Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25/03/08

¡Cambio… bendito cambio!  Si tan solo nos bendijesen con una lluvia ligera, tan solo lo suficiente para limpiarnos los prejuicios, la avaricia y nuestro continuo despilfarro.  Así,  limpitos, nos iba a ser mucho mas fácil ser un pueblo entero en vez de la suma de fracciones que componen esta nación diversa por antonomasia; diversidad no solo en las gentes que la pueblan sino también en sus derechos, esperanzas y expectativas.

 

Que quede bien claro, en nuestra nación la indignación es algo que va por dentro pero al rojo vivo, mucho más de lo que nos imaginamos, y algo que preferimos no transmitir a los cuatro vientos; quejas monumentales y reales que nunca se han confrontado del todo y con franqueza – y no quejas imaginarias – algo que impide al país ser cohesivo.  En su lugar, todo lo que se ha hecho desde tiempo inmemorial es mentirnos a nosotros mismos y a los demás… poniendo tan solo parches.  Nuestra nación nunca ha sido esa “América del 4 de Julio”, la que nuestro departamento de estado promociona por todo el planeta; siendo mas bien para unos el país de la oportunidad, el lugar donde se logra su “sueño americano”, pero para otros la condena a revivir su “pesadilla americana”.

 

Parches que cubren los problemas raciales, la inigualdad económica y la falta obscena y lasciva de moderación son pegados constantemente al psique estadounidense como si nos dijeran a todos que todo marcha bien, que no hay por que preocuparse, y menos aun quejarse.  Así que a la verdad se la cubre con parches de mentiras, mientras que se nos pide que orgullosamente cantemos a coro: “Dios Bendiga a Norteamérica”, una Norteamérica que en realidad pertenece a unos pocos, aunque se nos engañe a la mayoría para que la adoptemos como nuestra, sabiendo muy bien que no lo es.  Y las sandeces se acumulan, así como los parches, hasta que la caldera hirviendo rebosa… y entonces los parches temporalmente desaparecen y nos damos de puñetazos.

 

La semana pasada los medios norteamericanos nos presentaron al reverendo Wright exaltando a su congregación de feligreses negros con un blasfemo “Dios Maldiga a Norteamérica”.  Nada de insignias con banderitas adornando su vestimenta clerical, tan solo palabras de ira y rencor saliendo de su boca.  Un pastor de almas cristianas resentido que dice lo que cree ver… y que para decenas de millones es la realidad de esta Norteamérica donde viven, y no la Norteamérica mítica de la que parecemos estar tan patrióticamente orgullosos.  El obrar así ha hecho que Wright haya creado grandes problemas para una oveja de su rebaño, el senador Barack Obama, y su intento en obtener la candidatura de su partido para las próximas elecciones presidenciales.

 

La denuncia de Obama a su pastor, o lo dicho por su pastor, fue tanto en forma como en sustancia pero si condicional a los existentes problemas raciales que todavía afligen a esta nación.  Y eso es algo que la mayoría de los conservadores estadounidenses simplemente no toleran… tiene que ser una denuncia incondicional, y una adherencia total a la filosofía de que “EEUU no hace nada mal”, de lo contrario deja de ser una denuncia.

 

Aunque cuestionemos el camino que Obama siga, o su habilidad a forjar cambio en el país, por lo menos si aparenta ser una persona honorable y capacitada… a diferencia de casi todos los políticos de este país; y eso, desde luego, no le ayudará a lograr la candidatura de su partido; y, de obtenerla, de llegar a la meta y ser elegido como presidente. 

 

Seguramente se le atacará por tener un nombre con solo una letra de diferencia del que fundara Al Qaeda (Osama).  Las mentiras y denigración contra el senador se presentaran con toda su fuerza, y los sabuesos fascistas rastrearan bosques y marismas buscando a este terrorista mitad-negro que se atreve a decirnos que tenemos problemas raciales que resolver.  En realidad el acoso ya ha empezado con salvas de aquí y de allá aunque por ahora todavía de forma moderada por aun no llevar sobre sus hombros la candidatura Demócrata… no antes de que le pongan en el cuadrilátero con John McCain.

 

El cólera de los negros estadounidenses es real, sumamente real, aunque se le haya puesto un parche.  Tanto el sistema jurídico como el de prisiones son una vergüenza para un país del primer mundo, vergüenza que además afecta desproporcionadamente a los negros… aunque no sean las únicas instituciones donde esto ocurra.  Cuando la dominante Norteamérica Blanca no consigue o consiente que se haga algo sobre estos problemas… ¿cómo es posible que la gente se sorprenda cuando juicios en materia criminal se convierten en juicio políticos, como los de O.J. Simpson y Mumia Abu-Jamal?

