Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cambio climático y crisis ambiental’ Category

Por Salvador Capote


Las corporaciones transnacionales de la alimentación constituyen, desde finales del siglo pasado,  la etapa superior del latifundio. Corporaciones como Cargill, Monsanto, Nestlé, Carrefour, Syngenta, Tate and Lyle, United Brand, Del Monte, Archer Daniels Midland y unas pocas más, no sólo poseen o dominan extensiones cada vez mayores de tierra productiva sino que controlan todos los eslabones de la cadena alimentaria: mercados de semillas, fertilizantes, herbicidas, insecticidas y otros insumos, sistemas de acopio, transporte, comercio mayorista y supermercados. En muchos casos controlan también el agua, los combustibles y la maquinaria agrícola. Controlan , además, la genética animal, la producción bovina, porcina, de aves de corral, de huevos, de leche, de piensos, la industria de la carne, frigoríficos y el mercado mundial de sanidad animal. Cualquiera de ellas recibe ingresos anuales por un monto superior al presupuesto nacional de numerosos países.

Actualmente, más de un billón de personas en el mundo padecen de hambre y de enfermedades relacionadas con la desnutrición. La más conspicua felonía de las corporaciones transnacionales es, por tanto, la utilización de enormes extensiones de tierra fértil con el objetivo de obtener materia prima para la fabricación de los mal llamados biocombustibles. Mediante cultivos transgénicos (1) destruyen variedades seleccionadas por el ser humano a través de miles de años y que constituyen patrimonio sagrado y vital de toda la humanidad, sustituyéndolas por otras creadas artificialmente en el laboratorio. Mientras los cultivos de maíz, soya, caña de azúcar, palma africana  y otras plantas se utilizan para la producción de etanol o biodiesel y se contamina con agrotóxicos el suelo, las aguas y la atmósfera, millones de agricultores migran a las ciudades y aumentan el hacinamiento y la miseria en los barrios marginales.

En este planeta que cuenta ya con siete billones de habitantes, la agricultura globalizada y controlada por las transnacionales es capaz de provocar hambrunas como jamás se han producido en toda la historia humana. De continuar la tendencia actual, una parte considerable de la humanidad se verá privada de alimentos. Marchamos ciegamente hacia una globalización del hambre y nadie podrá escapar a las trágicas consecuencias.

La existencia y el accionar de las transnacionales confieren una nueva dimensión a las luchas por la reforma agraria. Al antiguo enemigo, el latifundista que sólo era dueño de la tierra, lo sustituye ahora la corporación gigante que lo domina todo, desde la semilla y la tierra hasta el supermercado. A la lucha por la reforma agraria se suman otras reivindicaciones como la soberanía y la seguridad alimentarias, la preservación de la biodiversidad y la salud del planeta. La reforma agraria es –más que nunca antes- inseparable de la lucha revolucionaria imprescindible para el cambio de las estructuras de dependencia.

Los actos terroristas realizados contra la distribución de tierras en el sur del lago Maracaibo, en el Estado de Zulia, en Venezuela, y los asesinatos de integrantes del Movimiento Unificado de Campesinos del Aguán, en Honduras, por solo citar dos ejemplos recientes, demuestran como las oligarquías locales, olvidado ya el maquillaje patriótico, actúan sin pudor y sin tapujos como la parte servil del entramado de filiales y empresas subordinadas o subsidiarias de las corporaciones extranjeras.

El escándalo de la compra por las corporaciones de grandes extensiones de tierra en Africa llevó a la FAO a convocar en los dos últimos años a reuniones y conferencias internacionales. La Vía Campesina (2) en el Foro Social Mundial 2011, que recién tuvo lugar en Dakar, lanzó una campaña internacional contra el acaparamiento de tierras en Africa y en el resto del mundo y difunde un texto reivindicativo al respecto para recabar el máximo de adhesiones. La tierra no puede ser una mercancía más que se oferta al mejor postor y, en consecuencia, hay que condenar la pseudoreforma agraria “asistida por el mercado” que promueve el Banco Mundial.

Los demenciales propósitos de las corporaciones transnacionales de la alimentación, -movidas por el lucro- de sustituir los cultivos que son el sustento de las familias campesinas por otros destinados a la exportación y a la producción de agrocombustibles sólo puede conducir, en muy corto plazo, a la concentración en los suburbios de las ciudades de grandes masas de desposeídos, hambrientos y desesperados. La voracidad de las corporaciones abre la puerta a los estallidos sociales.

El control casi absoluto de todos los eslabones de la cadena alimentaria y la participación creciente del capital financiero especulativo en todos los niveles de la producción y distribución, determinan que las inversiones se dirijan exclusivamente hacia las áreas que producen mayores ganancias, que los precios tengan poco o nada que ver con la oferta y la demanda y que la distribución de los alimentos y la posibilidad de su adquisición estén totalmente desconectadas de las necesidades de la población.

El modelo agro-industrial que imponen las corporaciones no es sostenible: despilfarra y contamina los recursos hídricos, destruye y erosiona los suelos, tiene efectos dañinos sobre la biodiversidad y conduce a la despoblación del medio rural, entre otros males. Apenas ha comenzado y ya está en crisis el nuevo orden mundial alimentario de las transnacionales.

(1)    Un organismo transgénico, o genéticamente modificado, es el que contiene material genético proveniente de otra especie e insertado artificialmente.
(2)     Movimiento internacional que abarca a 200 millones de trabajadores agrícolas, campesinos pequeños y medios, mujeres del campo e indígenas de todo el mundo que se opone al control de la agricultura por las corporaciones. Surgió en 1993 en Mons, Bélgica.

Read Full Post »

Por Luis Britto García


1

En coloquio con los intelectuales en la Feria Internacional del Libro de La Habana, Fidel advirtió sobre la gravedad de la crisis de alimentos en curso y solicitó a los presentes sugerencias sobre su solución.

2

No exagera el Comandante. Gracias a desastres climáticos posiblemente desatados por la emisión de gases de invernadero, la ola de calor del 2003 en Europa redujo en un tercio su producción de granos. Rusia, tercer exportador de trigo del mundo, por causas parecidas clausuró en 2010 sus exportaciones y Canadá adoptó política similar. Todos los pronósticos señalan que el calentamiento global y las perturbaciones climáticas tenderán a aumentar su influencia nefasta, pero no son el único factor de la escasez mundial de alimentos.

3

El capitalismo no puede resolver esta situación: es él quien la crea. Sus industrias y vehículos contribuyen a desencadenar los desastres climáticos. El capitalista no cultiva para satisfacer el hambre, sino para obtener ganancias. Dedica parte importante de los sembradíos a la industria textil, piensos de ganado y agrocombustibles. Las transnacionales han efectuado masivas compras de tierras en el Tercer Mundo, que dedican al monocultivo de cosechas para exportación y no para alimento de los nacionales. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) admitió en 2004 que las políticas neoliberales, el libre mercado y los ajustes dictados por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio imposibilitan que los países aseguren el derecho humano a la alimentación (“La hambruna nace del modelo económico”; http://www.patrialibre.org 24-6-2008).

4

El capital se concentra en un número cada vez menor de manos: los alimentos también. Una docena de transnacionales y 36 filiales interconectadas dominan su producción y mercadeo mundial. Integran el cartel Anglo-Holandés-Suizo: doce de ellas están asociadas al cartel de Windsor, de la casa reinante inglesa; las demás en su mayoría están vinculadas a otras cinco casas reales. Apenas dos, Continental y Cargill, controlan más de la mitad de la producción de granos global. Este colosal oligopolio domina el 95% de la producción alimenticia de Estados Unidos, Europa, los países de la Commonwealth y Latinoamérica, especialmente Argentina y Brasil, y de sus cosechas dependen cinco mil millones de personas. En el resto del mundo ha deprimido la producción de alimentos incoando la eliminación de políticas proteccionistas y subsidios, la suspensión de financiamientos y grandes proyectos agrícolas, el dumping y el dominio sobre semillas y fertilizantes (Jerónimo Guerra: “La escasez y el desabastecimiento como armas de destrucción masiva”; Rebelión, 24-02-2008).

5

Antes del colapso de 2008, la economía especulativa superaba unas ochenta veces la producción real de bienes. Lo mismo comienza a suceder con los alimentos. Según cifras de la FAO, ya para 2007 el precio internacional del maíz aumentó un 31 %, el arroz un 74 %, los aceites vegetales 60 %, los productos lácteos 83 %, un 87% la soja y el trigo 130% (http://ipsnews.net/news.asp?idnews=42294). Katia Monteagudo nos informa que según la organización mundial GRAIN el circulante especulativo sobre los alimentos subió de $ 5.000 millones en 2.000 a $175.000 millones en 2007; que entre agosto y septiembre de 2010 en la bolsa de Chicago el trigo escaló su precio del 60 al 80% con respeto a julio; que según Hilda Ochoa-Brillembourg, presidenta del Strategic Investment Group, los asesores de inversiones del Banco Mundial calculan que desde 2008 la demanda especulativa de futuros de productos agrícolas ha crecido entre el 40 y el 80 por ciento (“Sacarle dinero al hambre”; Boletín del Entorno, 10-3-2011). La especulación sumada a la escasez se traduce en dramáticas alzas de precios. Para septiembre de 2011 el bushel de maíz estaba en $466,3; para marzo de 2011 ha alcanzado los $788. El trigo en el mismo lapso salta de $2.794 el bushel a $3.675; el azúcar, de $5.616 el bushel a $7.437 (Belén Carreño: http://www.publico.es/dinero/364865/el-hambre-de-ganancias-infla-el-precio-de-la-comida). Detrás de las conmociones en Europa y el mundo árabe están críticas escaseces y alzas en el precio de la comida.

