que hoy nos contaminan y trabajar coordinadamente —repito— para que nuestro pueblo conozca y disfrute el talento creador de nuestro país y lo mejor y lo más auténtico de la literatura y el arte del Sur, como se dijo aquí —creo que fue Faya el que mencionó eso—, y también, por supuesto, del propio Norte, es decir, de todo lo bueno que se abre paso a contracorriente y al margen del mercado global. Es muy importante trabajar de este modo.

En esta batalla, como se ha dicho en varias comisiones, es imprescindible una crítica artística y literaria seria, rigurosa, de la creación y también de la gestión cultural, como un instrumento esencial frente a las concesiones que pueden hacer promotores, e incluso artistas, al mercado del arte. Esto se enfatizó en varias comisiones y debe ser atendido por las instituciones de la cultura y los medios. Contamos hoy, por fortuna, con un gran movimiento de revistas culturales: ahí está la Gaceta, de la UNEAC, que ayer fue justamente felicitada; Temas, Criterios, Revolución y Cultura; la más reciente y de una extraordinaria factura, la Siempreviva; también está Catauro, aunque hay otras —pueden escapárseme algunas— en todas las provincias hay revistas, algunas son muy buenas, otras no tanto. Pero es muy importante que esa crítica viaje de las revistas a los medios masivos e influya mucho más allá de los sectores intelectuales.

Debemos crear en nuestro pueblo, especialmente entre los jóvenes, referencias culturales sólidas y una capacidad crítica frente a los falsos modelos.

Creo que este es un tema que yo sé que es polémico, que sé que tenemos que seguir discutiendo: el tema de los gustos, y voy a decir mi punto de vista: creo que la idea de complacer el gusto de la gente es nociva, esa idea se ha usado como pretexto para reproducir aquí esos subproductos banales (Aplausos). No tengo ninguna duda de que hay que estudiar los patrones de gusto existentes, y, al propio tiempo, trabajar por diversificarlos y por transformarlos en favor de la cultura nacional y de lo mejor que se hace fuera de Cuba. Por supuesto, esto no puede hacerse prohibiendo un género, prohibiendo una cosa, prohibiendo otra, sino elaborando acciones culturales bien pensadas, intencionales, bien coordinadas.

Estoy muy de acuerdo con el dictamen de la Comisión de los jóvenes acerca de los retrocesos —algo que nos duele, que nos amarga— que se verifican en los gustos musicales y cinematográficos, en los gustos en el audiovisual, en el cine, eso es verdad, y estoy muy de acuerdo en la urgencia de trabajar juntos para detener esos retrocesos. Y habría que mencionar, quizá, lo que creo son algunos avances; a mi juicio, hay algunos avances. Creo que se ha avanzado en la promoción de la lectura, en la música de concierto, en la asistencia a la música de conciertos; la asistencia al teatro es algo notable hoy en nuestra gente joven, los teatros están llenos de gente joven; también en el gusto por la danza. Y creo que, en general, la referencia en términos de artes visuales ha mejorado. Ahora, todo eso, como sabemos, no podemos considerarlo como que ya se ganó. Aquí hubo una cultura cinematográfica extraordinaria en este país; aquí hubo una cultura y todavía, por suerte, se produce el Festival de Cine y tú ves la cola de gente para ver cine no comercial y, cuando en la Cinemateca ponen un ciclo importante, tú ves a la gente yendo a la Cinemateca; pero, en términos generales, a escala masiva, hay una especie de retroceso, a mi juicio, bastante evidente.

Es decir que si hemos avanzado en determinadas áreas, tenemos que trabajar para consolidar eso, porque la vida demuestra que se puede retroceder, y hay hábitos que se pueden perder, y hay gustos que se pueden corromper.

El tema de la recreación, que se discutió bastante, Raúl, y que usted incluso mencionó en una de sus intervenciones —-y nos ha dado apoyo ahora para ampliar las ofertas culturales en distintos lugares del país—- es algo que debemos seguir analizando. Y trabajando para enriquecer el concepto de recreación que hoy predomina. Eso es algo que hemos estado hablando mucho con los compañeros de la UJC, con el propio Lazo, que ha presidido la Comisión de Recreación del Verano.

