Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts etiquetados ‘relaciones’

http://www.youtube.com/watch?v=Wjivd2XqquI&feature=player_embedded

Durante una conferencia de prensa en el Palacio de Convenciones de La Habana el 30 de marzo, el ex presidente de EEUU James Carter rechazó el bloqueo de Washington contra el pueblo cubano, la Ley Helms-Burton, y se opuso al mantenimiento en prisión de los cinco antiterroristas de la Isla.

El político norteamericano, quien visitó la Isla durante tres días, calificó el cerco de la Casa Blanca de contraproducente y consideró como un error mantener a Cuba en la lista de países que patrocinan el terrorismo.

También se declaró complacido de la buena salud de Fidel Castro y la oportunidad de visitar nuevamente La Habana, brindada por el presidente Raúl Castro, con quien se reunió la víspera.

Conferencia de prensa ofrecida por James Carter, expresidente de Estados Unidos

30 de marzo de 2011, “Año 53 de la Revolución”

(Versiones Taquigráficas-Consejo de Estado)

James Carter.— Permítanme decir, primeramente, que agradezco la oportunidad de regresar a Cuba.

Cuando era presidente hice todo lo posible para mejorar las relaciones diplomáticas entre mi país y Cuba. Eliminé todas las restricciones de viajes para que los estadounidenses viajaran acá, y Fidel Castro y yo trabajamos juntos para establecer Secciones de Intereses en Washington y en La Habana, que continúan brindando comunicación de algún tipo entre nuestros dos países.

Considero que deberíamos eliminar inmediatamente el embargo comercial que Estados Unidos ha impuesto al pueblo de Cuba y también que deberíamos tener viajes sin ningún tipo de límites de los estadounidenses hacia Cuba y viceversa, así que creo que es importante que haya venido. En esta ocasión, quería aprender de los principales funcionarios del gobierno cubano sobre el venidero Congreso del Partido, que se realizará a mediados de abril, y he recibido información por parte del Presidente de la Asamblea Nacional, el Presidente Raúl Castro y el expresidente y Comandante Fidel Castro y otros dirigentes del gobierno cubano sobre los planes para el futuro.

Los funcionarios cubanos están muy orgullosos del hecho de que han tenido buenos comentarios del pueblo de Cuba, y muchas sugerencias han sido incorporadas, según tengo entendido, al texto que se analizará durante su Congreso.

Yo espero que en el futuro esto se añada a esos documentos y que haya una completa libertad para que todos los cubanos puedan expresarse, reunirse y viajen, según las normas internacionales de los derechos humanos que se apliquen en Cuba.

Además de reunirme con el presidente Raúl Castro, en una conversación muy extensa, y de reunirme esta mañana con Fidel Castro, que parece estar en buena salud, y nos vimos como viejos amigos, me reuní esta mañana con algunos de los grupos que critican al gobierno cubano, y espero, en gran medida, que en el futuro algunas de sus quejas reciban una respuesta por parte del gobierno.

Me reuní con alrededor de 12 de los prisioneros que fueron liberados por orden del presidente Raúl Castro y con el auspicio del Cardenal. Evidentemente, ellos quisieran ver a otros que regresen desde España o a otros lugares. Me reuní y discutí con el presidente Raúl Castro y lo haré nuevamente tras esta sesión.

Para mí es importante también que las relaciones entre nuestros dos países mejoren.

Creo que la retención de los cinco cubanos no tiene sentido, ha habido dudas en los tribunales estadounidenses y también entre las organizaciones de derechos humanos en el mundo. Ahora, ellos han estado en prisión 12 años y yo espero que en el futuro cercano sean liberados para que regresen a sus hogares.

Me reuní con dos de las madres de los prisioneros y tres de las esposas de los prisioneros y expresé mis sentimientos a ellas, y espero que en el futuro sean liberados, según el derecho estadounidense.

También esta mañana pude reunirme con Alan Gross, un hombre que pienso es inocente de ser una amenaza seria para el pueblo y el gobierno cubanos; ha sido sentenciado a una larga sentencia en prisión, y espero que él también pronto sea liberado.

O sea, hay muchas cosas que pueden hacerse entre nuestros dos países para mejorar las relaciones y llegar a relaciones normales en todas las formas posibles.

Repetiré mi expresión de gratitud hacia el presidente Raúl Castro y a otros funcionarios cubanos, por permitirme venir y tener conversaciones con ellos, y espero, para el futuro de Cuba, que todos los cubanos sean completamente libres y que todos los estadounidenses sean libres para viajar adonde quieran; ahora ustedes saben que muchos de nosotros no podemos viajar libremente a Cuba y estas limitaciones en nuestro país deben ser eliminadas.

Estos son mis comentarios iniciales y ahora me complacería responder dos o tres preguntas de los medios de difusión.

Si no hay ninguna pregunta, terminamos.

Andrea Rodríguez (AP).—Señor, usted mencionó que había visitado al señor Gross. Quisiera saber si usted tiene alguna idea de cuándo sería liberado, si usted, incluso, se lo llevaría a casa, por un lado, y por otro lado, ¿qué posibilidades hay de un canje entre esta persona y los Cinco agentes detenidos en Estados Unidos? ¿Y ha tenido alguna indicación del presidente Raúl Castro en esta dirección? Gracias.

James Carter.—No vine aquí con la idea de coordinar ningún tipo de intercambio. Creo que los dos casos, el de Gross y el de los Cinco, son separados, distintos y no deben interrelacionarse. Creo que Alan Gross debe ser liberado porque es inocente de un delito serio y creo que los cinco cubanos deben ser liberados porque han estado 12 años en prisión ya y las circunstancias originales de sus juicios, que se consideraron dudosas, incluso por los jueces y el sistema judicial estadounidense. Por lo tanto, no he venido con ese objetivo.

Tuve un encuentro muy bueno esta mañana con Alan Gross, evidentemente él profesa su inocencia, como lo hizo en su juicio. Hará una apelación a través de sus abogados a los tribunales de nivel superior en Cuba. Espero que estos tribunales de mayor nivel declaren que él es inocente de cualesquiera de los delitos por los que ha sido castigado, y si este no es el caso, entonces, posiblemente en el futuro, se emita una orden ejecutiva para concederle un indulto o una liberación por motivos humanitarios. Su hija está muy enferma, a otros miembros de su familia los ha perdido; él ha perdido como 40 kilogramos de su propio peso corporal, pero parece estar de buen ánimo y plantea su inocencia.

No he venido con la expectativa de llevármelo a casa. De hecho, los funcionarios cubanos dijeron claramente, antes de que yo saliera de mi casa, que la liberación de Alan Gross no será concedida.

Fernando González (Associated Press Television).—Tengo entendido que no vino como visita oficial o gubernamental, pero quisiera saber si usted piensa reunirse con el gobierno de Obama y, si lo hace, qué es lo que le va a decir.

James Carter.—Bueno, antes de salir he hablado ampliamente con la Asesora de Seguridad Nacional y Secretaria de Estado Clinton sobre las circunstancias que existen entre nuestros dos países. Como ha sido mi costumbre siempre, en cualquier viaje al extranjero, antes de salir voy a la Casa Blanca y doy un informe completo del viaje al Presidente de Estados Unidos y al Secretario de Estado. Esto se hará uno o dos días después que regrese a Estados Unidos y expresaré los criterios que les he expresado a ustedes en este auditorio, más otros asuntos más confidenciales que debo compartir solo entre mi persona y los funcionarios estadounidenses.

Periodista.—Sobre la base de sus conversaciones en Washington antes del viaje y sus conversaciones aquí con el presidente Raúl Castro, ¿qué pasos piensa usted que deben darse, qué debe hacer cada país para mejorar las relaciones?