6

¿Estamos libres de esta crisis en América Latina? Por el contrario, nuestra condición de economías dependientes hace que sintamos multiplicados los efectos de las perturbaciones globales. Examinemos sólo a título ejemplificativo algunos países latinoamericanos tradicionalmente considerados como fuertes productores y exportadores de alimentos. México comenzó a perder esa condición a partir de la firma del Tratado de Libre Comercio, que permitió que su agricultura fuera destruida por la competencia de las cosechas subsidiadas de Estados Unidos. Unos cuatro millones de campesinos perdieron sus tierras y debieron migrar a las ciudades; para 1995 el gobierno declaró cinco “zonas de hambre”. El Banco de México informa que en 2007 ese país pagó $ 5 mil millones de dólares más que en 2005 para la importación de 127 rubros de alimentos básicos e insumos agrícolas, un incremento del 62%; y que dos tercios de los incrementos se reflejaron en cinco productos básicos: maíz, trigo, soya, leche en polvo y semillas (Laura Carlsen: “Behind Latin America’s Food Crisis; America´s Program; 19-5-2008). Hacia 1989 otro país de tradición agrícola, Colombia, producía el 90% por ciento de los alimentos que consumía; dos décadas más tarde por causas políticas y sociales importa más del 90% por ciento del maíz, 57% del arroz y 44% de los fríjoles, y su producción cafetalera está en la ruina. A pesar de que el país no ha sancionado un Tratado de Libre Comercio con EEUU, éstos le venden productos agrícolas por $1.500 millones, el 38% de los $4.000 que venden anualmente a América Latina (“La hambruna nace del modelo económico” http://www.patrialibre.org 24-6-08). Uno de los países con mayor producción agropecuaria es Brasil, cuya agricultura rinde el 8% de su enorme PIB, cubre las necesidades internas y da empleo a la cuarta parte de su fuerza de trabajo, situándolo como el primer productor mundial de caña de azúcar y café y gran exportador de soya, tabaco, chocolate, naranjas y madera. Esta enorme ampliación de la producción de alimentos se ha hecho sin embargo a costas de la deforestación y devastación de enormes extensiones de selva, de bosque tropical y de “cerrado” que podría a la larga comprometer el suministro de agua, y mediante la incontrolada extensión de latifundios, a veces de propiedad trasnacional, que ha dejado en la condición de “sin tierras” o de pobreza a millones de brasileños, de los cuales unos 46 millones han sido declarados en situación de “inseguridad alimentaria”. Brasil ha incrementado sus emisiones de gases de invernadero en un 41% entre 1990 y 2005. Por estar situado en la zona ecuatorial, es y será en el futuro uno de los países más afectados por el calentamiento global, el cual afectará la producción de alimentos. Argentina, otro de los grandes productores agrícolas, fue afectado entre 2008 y 2009 por la peor sequía en cien años. Asimismo, entre 2010 y 2011 imprevisibles sequías e inundaciones devastan la agricultura de Colombia y Venezuela. Según informes del Banco Mundial, la producción agrícola total podría disminuir entre un 3 por ciento y 15 por ciento debido al cambio climático global hacia fines del siglo XXI, y algunos estudios afirman esas cifras podrían ser mucho peores en las regiones agrícolas de la zona ecuatorial de América Latina (http://solveclimate.com/news/20090306/climate-change-could-devastate-latin-americas-agriculture).

7

Situaciones de emergencia requieren medidas extremas e inmediatas. Para comenzar a remediar la situación, movimientos y gobiernos progresistas debemos frenar la devastación de las zonas verdes y humedales del planeta; vetar todas las iniciativas de privatización de las aguas o de los sistemas para su distribución; limitar la emisión de gases de invernadero; colocar bajo control social aguas y tierras cultivables; prohibir las compras masivas de tierras por transnacionales o potencias extranjeras, ejecutar radicales reformas agrarias; declarar de interés público y proteger la producción de alimentos; limitar el cultivo de agrocombustibles, textiles o vegetales para consumo del ganado y favorecer el de especies para alimentación humana directa; sujetar la importación o exportación de tales bienes al interés público; controlar rigurosamente los transgénicos y penalizar drásticamente la especulación con tierras o con productos alimenticios.

8

De poco servirán sin embargo tales medidas mientras se las intente dentro del modo de producción capitalista, que funda la acumulación para pocos sobre la miseria de todos. Todavía otros elementos señalan la urgencia de construir un nuevo modo de producción. Estudios dignos de todo crédito señalan que ya ha sido rebasado el pico máximo de explotación de los hidrocarburos, y que ahora en adelante los rendimientos de su explotación serán decrecientes. Algunos cálculos señalan que hacia el año 2050 estará por agotarse el petróleo. Otros cálculos alargan esta expectativa; pero el sobreconsumo podría acortarla. Algo más durará el carbón, combustible todavía más contaminante, pero que igualmente se consumirá. Con ellos, se apagará el modelo de civilización en el que vivimos. Existen medios técnicos para sobrevivir a esta catástrofe, pero no la organización social y económica que permita aplicarlos. En vez de crearla, los países más desarrollados se dedican al pillaje de hidrocarburos. Quienes los tenemos, debemos organizarnos para perdurar.

9

Ninguna gran potencia maneja planes coherentes para sobrevivir en un mundo sin hidrocarburos. Mientras su progresivo agotamiento empobrezca al mundo, Venezuela y algunos otros países dispondrán durante pocas décadas de mayores entradas por su venta, si las guerras imperiales no se los arrebatan. Para defender ese ingreso, del cual dependen nuestro presente y futuro, hay que frenar y revertir las concesiones a las transnacionales y las asociaciones con ellas, y aplicar el principio de que las distintas empresas nacionales, entre ellas PDVSA, serán siempre accionistas mayoritarios de sus filiales. Nuestro deber es utilizar estas entradas para crear lo que el resto del planeta ni intenta ni podrá hacer: un modelo alternativo que no dependa del derroche de hidrocarburos, que conserve en lo esencial las ventajas más decisivas del actual estilo de civilización; que sustituya quema de hidrocarburos por energía hidroeléctrica, eólica y solar y uso energético del petróleo por multiplicación de sus derivados tales como plásticos, fertilizantes, medicinas; y mantenga una reserva propia destinada al uso interno en las más extremas contingencias.

10

Ningún país hegemónico desarrolla estrategias de largo plazo para la preservación del medio ambiente. Nosotros, los países con gobiernos progresistas, los países con recursos energéticos y naturales, debemos detener los intentos de privatización de las aguas y otros recursos naturales, parar la devastación de nuestra Amazonia conjuntamente con los demás países que comparten la región; desalojar de manera absoluta la minería con mercurio y otras técnicas contaminantes; extender nuestras reservas y parques naturales y defender inflexiblemente su integridad; detener y revertir la salinización de los grandes reservorios de agua, entre ellos el Lago de Maracaibo, y frenar la contaminación de los ríos; reforestar con especies autóctonas los bosques devastados; recuperar nuestras escasas tierras cultivables actualmente confiscadas por latifundios improductivos o sepultadas bajo costras de galpones, habilitar para la agricultura con tratamientos y cultivos especiales las infértiles tierras de los llanos y sembrar en ellas la base de nuestra autonomía alimentaria.

11

Ninguna gran potencia despliega planes coherentes para remediar la extrema desigualdad que desgarra al mundo entre siete países derrochadores y doscientos necesitados, y que asigna a doscientos capitalistas más riqueza que a la mitad de la población mundial. Antes de que esos dos centenares de acaparadores monopolicen el mundo, debemos garantizar el control social sobre nuestros principales medios de producción, y orientarlos hacia la creación de bienes básicos para satisfacer las necesidades de las grandes mayorías. Ello implica el paso del derroche de energía fósil hacia el uso de fuentes alternativas; del consumismo al reciclaje, de la climatización que destruye el ozono al manejo arquitectónico de las corrientes de aire, del transporte individual al colectivo; de la concentración urbana hacia la repoblación agraria; de la movilización de mercancías a la de información.

12

Ningún país hegemónico ha encontrado forma de acortar la distancia cada vez mayor entre Estado, partidos políticos y pueblo. Debemos evitar la confiscación del Estado por clases políticas y económicas y convertirlo en el brazo soberano de los movimientos sociales: toda dirigencia ha de ser postulada y elegida por las bases, servirlas y rendir cuentas ante ellas. La gerencia de los Estados de los países progresistas, de los Estados de los países con recursos naturales, de todos los Estados, debe estar orientada por programas hacia metas y objetivos precisos, y evaluada en función de su cumplimiento. El Estado ha de ser integralmente informatizado para evitar el retraso y la multiplicación de trámites inútiles. Su insensata proliferación de entes federales y descentralizados ha de ser reducida en función de la lógica. Debemos erradicar sistemas tributarios que exoneran a las transnacionales y al capital financiero y se desquitan cargando a los ciudadanos impuestos recesivos como el IVA y el débito bancario, para sustituirlo por una tributación progresiva que peche proporcionalmente al monto de ingresos. Es imprescindible que eliminemos de una vez, por anulación o por pago, la esclavitud de la Deuda Pública, con la cual no existe soberanía. En la medida en que la riqueza de los países favorecidos con recursos naturales resultará progresivamente más codiciable, debemos reformular su doctrina militar definiendo con claridad nuestro enemigo, atribuyendo papel en la defensa a cada ciudadano, democratizando cada vez más el ejército, fabricando nuestros armamentos y diversificando su compra; contrayendo alianzas estratégicas regionales y multipolares que eviten la confiscación de la energía fósil por una sola potencia.