Yo les decía a los compañeros de la FEEM: A ningún joven tú le puedes imponer un modelo específico de recreación. Desde el momento en que la recreación te la imponen, dejó de ser recreación, eso no hay manera de imponerlo. Tú tienes que lograr que sea algo instalado en lo profundo de la gente y que sea algo absolutamente espontáneo, es decir, la batalla hay que ganarla en otra instancia de la persona. Pero, al mismo tiempo, no podemos renunciar a diversificar el concepto de recreación que tienen hoy nuestros jóvenes.

Hay un ejemplo, que a mí me parece que quedó muy bien, que fue una iniciativa del Instituto del Libro con la Juventud, con la FEU, que fue lo que se llamó Lecturas de Verano, que después se convirtió en La noche de los libros y se convirtió en Lecturas en el Prado, y se hizo en La Habana, y en muchas ciudades del país se hicieron actividades de este tipo, Raúl, similares. El Festival Universitario del Libro y la Lectura llegó a todos los municipios y, por supuesto, ahí también participaron trovadores nuestros, participaron músicos nuestros; lo que hizo la Asociación Hermanos Saíz y el Instituto de la Música cuando el aniversario de la Nueva Trova, y se divulgó muy bien. Ahí hubo un apoyo muy bueno, muy fuerte, decisivo, de la televisión, spots muy bien pensados. El INDER repartió postales con deportistas, los recordistas nuestros; trabajó con nosotros también el INDER.

A mí me parece que la repercusión de algunas de estas acciones puntuales demuestran que la gente está ávida también de nuevas formas de recrearse, lo que tenemos que hacer es divulgarlas, pensarlas, diseñar bien esa divulgación.

He ido mencionado a distintas comisiones, me han faltado pocas comisiones por mencionar. Quiero decir que, a mi juicio, trabajaron muy bien, con mucha intensidad, con mucha profundidad, Miguel, tú mismo lo has dicho varias veces, se lo he escuchado decir a Graziella, la de Cultura y Turismo, que coordinó Cary Diez, hoy Vicepresidenta de la UNEAC, para alegría de todos nosotros; la de la enseñanza artística, que coordinó Mery Córdova; mencioné la de promoción nacional, que coordinó Sigfredo Ariel; la de proyección internacional y del ALBA, coordinada por dos de nuestros premios nacionales de literatura, Nancy Morejón y Reynaldo González; Nancy, hoy presidenta de la Asociación de escritores, y estoy muy orgulloso de pertenecer a esa Asociación y de subordinarme a la más hermosa capitana que han tenido nuestros escritores (Aplausos).

La Comisión de arquitectura, urbanismo y cultura, que la coordinó Villa, con el apoyo de Choy; la de estatutos, que coordinó Corina, que es una comisión ardua, compleja y difícil, con elementos legales; la de trabajo comunitario ya la mencioné; la de reclamaciones, que la coordinó Alex Pausides y, por supuesto, Luisa Campuzano, que se merece un gran aplauso (Aplausos). Luisa fue mi profesora de latín. Ella, como presidenta de la Comisión de Candidatura, hizo un gran trabajo, sin dudas.

Yo creo que ese trabajo de equipo, Miguel dijo en la sesión inaugural que fue la piedra de toque del éxito del proceso preparatorio, y como nos decía Lazo ayer, eso tiene que mantenerse. Ese estilo de trabajo de equipo, las comisiones lo tienen que mantener, lo tiene que mantener el Consejo Nacional, lo tienen que mantener los ejecutivos de las asociaciones. No podemos perder esa sistematicidad. La UNEAC tiene que mantenerse viva, activa, vigente, influyendo, debatiendo, discutiendo, interviniendo en la política cultural a nombre de la vanguardia, a nombre de la calidad.

Creo que es demasiado importante lo que nos estamos jugando si no atendemos con la mayor atención nuestros procesos culturales, y si no tomamos la ofensiva en esta guerra simbólica, en esta guerra cultural que se nos hace. Las derrotas en el campo cultural y en el campo simbólico —eso hay que recordarlo siempre— fueron un factor fundamental en la derrota de aquel socialismo que se derrumbó —como se apunta en el informe de la Comisión de los jóvenes.

Esto tiene que ver, por supuesto, con la ética. Tiene toda la razón Desiderio. En los productos de la industria yanqui del entretenimiento, aun en los que nos parecen más inofensivos, hay lecciones permanentes, intravenosas, de capitalismo, de la ética de vencedores y perdedores, del culto al hombre de éxito, que es el culto al dinero. Y tiene que ver también todo esto, obviamente, con lo que nos señaló Fidel sobre la ética en su mensaje a Miguel y a este Congreso.