James Carter.—Quisiera ver que en las leyes actuales se dé un paso más en la eliminación de las restricciones a los viajes por parte de ciudadanos estadounidenses a Cuba; quisiera ver que las restricciones que existen hoy sobre la transferencia de los fondos humanitarios a Cuba se eliminaran.

Me reuní con un gran número de embajadores radicados aquí en La Habana y representantes de las Naciones Unidas, y dijeron que les ha sido muy difícil en los últimos dos años depender de los canales normales para la ayuda humanitaria al pueblo cubano, porque los estadounidenses restringen las transferencias. Esto también me lo dijeron los líderes de la Unión Europa, el Embajador de Brasil y otros en el grupo. Esto es algo que podría hacerse inmediatamente por parte del Presidente de Estados Unidos con respecto a la ley existente.

Tengo entendido, a partir del Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba y también de todos los embajadores, que estas restricciones sobre la transferencia normal de fondos humanitarios al sistema bancario se han restringido mucho en los últimos dos años. Desde que el presidente Obama está en el cargo he compartido esta información con él.

Yo espero, respecto a otras posibilidades, como ya he expresado, ver, bueno, que el señor Gross sea liberado y que los cinco cubanos regresen a Cuba.

Además de esos aspectos, yo personalmente quisiera que la Ley Helms-Burton fuera derogada completamente. Creo que fue un serio error cuando fue aprobada y firmada por el presidente Clinton.

Cualquier esfuerzo por parte de Estados Unidos para mejorar la vida del pueblo cubano con ayuda financiera u otros medios es sospechoso o ilegal, según la Ley Helms-Burton, porque esa Ley, como ustedes saben, expresamente tiene el objetivo de poner fin al régimen de Castro, de cambiar el régimen. Por lo tanto, esta Ley —en mi opinión— es contraproducente. No existía cuando yo era presidente, y yo podía hacer lo que quisiera básicamente con las restricciones de los viajes y el establecimiento de las relaciones, etcétera.

Estas son algunas de las cosas que son evidentes para todos, y los líderes del Congreso que tienen un origen cubano actúan de manera muy contraproducente al tratar de culpar o castigar al régimen cubano, cuando en realidad están castigando al pueblo cubano con sus restricciones.

Periodista.—Señor Carter, usted es una de las pocas personas, de los pocos políticos que tiene el respeto de las dos partes, ¿aceptaría jugar un papel mediador entre los dos países?

James Carter.—En la posibilidad, muy poco probable, de que ambos países soliciten mi servicio, yo me complacería en ayudar; pero creo que esto es bastante poco probable.

Periodista.—Señor Presidente Carter, cuando usted era presidente no estuvo de acuerdo con las actividades de exiliados violentos contra Cuba. ¿Usted tiene opiniones sobre quitar a Cuba de la lista de los países terroristas?

James Carter.—Sí creo que se debe sacar a Cuba de la lista de los países que auspician el terrorismo. Como ustedes posiblemente sepan —no sé si lo saben—, ha habido una cooperación muy estrecha, tengo entendido, entre los servicios de inteligencia cubanos y estadounidenses para enfrentar las amenazas de Al Qaeda y otras organizaciones en la región del Golfo.

Los únicos alegatos de Estados Unidos en cuanto a terrorismo contra el gobierno cubano se relacionan con algunos de los grupos en Colombia, las FARC, y la ETA en España.

Cuando yo me reuní con los embajadores de España y Colombia, ayer por la mañana, me dijeron que no tenían objeción en lo absoluto, que pensaban que la capacidad de los miembros de la ETA y de las FARC en Colombia de venir a Cuba era algo muy positivo para ellos, porque les daba la oportunidad de comunicarse de manera amistosa en Cuba con personas que causaban problemas en sus propios países. Por lo tanto, los alegatos estadounidenses, sus afirmaciones de terrorismo no tienen base alguna, y ese es otro aspecto que el Presidente de Estados Unidos podría hacer, o sea, eliminar la declaración de que Cuba está promoviendo el terrorismo, porque evidentemente es una afirmación incierta.

Puedo responder una pregunta más.

Michael Boston (BBC).—Usted se ha reunido con el presidente Raúl Castro y el expresidente Fidel Castro. Ha hablado sobre su deseo de ver la libertad de expresión, la libertad de reunión, el derecho de los cubanos a viajar al exterior; ha hablado también sobre los cambios económicos que deben analizarse en el Congreso, ¿ha tenido algún indicio de que habrá algún cambio político que se analice?

James Carter.—En lo absoluto.

Bueno, yo diría que tanto los líderes que usted mencionó como las autoridades familiarizadas con mis propias opiniones sobre las libertades de viajes, de reunión y de expresión en Cuba —cuando estuve hace nueve años hablé ante el pueblo de Cuba, en la televisión, en la radio, y mis palabras fueron presentadas en el Granma tal y como las dije, expresando estos deseos y estas recomendaciones hacia los cubanos—, conocen mis propios criterios de que debe haber cambios, y lo repetí en la conferencia de prensa.

Yo no estoy familiarizado con los detalles o los aspectos del texto que ahora se analiza para el Congreso del Partido. Me han dicho que aproximadamente 8 millones de cubanos participaron dando opiniones. El Ministro de Relaciones Exteriores me dijo que hubo miles de enmiendas propuestas al texto original. También se dice que más del 65 % de los párrafos han sido modificados a partir de las propuestas; pero no conozco el texto original ni la versión modificada.

Los grupos disidentes esta mañana, sin embargo, dijeron que muchos se han abstenido de expresar sus solicitudes sobre las libertades personales, porque no quieren que los asocien con el procedimiento, porque no están de acuerdo con la integridad de este.

Otros grupos con quienes me reuní esta mañana sí han expresado su solicitud de que la libertad internacional estándar debe ser promovida. Por lo tanto no estoy familiarizado con lo que tienen intención de hacer.

Muchísimas gracias a todos.

Incluimos además fotos del encuentro entre Fidel y Carter en La Habana

fidel-castro-james-carter-2-580x869.jpg“Hoy tuve el gusto de saludar a Jimmy Carter, quien fue Presidente de Estados Unidos entre 1977 y 1981 y el único, a mi juicio, con suficiente serenidad y valor para abordar el tema de las relaciones de su país con Cuba…”, escribió Fidel en su Reflexión de hoy. Carter, en conferencia de prensa y luego en la entrevista que le concediera a Arleen Rodríguez, en La Habana, confesó que Fidel “es mi amigo”.

“Las circunstancias no eran ciertamente propicias en nuestro complejo mundo. La existencia de un país verdaderamente libre y soberano en nuestro hemisferio no se conciliaba con las ideas de la extrema derecha fascista de Estados Unidos, que se las arregló para hacer fracasar los propósitos del Presidente Carter, que lo hicieron acreedor del Premio Nobel de la Paz. Nadie se lo obsequió gratuitamente.

“La Revolución apreció siempre su gesto valiente. En el año 2002 lo recibió calurosamente. Ahora le reiteró su respeto y aprecio.

“¿Podrá realmente la oligarquía que gobierna esa superpotencia renunciar a su afán insaciable de imponer su voluntad al resto del mundo? ¿Podrá hacer honor a ese propósito un sistema que genera con creciente frecuencia presidentes como Nixon, Reagan y W. Bush, cada vez con mayor poder destructivo y menos respeto por la soberanía de los pueblos?