 

Solo hemos tocado en el resentimiento racial – que por cierto afecta a otros grupos, y no solo a los negros – pero también puede aplicarse a la cada día más alarmante desigualdad económica que viene acelerando la desaparición de sueldos viables que siempre tuvieron en este país la clase trabajadora y media.  Tanto la furia racial como la económica que afectan a la “Otra Norteamérica” seguirán creciendo en los próximos años, logrando un status de súper-mayoría que es posible implique la demanda de cambios drásticos en la nación: sociales, económicos y políticos.

 

No es visión doble lo que nos hace ver dos EEUU… tan solo es ceguera política que hace que solo veamos uno.  La distancia entre estos dos EEUU necesita ser estrechada pronto y de manera drástica o continuaremos siendo los Estados Unidos de Resentimiento, y no los Estados Unidos de América que decimos ser.

 

© 2008 Ben Tanosborn

www.tanosborn.com   

Anuncios

Read Full Post »


Informado de que las autoridades cubanas habían censurado el blog de la revista digital Consenso: www.desdecuba.com/generaciony, donde Yoani Sánchez, una cubana de 32 años, escribía contra los ‘censores anónimos del ciberespacio’ para, en unas dramáticas declaraciones, evitar que me “encerraran en una habitación, apagaran la luz y no dejaran que entren mis amigos” me dirigí allí para comprobarlo.

El mismo día en que la noticia sale publicada en diarios como Público, 25 de marzo de 2008, entro al blog tranquilamente tanto copiando la URL en la barra de dirección como a través de la propia página web de la revista digital. ¡Curioso blog censurado! Ya que he podido acceder tan fácilmente, burlando sin lugar a dudas la férrea mano de los censores, voy a leer un poco. A ver qué se cuece

La autora, a modo de presentación, confiesa que su blog está dedicado a gente nacida en Cuba en los años 70 y 80, cuyo nombre contenga una Y (lo siento por quienes lleven nombres tradicionales cubanos y no inventados –los de la Y-, este blog no es para ellos, es para pijos que se llaman Yadier o Yosvany) y que hayan estado marcados por las escuelas de campo, los muñequitos rusos, las salidas ‘ilegales’ y la frustración. Bueno, al menos su infancia no ha estado marcada por la muerte por inanición, la búsqueda de agua a 9 kilómetros de casa y la guerra. Entiendo que los muñecos rusos pudieran ser feos. En mi barrio había He-Man auténticos, americanos 100%, pero eran muy caros y yo sólo jugaba con muñequitos baratos, que incluso pudieran haber sido rusos, o al menos de Taiwán seguro. En cuanto a la frustración, bueno, esta no me conoce.

Enseguida viene una foto de la bloggera. Viste bien (bonito vestido con bolso cruzado), está bien alimentada, lleva unas gafitas de sol en la cabeza y posa junto a un graffiti. Si está buscando mover a la compasión contra una horrenda dictadura ha fracasado totalmente. Su aspecto occidental y la foto más mueven a la envidia de los virtuales cientos de amigos de Haití, México, Perú o Colombia que la estén viendo que a la solidaridad contra el espantoso régimen que ha permitido que lleve conjugados el vestido y el bolso.

En el primer mensaje ya aparece quejándose: que si el blog está censurado, que si ella es una rebelde, que si en la isla no se ve, que si los ‘adolescentes’ se están ganado los manotazos de los censores. Debería reflexionar sobre un dato: ella tiene 32 añitos y vive en un país donde se puede permitir pasar la mañana escribiendo niñerías en un blog; en otros mundos que tanto anhela tendría ya 4 hijos y habría consumido más de la mitad de su esperanza de vida. Pero eso no le interesa lo más mínimo. Lo suyo es el blog.

En el segundo post Yoani habla de un preso, Adolfo Fernández Saiz, que, cuenta, fue detenido en primavera de 2003. Un rápido vistazo a Internet nos confirma que parece muy amigo de Reporteros Sin Fronteras (de la que después de los reportajes aparecidos aquí mismo no voy a hablar), ‘Cubanet’ o ‘Cubaliberal’. Aunque personalmente no puedo alegrarme por nadie que esté en la cárcel, supongo que si empiezo a hablar de aceptar dinero de potencias extranjeras para atacar la soberanía de Cuba ya nos irá sonando a todos quién es este abnegado luchador por los derechos humanos (propios). Si Yoani quiere preocuparse por presos, que se dé una vuelta por la base militar de Guantánamo y eche un vistazo. Igual alguno de esos presos se cambiaba por Fernández Saiz. Igual todos.