Necesitamos una UNEAC que se caracterice por promover, de manera sistemática, repito, la participación y el debate, y de mantener y de renovar de modo permanente esa unidad imprescindible de la intelectualidad revolucionaria en torno a la política cultural de la Revolución.

El Congreso nos deja una plataforma verdaderamente formidable para todas las instituciones que tienen que ver con nuestra cultura.

Ahora —como nos decía Lazo anoche—, terminado el evento, comienza una nueva etapa de trabajo que debe caracterizarse por la sistematicidad —lo he dicho como siete veces; pero apareció de nuevo la palabra—, y también por el rigor, por la profundidad. Las comisiones permanentes deben continuar reuniéndose, deben continuar aportando ideas, aportando propuestas. El nuevo Consejo Nacional electo tiene que reunirse puntualmente dos veces al año, y ante él deben rendir cuenta esas comisiones.

No debe perderse de ningún modo el trabajo de equipo y el funcionamiento de los órganos colectivos, la presidencia, el ejecutivo, las asociaciones, el Consejo Nacional.

Quiero terminar, primero, uniéndome al recuerdo tan sentido que mostramos el primer día a nuestro querido hermano, al compañero Sergio Corrieri (Aplausos prolongados). Sergio, estando muy enfermo y conociendo lo peligrosa que era su enfermedad, aceptó esta misión, y realmente es un ejemplo y seguirá siendo un ejemplo para nosotros de un gran artista, de un gran revolucionario y de un gran ser humano.

Y quiero, por supuesto, felicitar a Miguel Barnet por su elección como presidente de la UNEAC, por el esfuerzo realmente enorme que ha hecho para llevar a buen término los trabajos preparatorios del Congreso, para conducir esta reunión hasta resultados tan trascendentes para nuestra cultura y para nuestra nación (Aplausos). Quiero felicitarlo y abrazarlo, porque siendo un gran creador, siendo un gran poeta, un gran narrador, ha tenido la valentía y la generosidad de aceptar este desafío tremendo y esta nueva tarea que le ha dado la Revolución (Aplausos).

Quiero felicitar también a otros dos creadores muy relevantes, de los que mi generación está muy orgullosa, a Villa y a Senel. Villa, vicepresidente primero, y Senel vicepresidente, no sé qué número le toca (Risas); pero, sin duda, otro vicepresidente maravilloso. Por supuesto, a nuestro querido Roberto Valera, a Cary, a Omar, a Rudy, a Mauri, a Eslinda, a Aida, a los demás compañeros, a los presidentes de asociaciones, a todos los quiero mucho y los felicito, y a los miembros del Consejo Nacional, a los ejecutivos elegidos, a los miembros de la Comisión Organizadora que no integraron la nueva dirección, a los coordinadores de las comisiones que tan duro trabajaron para dejarnos una plataforma magnífica para el presente y el futuro inmediato de la UNEAC y de la cultura cubana.

Quiero hacer llegar también una felicitación muy especial y muy cálida a nuestra entrañable Graziella, maestra de todos nosotros (Aplausos prolongados). Graziella —no sé si ustedes lo saben; pero bueno, debemos saberlo todos—, por solicitud propia no va a tener cargos formales en la presidencia de la UNEAC; pero seguirá guiando con su consejo imprescindible a esta organización, a la que tanto ayudó desde aquel Congreso de 1988, hace 20 años. Me dijeron que esta mañana, en el Consejo Nacional, hubo un homenaje espontáneo a Graziella. Me dijeron que fue un momento muy emotivo, muy hermoso, y que el primer acuerdo de ese Consejo fue nombrar a Graziella como asesora permanente y definitiva de la presidencia de la UNEAC (Aplausos). Algunos compañeros han dicho muchas veces antes de este Congreso —creo que Miguel dijo algo de eso esta mañana—- que Graziella es la conciencia de la UNEAC; otros, entre los que me cuento, piensan, pensamos, que es la conciencia siempre lúcida, siempre alerta, de toda nuestra cultura. Con ella, con su palabra, con su capacidad para señalarnos en todo momento lo esencial por encima de cualquier coyuntura, con su ejemplo mismo, seguiremos contando todos.