(Fragmento de las Reflexiones de Fidel)

fidel-castro-james-carter-habana-foto-alex-castro4-580x386.jpg

fidel-castro-y-james-carter-en-la-habana-2-580x435.jpg

fidel-castro-y-james-carter-en-la-habana-1-580x435.jpg

Read Full Post »

carter-arleen-rodriguez.jpgEntrevista a James Carter, ex Presidente de Estados Unidos, realizada por Arleen Rodríguez Derivet, periodista de la Televisión Cubana

30 de marzo de 2011, “Año 53 de la Revolución”

(Versiones Taquigráficas-Consejo de Estado)

 

 

A.R.D. — ¡Hola! Un saludo a todos los que a esta hora están en sintonía con la Televisión Cubana. Les doy la bienvenida, junto al Ex Presidente de Estados Unidos, Ex Pres. J. C., que minutos antes de partir de regreso a su país ha accedido gustosamente a darnos una entrevista, una declaración exclusiva para nuestra televisión.

Bienvenido. Gracias por aceptar nuestra invitación.

Ex Pres. J. C. — Es un gran placer volver a Cuba, a La Habana.

A.R.D. — Es un gran placer tenerlo también.

Me comentaba que quería decirle algo al pueblo cubano antes de nuestra entrevista.

Ex Pres. J. C. — Sí.

A.R.D. — La cámara es suya.

Ex Pres. J. C. — Quisiera agradecerle al pueblo de Cuba la posibilidad de estar de nuevo en este país para poder reunirme con los líderes cubanos, para reunirme con algunos ciudadanos cubanos que están en desacuerdo con el gobierno. Hemos estado muy estimulados en cuanto a las posibilidades de la reunión que va a sostenerse en el Congreso el próximo mes.

También tuvimos la posibilidad de reunirnos con los familiares de los cinco patriotas cubanos, con sus madres, con sus esposas.

Espero que en el futuro haya relaciones diplomáticas normales entre Cuba y Estados Unidos. Quisiera también que llegara el momento en que las restricciones de viajes desde Estados Unidos a Cuba y de Cuba a Estados Unidos puedan ser suspendidas, y también que pueda disfrutarse de libertad, de reasociación, de viajes. Creo que es muy importante para todo el mundo y para el pueblo de Cuba.

Hemos sostenido reuniones con el Ministro de Relaciones Exteriores, con el Presidente de la Asamblea Nacional, con el presidente Raúl Castro, con el anterior presidente, Fidel Castro, quien es mi amigo personal, y haremos todo lo posible para que se produzcan cambios económicos en Cuba.

Esta mañana también me reuní con el señor Gross, quien ha pasado un largo tiempo en prisión en Cuba, y pensamos que es inocente de cualquier delito. Espero que en el futuro pueda ser liberado conjuntamente con los llamados cinco cubanos que han pasado 12 años en prisión en Estados Unidos.

En el futuro espero que puedan desarrollarse el comercio y los viajes entre ambos países y que se pueda suspender totalmente el embargo económico, que es una opresión para el pueblo cubano, y que no solamente afecta al gobierno cubano, sino que es el pueblo de Cuba el que más se afecta. Considero que las relaciones entre Estados Unidos y Cuba deben cambiar.

Cuando pasé a ser presidente, suspendí las restricciones de viajes entre ambos países y he trabajado muy de cerca con el presidente Castro para establecer intercambios diplomáticos. Ahora Estados Unidos y Cuba tienen a 300 personas empleadas en la Oficina de Intereses, tanto en la de Estados Unidos como en la de Cuba, y trabajan cubanos en la Oficina de Intereses en Cuba y viceversa, y creo que esto puede contribuir a las relaciones diplomáticas normales entre los dos países.

Esta ha sido una oportunidad que me ha dado la Televisión Cubana para poder dirigirme a ustedes y decirles cuán maravilloso es su país.

A.R.D. — Gracias.

Yo quiero aprovecharme de esa oportunidad para hacerle unas preguntas.

Quiero, primero que todo, saludarlo con el respeto y la simpatía que ha generado el único Presidente de Estados Unidos que en 50 años hizo algo por normalizar las relaciones. Usted recordaba algunos de esos pasos importantes. El hecho también de venir a Cuba ya por dos veces y hacerlo con la mano extendida y con respeto. El pueblo cubano, que es muy orgulloso y digno, recibe con simpatía visitantes así.

Creo que, entrando en materia, usted me ha relevado de hacer una introducción al expresar nuevamente su voluntad y deseo de que se levante el bloqueo a Cuba. Se sabe que hay un consenso mayoritario en la sociedad norteamericana, que incluye a la comunidad cubana en Estados Unidos, y que, además, la comunidad internacional lo ha demandado en los últimos 20 años de manera masiva, de manera que sus esfuerzos son acompañados también por las grandes mayorías en Cuba y en Estados Unidos.

Como usted mismo reconoce, el bloqueo se mantiene, y los cubanos y las cubanas sabemos que se mantiene, además, con el mismo rigor de antes, y a veces aprieta un poquito más.

Yo pregunto: ¿Qué perspectivas usted les ve a las relaciones Cuba-Estados Unidos y a ese bloqueo, contra el cual está todo el mundo?

Ex Pres. J. C. — Como usted conoce, la mayoría de los cubanos desean que existan relaciones normales con Estados Unidos, y la gran mayoría de los norteamericanos también desean que existan relaciones normales con Cuba. Indudablemente existen algunos líderes radicales en mi país, algunos en posiciones destacadas en el Congreso, en muchos de los casos cubanoamericanos, que insisten en mantener este distanciamiento en las relaciones entre ambos países, estos representantes de la antigua comunidad cubanoamericana, cuyo objetivo fundamental era derrocar el régimen de Castro; incluso, entre los cubanoamericanos en mi país existe una pequeña minoría en estos momentos, pero muy poderosa desde el punto de vista político, en los círculos políticos. Considero que en los últimos años ha habido algunos progresos porque, incluso, la opinión pública dentro de los círculos de Miami y de los cubanoamericanos, incluso, los más jóvenes dentro de esa comunidad desean que se levante este bloqueo económico y tener oportunidades normales para poder viajar en ambas direcciones: de Estados Unidos a Cuba y de Cuba a Estados Unidos, esto es un cambio. En mi opinión es un cambio que va a avanzar en el futuro y espero que mi pequeña voz, así como la opinión de muchos norteamericanos, puedan hacer que esto se materialice.

A.R.D. — Señor Carter, le escuché con mucha emoción en la conferencia de prensa, y aquí en la presentación le escuché pedir, demandar también la libertad de los cinco cubanos héroes, que Cuba considera héroes, porque enfrentaron a grupos terroristas y lograron evitar que creciera la lista de 2 099 incapacitados y 3 478 muertes que ha ocasionado el terrorismo a nuestro país.

No sé hasta qué punto usted es consciente de cuán sensibilizado está el pueblo de Cuba con la demanda de libertad para los Cinco. Sin embargo, es decir, no lo escuché pronunciarse por el indulto.

Usted decía que según las leyes norteamericanas usted esperaba que fueran liberados. Ellos han apelado a la Corte Suprema, que les denegó la revisión del caso, a pesar de que era una demanda de más de 10 Premios Nobel y centenares de personalidades políticas e intelectuales de todo el mundo. Es decir, agotaron todos los pasos legales.

Ha habido muchas arbitrariedades en el proceso, como usted decía, reconocidas por jueces, y ellos han recibido un castigo adicional al privarse a dos de ellos de la visita regular de sus esposas, con dificultades también para la visita a los familiares.

Llegar a ese punto de la Corte Suprema y que no les permitieran una revisión de un caso tan complejo, hizo que estos propios Premios Nobel y personalidades políticas demanden al presidente Obama el indulto.

Usted fue presidente de Estados Unidos, usted ejerció el derecho del indulto, como un gesto humanitario que le digo — como cubana— que agradecería profundamente el pueblo de Cuba, ¿estaría dispuesto a sumarse a otros Premios Nobel que piden el indulto de los Cinco a Obama?

Ex Pres. J. C. — Como usted conoce, no solamente soy un antiguo presidente de Estados Unidos, sino también un Premio Nobel.