13

Ante la inminencia del fin de un modelo civilizatorio basado en la destrucción de recursos, el pillaje y la acumulación, ningún país hegemónico intenta crear una cultura de la renovación, la cooperación y la igualdad. En Venezuela y en otros países debemos intentarlo mediante la extensión de las oportunidades educativas gratuitas a toda la población, la incorporación de los medios audiovisuales e informáticos como instrumentos de enseñanza, la adaptación del currículo académico a las necesidades reales del país, su énfasis en las técnicas de aprender a aprender y en la investigación, la automática e infinita disponibilidad del conocimiento como patrimonio colectivo, la conversión de cada ciudadano en un científico y de cada científico en artista. Debemos crear una sociedad del conocimiento, fundada en la información, el bien más precioso y el más democratizable en virtud de su infinita replicabilidad y divulgación por medios informáticos.

14

Sólo tendremos una oportunidad para llegar a este modelo si conjuramos la triple crisis: energética, ambiental y alimenticia, que amenaza a la humanidad. A tal fin, hay que iniciar una doble acción, ante los organismos internacionales para imponer tratados y normativas que frenen la destrucción planetaria, el derroche de recursos y la especulación con alimentos así como la producción de biocombustibles, y dentro de cada país para adoptar normativas conservacionistas, penar y evitar la especulaciones con alimentos, frenar la dilapidación y destrucción de recursos y aplicar drásticamente dichas normas al mismo tiempo que se crea una conciencia conservacionista entre los ciudadanos. Los intelectuales podemos colaborar con esta campaña por la supervivencia del mundo difundiendo en lo posible la gravedad de la situación que amenaza a la Humanidad, y recomendando las medidas indispensables para conjurarla. El jinete del Hambre cabalga sobre el mundo, y sólo si lo detenemos podremos evitar que tras él irrumpan la Peste, la Guerra y la Muerte.

PD: En la próxima Feria Internacional del Libro de Venezuela serán presentados mis libros El Imperio Contracultural: del rock a la postmodernidad; La máscara del poder; La lengua de la demagogia, y Abrapalabra.

http://luisbrittogarcia.blogspot.com

http://luisbritto.wordpress.com

Versión en francés, gracias a la inteligente ayuda del amigo Romain Vallée: http://luisbrittogarcia-fr.blogspot.com

Enviado por su autor a Cubacoraje

Véase además, sobre el tema de los agrocombustibles:

Hacia una nueva crisis alimentaria I y II
http://elproyectomatriz.wordpress.com/2010/12/25/hacia-una-nueva-crisis-alimentaria-i/
http://elproyectomatriz.wordpress.com/2011/01/01/hacia-una-nueva-crisis-alimentaria-ii/

15 Preguntas y Respuestas sobre los Agrocombustibles (2008) / Por Salva la Selva (Alemania) y CIEPAC A.C.
http://www.ecoportal.net/content/view/full/81105

Read Full Post »

Por Luis Britto García

rcbaez_aprender-a-sobrevivir.JPG


El político se ocupa del minuto, el estadista y el intelectual del siglo. Durante la XX Feria del Libro de La Habana, Fidel Castro  reúne a un centenar de intelectuales para preguntarnos cuál consideramos el problema más urgente. Algunos respondemos que la radicalización de los movimientos progresistas en América Latina, otros que la preparación para retos que todavía no vislumbramos. El Comandante afirma que el primordial es la supervivencia de la especie. Advierte que “Pensadores eminentes ven con claridad que el sistema capitalista desarrollado marcha hacia un desastre inevitable”.

En efecto, la Humanidad  enfrenta una serie de crisis estrechamente entrelazadas. La destrucción capitalista de la naturaleza habría contribuido al calentamiento global y a una sistemática alteración climática que, aunada con la especulación financiera, desencadena una grave escasez de alimentos. Cita Fidel el artículo de Paul Krugman “Sequías, inundaciones y alimentos” de 13-2-2011, según el cual “Estamos en mitad de una crisis alimentaria mundial (la segunda en tres años). Los precios mundiales de los alimentos batieron un récord en enero, impulsados por los enormes aumentos de los precios del trigo, el maíz, el azúcar y los aceites. Estos precios desorbitados solo han tenido un efecto limitado en la inflación estadounidense, que sigue siendo baja desde un punto de vista histórico, pero están teniendo un impacto brutal para los pobres del mundo, que gastan gran parte o incluso la mayoría de sus ingresos en alimentos básicos”.

El capital financiero es el culpable a corto plazo. Añade Krugman que “La derecha estadounidense (y la china) culpa a las políticas del dinero fácil de la Reserva Federal, y hay al menos un experto que afirma que hay ´sangre en las manos de Bernanke´. Mientras tanto, el presidente francés Nicolas Sarkozy culpa a los especuladores y les acusa de ´extorsión y pillaje´”. Pero también el capitalismo es el causante a largo plazo. Sigue Fidel citando a Krugman: “Aunque hay varios factores que han contribuido a la drástica subida de los precios de los alimentos, el que realmente sobresale es la medida en que los acontecimientos meteorológicos adversos han alterado la producción agrícola. Y estos acontecimientos meteorológicos adversos son exactamente la clase de cosas que uno esperaría ver a medida que el aumento de las concentraciones de los gases de efecto invernadero cambie el clima (lo que significa que la actual subida del precio de la comida podría ser solo el principio)”. Ejemplo de ello, la  caída en la producción de trigo, la cual “según los datos del Departamento de Agricultura de EE UU, es el reflejo de una drástica bajada en la antigua Unión Soviética. Y sabemos a qué se debe eso: una ola de calor y una sequía sin precedentes, que elevaron las temperaturas de Moscú por encima de los 38 grados por primera vez en la historia”. Al mismo tiempo, la escasa tierra cultivable  se dedica cada vez más a alimentos para el ganado, a los agro-combustibles y al algodón, y las transnacionales entre el 2008 y el 2009 han comprado en el Tercer Mundo 40 millones de hectáreas, unos 400 000 kilómetros de tierra, cuatro veces la extensión de Cuba.   Mientras tanto, desde 1970 hasta hoy la población mundial se duplica rebasando la disponibilidad de recursos.

En resumen, insiste Fidel que el capitalismo marcha hacia un desastre acelerado, y que el fin de la especie humana podría ser cuestión de un siglo. Ni siquiera en religiones que profetizan el Apocalipsis se pensó que sería para este milenio y este siglo. Piensen, mediten, que no es un esfuerzo inútil. “Creo que deberíamos comportarnos como una familia, y compartir lo que tenemos: unos petróleo, otros alimentos, los de más allá médicos… ¿Por qué no podemos considerar al mundo como la sede de una sola familia humana? No tenemos otro planeta a donde mudarnos”. Y a este respecto “los intelectuales pueden quizás prestar un enorme servicio a la humanidad. No se trataría de salvarla en términos de milenios, tal vez ni siquiera en términos de siglos.  El problema es que nuestra especie se encuentra ante problemas nuevos, y no aprendió siquiera a sobrevivir”. Si logramos que los intelectuales comprendan el riesgo que estamos viviendo en este momento, en que la respuesta no se puede posponer, tal vez logren persuadir a las criaturas más autosuficientes e incapaces que han existido nunca: nosotros, los políticos”.

Guerra avisada no mata soldado, pero capitalismo salvaje bien podría acabar con la Humanidad. Pensemos.

Enviado por su autor

http://luisbrittogarcia.blogspot.com

Read Full Post »

Reflexiones del Compañero FIDEL: Las armas nucleares y la supervivencia del Homo Sapiens

reflexiones-f.JPG

En el acto conmemorativo por el 50 aniversario de los Comités de Defensa de la Revolución expresé el criterio de que: “La Revolución Cubana, en nuestra pequeña e ignorada isla, estaba recién nacida, pero el hecho de venir al mundo, a solo 90 millas del poderoso imperio, se convirtió en algo que ponía a prueba la soberbia de la superpotencia dominante en nuestro hemisferio y en gran parte del mundo”. Prometí hablar de las palabras que pronuncié dos días antes ante la ONU. Advertí que nuestra lucha sería “larga y dura”. Esa tarea, en lo inmediato, debo posponerla. Otro tema, sin embargo, es en este momento más importante.

Nuestro pueblo, que como muchos conocen en el mundo se caracteriza por los altos niveles de conocimientos alcanzados durante cinco décadas, a partir de un país semicolonizado y monoproductor con un considerable nivel de analfabetos, semi-analfabetos y bajos niveles de escolaridad general y conocimientos científicos, debía ser informado ampliamente de lo que puede significar para el destino de la especie humana la energía nuclear.

“A mí me parece -dije textualmente el 28 de septiembre- que sería bueno, tal vez, que se conocieran algunas de estas ideas sobre qué es el arma nuclear. Yo he visto algunas imágenes sobre lo que es la masa crítica, lo que significa su empleo como arma: bueno, tomar la energía que mueve al universo para la guerra”. A partir de “3 000 grados prácticamente todos los metales y materiales…” se funden. “¿Qué será a los 10 000 grados? [...] Pues bien, a través de la explosión atómica producto de la masa crítica se pueden alcanzar millones de grados de calor…”.