¡Felicidades y un fuerte abrazo a todos! (Aplausos)

Anuncios

Read Full Post »

Toda la pompa de los Premios Ortega y Gasset de Periodismo ha incluido a una coterránea cubana. Dicen en la categoría de Periodismo Digital ortega-y-gasset.jpgy al parecer se han quedado un poquito retrasados los ilustres jurados puesto que nadie hoy día distingue un periodista de la radio, de la Televisión o de un periódico. Todos son periodistas ¿no vale eso para Internet?. Pero, esto no me llama tanto la atención como lo que dijo la propia bloguera: ¨¡No lo puedo creer!¨. Por otra razón, ¡muchos periodistas serios tampoco!

El respetable jurado ¨reconoció¨ la “perspicacia” con la que la periodista ha sorteado las limitaciones a la libertad de expresión en Cuba. ¿Quién molesta a esta nueva periodista independiente llevando y trayendo su memoria flash, como ella misma dice?. El fallo destaca el estilo de la información “vivaz y directa” que ofrece a sus numerosos lectores y “el ímpetu con que se ha incorporado al espacio global del periodismo ciudadano”.

¡EXCELENTE!. EL PERIODISMO CIUDADANO -ASÍ LO CALIFICAN LOS RESPETABLES PREMIADORES- EXCLUYE DELIBERADAMENTE LOS DATOS QUE SE RESEÑAN DEBAJO. TODO PARA CAUSAR MALES Y DESESPERACIÓN AL PUEBLO CUBANO. ¡QUE AMARGAS QUEJAS DEL PERIODISMO INDEPENDIENTE CUBANO POR EL ESFUERZO DEL GOBIERNO DE LA ISLA PARA COMPRAR LOS CITOSTÁTICOS PARA LOS NIÑOS AQUEJADOS DE CÁNCER, ES UN EJEMPLO, QUE PODRÍA DIGNIFICAR AL PERIODISMO CIUDADANO CONTRA EL MAYOR IMPERIO QUE QUIERE DESAPARECER A CUBA COMO NACION INDEPENDIENTE!

Los documentos oficiales del gobierno de Washington confirman que Estados Unidos recluta, entrena y financia a individuos en Cuba para promover su política exterior contra el gobierno de La Habana, según podemos leer en documentos desclasificados o públicos hoy.

Desde 1959, la política de Estados Unidos tiene por objeto, a fin de derribar el gobierno de La Habana, la creación de una oposición en Cuba. En una reunión efectuada el 14 de enero de 1960 en el Consejo de Seguridad Nacional, el subsecretario Livingston Merchant declaró: «Nuestro objetivo es ajustar todas nuestras acciones con vistas a acelerar el desarrollo de una oposición en Cuba […]». Por su parte el secretario adjunto para los Asuntos Interamericanos, Roy Rubottom, afirmó que «el programa aprobado [destinado a derrocar al gobierno cubano] nos ha autorizado a brindar nuestra ayuda a elementos que se oponen al gobierno de Castro en Cuba para que parezca que su caída sea el resultado de sus propios errores» (1).

El 19 de junio de 1963, John F. Kennedy aprobó el «plan integral de acción encubierta» que pretendía «mantener todas las presiones posibles sobre Cuba y crear y explotar en Cuba situaciones calculadas para estimular a elementos disidentes del régimen […] con el fin de perpetrar un golpe de Estado» (2). (Subrayado por la autora del Blog)

Lo que antes fue secreto, hoy es público

El Congreso estadounidense hizo ley la injerencia en Cuba. Fue con la ley Torricelli donde dispone de una parte intervencionista y subversiva. La sección 1705 estipula que «Estados Unidos proporcionará asistencia a las organizaciones no gubernamentales adecuadas para apoyar a individuos y organizaciones que promueven un cambio democrático no violento en Cuba» (3).

Adoptada por la administración Clinton en 1996, la ley Helms-Burton también prevé agrupar, reforzar y financiar a una oposición interna en Cuba. La sección 109 es muy específica y convincente: «El Presidente [de Estados Unidos] está autorizado para proporcionar asistencia y ofrecer todo tipo de apoyo a individuos y organizaciones no gubernamentales independientes para agrupar los esfuerzos con vistas a construir una democracia en Cuba» (4).

