Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27/02/08

Ha querido el azar de los números que haya correspondido a la séptima legislatura de nuestra Asamblea Nacional y a su Consejo de Estado la discusión y aprobación de trascendentales decisiones para la vida futura del país. Pero igual que el séptimo día responde a un movimiento cíclico de la semana, Cuba viene necesariamente cerrando el ciclo de la difícil etapa que abrió el derrumbe del socialismo europeo y después de resistir los impactos iniciales adoptamos las medidas requeridas para la ocasión, que van ha cumplir ya quince años, con más de una década de recuperación y crecimiento sostenido. 

El preámbulo de este momento reorganizativo se inició hace alrededor de cinco años con importantes decisiones como la supresión del dólar de la circulación interna, primero en las transacciones entre empresas y luego de la circulación monetaria nacional, la reorganización del comercio exterior, el reordenamiento de la inversión extranjera, la creación de una cuenta única del Estado en divisas, entre otras. Se hicieron muy esperados por el pueblo aquellos encuentros de Fidel con representantes de instituciones y organizaciones de masas cada jueves, donde abordaba además de los temas internacionales de mayor actualidad, asuntos de la vida nacional de alto interés para el pueblo y se producía un y sincero rico intercambio con los máximos responsables de los problemas tratados. Solo la mala intención de los enemigos de la Revolución puede ver en las medidas y decisiones que se están estudiando o ya están en curso, un acento de discontinuidad.

Lo primero que salta a la vista sobre el modo en que estamos enfrentando los problemas es la sólida madurez y la ausencia de improvisaciones. La primera propuesta de Raúl de tomar el tiempo necesario para la organización de los ministerios y hacer la designación del nuevo Consejo de Ministros, recuerda la advertencia de Fidel de que ni el más pequeño detalle puede ser olvidado. Hoy se combina el ímpetu de los primeros años de Revolución con la sabia experiencia acumulada. Pasaron ya los tiempos en que prendados por el lado luminoso de una idea la introducíamos y generalizábamos, encargándose luego la testaruda práctica, a veces de inmediato, o a mas largo plazo, de decirnos lo que no se previó, lo que no se deseó, su costo. 

En su discurso ante la Asamblea Nacional el Presidente del Consejo de Estado compañero Raúl afirmó: “En relación con las dificultades que el país enfrenta en el plano interno, la determinación de las prioridades y el ritmo de su solución partirá invariablemente de los recursos disponibles y del análisis profundo, racional y colegiado, por los órganos competentes del Partido, el Estado o el Gobierno, y en los casos que sea necesario, previa consulta directa a los ciudadanos que corresponda de cualquier sector de la sociedad e incluso de todo el pueblo, si fuera un asunto de gran trascendencia”. 

Nadie se puede formar falsas expectativas sobre nuestro desarrollo futuro porque hay factores que pesan extraordinariamente y son de carácter externo, uno es el injusto e irracional orden económico y social impuesto por el sistema imperialista al mundo y el otro es la guerra económica del gobierno de los Estados Unidos de América contra el pueblo cubano no solo con un colosal costo económico sino sobre todo obstaculizando las normales relaciones económicas de Cuba con el mundo. No podremos obrar el milagro de multiplicar los panes y los peces siete veces de hoy para mañana. Pero como ha dicho el compañero Raúl, criterio que lo tengo como convicción, todas estas dificultades y obstáculos no nos deben servir como justificación de nuestras insuficiencias sino como retos que nos obligan a luchar por la mayor excelencia en todo lo que hagamos, tal y como hacen las plantas en el árido desierto que aprovechan cualquier soplo de humedad y ahorran agua en cada átomo de su estructura. 

No me caben dudas de que avanzaremos e iremos resolviendo gradualmente cada uno de los actuales y de los nuevos problemas que se presenten. La mayor garantía de ello como ha insistido Fidel es el enorme capital humano formado por la revolución, riqueza que no puede ser bloqueada por el imperialismo, está dentro del país, es insobornable. Tenemos la estrategia correcta.