A.R.D. — Por eso.

Ex Pres. J. C. — O sea, en mis conversaciones privadas con el presidente Bush y con el presidente Obama, he hablado acerca de la liberación de estas personas.

Reconozco las limitaciones dentro del sistema judicial de Estados Unidos, y espero que el Presidente pueda conceder este indulto; pero esta es una decisión que solamente puede tomar el propio Presidente, o sea que no me correspondería decirle al Presidente lo que debe hacer; pero el Presidente, tanto antes como ahora, sabe que mi opinión es que el juicio de los Cinco fue muy dudoso, que se violaron normas, y que las restricciones acerca de sus visitas fueron extremas.

Ahora, sé que ya esos familiares han podido visitarlos, y espero que en el futuro pueda concederse este indulto y que pueda haber también un mayor acceso de sus familiares a estos prisioneros en Estados Unidos.

Me han informado unos funcionarios, por ejemplo, que el derribo del pequeño avión en La Habana, que hizo posible la muerte de dos de los pilotos, tuvo lugar después de que el Presidente de Estados Unidos informara a los líderes cubanos que ya no habría más vuelos. Los funcionarios cubanos me comunicaron que expresaron muy claramente al Presidente de Estados Unidos que no podía permitirse el sobrevuelo de la capital del país dejando volantes, y que tenían que proteger la soberanía de Cuba. Así que aun cuando esto es algo más serio, es un alegato más serio, en mi opinión, tengo dudas en cuanto a estas extensas condenas a las que fueron sometidas estas personas; pero cuando regrese pienso conversar con el presidente Obama, aquí está mi declaración pública, la he hecho antes con otros líderes norteamericanos, y hemos hablado a favor de la liberación de los Cinco; una de las razones, ya sean culpables o no, es que ya han pasado un largo tiempo en prisión, más de 12 años; o sea, que ya han sido castigados adecuadamente, aun cuando hayan sido culpables.

A.R.D. — Acaba de fallecer recientemente una persona muy vinculada al caso, que usted conoció bien, Leonard Weinglass; sé que usted sabe que era un hombre amante de la justicia y que luchó por ella, y sus últimos pronunciamientos, su último trabajo, incluso, en su lecho de muerte, estuvo encaminado a probar que los Cinco no tienen nada que ver con el derribo de las avionetas.

Ex Pres. J. C. — Sí, lo sé.

A.R.D. — Entrar más en el caso haría más larga esta conversación, pero lo que sabe el pueblo de Cuba, lo que se puede probar, lo que saben, incluso, las autoridades norteamericanas, por todo el informe que trasmitió Cuba, es que esos jóvenes lo único que hacían era buscar información para evitar actos terroristas.

Yo tengo la confianza de que usted también podrá trasmitir la solicitud de indulto, como un gesto humanitario. Estos hombres han sufrido mucho y han perdido familiares sin poder estar a su lado; en fin, no insisto, le agradezco su interés y sus declaraciones en nombre del pueblo de Cuba.

Señor Carter, usted decía también esta mañana en la conferencia que tuvo un encuentro de amigos con el Comandante Fidel Castro, quien en sus reflexiones ha expresado mucha angustia por los riesgos que está enfrentando la especie humana, por los enormes arsenales nucleares que siguen creciendo y que están en capacidad de destruir varias veces al mundo, y también por las consecuencias nefastas que podría tener para la especie humana el cambio climático; son temas en que creo que ustedes tienen una amplia coincidencia.

Como físico nuclear usted sabe lo que significa para la especie humana la posesión de armas nucleares, usted fue un presidente que trabajó mucho por educar a su pueblo contra el culto al consumo, promovió políticas de racionalidad, de defensa del medio ambiente, aunque lo hicieran impopular entre algunos sectores.

Bueno, rápidamente solo quiero saber si cree que todavía hay oportunidad de hacer algo para salvar a la especie humana.

Ex Pres. J. C. — Cuando yo era presidente negocié con la Unión Soviética para reducir el número de armas nucleares, con los Tratados SALT I y SALT II y estuve muy a favor de que se redujeran los arsenales nucleares en ambas partes. También considero firmemente que representa una amenaza para todos los seres humanos este calentamiento global, y como usted probablemente conoce, el presidente Obama y su antecesor, el presidente Bush, estaban interesados en trabajar con otras potencias nucleares para reducir los arsenales, y se han estado supervisando de una manera muy estricta los acuerdos que han firmado estos gobiernos.

Considero que Estados Unidos no ha sido todo lo firme que debía haber sido en el abordaje de los problemas del calentamiento global. Los funcionarios cubanos, desde que he estado aquí, me han señalado lo que se ha hecho con la parte vieja de La Habana, y he estado en Bolivia para reunirme con Evo Morales, y quizás Bolivia sea el primer país que sufra los principales daños a su economía, debido a que se están derritiendo los glaciares en las montañas de Bolivia, que significan una fuente de agua potable. Por eso espero que en el futuro este tema, como es el calentamiento global también, sea abordado por todas las naciones, y sé que Fidel Castro es también un promotor de este tema. Estuvimos conversando acerca de los pasos que se dieron cuando era presidente en Estados Unidos, y hemos estado conversando ahora y está hablando y tratando de utilizar sus conocimientos y su sabiduría como antiguo Presidente para el bienestar de los seres humanos. Estuvimos conversando, estuvimos de acuerdo en muchas cosas, y, sobre todo, hablamos también de este calentamiento global, y creo que puede haber posibilidad entre ambos países.

A.R.D. — Le agradezco muchísimo.

Gracias, cada vez que usted visita a Cuba las esperanzas se abren, aunque las relaciones todavía sigan siendo tan difíciles con el bloqueo.

Ex Pres. J. C. — Espero que podamos volver otra vez. Quiero traer a toda mi familia, somos muchos de familia, somos 36 miembros. Espero no tardar mucho y traer a mi familia.

Muchas gracias.

A.R.D. — Gracias, señor Carter, muchas gracias.

 



Read Full Post »

Por Rosa C. Báez



“Un lugar maravilloso para gente de la misma edad que nosotros”: así definió el ex Presidente James Carter el proyecto comunitario que, para adultos de la tercera edad,  visitara en el día de ayer en el Convento de Nuestra Señora de Belén. Allí compartió con ancianos “oficialistas” y pudo conocer, en la  Dirección de Asuntos Humanitarios de la Oficina del Historiador que allí se alberga, los diferentes planes que el “tiránico gobierno de los Castro” implementa con el fin de garantizar a distintos grupos etarios, una atención adecuada que va desde un centro de rehabilitación y fisioterapia o  una óptica, a  talleres de artesanía, de canto, de poesía…

El ex Presidente de los Estados Unidos, primero de su cargo en viajar a la Isla de Cuba,  nos visitó en el año 2002 y como aquella vez, en esta ocasión ha expresado: “Queremos mejorar las relaciones entre nuestros países a partir de estos encuentros” y también que vino a Cuba para “visitar a la gente cubana, la gente del gobierno y los ciudadanos particulares”.

Y claro, como es lógico en una persona que apuesta por el diálogo, en el día de hoy tuvo un encuentro con ciertos “ciudadanos particulares”, porque me niego a titularlos “sociedad civil”…

Según la archiconocida enciclopedia online  Wikipedia, “El término sociedad civil, como concepto de la ciencia política, designa a la diversidad de personas con categoría de ciudadanos que actúan generalmente de manera colectiva para tomar decisiones en el ámbito público que conciernen a todo ciudadano fuera de las estructuras gubernamentales”… entonces ¡sociedad civil somos mis vecinos y yo, reunidos en Asamblea Popular, proponiendo mejoras, uniéndonos para realizarlas, siendo críticos “in extremis” con las decisiones que nos conciernen y que no consideramos válidas!…

Pero ¿son la “sociedad civil”, son “voces plurales y diversas”, son “ciudadanos comunes” aquellos que se reúnen con un gobierno extranjero y no precisamente para “degustar una taza de café” como dijera alguno? Aquellos que son vulgarmente monitoreados por sus amos, para comprobar si cumplen sus  guiones?