El 6 de mayo de 2004 el presidente Bush publicó un increíble informe de 454 páginas titulado Commission for Assistance to a Free Cuba (Comisión de Asistencia a una Cuba Libre). Este informe prevé la elaboración de un «sólido programa de apoyo que favorezca a la sociedad civil cubana». Entre las medidas preconizadas, una financiación por importe de 36 millones de dólares se destina al «apoyo de la oposición democrática y al fortalecimiento de la sociedad civil emergente» (5).

El 3 de marzo de 2005 Roger Noriega, entonces secretario asistente para los Asuntos del Hemisferio Occidental de la administración Bush, señaló que se habían añadido 14,4 millones de dólares al presupuesto de 36 millones de dólares previsto en el informe de 2004. Noriega, incluso, llegó revelar la identidad de algunas de las personas que se encargan de la elaboración de la política exterior estadounidense contra Cuba. Citó los nombres de Martha Beatriz Roque, las Damas en Blanco y Oswaldo Payá (6).

El 10 de julio de 2006 el presidente Bush aprobó el nuevo informe de 93 páginas. El objetivo proclamado está claro: romper el orden constitucional vigente en Cuba. La primera medida adoptada prevé una mayor financiación a los grupos de «disidentes». Washington estudia acelerar el reclutamiento de individuos cuyo papel será participar en el derrocamiento del gobierno actual. A los 36 millones de dólares previstos en el primer informe de 2004 y a los 14,4 millones de dólares adicionales de marzo de 2005, se añade una nueva suma de 31 millones. El plan de Bush incluso cita a las personas encargadas de liderar las fuerzas subversivas: Martha Beatriz Roque, Oswaldo Payá, Guillermo Fariñas y las Damas de Blanco, entre otras (7).

La administración Bush también dedica 24 millones de dólares adicionales a Radio y TV Martí, dos medios propagandísticos estadounidenses destinados a promover un «cambio de régimen», para que amplíen las transmisiones de programas subversivos hacia Cuba, infringiendo la legislación internacional que prohíbe la violación del espacio hertziano nacional. Los miembros de la «disidencia» cubana recibirán una parte de esta suma para adquirir y distribuir equipos de radio y televisión que permitan captar los programas que se emiten desde Estados Unidos. Otros países están invitados a transmitir programas subversivos hacia Cuba. El plan prevé también «entrenar y equipar a periodistas independientes de la prensa escrita, radiofónica y televisiva en Cuba» (8).

Citas:
(1) Marion W. Boggs, «Memorandum of Discussion at 432d meeting of the National Security Council, Washington», 14 de enero de 1960, Eisenhower Library, Whitman File, NSC Records, Top Secret, in Foreign Relations of the United States 1958-1960 (Washington:
United States Government Printing Office, 1991), pp. 742-743.
(2) Piero Gleijeses, Misiones en Conflicto. La Habana, Washington y África 1959-1976 (La Habana, Editorial Ciencias Sociales, 2004), p. 37.
(3) Cuban Democracy Act, Capítulo XVII, Sección 1705, 1992. Véase también Salim Lamrani, Double Morale. Cuba l’Union européenne et les droits de l’homme (París: Editions Estrella, 2008), pp. 45-55.
(4) Helms-Burton Act, Capítulo I, Sección 109, 1996.
(5) Colin L. Powell, Commission for Assistance to a Free Cuba, (Washington: United States Department of State, mai 2004). http://www.state.gov/documents/organization/32334.pdf

(6) Roger F. Noriega, «Assistant Secretary Noriega’s Statement Before the House of Representatives Committee on International Relations», Department of State, 3 de marzo de 2005. http://www.state.gov/p/wha/rls/rm/2005/ql/42986.htm
(7) Condolezza Rice & Carlos Gutierrez, Commission for Assistance to a Free Cuba, (Washington: United States Department of State, Julio de 2006).
http://www.cafc.gov/documents/organization/68166.pdf
(8) Ibid., p. 22. y artículo: La obsesión cubana de Reporteros sin Fronteras. Por Salim Lamrani http://www.cubadebate.cu

Read Full Post »

A pesar del ominoso “silencio” del terrorismo mediático trasnacional

“La unidad lo hace todo y, por lo mismo,
debemos conservar este valioso principio” Bolívar

“Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar”