En primer lugar fortalecer la disciplina en todo el quehacer social, eso de por sí, aumenta los recursos disponibles y la satisfacción del propio pueblo, y no son pocas las reservas que tenemos en este terreno. En segundo lugar como plantea Raúl tenemos los espacios necesarios creados para que cada ciudadano exprese, dentro de la Revolución, libremente sus criterios sobre la obra de la que forma parte. La forma del diálogo exige de nosotros una mayor responsabilidad, procurar informarnos lo mejor posible ante de emitir opiniones sin fundamento que solo logran añadir confusión y se suman, aunque no sean su propósito, al mar de rumores y bolas, que no cesan de crear los enemigos de la Revolución.

Ser creadores significa también ser receptivos ante las nuevas ideas, aunque ello nos obligue a salir de la rutina de hacer las cosas como la hemos estado haciendo por años, como nos parece más seguro hacerlo o hasta como quizás a como nos hemos habituado a hacerlas, tal vez siguiendo aquella silente ley, no probada por científico alguno, llamada ley del menor esfuerzo. Tenemos que aprender a hacer las cosas que sean las más convenientes para el país. Ningún revolucionario debe pedir lo imposible a la Revolución.

Pero Raúl nos llamó también a combatir las ingenuidades en este debate y enfrentar resueltamente las posiciones contrarrevolucionarias. “La defensa se percibe hermética frente a los planes del imperialismo”, ha dicho Fidel, y no han encontrado una sola fisura en la dura roca de la Revolución para un momento que pensaron, planearon y esperaron durante años como el idóneo para derrocarla…

Desde la Proclama del Comandante en Jefe el 31 de Julio de 2006 el pueblo tensó sus fuerzas al lado del Partido y mantuvo la serenidad, el respaldo patriótico a la preparación para la defensa y se miró por dentro en un análisis honesto de nuestros problemas. Una vez más los señores imperialistas y sus perros falderos internos se equivocaron de medio a medio.“La defensa se percibe hermética frente a los planes del imperialismo”, ha dicho Fidel“La defensa se percibe hermética frente a los planes del imperialismo”, ha dicho Fidel

Read Full Post »

Mediante un mensaje publicado el martes 19 de febrero en el diario de La Habana Granma, Fidel Castro anunció que pone punto final a su larga y extraordinaria carrera política, renunciando a ser candidato a su propia sucesión a la Presidencia de Cuba. 

Permanecerá –por el momento al menos– como Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC), lo que está lejos de ser una función menor en un sistema político de partido único. En principio deberá anunciar la dimisión de este cargo en un congreso del PCC, pero no ha habido congreso desde 1997. Hasta el momento, el cargo de primer secretario no ha estado disociado del de jefe del Ejecutivo en ningún país comunista. Es por lo tanto poco probable que Fidel Castro conserve su cargo en el seno del Partido, pues ya ha renunciado también a ser Presidente del Consejo de Ministros (primer ministro) y al grado de Comandante en jefe.

De todos modos, su inmensa influencia sobre la opinión pública cubana perdurará. Permanece en la lucha aunque cambie de frente. Ha dicho en su mensaje que ahora se consagrará al “cuarto poder”: continuará escribiendo en el diario de mayor tirada de la isla, Granma, “órgano central del Partido”. En su actual cuartel general clandestino, persiste como el combatiente que siempre ha sido, aunque sus armas sean ahora exclusivamente las palabras y su batalla más que nunca la de las ideas. El frente en el que lucha es, como diría Gramsci, el de la hegemonía cultural por la cual siempre ha batallado.

Los periodistas que, estos últimos días, se han alegrado con estruendo de su “retirada definitiva”, han simulado olvidar la influencia que ejercen los medios de comunicación sobre la opinión pública. En el mundo de hoy, el cuarto poder tiene a veces más poder que el primero. Y Fidel Castro ha precisado que los artículos que no ha dejado de escribir durante su larga convalecencia, van a continuar apareciendo. Sólo cambia el nombre de la rúbrica: en lugar de “reflexiones del Comandante en jefe”, se leerá a partir de ahora simplemente “reflexiones del camarada Fidel” (por otra parte ha solicitado que sus artículos no aparezcan más en la portada de Granma sino más discretamente en la página 2). Podemos apostar a que los cubanos, al igual que los observadores internacionales, continuarán leyéndolo con la mayor atención, pues nadie reemplaza a Fidel Castro como guía ideológico de la Revolución.