Deseo añadir en esta Reflexión, para tener una idea del poder destructivo de esa energía, lo que escribió Harry S. Truman en su diario, el 25 de julio de 1945, sobre una prueba realizada en el estado de Nuevo México: “Un experimento en el desierto de Nuevo México fue sorprendente, para decirlo de forma moderada. Trece libras del explosivo causaron la desintegración total de una torre de acero de 60 pies de altura, abrieron un cráter de 6 pies de profundidad y 1 200 pies de diámetro, derribaron una torre de acero a media milla de distancia y tiraron al suelo a hombres que se encontraban a 10 000 yardas de distancia. La explosión se vio a más de 200 millas y se escuchó a más de 40″.

En la etapa actual del mundo, cuando alrededor de doscientos países han sido reconocidos como Estados independientes con derecho a participar en la Organización de Naciones Unidas -ridícula ficción jurídica-, la única posibilidad de forjar una esperanza consiste en llevar a las masas, de forma serena y razonada, el hecho real de que todos los habitantes del planeta están corriendo el enorme riesgo.

Dentro del limitado espacio de nuestras relaciones, hemos tenido la posibilidad en menos de tres semanas de recibir dos eminentes personalidades.  El primero, Alan Robock es investigador y profesor emérito de la Universidad de Rutgers, New Jersey. El científico norteamericano, trabajando junto a un grupo de valerosos colegas, demostró y llevó a su actual nivel la teoría del “Invierno Nuclear”. Bastarían 100 de las 25 000 armas nucleares estratégicas que hoy existen -nos explicó- para que se ocasione la tragedia.

La teoría del “Invierno Nuclear” ha demostrado que: “Si tales armas no existieran, no podrían ser utilizadas.  Y en estos momentos no existe un argumento racional para usarlas en lo absoluto.  Si no pueden usarse, es necesario destruirlas y así nos protegeríamos de los accidentes, los errores de cálculo o cualquier actitud demencial”.

“…cualquier país que en estos momentos esté considerando la vía nuclear necesita reconocer que estaría poniendo en peligro no sólo a sus propias poblaciones  sino también al resto del mundo”.

“…el uso de las armas nucleares en caso de un ataque total contra un enemigo sería una acción suicida debido al frío y la oscuridad anómalos provocados por el humo proveniente de los fuegos generados por la bomba”.

Robock citó las palabras de Einstein: “El poder desencadenado del átomo lo ha cambiado todo excepto nuestras formas de pensar, y es por ello que avanzamos sin rumbo hacia una catástrofe sin precedentes”.

Mi respuesta al noble científico fue: “No hacemos nada con conocerlo nosotros, lo que hace falta es que lo conozca el mundo”.

El 2 de octubre, otra eminente personalidad de gran autoridad y prestigio arribó a nuestro país, el economista Michel Chossudovsky, Director del Centro de Investigación sobre Globalización, y editor principal del conocido y cada vez más influyente sitio Web Global Research, profesor emérito de la Universidad de Ottawa, y consultor de numerosas instituciones internacionales, como el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, el Banco Africano de Desarrollo, el Fondo de Población de las Naciones Unidas y otras relaciones y méritos que sería extenso enumerar.

Una de las primeras actividades del economista y escritor canadiense fue su conferencia en el Teatro “Manuel Sanguily” de la Universidad de la Habana a estudiantes, profesores e investigadores de las ciencias económicas. La dictó y respondió todas las preguntas en perfecto español. Constituyó un meritorio esfuerzo de cuyo contenido recogí las ideas esenciales, en especial las que se relacionan con los riesgos de guerra con empleo de armas atómicas.

“…la economía neoliberal representa en las  universidades de América del Norte realidades que son totalmente ficticias; es muy difícil para los economistas [...] analizar la realidad económica [...] no hay la noción del actor económico”.

“…la manipulación financiera, de las operaciones encubiertas de los grupos de poder, del engaño que tiene ese sistema económico [...] es algo que está fuera del control de los individuos…”

“Hoy día quisiera enfocar mucho más la cuestión de la aventura militar que se está llevando a cabo.  Es una alianza de Estados Unidos, de la OTAN y de Israel, es un proyecto militar; pero, a su vez, es también un proyecto económico, porque es un proyecto de conquista económica”.

“…estas operaciones militares corresponden [...] a objetivos de tipo económico [...] el objetivo económico más fundamental son los recursos de petróleo y de gas natural [...] el este del Mediterráneo hasta las fronteras chinas, y del mar Caspio al sur de Arabia Saudita [...] Medio Oriente-Asia Central, y esta región -según los datos- encierra, más o menos, un 60% de las reservas mundiales de petróleo y de gas natural”.

“Si comparamos esto con las reservas de Estados Unidos, son más de treinta veces.  Estados Unidos tiene menos de 2% de las reservas mundiales [...] y está llevando una guerra [...] para tener el control de esos recursos en nombre de sus petroleras [...] la configuración de poder económico detrás de esta guerra, son las petroleras como la British Petroleum, la Chevron, la Exxon [...] las grandes petroleras angloamericanas que están ahí, y que tienen intereses en esas regiones”.

“La British Petroleum [...] antiguamente era la Anglo Persian Oil Company, y la Anglo Persian Oil Company era un proyecto de conquista tanto de Irán como de Iraq después de la Segunda Guerra Mundial…”

“Si toman en conjunto los países musulmanes, sumando Nigeria, Libia, Argelia, Malasia, Indonesia, Brunei, llegan casi al 70% de las reservas globales de crudo [...] Estados Unidos está llevando una guerra de religión en contra de los habitantes de esos países donde hay petróleo. [...] es una cruzada santa en contra del mundo musulmán; pero el objetivo religioso es el pretexto, el justificativo para llevar esa guerra. [...] los discursos de Obama, de Hillary Clinton [...] nos hacen creer que Estados Unidos, con todo su poder militar y un gasto militar de casi un billón de dólares por año está llevando la guerra a Bin Laden y Al Qaeda”.

“…la contradicción del discurso viene siempre de fuentes oficiales [...] recientemente la CIA publicó un texto diciendo que no hay más de 50 miembros de Al Qaeda que están en Afganistán todavía. [...] esa guerra no es en contra de los terroristas musulmanes; pero el pretexto de la guerra es combatir en favor de la democracia y extirpar el mal”.

“Es interesante que en documentos militares se dice: ‘Si sabes lo que quieres, vamos a buscarlos que son malos’.  Hay toda una retórica [...]  es un discurso que nadie va a contestar, porque viene la autoridad, el presidente Obama y dice: ‘Tenemos que buscar a Bin Laden, no sabemos dónde está; si es necesario [...] lo vamos a buscar con el arma nuclear nuestra’”.

“Se formuló después del 11 de septiembre la doctrina de guerra preventiva y de guerra nuclear preventiva [...] era justo, en base a los objetivos de lucha contra el terrorismo, utilizar nuestra arma nuclear en contra de ellos, y en las distorsiones mediáticas se presentó, incluso, a Bin Laden como una potencia nuclear [...] son los poderes nucleares no estatales [...]los poderes nucleares no estatales están en alianza con Irán que -según ellos- es una potencia nuclear, aunque no hay ninguna evidencia de que Irán tiene el arma nuclear”.

“…Estados Unidos y sus aliados están amenazando a Irán con el arma nuclear, y el justificativo son las armas nucleares no existentes de Irán, y el pretexto es que Irán es una amenaza a la seguridad mundial”.

“Ese es el discurso y desgraciadamente ese discurso ya está apoyado por unos cuantos gobiernos, [...] todos los gobiernos de la OTAN e Israel están apoyando la opción de una guerra nuclear preventiva en contra de Irán [...] que Irán apoya a Bin Laden y que es necesario imponer ‘la democracia’ a Irán por la utilización del arma nuclear”.

“…estamos realmente en una coyuntura donde el futuro de la humanidad está afectado, porque si hay un ataque nuclear a Irán -como ya se está anunciando, y hay preparativos de guerra desde el 2004-, eso significa que, primero, en esa guerra del Medio Oriente, Asia Central, que ahora está limitada a tres teatros, Afganistán, Iraq y Palestina,  vamos a ver una escalada del proceso militar con la posibilidad de un escenario de guerra, la tercera guerra mundial”.

“La Segunda Guerra Mundial era un conjunto de guerras regionales. [...] guerra en Europa [...] guerra en el Pacífico [...] guerra en África [...] varios teatros [...] hoy es la integración por sistemas de comunicación y la  centralización del mando militar en un lugar, que es US Strategic Command, en Nebraska. [...] con la militarización del espacio con el sistema de satélites, con los sistemas de misiles que se llaman inteligentes, hay regionalización de operaciones militares [...] planificación militar de Estados Unidos, pero coordinados. [...] US Central Command [...] Asia Central y Medio Oriente. [...]  SOUTHCOM basado en Miami. [...] Africa Command [...]  tiene su base en Europa, no en África [...] hay una serie de comandos regionales, pero la dinámica de la guerra global es muy distinta a la de las guerras anteriores [...] una coordinación en tiempo real, apacible, un mando único; el sistema de defensa aéreo de todos estos países de la OTAN, de Estados Unidos y ahora de Israel, es integrado. [...] estamos en un mundo tremendamente distinto, con armas tremendamente sofisticadas, además del arma nuclear tenemos el arma electromagnética y la coordinación de todas estas operaciones. [...] la OTAN ahora tiene un mando militar también integrado, de tal forma que es una alianza tremendamente coherente, que puede lanzar operaciones en cualquier parte del mundo.  [...] sí tienen la capacidad, a nivel de armas de destrucción masiva, que es tremendamente sofisticado”.