José Martí

Hemos seguido, paso a paso, la sesiones liminares, la inaugural, los férvidos debates, la emotiva sesión de clausura, todo con el fondo del salutífero cruce de espadas entre las naturales opiniones encontradas, y, asimismo, como aura que lo nimbaba todo:
la presencia –en ausencia- del querido Comandante en Jefe (sólo hay uno) Fidel Castro que, escritor él mismo, y líder revolucionario y artesano de la Cuba impertérrita de hoy, participara -con una carta- en el evento que concluyera exitosamente…

Participara, con una carta paradigmática, dirigida al Miguel Barnet, entonces presidente de la Comisión Preparatoria y hoy, justicieramente, elegido para el cargo máximo en la señera Institución que agrupa a un abigarrado estamento de la sociedad cubana: el de los escritores y artistas, el de los creadores y constructores del alba: gente polémica y heteróclita, per se, que sin embargo, en esta ocasión, demostró su madurez y su afirmación en la conciencia de que la cultura y el arte –los artistas- no son raíces adventicias y, más bien, se imbrican en los más enjundioso del tejido social.

De allí la unidad dentro de la natural diversidad, de allí el acuerdo allende problemas y planteos opinables, de allí la unidad que, como misil transcontinental, resultó el colofón del proficuo VII Congreso que fue todo menos una Asamblea de estetas desarraigados que persiguen el dernier cri, para subirse al carro de un esnobismo a ultranza que, por cierto, recibe baños dolarizados, ya sabemos de dónde…

Fueron, pues, días y noches intensos, álgidos por momentos, pero plenos de sentido creativo y de diáfana conciencia de que el mundo de la cultura, de los intelectuales, de los artistas, es una de las preseas más carismáticas de la Segunda Independencia de América Latina, que empezara (se admiten opiniones) el 26 de Julio de 1953 –un siglo después, precisamente, del nacimiento del Héroe Nacional, en cuya memoria, y encabezados por Fidel, se hizo la toma al Cuartel Moncada, que quedara tachonado con la invicta sangre de los que serían fundadores del Primer Territorio Libre en América.

Y luego el Juicio del Moncada, donde el escritor, el jurista –vir bonus discendi peritus- Fidel hizo su autodefensa y lanzó al mundo una joya de literatura jurídica que, indeleble, ha atravesado el tiempo y el espacio, pues, aparecida en la década del 50, hoy es un clásico en su género y una pieza maestra que solo pudo ser escrita por quien , desde entonces, tenía como sus pater familis a José Martí y a Bolívar, quien, precisamente, alguna vez escribiera –lo que aplicamos a Fidel: “Sin la igualdad perecen todas las libertades, todos los derechos”.

Lo anterior para explicar –y no se olvidan innúmeras piezas oratorias del calibre de los discursos dados con ocasión del recibimiento de las víctimas del Crimen de Barbados; o su presentación, indeleble, en el Foro mundial de NNUU o esa pieza oratoria en la Cumbre de Río, donde dijera aquel diamante que solo puede ser obra de un espíritu preclaro: “Que muera el hambre y no el hombre” (cito de memoria, pues sobre esto discurríamos [café retinto de por medio] con Pastor Rodríguez, Ministro Consejero de Cuba en Perú, y con el que comentábamos las virtudes, eximias, de Fidel-escritor [sin contar los artículos que casi diariamente publica en la prensa mundial, en los que se trasunta su permanente interés por el acaecer y la suerte ya no solo de su bienamada patria, sino del género humano en su conjunto: como por ejemplo cuando se pronuncia sobre la bioenergética o los reiterados crímenes del Imperio y los imperialistas: todo ello tratado con un estilo que roza los linderos de la genialidad])

Lo anterior, del mismo modo, para aplaudir el hecho de que el Comandante Fidel haya sido nominado como Miembro Emérito de la UNEAC, aunque por su obra, hace tiempo que “de oficio” (como dicen mis amigos rábulas) debía habérsele otorgado su carnet para que se le reconozca como Miembro Activo de una Institución –la UNEAC- que ha sabido sortear las vicisitudes, Scila y Caribdis homéricas, las anfractuosidades de la situación mundial –el derrumbe del bloque llamado socialista- y la creciente y cada vez más ahíta de arterías, conducta del mayor enemigo de la humanidad, el imperialismo norteamericano que no dejaba pasar día sin elucubrar cómo defenestrar al Héroe máximo de Playa Girón, al titán de la Sierra Maestra.