En la historia de su país, su recorrido es único, no solamente en razón de sus cualidades de líder sino también porque las circunstancias históricas que lo han modelado no volverán a ser jamás las mismas. Fidel Castro ha pasado por todo: la guerrilla en Sierra Maestra, la Revolución de 1959, las agresiones armadas de Estados Unidos, la crisis de los misiles de octubre de 1962, el apoyo a las guerrillas (entre ellas la de Che Guevara en Bolivia), la desaparición de la URSS y decenios de enfrentamientos con Estados Unidos. 

El hecho de que abandone el Ejecutivo en vida debería permitir, en Cuba, una evolución pacífica. En su mayoría, los cubanos aceptan ver su país dirigido por un equipo diferente, pero de la misma manera y por la misma vía socialista. Después de todo, Raúl Castro tiene las riendas del gobierno desde hace más de un año y medio, y la vida ha seguido su curso sin sobresaltos. Con pragmatismo, ha puesto en el centro de la acción de su gobierno las cuestiones que preocupan a la gente: la alimentación, el transporte, la vivienda, el coste de la vida.

Los ciudadanos han tenido tiempo para habituarse a la idea de que Fidel Castro no iba a pilotar más el ejecutivo. En sus artículos más recientes ha tenido cuidado en destilar, con pedagogía, informaciones muy claras anticipando la decisión que acaba de tomar. Así, en diciembre de 2007, había advertido: “Mi deber elemental no es aferrarme a cargos, ni mucho menos obstruir el paso a personas más jovenes, sino aportar experiencias e ideas cuyo modesto valor proviene de la época excepcional que me tocó vivir.”

Más tarde, tras haber sido reelegido diputado del Parlamento constituido el domingo 24 de febrero, había agradecido a sus electores y se había excusado ante ellos de no haber podido hacer campaña sobre el terreno a causa, explicaba, de su condición física que no le permite más que escribir. En fin, en su mensaje de 19 de febrero, ha añadido: “Traicionaría por consiguiente mi conciencia si ocupara una función que exige movilidad y entrega total, que no estoy en condiciones fisicas de ofrecer.” 

Personalidad con principios éticos y morales rigurosos, y cuyo modo de vida es de gran austeridad y frugalidad, es también, y se ignora a menudo, un apasionado por las cuestiones ecológicas y del medioambiente. No es ni el monstruo que describen ciertos medios de comunicación occidentales, ni el Supermán que presentan a veces algunos medios de comunicación cubanos. Con una increible capacidad de trabajo, es sobre todo un estratega de excepcion, un dirigente que ha vivido, frente a la potencia norteamericana hostil, una vida entera de resistencia. Sin haber cedido, ni haber sido vencido. Esa es su gran victoria. 

Fidel Castro es una curiosa mezcla de idealismo y pragmatismo. Sueña con una sociedad perfecta aun sabiendo que las condiciones materiales son extremadamente difíciles de transformar. Deja su función presidencial convencido de la estabilidad del sistema político cubano. Su preocupación principal hoy no es tanto el socialismo en su propio país como la mejora de la vida en un mundo desigual en el que millones de niños siguen analfabetos, hambrientos y con enfermedades que podrían fácilmente curarse.

El ex-Presidente está convencido de que Cuba debe mantener buenas relaciones con todas las naciones, cualquiera que sea la naturaleza de sus regímenes o sus orientaciones políticas. Pasa el testigo a un equipo experimentado, en el que tiene toda la confianza y este relevo no debería implicar reformas espectaculares. A pesar de Washington, la mayoría de los cubanos, incluso los que critican algunos aspectos del sistema (limitacion de libertades y de derechos politicos), no contemplan ni desean un cambio de rumbo radical. No quieren perder algunas ventajas que el socialismo les ha ofrecido: educación gratuita; cobertura médica universal; pleno empleo; vivienda gratuita; agua, electricidad y teléfono casi gratuitos; y una existencia tranquila, con seguridad, con poca delincuencia en un país en paz. 

No hay duda, porque todo cambio de hombre implica cambio de método, que el socialismo cubano evolucionará. ¿Lo hará a la manera de China o de Vietnam? Probablemente no. Cuba proseguirá su propia vía. Las nuevas autoridades introducirán seguramente cambios en el ámbito económico, pero es poco probable que asistamos a una “Perestroika cubana”, o a una “apertura política”, o a elecciones multipartidistas. Las autoridades están convencidas de que este tipo de “transición” reabriría la vía a una intromisión estadounidense y a una forma más o menos disimulada de anexión. Consideran que el socialismo es la buena elección aunque puede –y debe– ser perfeccionado. A corto y medio plazo, su preocupación principal será, verdaderamente, mantener la unidad. 