“Todo esto es un contrato para unas pocas empresas que producen las armas -en Estados Unidos lo llaman Defense Contract-, las empresas que tienen convenios con el Departamento de Defensa. [...] el gasto militar en Estados Unidos es el 75% de los ingresos provenientes de los impuestos sobre los hogares, no todo el ingreso del Estado Federal, pero los ingresos de lo que los individuos y las familias pagan cada año [...] más o menos 1,1 billón de dólares, y los gastos militares son del orden de 750 000 millones de dólares [...] más o menos, el 75%. [...] son cifras oficiales, en la realidad el gasto militar es mucho mayor que eso”.

“…Estados Unidos ahora tiene un gasto militar que es un poco más del 50% del gasto militar de todos los demás países. [...] su economía también es tremendamente sesgada a favor de una economía de guerra, con todas las consecuencias del derrumbe de servicios sociales, de atención médica.

“La situación de empobrecimiento que existe en Estados Unidos, tanto por la crisis como por la economía militar, es tremendamente grave, y no es producto de una escasez de recursos, es producto de una transferencia de riquezas hacia pocas manos, del estancamiento que se está dando por la compresión del nivel de vida y también por la asignación, por parte del Estado, de casi todos sus ingresos a sostener la economía de guerra, por un lado, y también el llamado rescate bancario”.

“…en el conflicto entre la Unión Soviética y Estados Unidos había una especie de entendimiento [...]   -no sé cómo decirlo en español- … Es decir que no se va a utilizar porque ya se reconoce que es un arma que va a eliminar la sociedad en su conjunto.

“Primero se presentó esa doctrina de guerra nuclear preventiva, que se basó en la reclasificación del arma nuclear como un arma convencional [...] en la Guerra Fría había el teléfono rojo, había que decir quién estaba en Moscú…  Ya había el reconocimiento de que era peligroso, ¿no?”

“…en el año 2002 fue lo siguiente:  Hubo una campaña de propaganda dentro de las fuerzas armadas diciendo que el arma nuclear táctica era segura para la población civil [...] safe for the surround civilian population, sin daño a la población civil alrededor del sitio donde hay la explosión.  Eso fue para la bomba nuclear que ellos llamaron mini-niuk -mini-niuk quiere decir pequeña bomba nuclear. [...] en la ideología, en la falsificación científica se presentó esa nueva generación de bombas nucleares, como siendo muy distintas de la bomba estratégica. [...] Yo tengo un paquete de cigarrillos, yo no sé quién fuma aquí; ‘Fumar puede dañar su salud.’ [...] Lo que el Pentágono hizo: ha cambiado la etiqueta, con el aval de científicos vendidos, cooptados han cambiado la etiqueta de la bomba nuclear. [...] ‘Esa bomba nuclear es segura para la población civil, es una bomba humanitaria’.  No estoy exagerando, pueden consultar los documentos al respecto. [...] es propaganda interna, es propaganda en las mismas fuerzas armadas, son esas palabras -safe for the surround civilian population- [...] como ustedes saben, es como si uno estuviera utilizando una cámara de video, hay un manual para esta bomba”.

“Otro elemento:  Primero, no es el comandante en jefe, es decir, el Presidente de Estados Unidos quien decide la utilización de la bomba nuclear.  La bomba nuclear, reclasificada por el Senado en el 2002 con esa categoría:  pequeña bomba, que es hasta seis veces una bomba de Hiroshima, ahora forma parte del conjunto de armas convencionales [...] es también de terminología militar la caja de herramientas, the tool box. [...] es la caja de herramientas que yo soy el comandante general, tres estrellas [...] el tipo dice: [...] ‘aquí está la mini-niuk, está leyendo el manual [...] Aquí está escrito que se puede utilizar esa bomba nuclear’”.

“No estoy exagerando, una vez que la propaganda ya está en los manuales militares, viene a ser una línea de conducta, y el problema es el siguiente:  es que ese discurso inquisitorio es tan sofisticado, avanzado, que podría llevar a decisiones que son tremendamente contundentes para el futuro de la humanidad, y, por lo tanto, es necesario que estemos todos juntos en contra de ese proyecto militar, de ese proyecto de guerra”.

“Había mencionado 750 000 millones de dólares en gasto militar, y 1,5 billones de dólares en rescate a los bancos -esas son las operaciones que se implementaron en el año 2008-2009- [...] si se suma el gasto militar a los pagos que se han hecho a los bancos, llegamos a una cifra que es mayor que todos los ingresos del Estado.  En un año los ingresos del Estado norteamericano son del orden de 2,3 billones de dólares, y una gran parte de este monto está tomado en financiar la guerra y financiar el fraude, que es producto de la crisis económica [...] si vemos el programa que se implementó bajo [el gobierno de] Bush [...] era de 750 000 millones de dólares, y después se implementó otro plan parecido al comienzo del mandato de Obama [...] un millón de millones más o menos [...] el total de estas operaciones de rescate por distintos medios está estimado entre 6 y 8 millones de millones de dólares, que serían entre tres o cuatro veces el ingreso anual del Estado federal de Estados Unidos”.

“…el Estado se va a endeudar y los que están supervisando el Estado son los bancos, lo cierto. [...] los que son receptores de la operación de rescate son a su vez también los acreedores del Estado, y ese proceso circular se llama financiar su endeudamiento [...]  los bancos dicen:  ‘Bueno, nos deben pagar plata, porque tenemos que financiar la deuda que resulta del déficit fiscal, debido tanto al gasto en la defensa como el gasto en favor de las operaciones de rescate’.

“Estamos en una situación tremendamente grave en cuanto a la estructura fiscal de Estados Unidos, lo que lleva a una coyuntura de privatización de facto del Estado, porque no hay dinero para financiar salud, educación, obras públicas, lo que sea.  Entonces, paulatinamente, se ve una privatización del Estado y se ve también la privatización de la guerra.  Esto ya está encaminado, es decir que una parte importante de esta guerra está llevada por empresas privadas, mercenarios, también ligados al complejo militar o industrial”.

Prosigue mañana.

una-firma-fidel.jpgFidel Castro Ruz
Octubre 7 de 2010
8 y 47 p.m.

Read Full Post »


claves3.jpg

Los embajadores de Bolivia y Cuba en la Organización de Naciones Unidas (ONU), Pablo Solón y Pedro Pedroso, respectivamente, denunciaron este lunes al gobierno de Estados Unidos (EEUU) por promover el final del Protocolo de Kioto.

Un reporte del portal digital Cubadebate refiere que ambos diplomáticos acusaron a Estados Unidos, junto a otros países desarrollados, de intentar bajar la expectativa del protocolo como escenario preparatorio a la conferencia de la ONU sobre el cambio climático que se realizará en Cancún, México, del 27 noviembre al 10 de diciembre de este año.

Solón destacó que en Cancún no se puede permitir lo que ocurrió en Copenhague, capital de Dinamarca, cuando en el 2009 trataron de imponernos un documento a las tres de la madrugada, dándonos 60 minutos para aceptarlo. No lo aceptamos y eso no puede volver a ocurrir.

En Naciones Unidas negociamos 190 países, todos en posición de igualdad, aquí también puede lograrse, señaló el representante boliviano, quien aseguró que aprobar sólo lo fácil significaría intentar mandar un mensaje político de que algo se está moviendo cuando en realidad no lo está haciendo.

Por su parte, Pedroso dijo que, aunque Estados Unidos es un país que no está dentro del Protocolo de Kioto, le quiere decir al resto lo que hay que hacer, cuando todos se han movido y el único que no lo ha hecho es el propio gobierno de Barack Obama.

El diplomático cubano además indicó que algunos perciben que son las naciones grandes las que deben decidir, cuando somos nosotros los que resultamos más afectados.

El Protocolo de Kioto es un acuerdo internacional que tiene por objetivo reducir las emisiones de gases que causan el calentamiento global, como dióxido de carbono, gas metano y óxido nitroso, además de tres gases industriales fluorados.

http://www.avn.info.ve/node/21279

Read Full Post »

El vicepresidente cubano Esteban Lazo exigió en Cochabamba, Bolivia, un orden internacional justo y racional para toda la humanidad.

Al intervenir en la sesión de clausura de la Primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático, el también miembro del Buró Político del Partido Comunista de la nación caribeña también instó a no permitir que los países desarrollados tomen como rehén de su política consumista las negociaciones internacionales sobre estos temas.

Al respecto, citó al Héroe Nacional de esa Isla, José Martí cuando afirmara que “los pueblos del mundo han de ponerse en fila para que no pase el gigante de las siete leguas”

Luego de trasmitir un saludo al plenario del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, y del presidente de su país, Raúl Castro, el dirigente convocó a impulsar un proceso de participación ciudadana y consulta con la sociedad y de diálogo abierto que permitan acciones urgentes para evitar mayores daños y sufrimientos a la Madre Tierra.

Lazo expresó el respaldo de Cuba a las conclusiones de las mesas de trabajo que debatieron durante tres días los principales preocupaciones de las organizaciones sociales sobre la vida en el planeta, entre ellas las causas estructurales que apuntan hacia la necesidad de terminar con el sistema capitalista,

Al respecto consideró muy positiva la iniciativa del presidente anfitrión Evo Morales de convocar esta conferencia de los pueblos, como una contribución decisiva en la defensa de la naturaleza, en la que debemos ser inclaudicables, afirmó.