¿Son “sociedad civil” los que manipulan el dolor de pacientes y sus familiares, mientras apoyan al gobierno que bloquea el acceso más directo a la compra de retrovirales, o una ayuda de la ONU a Cuba para la lucha contra el SIDA y la tuberculosis?

Eso que eufemísticamente llama “impresión plural y diversa” la ya acuñada como “multi laureada”  Yoani Sánchez en conversación con CNN (¿dónde si no?), cuando dice sobre el encuentro de algunos de los más connotados siervos de la SINA y el ex Presidente Carter:  “la idea es fundamentalmente que Jimmy Carter se lleve una impresión bastante plural y diversa de todas las voces que hay dentro de la isla que no se lleve solamente el discurso oficial o la versión oficial de los hechos, sino también la versión de los ciudadanos”.


http://www.youtube.com/watch?v=6K8UuRtvn6Y

¿Por qué Yoani y sus prosélitos insisten en convertirnos en una masa informe, -“morfi muéllica”, como diría el humorista Carlos Ruiz de la Tejera- a todos los que no apoyamos sus ideas, a los que sentimos la Revolución como algo nuestro, por lo que nos endilgan el cliché de “oficialistas”?.

“Discurso oficial” llama Yoani a mostrar al mundo, a través de informaciones que agentes encubiertos de nuestra seguridad han develado, cómo las “sufridas” Damas de Blanco  mienten descaradamente; cómo aquellos que “dirigen” sus “sociedades civiles”, apuestan por una invasión mercenaria a Cuba, con tal de lograr sus propósitos, o reconocen que lo que quieren es “vivir de esto”; cómo se intenta subvertir un Gobierno legalmente establecido, que no puede ser medido por los parámetros establecidos de “pluripartidismo” o “democracia” a partir de que ha construido sus propios destinos en una lucha denodada contra un bloqueo genocida, contra la injerencia del Gobierno de Estados Unidos incluso a través de las pantallas de supuestas Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) e incluso hoy, a partir de la guerra mediática que nos difama y condena.

“Solidaridad ciudadana” es la que llevan a cabo nuestros médicos en las peores condiciones, en los lugares más alejados o que sufren las más atroces tragedias; “solidaridad ciudadana” es enseñar a leer y escribir, en múltiples lugares del mundo a quienes no han alcanzado ese verdadero derecho humano… es defender a quienes son masacrados por ese imperialismo que acoge y aúpa a Yoani, a los contrarrevolucionarios, a las Damas de Blanco, aunque ya se sabe que Roma paga a los traidores, pero los desprecia

Razones tenemos para no creer en ellos y así se tituló,  inteligentemente, una serie de documentales que bajo el rubro de “Las razones de Cuba” ha ido mostrando durante varias semanas, la televisión cubana. En ellos ha sido demostrada de forma fehaciente l conexión SINA-CÍA-gobierno de Estados Unidos-disidentes… Todo lo que pueda decirse sobre esto, allí está y ninguno de ellos puede señalar una sola mentira en lo que allí se demuestra.

No sabemos, ni realmente creemos que sea relevante, cuál haya sido el “discurso civil, ciudadano” de una mentirosa contumaz y consuetudinaria como Yoani Sánchez que mientras se conecta en Hoteles de 5 estrellas a la web, se auto titula una “twittera ciega”, en conversación sobre la entrevista con aquél que ha demostrado ya su interés en un acercamiento válido entre los pueblos de Cuba y Estados Unidos.

No vamos tampoco a llover sobre mojado, porque es verdad de Perogrullo que la súper-cyber-mercenaria reúne en su “delgada billetera” o en sus arcas en diversos  Bancos la friolera de 500 000 dólares por premios a su inexistente obra o la más inexistente aún represión que sufre…

No vamos tampoco a cuestionar en este texto la reunión del ex Presidente Carter con los ex presos del Grupo de los 75 o las Damas de Blanco que ya van advirtiendo que no van a soltarle el rabo a la jutía, aunque hayan conseguido sus objetivos primarios, ni vamos a comentar qué pensaría James Carter del ridículo regalo que le llevaran a la entrevista los maniseros, perdón, los disidentes…

Sí nos interesa, porque refleja la voluntad expresada por Carter, su explícito apoyo a la liberación de los Cinco, el reconocimiento de que han sufrido amañados procesos, y su apoyo al cese del bloqueo, así como que expresara a la Prensa:

“Además de reunirme con el presidente Raúl Castro para una entrevista, he visto esta mañana a Fidel Castro, quien parece estar sano. Nos hemos saludado como viejos amigos”.

Según el ex Presidente, los Cinco “deben ser liberados porque ya han estado doce años en la cárcel y su juicio tuvo un “carácter confuso, incluso por los propios jueces”.

“Al mismo tiempo, se pronunció por la eliminación de Cuba de la lis…

Ese sí es un claro “mensaje de reconocimiento humano y moral” señores disidentes…. Sí, ciertamente, para la contrarrevolución, como dice Ray Walter “en mala hora visita Carter Cuba”

Read Full Post »

Carter: Un lugar maravilloso para gente de la misma edad que nosotros
Por Jorge Legañoa Alonso

firma-del-libro.jpg

A wonderful place for people as the same age as are we” (Un lugar maravilloso para gente de la misma edad que nosotros), escribió el ex presidente Jimmy Carter en el libro de invitados del Convento de Belén, al concluir su visita a la institución comunitaria.

libro.jpg


Visiblemente emocionado Carter compartió con un grupo de adultos de la tercera edad que acuden cada día al Convento como parte de un proyecto comunitario que ofrece calidad de vida a ese grupo etario.

Entre aplausos, canciones y bailes típicos de Cuba transcurrió el recorrido del ex presidente, quien no dejó de estrechar manos y compartir sonrisas, en gestos de admiración por la obra humana que allí se realiza.

Carter presenció la actuación del grupo danzario Benny Moré y del dúo femenino Voces del Caney, todos integrados por personas de la tercera edad y apreció una muestra de artesanías confeccionadas por adultos mayores los que obsequiaron a la señora Rosalynn Carter una pequeña muñeca como recuerdo.

conv-belen-ain-foto-oriol-de-la-cruz-atencio-2.JPGEl ex presidente estuvo acompañado por Eusebio Leal,  historiador de la ciudad y funcionarios del gobierno cubano, quienes recorrieron las instalaciones de la institución, donde funciona un proyecto de ayuda social a niños y ancianos de la Habana Vieja y apreciaron el centro de rehabilitación y fisioterapia, una óptica, talleres de artesanía, de canto, de poesía, entre otros.

El Convento de Nuestra Señora de Belén alberga a la Dirección de Asuntos Humanitarios de la Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana, un hogar de ancianos, un círculo infantil y una escuela primaria experimental, donde se cultiva la vocación de los niños hacia la historia patria y el gusto por las artes.