En el momento en que Fidel Castro pasa a convertirse en periodista-editorialista con plena dedicación, la tarea principal que sus herederos deben resolver es sobre todo remontar el eterno desafío de las relaciones con Estados Unidos. Es un asunto determinante. En varias ocasiones, Raúl Castro ha anunciado públicamente que estaba dispuesto a sentarse a una mesa de negociaciones para discutir con Washington el conjunto de los contenciosos entre los dos países. 

Y es probable que sea de Estados Unidos de donde pueda venir el signo político más importante para la evolución en Cuba. ¿No ha anunciado claramente el candidato actualmente en cabeza para la investidura demócrata, Barack Obama, – quien, en 2003, en calidad de candidato al Senado, había abogado por levantar el bloqueo económico y había reclamado rebajar las restricciones para viajar y enviar fondos a Cuba-, su intención de discutir con todos los países considerados como “enemigos” o “adversarios” de Estados Unidos? Entre otros con Cuba. Él mismo ha reclamado, el 22 de febrero, una necesaria transición en Estados Unidos, al menos sobre esta cuestión, declarando que si hay signos de cambio en la isla, “Estados Unidos debe estar preparado para avanzar hacia la normalización de las relaciones y atenuar el embargo”. Esto significaría una revolución copernicana en la política exterior de Estados Unidos desde 1961. 

Si bien nadie debe esperar un cambio político radical e inmediato en La Habana, hace falta saber que las elecciones de noviembre próximo en Estados Unidos podrían modificar la atmósfera de las relaciones cubano-americanas. Sobre todo si el nuevo presidente decidiera efectivamente poner fin al injusto embargo comercial unilateral impuesto a Cuba desde hace más de cuarenta años. Ello además correspondería a la actual sensibilidad de los cubanos instalados en Estados Unidos puesto que, según una encuesta de la Universidad Internacional de Florida, el 65% de los cubano-estadounidenses apoyan un diálogo con el régimen cubano. 

Según Fidel Castro, George W. Bush habrá sido, para Cuba, pero también para el pueblo estadounidense y para el mundo, el más nocivo de los diez presidentes estadounidenses con los que le ha tocado bregar. La salida de Bush en un año debería conducir a Washington –escaldado por las desastrosas lecciones de Irak y de Oriente Próximo– a una revisión de la política exterior estadounidense y sin duda a reorientarse hacia América Latina. 

Los Estados Unidos van a descubrir una situación drásticamente diferente a la que ellos mismos moldearon en los años 1960-1990. Cuba ya no está sóla. En el campo de la política exterior, los cubanos han reforzado mucho sus lazos con el conjunto de Estados latinoamericanos. Por primera vez, La Habana tiene verdaderos amigos en el poder, principalmente en Venezuela, pero también en Brasil, en Argentina, en Uruguay, en Nicaragua, en Panamá, en Haití, en Ecuador y en Bolivia. Algunos de estos gobernantes no son particularmente proestadounidenses. Será por lo tanto interés de Washington redefinir sus relaciones con cada uno de ellos. Relaciones que no pueden ser neocoloniales o basadas en la explotación, sino basadas en el respeto mutuo. Cuba ha intensificado en particular sus intercambios con los países de la organización política y económica ALBA (Alianza Bolivariana para las Américas) y ha firmado acuerdos de partenariado económico con los Estados del Mercosur.Fidel junto a Ramonet

Es importante recordar que, en gran parte, la evolución interna en La Habana va a depender de la actitud que adopte en lo relativo a la isla el próximo presidente de Estados Unidos. Mientras que, en Cuba, la retirada, finalmente esperada, de Fidel Castro no modifica en nada el rumbo de la revolución, una eventual elección en Estados Unidos de Barack Obama podría quizá provocar, en la evolución de Cuba, un pequeño seísmo.

 

(1)   Ignacio Ramonet, autor de este artículo, ha escrito un libro de conversaciones con el dirigente cubano titulado: Fidel Castro, biografía a dos voces, Editorial Debate, Madrid, 2007.