El representante cubano llamó a que de cara a la próxima reunión cumbre de Naciones Unidas en diciembre próximo en el balneario de Cancún se deberá exigir que se analicen las verdaderas causas, no solo las consecuencias de los impactos al medio ambiente.

“Comprometamos a los gobiernos del mundo para que las negociaciones futuras ayuden a transitar hacia un modelo económico verdaderamente sostenible”, precisó.

También señaló que los países desarrollados deben respetar el principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas y el derecho de los pueblos al desarrollo y a un espacio atmosférico justo.

Afirmó además que habría que exigir al mundo industrializado, el mayor responsable del cambio climático, que aporte recursos nuevos y pague la multimillonaria deuda ecológica

Por otra parte, manifestó que la Madre Tierra nos está pasando la factura por el abuso y los que más han abusado son los que se oponen a tomar medidas y por lo general culpan a las naciones subdesarrolladas

Asimismo manifestó la necesidad de reclamarle al gobierno de Estados Unidos, el mayor contaminante del mundo, que ratifique el Protocolo de Kyoto y se comprometa con una segunda fase de compromisos más ambiciosos.

En otra parte de su discurso, el orador criticó las conclusiones de Copenhague, en diciembre pasado, donde dijo se desconocieron los reclamos de la ciencia y las justas y necesarias demandas de la humanidad.

También allí, recordó, reprimieron a miles de representantes de la sociedad civil que viajaron a esa ciudad europea en defensa de la Madre Tierra.

El vicepresidente cubano arribó este miércoles a Cochabamba al frente de una delegación que también integran Fernando González, viceministro de Ciencia y Tecnología; Abelardo Moreno, viceministro de Relaciones Exteriores; y el embajador cubano en Bolivia, Rafael Dausá, entre otros funcionarios.

La comitiva asistirá además este jueves a un multitudinario acto en el estadio cochabambino Félix Capriles, donde celebrarán el Día Internacional de la Madre Tierra, fecha institucionalizada por Naciones Unidas en 2009, a propuesta del presidente boliviano.

Antes de partir de retorno a su país, Lazo sostendrá un encuentro con los colaboradores cubanos de la salud, la educación y los trabajadores sociales.

(Con información de Prensa Latina)

Intervención de Esteban Lazo (resumen)

Videos en

http://www.youtube.com/watch?v=VH0sTvtMcz0&feature=player_embedded

http://www.youtube.com/watch?v=scpPNZVR1_c&feature=player_embedded

Fragmentos de las declaraciones del vicepresidente de Cuba, Juan Esteban Lazo Hernández, en la clausura de la Primera Cumbre Mundial sobre Cambio Climático y Derechos de la Madre Tierra, que se realiza en Cochabamba, Bolivia:

Realmente para nosotros, que tuvimos la posibilidad de participar en Copenhague, ha resultado impresionante el profundo serio y reflexivo trabajo que los 17 grupos han desarrollado durante estos días y, sobre todo, el resumen profundo, serio y responsable que han hecho aquí los 4 compañeros que han hablado, a los cuales nos unimos; y estén seguros por ello felicitamos a todos los participantes. Estén seguros que trabajaremos unidos para hacer realidad lo que han dicho.

Salvar la vida, salvar la Madre Tierra. Yo sugiero que sí es posible poder hacer un resumen de estas cuatro intervenciones que se hicieron en la mañana de hoy, como parte del trabajo que todos debemos desarrollar.

Ustedes conocen desde hace mucho tiempo los planteamientos sobre el tema que ha hecho Fidel Castro y al salir para participar con ustedes en esta Conferencia, me pidió que le trasladara un fraternal saldo el Presidente Raúl Castro y el líder de la Revolución Cubana, el compañero Fidel, quien ha seguido de cerca el desarrollo de esta histórica cita.

El 18 de diciembre de 2009 fuimos testigos en Copenhague del fracaso del intento de hallar una solución a la mayor amenaza que se extiende sobre la humanidad (…) El mundo, ustedes, habían puesto sus esperanzas en la Cumbre. Largos e intensos años de preparación y negociaciones precedieron la cita. Decenas de líderes y miles de representantes de organizaciones sociales y científicas acudieron a Copenhague por la necesidad de hallar una solución, sin embargo, la manipulación, el egoísmo y la falta de voluntad política de los países desarrollados, fundamentalmente del mayor emisor de gases contaminantes, tornaron esa Conferencia en un imperdonable fracaso.

Se desconocieron los reclamos de las ciencias y las justas demandas de la humanidad. Se reprimió a los representantes de la sociedad civil que viajaron a la capital europea. Una vez más quedó en evidencia la esencia del sistema capitalista que permite que se dediquen millones dólares a salvar bancos y recompensar a especuladores en una gravísima crisis que ellos mismos provocaron y no a salvar la vida.

Estamos en un peligro inminente y sus efectos son ya visibles y devastadores. No podemos permanecer impasibles ni tampoco al ver como el ingreso total de lo 500 individuos más ricos es superior al ingreso de los 416 millones de las personas más pobres.

No comparto tampoco como los ciudadanos del primer mundo derrochan la energía del planeta cuando más de 2 mil millones de pobres carecen de electricidad. Esta situación se gravará en la medida que el cambio climático y la escasez de agua y los alimentos sena mayores (…) El aire se hace irrespirable y la especie humana corre el riesgo real de desaparecer. Necesitamos un orden internacional más justo para la humanidad. No permitamos que tomen como rehén las negociaciones Internacionales sobre el cambio climático. Los pueblos del mundo deben ponerse en fila para que, como dijera José Martí, no pase el gigante de las siete leguas (…) Impulsemos un proceso de consulta con la sociedad, de un diálogo abierto con los pueblos a fin de llevar adelante acciones urgentes para evitar daños mayores en la humanidad.

(…) Esta es una contribución decisiva en salvar la madre tierra, inclaudicable. Exijamos que se revisen las verdaderas causas del cambio climático y no solo sus consecuencias (…) Los países desarrollados deben respetar el principio de las responsabilidades comunes y el derecho al desarrollo de nuestros pueblos y a un especio atmosférico justo (…) se pague la multimillonaria deuda ecológica mencionado por Fidel en la histórica Cumbre de Río de 1992:

“Si se quiere salvar a la humanidad de esa autodestrucción, hay que distribuir mejor las riquezas y tecnologías disponibles en el planeta. Menos lujo y menos despilfarro en unos pocos países para que haya menos pobreza y menos hambre en gran parte de la Tierra. No más transferencias al Tercer Mundo de estilos de vida y hábitos de consumo que arruinan el medio ambiente. Hágase más racional la vida humana. Aplíquese un orden económico internacional justo. Utilícese toda la ciencia necesaria para un desarrollo sostenido sin contaminación. Páguese la deuda ecológica y no la deuda externa. Desaparezca el hambre y no el hombre.

Cuando las supuestas amenazas del comunismo han desaparecido y no quedan ya pretextos para guerras frías, carreras armamentistas y gastos militares, ¿qué es lo que impide dedicar de inmediato esos recursos a promover el desarrollo del Tercer Mundo y combatir la amenaza de destrucción ecológica del planeta?

Cesen los egoísmos, cesen los hegemonismos, cesen la insensibilidad, la irresponsabilidad y el engaño. Mañana será demasiado tarde para hacer lo que debimos haber hecho hace mucho tiempo”.

(…)

Estamos todavía a tiempo de lograr que reflexionen los países desarrollados y hagan lo posible por salvar el planeta y salvar nuestra especie. Reclamemos a Estados Unidos, el mayor contaminante, que ratifique el Protocolo de Kyoto. Sirvan estas sesiones para propiciar un verdadero movimiento mundial a favor de los derechos de la madre tierra y de la humanidad toda.

(Versión no oficial realizada por Yeni Ortega, de Cubadebate)

http://www.cubadebate.cu/noticias/2010/04/22/esteban-lazo-deuda-multimillonario/

Read Full Post »

Leyendo este artículo, recorde la frase tan común entre los chicos “uno solo no se vale”… Hermoso que haya un día que conmemore a nuestra Madre Tierra, pero se necesitan más de los 365 días del año para sanar a nuestro deteriorado planeta… ojalá aún estemos a tiempo…
 
Y como siempre, Mr. Oba-mito (el fanático de los medios masivos y las nuevas tecnologías), video en ristre, declina asumir las responsabilidades de su gobierno: aunque cada buen vecino debe asumir su responsabilidad personal, no por ello el gobierno de los Estados Unidos es menos responsable de un buen porciento de los desastres que el cambio climático está generando en nuestro Planeta Azul. Recordemos su paso por la Cumbre de Copenhague y que aún se niega a suscribir el Protocolo de Kyoto!!
El mundo honra al planeta Tierra
  
Hoy se celebra el Día de la Tierra, decenas de organizaciones ecológicas exigen a sus gobiernos mejores medidas para proteger nuestro planeta.

Foto: photos.com

La celebración inició en 1970, es decir, hace 40 años

Al menos por un día, los habitantes del planeta Tierra honraremos y agradeceremos las bondades de nuestro hogar celebrando el Día de la Tierra.

Durante estas 24 horas, muchas organizaciones ecológicas aprovechan para recordar e insistir a sus líderes políticos que garanticen la protección de nuestro planeta, que tanto lo necesita.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se adelantó a las críticas y aseguró que su gobierno tiene planeado adoptar varias medidas que favorecerán al planeta, aunque argumentó que se trata de un trabajo que no depende exclusivamente de Washington.