Pero asimismo están las llamadas “tecnologías de punta” que seducen e hipnotizan a las masas, pero frente a las cuales es necesaria la reflexión admonitoria de Fidel sobre su uso, y lo que ello implica, como mayor enriquecimiento de las trasnacionales que acumulan en sus manos, en dólares ”tantos ceros que es ininteligible”; y “Peor todavía: cada uno de los nuevos inventos” será sustituido por otro invento más efectivo y ya no puede garantizarse el secreto de lo que habla una pareja en el banco de un parque “.

Y continúa el Comandante, muy preocupado por el destino de los cubanos ahora que se abre el mercado a la voracidad omnívora de las trasnacionales fabricantes de todo esto. Y frente a lo cual, el maestro austero que es Fidel, proclama: “¿Tiene algún sentido ese tipo de existencia que promete el imperialismo? ¿Quiénes rigen la vida de las personas? ¿Puede incluso garantizarse la salud mental y física con los efectos no conocidos todavía de tantas ondas electrónicas para las cuales no evolucionó ni el cuerpo ni la mente humana?”

Fidel insistió en que preguntas cardinales como éstas “no pueden dejar de ser abordadas en un congreso de la UNEAC”. A riesgo que digan que es fatalismo, a lo que él responde: “No, fatalismo es dejar de plantear el problema” Y luego repasó temas caliginosos como el del “clima cambiado como consecuencia de la acción irresponsable del hombre” y su correspondiente rotura de equilibrio” “¿Cómo restablecerlo es el gran problema por resolver”.

De este modo, el argonauta del “Granma” concluyó, y luego de pasar someramente lista a las principales arterías de los adversarios escaldados por los triunfos innegables de la Revolución, señaló que los éxitos del proceso cubano, “exacerban el odio de nuestros adversarios”, por lo que sus órganos de prensa “nos atacan en jauría”

Luego de pasar revista al escandaloso episodio de censura -¡en Suecia!-, donde el sitio web llamado Rebelión, por su innegable apoyo a las nobles causas de la Isla, fue sacado del aire por empresas yanquis contratadas para tal fin.

Y concluyó con esa capacidad suya de sintetizar el pensamiento, hasta que quede como una proclama, como un lema renovado:

“todo lo que fortalezca éticamente ala Revolución es bueno, todo lo que la debilita es malo”

Acaeció, pues, este gran Congreso que, en sí, constituyó la prueba más esclarecida de que la creación sigue siendo una martiana trinchera de lucha, y que sus creadores-sus catecúmenos,, sus condotieros- mantienen la guardia en alto y, como decía el poema del inmortal León Felipe: “sensibles a todos viento” no esperan que la realidad se transforme sola, sino que ellos mismos aspiran a ser protagonistas de la consolidación de esa sociedad cubana del siglo XXI en la que, unimismados, artistas – vale decir, pueblo- y gobierno y dirección política , tienen el mismo Norte, cuyo continente y contenido están en perpetua consolidación.

Prueba fundamental de lo que afirmamos, es la presencia del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, quien acudió a despedir a los congresistas y manifestó que éste “había sido un gran Congreso, con mucha discusión”. Expresó, asimismo, su acuerdo con la mayoría de las opiniones “mientras algunas, las menos, sinceramente no las compartía. Sin embargo resaltó que “para esa diversidad de criterios luchábamos”, y recordó “como siempre había sostenido que, de las mayores discrepancias, salen las mejores decisiones”.

El discurso de clausura lo pronunció el Ministro de Cultura, novelista y ensayista. Abel Prieto, y la misma sesión estuvo presidida también por los miembros del Buró Político del Partido, Esteban Lazo y Carlos Lage quienes a su vez felicitaron al poeta, novelista y etnólogo Miguel Barnet, figura emblemática y de real proyección internacional, por su elección como Presidente de la UNEAC.

Pero la condecoración máxima la dio la Central de Alcantarillas del Terrorismo Mediático que, una vez más, (Vico, Vico, la historia se repite); una vez más, quisieron tapar el sol con un dedo y dieron la orden de silencio para todo lo que se refiera al VII Congreso de la UNEAC.

Pero resulta que el silencio resultó más expresivo que sus columnas tarifadas, porque en Cuba ha triunfado el porvenir, mientras los órganos de prensa del Establishmen representan a un valetudinario esperpento que, poco a poco, va cayéndose por el peso de su infamia, de su estrabismo histórico, ya suficientemente estudiado.

La Calera, Lima, 5 de abril de 2008

Read Full Post »