 

Enviado por Cristina Castello

Read Full Post »

Acá se queda la clara…

Por Cristina Villanueva, Buenos Aires, Argentina

Camilo Ernesto, un niño feliz

Leí este texto, y vino inmediatamente a mi mente un ser inolvidable, que conocí en los días en que trabajaba en el Boletín Librínsula, de la Biblioteca Nacional José Martí… era una mujer, negra, madre soltera de un niño portador del síndrome down… Ana Isabel Malleza González, que estudió y se superó y realizó un trabajo con el cual compartía con otras madres como educar a sus hijos discapacitados a través del pensamiento martiano… Malleza, que nos contaba cómo había sido su vida cuando concibió a su Camilo Ernesto… Los dejo con este texto, sentido y apasionado de Cristina, una de las tantas mujeres argentinas que sí saben establecer la comparación entre lo que es y lo que debiera ser, y con los vínculos a los dos trabajos relacionados con Ana Isabel Malleza que publicamos en el Boletín… y díganme si no complementan fehacientemente este texto de la hermana argentina:

http://www.bnjm.cu/librinsula/2007/febrero/161/entrevistas/entrevistas385.htm

http://www.bnjm.cu/librinsula/2007/febrero/161/documentos/documento482.htm

Acá se queda la clara…

Hay algo que me pasa cuando veo a los gusanos de Miami festejando muertes por anticipado, la de Fidel que va a llegar (sólo la del cuerpo y no la de las ideas) y la de la Revolución que espero no llegue, siento un volcán en mi, con fuegos naturales de una belleza deslumbrante.

Me gusta que después de haber vivido tanto, y con tantas decepciones, en este mundo de malos contra malos, haya una causa para defender. Me alegra seguir sintiendo lo mismo que esa mi primera manifestación -a los 15 años- en defensa de Cuba. Enfrenté a uno de los policías que venían a atacarnos y les dije porqué si acusaban a Cuba de falta de libertad, no nos dejaban ser libres para amarla, Me salvé a lo mejor por lo insólito de mi postura…

Estuve cuatro veces en la isla y la recomiendo para los amantes de la seguridad, se siente que el hombre puede ser amigo del hombre, las casas y las gentes abiertas. La gente generosa, dando lo que tienen e inventando lo que no tienen para dar. No hablo de perfección que sabemos que no existe, pero hay algo que no se ve en ninguna otra parte, al menos que yo conozca: es la dignidad. Son dignos, las mujeres, los hombres, los niños, los ancianos, los negros, los blancos, los enfermos mentales… todos son tratados como seres humanos merecedores de cariño y sobre todo de respeto. Esa es, a lo mejor, la causa de que Cuba sea una sociedad sin violencia…

Recuerdo la foto de la soldado norteamericana llevando, como si fuera un perrito, a un irakí prisionero; recuerdo a un niño revolviendo la basura, al Borda con su olor impregnado de años de exclusión social, al racismo, a los muros, a los campos de concentración, a los hombres que matan o denigran a sus mujeres, por amor al poder, a las clases sociales que no soportan y odian a los gobiernos que, aún sin haberles quitado nada, han dicho que todas las personas son merecedoras de lo mismo. A jóvenes que usan sus coches como armas, matando. A jóvenes tirando en escuelas y universidades, asesinando a compañeros y profesores. A indígenas privados de identidad y con su cultura despreciada. Al hambre, a la caridad humillante del “te doy sobras”,o “te doy porque soy más”.

La lista sería interminable y eso es lo que no hay en Cuba. No hay denigración, no hay un otro denigrado…

Quiero, en este salvaje mundo, lo quiero y necesito, que se conserve ese lugar. Aunque sea uno sólo, quiero ese lugar donde la Revolución sembró que todos valen, y que el valor no depende ni de la plata que tengan, ni del país del que vengan, ni de la religión que profesen, ni del color de la piel, ni del sexo, ni de la edad.

Lo quiero como una ecología del alma, esa pequeña luz de cosas simples, como que nadie muera ni viva en la calle. Sencillas pero rarísimas. Habitante de un país donde se robaron niños como cosas, habitante de un mundo donde se saquea, mata y humilla a poblaciones enteras para sacarles los recursos o la tierra, habitante de una ciudad donde se le sacó a los cartoneros, en tren de desalojo, el cartón con el que un padre pensaba, al venderlo, festejar el cumpleaños de si hijo. Habitante del continente de la desigualdad y la exclusión. Quiero a mi pequeña isla bravía que no se doblegó al poder del vecino que no pudo ser su amo. Deberá seguir sin transitar a todas estas formas de violencia, para mostrarnos que la solidaridad y lo digno no son unas cualidades extinguidas, como tantas otras cosas que el capitalismo salvaje destruyó.