En su siguiente entrada, la intrépida chica antisistema habla de un libro de cuentos que ella entiende ataca frontalmente a Cuba. Si ataca es dable preguntarse por qué no los fieros censores de los que se quejaba al principio lo han retirado de circulación con su oscuro garfio. Se ve que esta chica no sabe lo qué es el depósito previo, el secuestro de ejemplares y el cierre de publicaciones. Pero igual hay suerte y ahora que van brigadistas vascos para allá pueden contarle lo de Egin y Egunkaria a ver qué le parece. Aunque el librito literario habla de vacas y toros, para nuestra bloggera censurada es claro que habla de economía cubana. Y de paso nos da unas lecciones de lo más interesantes. El libro, por cierto, tiene reseñas en ABC, El Cultural de El Mundo y en Encuentro Cubano. Es realmente conmovedor, pero podían no ponerlo tan fácil. Disimular y esas cosas. O preguntarse por qué otros escritores de su país no tienen reseñas en prestigiosos periódicos españoles. ¿Por no escribir al dictado puede ser, eh, Yoani, corazón?

Me estoy empezando a cansar de leer este blog donde se cita cada dos por tres a estos importantes medios tan independientes y ecuánimes con la isla, como todos sabemos. Sigo un poco más: un poco de charla acerca de por qué ella no tiene un DVD (seguro que ya lo tiene, además es mejor que se compre un blue-ray a estas alturas), pero nada acerca de por qué su país no ha tenido suficiente potencia eléctrica para que ella encienda la maldita videoconsola; un mensaje de ánimo a una nueva bitácora (¿cuántas bitácoras habrá en Irak –las del ejército invasor no cuentan-?, ¿y en Somalia?, ¿y en Santo Domingo para no ir tan lejos?) y aprovecha desde la falta de buenos modales (le ofende a la señorita, a lo que se ve, que los currelas no le den los ‘buenos días’ y se inclinen a su paso) a una exposición de pintura para dar la carga contra el gobierno cubano. Cosa que no me parece ni mal ni bien, ¡pero qué obsesión! A esto se le llama clínicamente ‘manía persecutoria’: amenazada siempre por un poder en la sombra que la censura, la ata, la encierra en casa y no le deja jugar a Mario Bros. Pobre.

Hablo con un psiquiatra y me dice que la manía persecutoria puede ser debida a un ego desmesurado. Lo intuía. Desde luego Yoani de modesta nada, y de aportar a su sociedad menos. No hablemos con ella de hacerse preguntas porque a eso no sabe/no responde. Lo suyo es esperar a medrar e irse a las discotecas que se abrirán en los colegios campestres que tanto parecen molestarle. Que los pobres vayan a los colegios es intolerable. Que ella pueda chatear en paz es imperante y Cuba debe volcar todas sus fuerzas vivas económicas para que la muchacha acceda ya al condenado Blue-Ray (de paso que me consiga uno a mí, que las veo crudas, no todo es miel sobre hojuelas en occidente, maja).

Este es el futuro moral e intelectual que le espera a Cuba como se regale a esta ‘disidencia’ de palo y a la bolsa el poder en aras de una Transición ‘a la española’, con un poco de consensos, salero y tragaderas. Sólo espero que toda la buena gente de Cuba se vea libre de caer bajo las garras de estos finos analistas de la contemporaneidad.

Read Full Post »

Más de 20 mil niños y niñas menores de seis años y sus familiares reciben en Ciego de Ávila (y el resto del país) los beneficios del programa Educa a tu Hijo, experiencia cubana única en el mundo. El proyecto es de gran interés del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y consiste en una vía no institucional del sistema educacional en la Isla, que se ha extendido a todos los territorios, destacó Eglis Roja, metodóloga provincial.

La iniciativa se basa en el apoyo de promotoras y ejecutoras seleccionadas en los barrios por las organizaciones de masas para familiarizar a los pequeños con su posterior vida escolar.

En sus hogares, consultorios del médico de familia u otros locales, ellas cuidan y preparan a los infantes para que se inicien en la enseñanza primaria y contribuyen, además, a que algunas de las mamás puedan incorporarse a la producción o los servicios.

El perfeccionamiento de los métodos docente-educativos, los juegos, las actividades independientes y otras ideas, se traducen en el aumento de la capacidad intelectual de los menores.

Las personas y sus organizaciones que sobresalen en tal desempeño son estimuladas periódicamente en los consejos populares por comisiones que integran los vecinos.

Este método no formal de enseñanza para hijos de madres trabajadoras o no, es una valiosa alternativa del Estado socialista cubano, que garantiza el aprendizaje gratuito a todos los niños, prácticamente desde la cuna. (AIN)

Read Full Post »