Read Full Post »

Visita ex Presidente Carter sinagoga en La Habana; se reúne con Cardenal Ortega

Por Jorge Legañoa, especial para Cubadebate


Video en: http://www.youtube.com/watch?v=0ZOoX17cv3c&feature=youtu.be

Al filo de las tres de la tarde, el ex presidente James Carter fue recibido en el Patronato de la Comunidad Hebrea de Cuba por sus máximas autoridades, Adela Dworin, David Prinstein, y Hella Eskenazi, quienes dieron la bienvenida al visitante en la puerta de la institución cultural y religiosa.

sinagoga-ain-foto-marcelino-vazquez-hernandez.JPGJames Carter ex presidente de los Estados Unidos de América, durante su visita a la Sinagoga Bet Shalom, en La Habana, el 28 de marzo de 2011. A su lado Adela Dworin, presidenta de la Comunidad Hebrea de Cuba, y su esposa Rosalynn. AIN FOTO/Marcelino VAZQUEZ HERNANDEZ


Conducidos al salón de reuniones de la sede, el ex Presidente pudo apreciar y comentar un video sobre los principales proyectos educativos que la comunidad hebrea impulsa en Cuba.

También visitó el Centro Juvenil y Deportivo Recreativo del Patronato y antes de pasar a la biblioteca judía, única de su tipo en Cuba, se tomó una foto grupal con sus anfitriones. Carter, quien recorrió el templo y la pequeña sinagoga, escribió unas palabras en el libro de visitas de la institución.

Minutos más tarde fue recibido en la sede del Arzobispado por el Cardenal Jaime Ortega Alamino, Arzobispo de la Habana, y ambos sostuvieron un encuentro privado por aproximadamente una hora.

Al finalizar la visita, el Arzobispo acompañó a Jimmy Carter hasta la puerta del edificio, donde se despidieron con un fuerte apretón de manos.

Con informaciones de Cubadebate

Cuba: Adela Dworin habla sobre visita de Carter.
Por Jorge Legañoa Alonso

“Carter pudo ver con sus propios ojos que esta es una comunidad libre, vibrante, practicamos nuestra religión abiertamente, no tenemos problemas con ello”, afirmó Adela Dworin, presidenta del Patronato Hebreo de Cuba al término de la visita de Jimmy Carter.

“Creo que [Carter] es una gran persona, una maravillosa persona y ojalá algún día se normalicen las relaciones entre los dos países, en definitiva son nuestros vecinos más cercanos”, agregó.

Al ser interrogada si la visita del ex presidente guarda alguna relación con el caso del norteamericano Alan Gross, consideró: “Yo no creo que tenga que ver con eso. Carter vino igual que en el año 2002, recuerdo que fue en el Martin Luther King. Yo estuve en aquella reunión también. No creo que una cosa tenga que ver con la otra”.


Ex presidente James Carter se entrevistó con Cardenal Ortega
Por Javier Rodriguez Roque

en-la-sede-del-arzobispado-con-ortega-alamino-foto-roberto-morejon-rodriguez.jpgHabana, 28 mar (PL) El ex presidente estadounidense James Carter sostuvo hoy, en esta capital, conversaciones con el Cardenal Jaime Ortega Alamino, Arzobispo de La Habana.

La reunión se desarrolló a puertas cerradas sólo con la presencia de Carter y Ortega y como parte de la agenda que cumple el ex presidente para su visita a la isla, invitado por el gobierno cubano. Se extendió por más de una hora y se celebró en la sede del Arzobispado, situada en la zona histórica de La Habana, donde llegó Carter acompañado por John Hardman, Presidente del Centro Carter y Jennifer Mc Coy, directora del Programa América de esa institución.

Al final del encuentro, tras despedir al visitante, el Cardenal Ortega sólo dijo, respondiendo a preguntas de los periodistas, que “todo marchó bien”.

Esta es la segunda visita que lleva a cabo Carter a Cuba, la primera de ellas en mayo del 2002, en lo que constituyó la única de un expresidente de Estados Unidos a la isla después del triunfo de la Revolución.

Según se informó oficialmente, en el programa se prevé una reunión con el presidente cubano, Raúl Castro.

La visita de Carter y su delegación se extenderá hasta el próximo miércoles 30 en que partirá de regreso a su país.

Con informaciones de Prensa Latina

Read Full Post »


http://youtu.be/GTeRHlIeuZ8

Ex presidente estadounidense James Carter llegó a Cuba
Por Yudith Diaz Gazán



(PL) El expresidente estadounidense James Carter llegó hoy a esta nación para cumplir una invitación del gobierno cubano.

El visitante fue recibido en el capitalino Aeropuerto Internacional José Martí por el Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez.

Durante su estancia en la isla, Carter se reunirá con el presidente cubano, Raúl Castro, y también sostendrá encuentros con otros dirigentes de la nación caribeña.

El ex mandatario, quien gobernó Estados Unidos entre 1977 y 1981, viaja acompañado de su esposa, Rosalynn Carter; John Hardman, presidente del Centro Carter; y Jen

Read Full Post »

 

chavez-y-santos-en-santa-marta-colombia-foto-prensa-miraflores.JPG

Chávez y Santos en Santa Marta, Colombia Foto: Prensa Miraflores 

Al finalizar la reunión acordada por los mandatarios Hugo Chávez y Juan Manuel Santos en la Quinta de San Pedro Alejandrino, Santa Marta, Colombia, se dio lectura al acuerdo alcanzado.

 “Declaración de Principios”, donde ambos mandatarios acordaron “relanzar la relación bilateral” a través del “diálogo transparente, respetuoso”, con énfasis en las vías diplomáticas para resolver las diferencias. Asimismo, se acordó trabajar sobre la base del principio de “no injerencia de los asuntos internos de los países” y “respeto a la soberanía e integralidad territorial de los Estados.”

 De igual forma, el acuerdo comprende trabajar en el impulso integral en zonas y comunidades fronterizas, por lo que acordaron “impulsar programas conjuntos en materia económica y social.”

 Finalmente, el acuerdo contempla la creación de cinco comisiones de trabajo: Pago de la deuda y reimpulso de las relaciones comerciales, acuerdo de complementación económica entre ambas naciones, desarrollar un plan de trabajo de inversión social en la frontera, desarrollo conjunto de obras de infraestructura y, la última comisión de seguridad.

Se acordó mantener el trabajo conjunto a nivel de ministros de relaciones exteriores.

Los presidentes Hugo Chávez y Juan Manuel Santos, tras finalizar la reunión privada, comparecen ante los medios de comunicación donde se hace el anuncio oficial de la reanudación de las relaciones. 

 Chávez y Santos saludaron los resultados de la reunión

 Hugo Chávez, presidente de la República Bolivariana de Venezuela y Juan Manuel Santos, presidente recién electo de la República de Colombia, desde la Quinta de San Pedro Alejandrino, Santa Marta, Colombia, saludaron el diálogo “fraterno, transparente y directo” y se comprometieron a relanzar las relaciones bilaterales, acuerdo alcanzado en una Declaración de Principios.

 Al tomar la palabra, el Presidente Chávez afirmó que fue a Colombia a “voltear la página”, al recordar las buenas relaciones entre ambos países cuando el expresidente Andrés Pastrana se encontraba en la Casa de Nariño, “en esos ocho años, las relaciones entre los gobiernos fueron muy positivas.”

 “Nunca dejaré de lamentar la forma como terminaron las relaciones con el gobierno que acaba de concluir”, resaltó el mandatario venezolano.

 Saludó los acuerdos alcanzados y la declaración de principios, ante lo cual afirmó que “habrá que cuidarla con acuerdos muy sensibles”, informó además que este encuentro permitirá avanzar en “mecanismos de cooperación ante cualquier información, chisme, informe”.

 “Restituyamos el respeto, la transparencia, la confianza”, subrayó Chávez. Asimismo, señaló que “nuestra revolución no constituye una amenaza para Colombia”.

 Subrayó durante su intervención: “No permitamos que mañana los chismes, los informes, las coordenadas, nos pongan a pelear otra vez, porque todo se vendría abajo, nos volveríamos nada, otra vez”.

 “El gobierno venezolano que yo dirijo no apoya, ni permite, ni permitiría presencia de guerilla o narcotráfico en territorio venezolano (…) Eso es una infamia”, enfatizó.