Read Full Post »

Compañero Comandante Raúl Castro Ruz

Te saludamos con el mismo fervor revolucionario con que siempre saludamos a tu hermano, el glorioso Comandante Fidel. Te apoyamos con la misma fuerza con que lo apoyamos.

Te decimos desde el corazón, con la misma firmeza, convicción, amor y respeto por Cuba y por su pueblo: 

¡¡¡COMANDANTE ORDENE!!!

Estamos con  ustedes

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE…PATRIA O MUERTE

¡¡¡VENCEREMOS!!!!!!!

  Amigos de la PAZ en COLOMBIA y en el MUNDO

 

A todos:

 El país lleva preparándose desde hace un año y medio para este momento; es más, está prácticamente preparado ya para lo que, más temprano que tarde sucederá: el desenlace definitivo. Eso no quiere decir en lo absoluto que la población no se haya sentido tremendamente impactada con la noticia, preludio más o menos cercano de la otra, en la que se llorará, gritará, se anonadará la gente, en la que sufrirá definitivamente la pérdida, y en la que él pasara definitivamente a la Historia, en la que ya está incluido en un lugar cimero, al menos en lo que respecta al siglo XX. 

Se puede concordar o no con sus ideas, con su actuar, con su forma de gobernar y sus criterios para hacerlo, con sus ideales y la manera como los ha llevado a cabo, pero nadie en su sano juicio negará jamás la importancia y presencia, en la segunda mitad del siglo pasado, para este país, para Latinoamérica, para el Mundo

Subdesarrollado (o En Desarrollo, como se prefiere llamar), para los países del Tercer Mundo y para el Mundo entero, de este Hombre Fundamental. Si el mundo está conmocionado, soberanamente impactado, alerta ante el futuro más o menos próximo a la reacción del enemigo permanente, se podrán imaginar cómo ha reaccionado la población, en su enorme mayoría seguidora de él, que lo admira y ama desde lo mas profundo de su corazón y su conciencia. 

Este Hombre Magnífico, con el cual se puede estar en desacuerdo o concordar con él, al cual se puede amar u odiar sin medias tintas, este Ser Humano fuera de serie, este Político Genial (aunque uno no lo apoye), este Conductor de 11 millones y Guía y Ejemplo para centenares de millones ha definitivamente, por propia decisión, cedido el poder a los que lo siguieron y lo siguen. No hay vuelta de hoja: el Mundo está cerca de perder a uno de sus más Preclaros Políticos y a uno de sus más Insignes Seres Humanos. Prácticamente toda la población cubana piensa así. Y si la gente no está desperada, enormemente triste, destruida, es porque él mismo ha ido preparando las condiciones para que el pueblo acepte lo inevitable por ley de la vida. Todos, aquí, estamos listos para enfrentar lo que venga. Nadie dejará que otros vengan a destruir su obra, que si no ha sido perfecta, ni mucho menos, ha sido de una valía extraordinaria, ha sido lo mejor que esa descomunal y lúcida mente ha forjado, construido, dado al Mundo y a la Historia.

Pablo Verbitsky

 

Rosa:

Nadie más indicado para escribir este blog… nos demuestras una vez más la tranquilidad del pueblo y ésta no existe si no hay respeto mutuo y seguridad en la honestidad de los gobernantes….
¡¡¡Larga vida a Fidel!!!!!

Nina, en Netlog

  

Querida Rosa:

Hace un par de años tuvimos una rica discusión en esta lista sobre el futuro de Cuba y en particular de su Revolución una vez que el Comandante dejara de ser cabeza del Estado nacional y soberano en la isla. Algunos argumentábamos que la decisión más alta era que Fidel se alejara del mando en el momento justo y esto permitiría que la Revolución siguiera su camino como movimiento social, político y económico más allá de los héroes, más allá de la epopeya y la gesta gloriosa. Y la discusión se daba porque había quien temía/mos que eso no sería posible dada la difícil prueba que había significado el periodo especial y la arrogancia del imperio y sus palafreneros, lo que motivaba la permanencia de Fidel a pesar de ser ya un hombre entrado en años y seguramente cansado por la enorme misión histórica que tenía consigo. 

