Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21/03/08

Cuba, esperanza socialista

En un momento importante como ahora no puedo callar esta pregunta: ¿Por qué el socialismo, que en teoría significaría una alternativa humanitaria al capitalismo, fracasó en Europa y en Asia?

El fin de la Guerra Fría y la caída del muro de Berlín significaron, para el planeta, la hegemonía unipolar del neoliberalismo y el agravamiento de las desigualdades sociales. Hoy día somos 6.6 mil millones de habitantes en el mundo, de los cuales, según la ONU, 2/3 viven por debajo de la línea de pobreza, y cerca de 1.4 mil millones de personas viven en la miseria, o sea, disponen de una entrada inferior a US $1 por día, o US $30 por mes. De ellos, 854 millones sufren hambre crónica.

Bastarían US $500 mil millones para reducir drásticamente el número de hambrientos en el mundo. Sin embargo se gasta anualmente el doble de dicha cantidad en armamentos. Se invierte en la muerte, y no en la vida. Ésta es la lógica del sistema capitalista.

En un momento importante como ahora no puedo callar esta pregunta: ¿Por qué el socialismo, que en teoría significaría una alternativa humanitaria al capitalismo, fracasó en Europa y en Asia? Hay muchas hipótesis y explicaciones. Pienso que el capitalismo tuvo la sagacidad de que, al privatizar los bienes materiales, intentó socializar los bienes simbólicos. En el interior de una chabola en una favela de Rio de Janeiro una familia miserable, desprovista de sus derechos básicos como alimentación, salud y educación, puede soñar con el universo onírico de las telenovelas y creer que, a través de la lotería, de la suerte, de la iglesia que le promete prosperidad, o incluso de la delincuencia, podrá tener acceso a los bienes superfluos.

El socialismo cometió el error de, al socializar los bienes materiales, privatizar los bienes simbólicos, confundiendo la crítica constructiva con la contrarrevolución; cerceando la autonomía de la sociedad civil sujetando al partido los sindicatos y los movimientos sociales; cohibiendo la creatividad artística por medio del realismo socialista; permitiendo que la esfera de poder se transformase en una casta de privilegiados distantes de los anhelos populares; cayendo en la paradoja de conquistar grandes avances en la carrera espacial y no ser capaz de suplir debidamente el mercado minorista de géneros de primera necesidad.

Hoy día queda Cuba como ejemplo de país socialista. Todos nosotros conocemos los desafíos y problemas que esta Revolución enfrenta en vísperas de su medio siglo de existencia. Sabemos los nefastos efectos del criminal bloqueo impuesto a Cuba por el gobierno de los Estados Unidos y cómo la Casa Blanca mantiene injustamente encarcelados a cinco héroes cubanos comprometidos con la lucha antiterrorista y favorece a terroristas renombrados como Posada Carriles.

A pesar de todas las dificultades, Cuba, en estos 49 años de Revolución, logró asegurar a toda su población los tres derechos básicos del ser humano: alimentación, salud y educación. Y algo más importante aún: elevó considerablemente la autoestima de la ciudadanía cubana, que tan patentemente se expresa en sus victorias en los campos del arte y del deporte, así como en la solidariedad internacional, a través de miles de profesionales cubanos de las áreas de la salud y la educación presentes en más de un centenar de países del mundo, generalmente en regiones inhóspitas marcadas por la pobreza y la miseria.

Cuba tiene una responsabilidad histórica para con la memoria de Martí, del Che Guevara y de todos aquellos que dieron la vida por su independencia y soberanía: ¡el socialismo cubano no tiene derecho a fracasar! Si sucediera así, no sería solamente Cuba la que, como símbolo, desaparecería del mapa, como sucedió con la Unión Soviética. Sería la confirmación de la funesta previsión de Fukuyama, de que “la historia terminó”; que la esperanza – una virtud teologal para nosotros los cristianos- se acabó; que la utopía murió; y que el capitalismo venció, venció para unos pocos – el 20% de la población mundial que usufructúa sus avances- sobre una montaña de cadáveres y de víctimas.

Nosotros, amigos de la Revolución cubana, no esperamos de Cuba grandes avances tecnológicos y científicos, servicios turísticos de primera línea, medallas de oro en competiciones deportivas… Esperamos mucho más que eso: la acción solidaria de que hablaba Martí; la felicidad de un pueblo construido sobre la base de valores éticos y espirituales; el principio evangélico del compartir los bienes; la creación del hombre y la mujer nuevos, como soñaba el Che, centrados en la posesión, no de los bienes finitos, sino de los bienes infinitos, como la generosidad, el desapego, el compañerismo, la capacidad de hacer coincidir la felicidad personal con los éxitos comunitarios.