“Está claro que el cambio no vendrá sólo de Washington. Llegará cuando los estadounidenses de todo el país adopten medidas en sus propios hogares y en sus comunidades para hacer que ese cambio ocurra”, aseguró Obama, en un mensaje en vídeo realizado con motivo del Día de la Tierra.

Obama mencionó además que las leyes son simplemente una herramienta para mejorar las condiciones del planeta, pero que el verdadero cambio debe llegar departe de todos los habitantes de la Tierra.

“La verdadera historia del movimiento medioambiental no es la de las leyes aprobadas sino la de los ciudadanos que se han unido una y otra vez para demandar un aire más limpio, agua potable más saludable y alimentos más seguros”, dijo el presidente estadounidense.

Estados Unidos es el mayor consumidor de petróleo, una de las principales fuentes de contaminación ambiental, y es precisamente en este país donde nació el primer Día de la Tierra un 22 de abril de 1970.

Las principales ciudades del planeta ya preparan diferentes tipos de eventos para celebrar este día, mientras que en la capital de la nación, Washington, el programa se extenderá hasta el próximo domingo 25 de abril, cuando varias bandas y artistas del país se unan, en la Alameda Nacional, en un canto dedicado a nuestro planeta.
http://www1.voanews.com/spanish/news/El-mundo-honra-al-planeta-tierra-91758604.html

Read Full Post »

Como diría mi abuelita, ¡que Dios nos coja confesados!!  Esta es la gente que elige los Presidentes que luego se erigen en Premios Nobel o convocan a guerras que no les incumben o conversan con Dios, como Bush…
Estupidizados por su propia prensa, por su propio gobierno que esconde lo que pueda “alterar el orden público” el país que más gases contaminantes produce, ni siquiera cree en el cambio climático…
Reuters 

Cada vez más estadounidenses, casi la mitad del país, cree que los temores sobre el calentamiento climático son exagerados, y cada vez más dudan que las advertencias científicas sobre graves problemas ecológicos vayan a ocurrir, según un nuevo sondeo de Gallup. Más estadounidenses no se creen el calentamiento climático  

  • Estas nuevas dudas tienen lugar mientras el presidente, Barack Obama, presiona al Congreso para que apruebe una ley que recorte significativamente las emisiones de dióxido de carbono y otros gases con efecto invernadero a los que se culpa de los problemas con el cambio climático.

A ocho meses de las elecciones al Congreso, muchos legisladores se muestran reticentes a la hora de adoptar una controvertida ley energética y ambiental, sobre todo si está disminuyendo el interés de los votantes.

El sondeo de Gallup, elaborado entre el 4 y el 7 de marzo, muestra un cambio en la opinión del público en un asunto que no solo afecta al medio ambiente, sino a la economía y la seguridad nacional.

Ahora, el 48 por ciento de los estadounidenses cree que la gravedad del calentamiento climático es exagerada, siete puntos más que el año pasado y 17 más que en 1997, cuando Gallup hizo la pregunta por primera vez.

Además se produce después de que se publicara que algunos detalles sobre revelaciones científicas incluidas en informes internacionales sobre el calentamiento climático eran erróneas o estaban exageradas.

Pero los partidarios de la campaña para evitar que la temperatura de la Tierra suba más de dos grados centígrados sobre los niveles preindustriales argumentan que aunque los científicos tienen que ser más cuidadosos con sus informes, las pruebas apoyan de manera abrumadora la teoría de que un planeta en calentamiento llevará a un peligrosos derretimiento de los casquetes polares, inundaciones, sequías, oleadas de refugiados y extensión de enfermedades.

MENOS CREEN QUE HUMANOS SEAN RESPONSABLES

EEUU ha hecho un compromiso no vinculante de reducir un 17 por ciento sus emisiones de carbono en 2020 respecto a los niveles de 2005, principalmente a través del cambio a energías alternativas más caras, como la eólica y la solar, pero sin las leyes del Congreso es poco probable que se cumpla ese objetivo.

La mayoría sigue pensando que el calentamiento mundial es real, pero ese porcentaje desciende, y el estadounidense medio está ahora menos convencido que en cualquier otro momento desde 1997.

El 35 por ciento cree que los efectos del calentamiento mundial no se producirán nunca (19%, más del doble de la cifra de 1997) o no se producirán en su vida (16%), según Gallup.

Cada vez más estadounidenses dudan de que el calentamiento esté relacionado con la actividad humana: ahora el 50 por ciento cree que los seres humanos son responsables, mientras que el 46 por ciento culpa a cambios naturales en el medio ambiente como fluctuaciones en la intensidad del Sol o la lluvia radioactiva de erupciones volcánicas.

En 2003 estos datos eran del 61 y el 33 por ciento, respectivamente.

El sondeo de Gallup a más de 1.014 adultos tiene un error de más menos cuatro por ciento.

http://es.noticias.yahoo.com/10/20100311/tts-oestp-clima-eeuu-sondeo-ca02f96.html

Read Full Post »

Gloria Moreno nos ha hecho llegar esta propuesta sobre un tema muy discutido en la actualidad pero que, sin embargo, vemos que ya ha sido tratado desde cerca de una década. Nos dice Gloria:

El artículo que se lee en el archivo adjunto es de junio del 2003. Luego de leerlo? No es tan descabellado lo que dijo Chávez sobre que EE.UU. era el responsable del terremoto de Haití.

¿Loco Chávez? Personalmente no lo creo, pero SI creo todo lo que dice este artículo porque antes de reenviarlo me informe todo lo que pude sobre el tema. 

Revista del aficionado a la meteorología:


El proyecto HAARP: Máquinas para modificar y controlar el tiempo. Parte I

http://www.meteored.com/ram/913/el-proyecto-haarp-mquinas-para-modificar-y-controlar-el-tiempo-el-proyecto-haarp-mquinas-para-modificar-y-controlar-el-tiempo-atmosfrico/

¿LA TIERRA EN PELIGRO? 

José Tous Borrás

Artículo de junio de 2003. Recuperado en enero de 2010.

Quizás a algunos no les suenen estas siglas, pero pertenecen a un misterioso proyecto de la Fuerza Aérea norteamericana cuyas siglas HAARP, High Frequency Advanced Auroral Research Project. Traducido al español sería, Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia. En unas instalaciones militares situadas en Gakona, Alaska, se está desarrollando un misterioso proyecto el cual consiste en 180 antenas que funcionando en conjunto será como una sola antena que emitirá 1 GW =1.000.000.000 W, es decir un billón de ondas de radio de alta frecuencia las cuales penetran en la atmósfera inferior e interactúan con la corriente de los elecrojets aureales.

En este sentido debemos reseñar que la tierra se encuentra envuelta y protegida por la atmósfera. La troposfera se extiende desde la superficie terrestre hasta unos 16 km de altura. La estratosfera, con su capa de ozono, se sitúa entre los 16 y 48 km de altura. Mas allá de los 48 km tenemos la ionosfera que llega hasta los 350 km de altura. Los cinturones de Van Allen se sitúan a distancias superiores y tienden a captar las partículas energéticas que tratan de irrumpir en la tierra desde el espacio exterior.

En este sentido el proyecto HAARP es uno de tantos que lleva a cabo la Marina y la Fuerza Aérea de EEUU. Otros proyectos militares implicaban o han implicado el estudio de la ionosfera, la alta atmósfera y el uso de satélites espaciales con fines más o menos singulares, vendiéndose su utilización con fines, principalmente, no bélicos. Por citar alguno otros, tenemos :

Project Starfish (1962) Se trataba de realizar experimentos en la ionosfera, alterar las formas y la intensidad de los cinturones de Van Allen, etc..

SPS: Solar Power Satellite Project (1968). Proyecto por el cual se quería generar una constelación de satélites geostacionarios capaz de interceptar la radiación solar y transmitirla en rayos concentrados de microondas a la tierra para su uso posterior.

SPS Military Implications (1978). El proyecto SPS se rehizo para adaptarlo a fines militares. La constelación de satélites podría usar y concentrar la radiación solar para ser usada como un rayo capaz de destruir misiles u objetos enemigos, alterar las comunicaciones que utilizarán la ionosfera como pantalla reflectora, etc…

Y más experimentos donde la alteración local de la capa de la alta atmósfera, combinada con la existencia de multitud de satélites ha sido el objeto fundamental de los experimentos. Todos ellos vendidos al gran publico como proyectos para realizar estudios, comprender, mejorar nuestro conocimiento de la física de la alta atmósfera. Incluso, han aparecido mensajes de la administración donde se hablaba de incrementar el nivel de ozono estratosférico y realizar estudios del impacto del cambio climático en nuestro mundo.

Antenas del proyecto HAARP en Gakona, Alaska.

Por lo tanto, HAARP es uno más de estos proyectos militares llevados a cabo por la Defensa americana. Volvamos a lo que conocemos de este proyecto.

Los pulsos emitidos artificialmente estimulan a la ionosfera creando ondas que pueden recorrer grandes distancias a través de la atmósfera inferior y penetran dentro de la tierra para encontrar depósitos de mísiles, túneles subterráneos, o comunicarse con submarinos sumergidos, entre mucha otras aplicaciones. ¿Qué es el Electrojet?. Hay una electricidad flotando sobre la Tierra llamada electrojet aureal, al depositar energía en ella se cambia el medio, cambiando la corriente y generando ondas LF (Low Frecuency) y VLF (Very Low Frecuency). HAARP tiene la intención de acercar el electrojet a la Tierra con el objetivo de aprovecharlo en una gran estación generadora.