  Enfatizó, “no hemos conseguido ni un campamento guerrillero”, aunque recordó que militares venezolanos han tenido enfrentamientos con unidades guerrilleras, paramilitares y de narcotraficantes en la frontera venezolana.

 Pidió que no se le acusara que el gobierno nacional apoya a movimiento alguno de ese tipo.

Por su parte, el Presidente colombiano tomó la palabra para saludar el encuentro, basado en un diálogo directo, fraterno y transparente, para recuperar las relaciones bilaterales con Venezuela.

 Se mostró en plena disposición de trabajar para cumplir la hoja de ruta acordada en la reunión que se extendió por aproximadamente cuatro horas.

 “Estaríamos traicionando al mandato que nos han dado los pueblos”, si no retoman las relaciones afirmó Juan Manuel Santos.

 “Hemos decidido ir lentos, pero con paso firme, es mucho más productivo”, señaló.

Se mostró satisfecho por la creación de las comisiones de trabajo acordadas, y especialmente por la segunda: el procedimiento para negociar algo que reemplace el marco jurídico que permita revitalizar el comercio entre ambas naciones.

 Resaltó también la cuarta comisión, relacionada con las obras de infraestructura, y recordó un proyecto pendiente: la “salida de Venezuela al Pacífico a través de Colombia”

Finalmente, señala que el Presidente Chávez aseguró que no permitirá “la presencia de grupos al margen de la ley en su territorio”, lo que catalogó como “paso importante para que las relaciones se mantengan en bases firmes”.

 Cubadebate, con información de la Cancillería Venezolana

 Declaración de Principios

 Los presidentes de la República de Colombia y de la República Bolivariana de Venezuela, reunidos en la ciudad de Santa Marta, Colombia, acordaron relanzar la relación bilateral, restableciendo las relaciones diplomáticas entre los dos países con base en un diálogo transparente, directo, respetuoso y privilegiando la vía diplomática.

 Este diálogo se llevará a cabo buscando garantizar la permanencia y estabilidad de la relación bilateral, dando estricto cumplimiento al Derecho Internacional y aplicando los principios de no injerencia en los asuntos internos y de respeto a la soberanía e integridad territorial de los estados.

 Los mandatarios también decidieron avanzar en la integración bilateral en beneficio del desarrollo de los dos pueblos y particularmente de las zonas y comunidades fronterizas, donde acordaron impulsar programas conjuntos en materia social y económica.

Acordaron igualmente la creación de cinco comisiones de trabajo así:

 Primero: Comisión para el pago de la deuda y reimpulso de las relaciones comerciales.

Segundo: Comisión para trabajar un acuerdo de complementación económica entre ambos países.

Tercero: Comisión para desarrollar un plan de trabajo de inversión social en la zona de frontera.

Cuarto: Comisión para el desarrollo conjunto de obras de infraestructura.

Quinto: Comisión de seguridad.

 A continuación el Mecanismo de Cooperación acordado entre los dos mandatarios:

 Mecanismo de Cooperación

Los presidentes de la República de Colombia y de la República Bolivariana de Venezuela, reunidos en la ciudad de Santa Marta, Colombia, resolvieron establecer un Mecanismo de Cooperación a nivel de ministros de Relaciones Exteriores para diseñar una estrategia conjunta que aborde las problemáticas de frontera en materia social, económica y de seguridad, que entre otros fines, busque prevenir la presencia o acción de grupos alzados al margen de la ley.

 Además, decidieron coordinar las actividades de los dos países con miras a aumentar la presencia de ambos estados en la zona de frontera.

 Los mandatarios instruyeron a los cancilleres para que definan los procedimientos concretos necesarios para hacer efectivo el mecanismo. Este mecanismo estará acompañado por la Secretaría General de Unasur.

 Fuente

http://eje21.com.co/index.phpoption=com_content&task=view&id=25758&Itemid=48

Read Full Post »

Por Orlando Cruz Capote

 Los pasos hacia una normalización de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos de América

  rcbaez_verguenza-contra-dinero.JPGDespués de los últimos acontecimientos nacionales e internacionales, he demorado más de un mes para referirme a los “pasos” y los “gestos” esperados, y que fueron dados por parte del Gobierno Revolucionario de Cuba al poner en libertad a un grupo de mercenarios pagados por el Imperio de Potomac, con el “fin” de lograr un “mejoramiento de las relaciones con la Unión Europea -el fin de la arrogante “Posición Común” de la misma, aupada y aprobada en 1996, por el entonces mandatario Aznar- y, también, con el “objetivo” de transitar hacia una normalización de los vínculos con los EE.UU. Y expreso que mi tardanza fue intencional, porque tales medidas -incluyendo el de acercar a algunos detenidos a prisiones más cercanas de su vivienda y familiares- se ha ido desarrollando con mesura y sin apuros de ninguna índole, así como tampoco con algarabía por parte de los medios oficiales del gobierno de la Isla. 

Las comillas puestas en cada una de las palabras que hemos descrito tienen esa doble finalidad: de poner en incertidumbre si los pasos o gestos cubanos, soberanos e independientes, están motivados o condicionados para que los del viejo continente y su poderoso aliado nos miren con ojos diferentes, cambien de opinión y lancen una respuesta conciliatoria. Porque de lo que no debe de existir dudas es que estas liberaciones fueron realizadas (y negociadas) al interior del país, y que incluso la jerarquía de la Iglesia Católica no hizo énfasis, en ningún momento, de que estaba tratando de convertirse en un intermediario entre el gobierno y los llamados disidentes, mercenarios a sueldo de los EE.UU., que son grupúsculos de la oposición anti-cubana y pro-norteamericana.  

La teleología que se puede encontrar en esa aseveración puede parecer muy ideologizante y absoluta, pero quisiera que una sola de estas agrupaciones mostrara un expediente puro, independiente y totalmente ajeno a la mafia norteamericana-cubana y a las agencias especiales de inteligencia de los círculos de poder en Washington. Porque en realidad nunca han tenido ni programa, ni bandera política alternativa al socialismo cubano. Sus postulados programáticos son elaborados desde las 90 millas o enmendados desde esa misma distancia. 

Ahora ya están dados esos pasos, muy lógicos y razonables, que no constituyen una excepción en el largo período de la Revolución Cubana, 52 años de duro bregar contra el bloqueo y las agresiones norteamericanas, así como los propios errores en la construcción del socialismo. Estas medidas de amnistía (se podrían llamar así, aunque no soy un jurista) están marcadas por una ética y política humanista que desborda las presiones y condicionamientos internos y externos, las cuales han sido tomadas en distintas coyunturas histórico-concretas respondiendo a los intereses de la nación y del proceso revolucionario.

 La Revolución ha demostrado que no es terca, ni tozuda; que no intenta doblegar por la fuerza a ninguna fuerza adversaria, sea grande o chica, sino que desea sobre todo un diálogo de iguales, de seguridad común y sin presiones y chantajes de ningún tipo. Cuba desea la paz, relaciones normales y de respeto con todos los actores internacionales, sin exclusión, sin ingerencismos ni intromisiones en los asuntos internos de unos países en otros.

 Ni siquiera el clima interno de cierto recrudecimiento de las carencias económicas -se sabe que Cuba ha importado menos este año porque tenemos algunos problemas de liquidez bancaria y que sólo de esa forma se incentiva la producción nacional-, a las que pudieran sumarse los múltiples y duros impactos de la crisis económica-financiera mundial, repetimos, ninguna de estas variantes fueron determinantes para que se dieran estos pasos.