Pero sucedió lo que era deseable. Dio un paso de gigante, lo cual no sólo fortalece el futuro de tu patria sino engrandece la figura del estadista, el único quizá que nos queda en América. 

Enhorabuena, que la hora de Cuba es la hora de nuestro siglo, es la hora de todos los americanos (que los yankis se autonombren así es una brutalidad, porque venga, que todos somos americanos como el que más), de todos nosotros. 

Besos 

Oscar Maya Corso 

 

Querida L.: 

Nos acostumbramos tanto a que Fidel siempre estaba ahí, que nadie en Cuba, o muy pocos, lo valoramos en lo que se merece como le pasó a Martí por mucho tiempo. No hay poemas, cuadros, novelas, ensayos de verdadero nivel sobre Fidel como el verdadero arquitecto ideológico del mundo que vendrá y constructor de las bases de ese mundo en nuestra época. Todavía no se le mide en su cabal dimensión y, más allá de las tristezas insondables de esta clase de despedidas, uno tiene la certidumbre de que él va a luchar hasta su último aliento y ahora, cuando no va a ejercer los máximos cargos del estado y las FAR, se me ocurre que va a emprender una batalla de alto vuelo en el terreno de las ideas no sólo para Cuba sino a nivel mundial. 

Una frase de Martí, que no aparece en ningún texto, dice: “Una pluma, joven, es mucho más poderosa que una espada”. Así que teman los opresores a esa pluma de Fidel. Y que la teman también los que pretendan socavar, bajo la cobertura que sea, el socialismo cubano, los odiadores que siembran la división donde debe reinar la unidad que es, como ha sido hasta hoy, la garantía de la victoria. Entonces, ¡Qué viva Fidel! ¡Qué viva Fidel! ¡Qué viva Fidel!

Un abrazo,

Roberto.

  

NO HABRA NINGUNO… IGUAL SI HUBIESE MILAGROS, PERO YO NO LO CREO ASÍ… HASTA LA VICTORIA SIEMPRE….

¡¡LIBERTAD O MUERTE, COMANDANTE!!! 

MERCEDITAS, en Netlog

  

Rosa: 

Gracias por toda la información que me están enviando.

 Tengan la seguridad de que enseguida la comparto con mis compañeros, amigos y familia. 

Me gustó mucho el artículo titulado nuestro Fidel. 

Creo que así lo sentimos en muchos lugares del mundo, en especial de Latinoamérica y más aún en nuestro pequeño Ecuador. El amor, el respeto que tenemos por Fidel y su obra son inmensos. 

Gracias otra vez. 

Un abrazo. 

Margarita Villamaría

 

El comandante Fidel Castro Ruz, es un revolucionario permanentemente al servicio del pueblo, al servicio de la revolución socialista de los humildes del mundo. 

Certeramente, el General de Ejército Raúl Castro, dijo: “Fidel es Fidel y es insustituible”; Raúl Castro como todos sabemos es merecidamente, hoy orgullosamente, el Presidente de la República de Cuba. 

Fidel sigue siendo hoy por hoy y para siempre la personificación de la dignidad latinoamericana. 

Expreso  a través de “Venezuela en revolución” [Lista de correo electrónico] mi profundo respeto y admiración, y mi agradecimiento eterno al gran dirigente, a nuestro hermano, a nuestro líder, a nuestro padre, el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Latinoamericana y Caribeña; el conductor del proletariado internacional, Dr. Fidel Castro Ruz.

 Atentamente,

Lic. Freddy Castillo J., Progreso, Yucatán, México, febrero 26 de 2008

 
“Libertad, Igualdad y Fraternidad”

 

Read Full Post »

Guatemala, 26 feb (PL) El cantautor Silvio Rodríguez consideró hoy aquí a Fidel Castro como el hombre que dignificó la nación cubana, la unificó en su diversidad y la supo encauzar por el camino de la Revolución. 

Rodríguez visita por primera vez a Guatemala donde ofrecerá un concierto único mañana en un estadio capitalino con capacidad para 12 mil personas. 