En resumen, anhelamos que, en Cuba, el socialismo sea sinónimo de amor, que significa entrega, compromiso, confianza, altruismo, dedicación, fidelidad, alegría, felicidad. Pues el nombre político del amor no es otro que socialismo.

 

*Autor de “Fidel Y la Religión” (Ocean Press), entre otros libros.

 

13/2/08

Anuncios

Read Full Post »

“Dos empleados del Departamento de Estado accedieron sin autorización a datos de los pasaportes de Hillary Clinton, Obama y McCain. El organismo los echó cuando se dio a conocer el caso” Claro, esos empleados, de muto propio y sólo para chismorrear, andaban revisando esos documentos… que, por cierto, que yo sepa no tienen datos secretos ni mucho menos… sin embargo, no he oído a la Condy comentar nunca el Acta Patriótica, que autoriza a revisar los correos electrónicos de los ciudadanos norteamericanos, a ver sus records de préstamos en bibliotecas ¡hasta los sitios donde navegan y las compras que hacen online! Ya no se sabe cuál será el límite de los gobernantes norteamericanos!!

 

Dos empleados del Departamento de Estado accedieron sin autorización a datos de los pasaportes de Hillary Clinton, Obama y McCain. El organismo los echó cuando se dio a conocer el caso. La jefa de la diplomacia, Condoleezza Rice, lamentó el incidente y reclamó una profunda investigación.

Los datos de los pasaportes de los tres candidatos a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, los demócratas Hillary Clinton y Barack Obama y el republicano John McCain, fueron ilegalmente examinados, anunció el viernes el departamento de Estado.

El departamento de Estado informó la noche del jueves haber echado a dos empleados y sancionado a un tercero acusados de haber accedido sin autorización a los archivos de pasaporte de Barack Obama. La secretaria de Estado Condoleeezza Rice aseguró que habló con Obama y le dijo que “lamentaba” que sus archivos de pasaporte hayan sido examinados en tres oportunidades sin autorización de funcionarios gubernamentales.

“Le dije que lo lamentaba. Y le dije que yo me hubiera enojado mucho si me enteraba que alguien hubiese mirado en mis archivos de pasaporte”, declaró la jefa de la diplomacia después de que el departamento de Estado anunciara que inició una investigación sobre ese incidente.

Hillary Clinton también fue advertida por Rice que la documentación de archivo de su pasaporte fue examinada ilegalmente en 2007, según anunciaron el viernes fuentes del entorno de la senadora. “Esta mañana la secretaria de Estado Condoleezza Rice contactó a Clinton para informarle que el archivo de su pasaporte fue examinado ilegalmente en 2007”, indicó un comunicado difundido por el servicio de prensa de Clinton en el Senado.

MaCain declaró en París que el caso de los pasaportes examinados ilegalmente en Estados Unidos merece “una investigación profunda”. “Si ha existido ataque a la vida privada, esto merece excusas y una investigación profunda que yo creo que se va a realizar”, declaró MaCain a la prensa tras entrevistarse durante 45 minutos con el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

“Estados Unidos valora al más alto nivel el derecho de a la vida privada de cada persona y necesariamente deberá haber una reparación”, añadió.

Read Full Post »

Entrevista exclusiva con Olga y Adriana: “No nos arrancarán las esperanzas”

Por Esther Mucientes (El Mundo, España)

 

MADRID.- Gerardo Hernández, René González, Antonio Guerrero, Fernando González y Ramón Labañino. Cinco hombres, cinco héroes para Cuba, cinco espías para EEUU y cinco símbolos de la batalla que desde hace 50 años enfrenta a la isla con la gran potencia.

Encarcelados en EEUU desde hace casi 10 años, estos cinco hombres se han enfrentado, se enfrentan y se enfrentarán a penas que van desde los 15 años de prisión hasta dos cadenas perpetuas más 18 años de cárcel. Su delito, ser agentes cubanos en un territorio hostil.

Según la defensa, y los propios acusados, eran, efectivamente, cinco agentes, pero su presencia en EEUU estaba dada por la necesidad de conocer las actividades de los presuntos grupos terroristas que residen en Miami y que planean acciones contra Cuba, “contra su pueblo”.