Tampoco lo fue la manifestación tolerada de algunos representantes de estos grupúsculos ante medios de prensa extranjeros, a través de blogs de Internet y “pasarelas” improvisadas en algunas calles, incluso templos religiosos, pero bien provistas de cobertura internacional, porque estos Payá, Pollán, Fariñas, Elizardo Sánchez, Yoani y sus émulos jamás ganaron las calles, ni espacios públicos importantes o de menor cuantía. Nada de eso influyó en la medida de “soltar” a la calle a los presos. Sólo ha sido un gesto altruista, humano y que posee, sin lugar a dudas, un sentido táctico y estratégico para la política endógena y exógena de la Cuba socialista, solidaria e internacionalista.  

¿Qué quedará ahora del discurso anti-cubano del Departamento de Estado de EE.UU.?, ¿Qué dirán los sostenedores de la insostenible “Posición Común Europea”?, ¿Se disolverán las “Damas de Blanco” ante la salida de sus esposos y familiares detenidos?, ¿Qué harán ahora las “Damas de Apoyo”?, ¿Habrá alguna respuesta positiva al unilateral paso o gesto del gobierno cubano?

No todo queda en la más pura especulación abstracta, porque ya en estas horas transcurridas no son tantas las expectativas de un viraje en el discurso o en las acciones prácticas con respecto al Verde Caimán por parte de ese mundo globalizado y transnacionalizado del capitalismo-imperialismo hegemónico, en el que Estados Unidos domina de forma prácticamente unilateral, incluyendo al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

 Una revisión apresurada de algunos cables e informaciones de portavoces de gobiernos, de periodistas y politólogos de los medios de información-comunicación regional e internacional nos refiere a una nueva (vieja) retórica que nos asume como que hemos cedido ante las presiones externas e internas (la huelga de Fariñas y la muerte de Zapata), que es la hora de ceñir aun más el cerco contra Cuba revolucionaria y socialista, de subir la exigencia ante el “gobierno castrista” porque las posiciones cubanas están indudablemente debilitadas y se deben demandar más cambios internos. Es, según ellos, el instante histórico de ajustar las cuentas con Cuba. Confunden el hecho político y ético con una “concesión”, como producto de una flojedad con los principios y las convicciones revolucionarias que siguen siendo inquebrantables.

 Unos, hasta la propia Secretaria de Estado y su esposo, los Clinton se han expresado satisfechos pero no del todo, sino que hablan que se deben poner en libertad a los demás presos políticos (incluyendo al norteamericano Allan Gross), que es el momento de admitirse la proliferación de la pequeña y mediana propiedad privada y que deben eliminarse los “obstáculos” para una mayor libertad de expresión, reunión y hasta huelgas. Otros, catalogan las medidas tomadas como una “estratagema del gobierno” para “edulcorar la píldora” a los europeos -engañando y engatusando, por supuesto, las gestiones españolas, y en especial del Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno y de su partido, el PSOE, para que se elimine la absurda “posición común”- y que con tal gesto Cuba “suelta de nuevo la pelota para el campo contrario”, desactivando la “olla de presión” interna, porque muchos de estos individuos que saldrán de las cárceles, ya han solicitado sus visas para irse a Europa y Estados Unidos.

 Los más recalcitrantes, esos que están en los extremos de todas las posiciones, plantean que muchos de estos que ahora podrán estar libres en semanas o meses, volverán a las prisiones, o que estas se llenaran otra vez porque la legislación penal no ha cambiado. Aunque el propio Elizardo Sanchez Santa Cruz -más conocido como “El Camaján” por haber sido doble agente y recibido hasta una condecoración de la Seguridad del Estado cubano- ha expresado en días recientes que sólo habían 167 presos políticos en Cuba, cifra irrisoria ante los elevados rattings de encarcelados mundialmente, por cada habitante de la población de un país.

 Los que desde posiciones de izquierda nos critican todo: si hacemos algo lo estamos realizando mal o sólo a medias, y si no hacemos nada, estamos en el inmovilismo y la inercia; dicen que Cuba no debía haber aceptado la intermediación de la iglesia y menos del gobierno español, con su socialdemocracia desdibujada y desarticulada, mucho más luego de las políticas de ajustes internas ante la crisis griega y de la zona EURO, y que debíamos realizar “una amnistía general política total”, y hasta soltar al estadounidense Allan Gross, el agente de una de las empresas que se dedican a promover la libertad, la democracia y los derechos humanos, bajo el manto de las agencias de espionaje, que fue capturado in fraganti cuando repartía medios de comunicación y ubicación satelital entre los grupúsculos contrarrevolucionarios internos. Por cierto, en esta posición están “extrañamente” de acuerdo con el Departamento de Estado norteño. ¿Puras coincidencias?

 La apreciación personal es que se pondrá en acción de nuevo, algo que nunca se ha desarticulado en la guerra contra Cuba, la “agenda deslizante”, o sea que si se cumplen ciertos requisitos sobre los derechos humanos, las relaciones internacionales de Cuba y sus políticas internas se agregaran otros puntos en tal agenda política que serán más altos. Es la carrera de nunca acabar si se le hiciera el menor caso a tales pretensiones.

 Porque habría que preguntarse: ¿soltarán a los Cinco Héroes de la República de Cuba prisioneros injustamente en las cárceles norteamericanas desde 1998?, ¿estarían en disposición de eliminar el bloqueo contra Cuba, que no solo abarca a los EE.UU. sino que por su carácter extraterritorial (Ley Helms-Burton) llega a todos los rincones del mundo y que la Unión Europea practica sin tapujos?, ¿terminarían de evacuar a los “prisioneros de guerra” talibanes o islámicos en la ilegal Base Naval de Guantánamo, en territorio cubano, los cuales se encuentran en un verdadero limbo jurídico desde hace más de 7 años?, ¿devolverían a Cuba ese pedazo de tierra y mar que es de justa y reconocida jurisdicción nacional?, ¿dejarían de ejecutar planes y más planes desestabilizadores contra la sociedad cubana?, ¿cesarían en sus planes de promover la subversión interna en la Isla?

 Sé que son preguntas difíciles de responder y, a la vez, muy fáciles de contestar. Hace poco leí un artículo de Roitman, en que este autor decía que decir que el gobierno de Estados Unidos de América practica una política de doble moral que es como decirle a una prostituta que está o deje de ejercer el sexo. Porque esa política imperial, geopolítica invasiva, expansionista y agresiva, es consustancial a la naturaleza del imperialismo estadounidense, desde los tiempos de la doctrina “Monroe”, la “fruta madura”, el “Destino Manifiesto” y el panamericanismo avasallador contra nuestros pueblos de América Latina y el Caribe. Y que llega hasta nuestros días con el Nuevo Trato (New Deal), el Buen Vecino, el “garrote y la zanahoria”, la “tercera frontera”, el “traspatio natural” y que pretende con los TLC bilaterales, los acuerdos militares y el apoyo a la derecha continental tratar de revertir los cambios de época o la época de cambios que vive Nuestra América, a favor de las fuerzas populares, los explotados y oprimidos de siempre.

 Los cubanos mientras tanto no esperamos nada espectacular en cuanto a un cambio de política de Washington y sus aliados con respecto a Cuba. Si se decidieran a conversar lo haríamos sin condiciones de parte nuestra pero sin admitir condiciones de la otra. Con la frente en alto, sin pensar ni un instante que podemos traicionar a este pueblo, las tradiciones históricas de este país y mucho menos la esperanza que significa y simboliza Cuba ante los pueblos del Tercer Mundo.

 Cuba no se cambia por un plato de lentejas, ni vende o traiciona a sus camaradas de lucha revolucionaria por 30 monedas.

Dr. Orlando Cruz Capote, Investigador Auxiliar, Instituto de Filosofía, Cuba


 

Imagen agregada: Comp. fotgr. RCBáez_Vergüenza contra dinero

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 43 seguidores