En declaraciones a Prensa Latina, el fundador de la Nueva Trova se refirió al talento extraordinario y las dotes maravillosas de Fidel Castro, quien decidió no aspirar al cargo de presidente del Consejo de Estado tras presentar problemas de salud.

El gran legado de Fidel es la dignidad y la unidad de nuestro pueblo y nosotros debemos aprovecharlo y continuar su obra, afirmó. 

Rodríguez, de 61 años, quien se considera más compositor que intérprete, anunció que no piensa seguir cantando mucho más tiempo, porque ya lleva más de 40 años en los escenarios. 

No obstante –dijo- antes quería venir a Guatemala porque como americano, como hijo de Latinoamérica, siempre pensé y sentí que no podía dejar de visitar este país. 

Tras su concierto en esta capital, Silvio Rodríguez continuará una gira latinoamericana por El Salvador y Nicaragua donde estará acompañado por el también fundador del movimiento de la Nueva Trova Vicente Feliú.

Enviado por José Mario Zavaleta para Cuba coraje

00000OOO000000

“El socialismo cubano no debe dejar de soñar”: Silvio Rodríguez

El cantante cubano habla en una entrevista en ADN.es sobre la sucesión de Fidel y asegura que no soportaría “que se pretenda humillar nuestra historia y someter nuestra soberanía” 

¿Cómo se imagina la evolución de su país después de la renuncia de Castro?

Antes y también después de la renuncia de Fidel, mi deseo es que el socialismo cubano, sin dejar de pensar en el mañana, esté también a la altura de las necesidades de hoy. Que no deje de soñar y desear un ser humano y una sociedad mejores, pero desde la perspectiva que da la actualidad, no desde la que prefiguraron los pioneros del socialismo. Una vez lo dije en la Asamblea, cuando fui Diputado: que nuestro socialismo debía ser siempre perfectible.

¿Qué papel jugará el PCC? ¿Puede entorpecer la apertura, si la hubiera?

Desde mi visión de hombre sin partido, aunque con criterio, el PCC tiene el deber de recoger todas las opiniones del país, no sólo las de los que están a su favor. El PCC, por ser partido único, está obligado a ser plural y polémico en sí mismo, porque las contradicciones, la crítica y la autocrítica son fuentes muy importantes para el avance de cualquier sociedad.

¿Y la emigración y exilio?

 Ambas palabras parecen sustantivas. Uno dice emigración y piensa en economía, y dice exilio e inmediatamente piensa en política. Creo que ambas pueden jugar su papel en el devenir cubano, cada una en su medida. La emigración porque ha sido una víctima de la realidad. El exilio porque es una respuesta a la misma. Lo único que no soporta ni creo que llegue a soportar la mayoría de los cubanos es que se pretenda humillar nuestra historia y someter nuestra soberanía, y con ello traicionar los ideales de José Martí.

¿Cuál es el principal riesgo que corre Cuba en este nuevo período?

Una interpretación errónea de los signos sociales, cegarnos ante la necesidad de un crecimiento, aunque no creo que eso sea lo que vaya a pasar. Eventualmente también pudiera aparecer algún “genio” de la Casa Blanca que de pronto decida “ayudarnos” con marines. Ese tipo de barbaridad está siempre latente, por desgracia. 

¿Cree que la injerencia extranjera podría llevar a Cuba hacia la Guerra Civil?

Una injerencia extranjera fundiría la nación cubana a la sagrada función de defenderse.

¿Qué papel puede jugar España en este proceso?

Creo que el que juega últimamente no está mal. Un diálogo fraterno siempre ayuda.

¿Qué modelo de país, qué sistema desearía para el progreso de Cuba?

Somos parte del llamado Tercer Mundo, donde el modelo neoliberal está en crisis, por ser camino de explotación y sometimiento. Así que por historia, por posibilidades, por nivel de desarrollo y hasta por geografía creo que el sistema que nos corresponde es el mismo que tenemos, o sea el socialismo. Tampoco dudo que el socialismo algún día pueda dar lugar a un sistema superior, pero eso estaría por ver. 

¿Se puede ser aún revolucionario?

 Desde Cuba, desde América Latina, sin dudas. Ojalá también se pueda, o al menos se comprenda, desde Europa. 

http://www.adn.es/mundo/cuba_castro/20080222/NWS-2536-cantautor-Silvio.html

Read Full Post »