Cinco historias humanas

Pero, más allá del juicio, de las acusaciones y de las penas, la historia de estos cinco hombres es la historia de cinco esposos, padres, hermanos e hijos, que no sólo han tenido que hacer frente a un juicio “injusto, inconstitucional e inconcluso”, tal y como explica Olga Salanueva, esposa de René González, sino también a meses en celdas de aislamiento, al impedimento de ver a sus seres queridos, en definitiva, al ‘robo’ de su pasado, de su presente y quién sabe si también de su futuro.

Olga lo explica en una sola frase: “Ellos podrán venir mañana, podremos retomar nuestras vidas, nuestros caminos, pero hay cosas que si no se hacen en su momento ya no se pueden hacer”.

Desconsoladora es la historia de los cinco, pero quizá la historia de Gerardo Hernández y René González guarda, si cabe, una mayor dureza. Desde prácticamente el día de su detención en 1998 ni Olga, esposa de René, ni Adriana Pérez, esposa de Gerardo, han podido visitarles. EEUU no les concede el visado. El porqué, según Olga y Adriana, “nunca hay una explicación clara”.

 

“Nosotras tenemos el derecho a visitarles, es un derecho humano, un derecho legal que nos asiste. El Gobierno de EEUU se ha empeñado con ensañamiento y de forma reiterada en negarnos ese derecho. Nosotras hemos pedido el visado en ocho oportunidades y en las ocho la Administración estadounidense ha emitido falsos argumentos contra nosotras, alegando que podemos ser un peligro para la seguridad del país, que podemos ser agentes de Cuba, que podemos entrar en territorio norteamericano para reunirnos con alguna organización terrorista, e incluso, que podemos ser posibles inmigrantes”, explica Adriana.

Pero, ¿por qué ellos dos?, ¿por qué no a los cinco? Olga y Adriana no lo dudan: “Los cinco podían estar libres hace mucho tiempo si hubiesen negociado con la Fiscalía, pero a cambio de su dignidad, de una mentira y de ocultar que en EEUU existen organizaciones terroristas, de lo contrario el Gobierno de EEUU no tendría ningún problema en que nosotras entráramos en su territorio”.

Dos cadenas perpetuas

En el caso de Gerardo, condenado a dos cadenas perpetuas más 15 años de prisión, su juventud y la consideración por parte de EEUU de jefe del grupo le han convertido en un blanco perfecto para presionar. Mientras, en el caso de René, condenado a 15 años de prisión, su condición de ciudadano estadounidense y el hecho de que Olga y sus dos hijas vivieran en EEUU, suponían dos puntos flacos fáciles de utilizar.

“Se ensañan en Adriana y en Gerardo, porque piensan que Gerardo puede traicionar, que Gerardo si realmente traiciona es a base de una confusión, con una confesión mentirosa que puede dar un vuelco total políticamente al caso. Es una tortura psicológica”, cuenta Olga.

Y es que pese al sufrimiento, a la distancia, a la pérdida, Olga y Adriana, así como todo el pueblo cubano consideran a estos cinco hombres héroes, patriotas que están pagando un precio demasiado elevado.

Como explica René en su diario y cuenta su mujer, “o te arrancas de una vez todo lo que te ha atado a tu vida anterior o empiezas a buscar excusas para la traición”. Ellos no las encuentran pese a todo, de ahí el orgullo que sienten sus compatriotas.

Sin embargo, y pese a la década que estas dos mujeres llevan sin ver, sin tocar, sin hablar cara a cara con sus esposos, ambas no pierden la esperanza ni un segundo. Claro que lloran, que se hunden, pero sólo un momento, tienen que seguir luchando por René y Gerardo, por Antonio, Fernando y Ramón, y, en el caso de Olga, por sus dos hijas.

“Nos los podrán quitar físicamente, les podrán encerrar, les podrán quitar el contacto familiar normal que se pueda tener en esta situación, les podrán quitar la felicidad de la niñez, la juventud de todos los familiares, pero nuestras esperanzas no nos las van a arrancar”, sentencia Olga. “Como siempre digo, ellos están lejos pero no ausentes”, finaliza Adriana.

¿Quiénes son estos hombres: espías y terroristas, o patriotas luchadores contra el terrorismo?; ¿qué hacían en EEUU; constituían un peligro para el Gobierno estadounidense o, por el contrario, servían a su patria? Gerardo respondió en el alegato que presentó en la vista de su sentencia: “Sólo lamento no tener más que una vida para entregar por mi patria”.

 

20/03/08

 

Tomado de http://www.visionesalternativas.com/Article.asp?ID={F6636148-99B2-4B6A-9B73-6951F407F851}&language=ES

 

‹‹

Read Full Post »