HAARP enviará haces de radiofrecuencia dentro de la ionosfera, los electrojet afectan al clima global, algunas veces durante una tormenta eléctrica llegan a tocar la Tierra, afectando a las comunicaciones por cables telefónicos y eléctricos, la interrupción de suministros eléctricos e incluso alteraciones en el estado del ser humano.

El HAARP actuaría como un gran calentador ionosférico, el más potente del mundo. En este sentido podría tratarse de la más sofisticada arma geofísica construida por el hombre.

Vista parcial de las instalaciones HAARP en Alaska

¿Un proyecto con intención de manipular el mundo?

Hasta aquí hemos descrito la parte “oficial” de la cuestión, pero ¿por qué hay quien cree que detrás de HAARP se oculta algo más?, ¿ extraños experimentos de modificación del clima, de control de la mente y de producir incluso terremotos ?.

Ciertamente algo de base científica asoma en todo este asunto, HAARP con sus cientos de millones de vatios de potencia y antenas se puede considerar como un verdadero “calefactor” de la alta atmósfera, provocando una tremenda ionización que puede acarrear consecuencias imprevisibles, y que gracias a su efecto “espejo” podría dirigir sus efectos hacia cualquier zona del planeta. Estaríamos hablando de un nuevo tipo de arma, capaz de intensificar tormentas, prolongar sequías, sobre territorio de un supuesto enemigo, y perjudicándolo sin que este se diera cuenta sin mas … ¿ ficción ?.

El proyecto es tan controvertido como peligroso. Sus defensores aducen un sinfín de ventajas de carácter científico, geofísico y militar, pero sus detractores están convencidos de que podrían tener consecuencias catastróficas para nuestro planeta, desde arriesgadas modificaciones en la ionosfera, hasta la manipulación de la mente humana.
El científico Nick Begich junto a la periodista Jeanne Manning realizaron una profunda investigación sobre le tema fruto del cual vio la luz el libro “Angels don’t play this harp” (Los ángeles no tocan esta arpa),en el que ambos autores plantean inquietantes hipótesis, una de ellas es que de ponerse en marcha dicho proyecto podría tener peores consecuencias que las pruebas nucleares

De acuerdo con la Dra. Rosalie Bertell, HAARP forma parte de un sistema integrado de armamentos, que tiene consecuencias ecológicas potencialmente devastadoras.

“Se relaciona con cincuenta años de programas intensos y crecientemente destructivos para comprender y controlar la atmósfera superior. Sería precipitado no asociar HAARP con la construcción del laboratorio espacial que está siendo planeado separadamente por los Estados Unidos. HAARP es parte integral de una larga historia de investigación y desarrollo espacial de naturaleza militar deliberada. Las implicaciones militares de la combinación de estos proyectos son alarmantes… La capacidad de la combinación HAARP/Spacelab/cohete espacial de producir cantidades muy grandes de energía, comparable a una bomba atómica, en cualquier parte de la tierra por medio de haces de láser y partículas, es aterradora. El proyecto será probablemente “vendido” al público como un escudo espacial contra la entrada de armas al territorio nacional o, para los más ingenuos, como un sistema para reparar la capa de ozono”.

Fuera de la manipulación climática, HAARP tiene una serie de otros usos relacionados: “HAARP podría contribuir a cambiar el clima bombardeando intensivamente la atmósfera con rayos de alta frecuencia. Convirtiendo las ondas de baja frecuencia en alta intensidad podría también afectar a los cerebros humanos, y no se puede excluir que tenga efectos tectónicos“.

Así pretenden manipular el clima

Por si fuera poco, a la posible manipulación de las mentes humanas y las modificaciones en la ionosfera habría que sumar nuevos efectos negativos. El propio creador del calentador ionosférico del proyecto HAARP, Bernard Eastlund, asegura que su invento podría, también, controlar el clima. Una afirmación que ha llevado a Begich a concluir que si el HAARP operase al cien por cien podría crear anomalías climatológicas sobre ambos hemisferios terrestres, siguiendo la teoría de la resonancia tan empleada por el genial Nikola Tesla en sus inventos. Un cambio climatológico en un hemisferio desencadenaría otro cambio en el otro hemisferio. Una posibilidad que no se debe descartar, sobre todo a tenor de las opiniones de científicos de le Universidad de Stanford, que aseguran que el clima mundial podría ser controlado mediante la transmisión de señales de radio relativamente pequeñas, a los cinturones de Van Allen. Por resonancia, pequeñas señales activadoras pueden controlar energías enormes.

Esquema de la utilización de la ionosfera como parte re emisora de rayos energéticos emitidos desde tierra

La evidencia científica reciente sugiere que el HAARP está en funcionamiento y que tiene la capacidad potencial de desencadenar inundaciones, sequías, huracanes y terremotos. Desde un punto de vista militar, HAARP es un arma de destrucción masiva. Potencialmente, constituye un instrumento de conquista capaz de desestabilizar selectivamente los sistemas agrícolas y ecológicos de regiones enteras.

¿Cómo se alteraría el clima con este proyecto?

Se ha sugerid en diversos trabajos científicos que los vientos de la alta altmósfera ( sobre los 50 km de altura) juegan un papel importante en el chorro, que a su vez controla las estructuras de tiempo en superficie. Otros autores han estudiado el “auroreal electrojet”, y han encntrado que existe una relación muy estrecha con los vientos a 80 km de altura. Por lo tanto los sistemas electrojet – vientos troposféricos están, aparentemente, correlacionados.

Uno de los objetivos del HAARP es modular las corrientes del electrojet y así afectar a la intensidad y dirección de os vientos zonales y del chorro.
Por otra parte, el poder “calentar” ciertas zonas hostiles del globo podría generar las condiciones meteorológicas para producir sequías.

Deberemos estar pendientes de este proyecto enigmático. Se preveé que en Groenlandia y Noruega se instalen o se hayan instalado nuevas antenas dentro del proyecto HAARP. En otras islas del Pacífico se supone que se han instalado otras tantas antenas del proyecto HAARP.

Las primeras pruebas operativas se esperan que se realicen en el 2003.

¿Estaremos viviendo el comienzo de una nueva era de armas geofísicas capaces de modificar el clima a escala local y ser empleadas contra países hostiles ?

¿Quien fue Nikola Tesla?

Para terminar, no queremos olvidarnos de este inventor de nuestro tiempo que, directa o indirectamente, está relacionado con el HAARP.

Nikola Tesla fue uno de los sabios menos conocidos de nuestra época. Nació en Croacia (1856) y murió en Nueva York (1943). Tesla fue ante todo un inventor. Inventó la corriente alterna y el motor de inducción electromagnética, turbinas muy eficientes, etc.. Algunos le atribuyen la invención de la radio, pero su idea, según parece, se la tomaron Marconi y Edison. Tesla fue experto en termodinámica, energía solar, rayos X y cósmicos, etc.

Inventó un sistema de transmisión de energía inalámbrica: transmitir energía sin medio físico. Consiguió encender a un conjunto de lámparas de 50 vatios a 40 km de distancia y lanzó la idea de poder concentrar y transmitir energía a grandes distancias. Tesla fue un visionario y adelantado de su tiempo ya que pronostico la invención de la televisión, potenciales usos de satélites venideros y el posible uso de máquinas del tiempo capaz de controlarlo a grandes distancias (¡antes de 1910!).

El proyecto HAARP parte de la idea originaria de Tesla: poder transmitir potentes ondas electromagnéticas que se puedan reflejarse en la ionosfera y así alcanzar grandes distancias.

Continua en Parte II:
http://www.meteored.com/ram/2487/el-proyecto-haarp/

Read Full Post »

Mientras la Conferencia de Copenhage llegaba, como predijera Fidel, a una “ingloriosa clausura”, aquellos que más sufrirán los terribles efectos del cambio climático, alzan su voz y piden:

¡Cambiemos el sistema, no el clima!

Declaración de los pueblos en Klimaforum09

Por Klimaforum09

climate_change.JPGEs necesario pagar la deuda ambiental y climática. No se deben promover y adoptar soluciones falsas, peligrosas y a corto plazo como la energía nuclear, los agrocombustibles, la compensación de emisiones, la captura y almacenamiento del dióxido de carbono, el biochar, la bioingeniería y el comercio de derechos de emisión. En lugar de ello, deberíamos llevar a cabo una transición plenamente sostenible, basada en recursos limpios, seguros y renovables y en la conservación de energía

Resumen

Hay soluciones a la crisis del clima. Lo que necesitan los pueblos y el planeta es una transición justa y sostenible de nuestras sociedades a un modelo que garantice el derecho a la vida y la dignidad de todas las personas, y entregue un planeta más fértil y vidas más plenas a las generaciones presentes y futuras.

Nosotros, los pueblos, las comunidades y todas las organizaciones participantes en Klimaforum09 en Copenhague, hacemos un llamado a todas las personas, organizaciones, gobiernos e instituciones, incluidas las Naciones Unidas, para que contribuyan a esta transición necesaria. Será un trabajo difícil. La crisis actual reviste aspectos económicos, sociales, ambientales, geopolíticos e ideológicos que se afectan y se fortalecen mutuamente, y que potencian la crisis del clima. Por este motivo llamamos a la acción urgente sobre el clima:

* Abandonar completamente los combustibles fósiles en los próximos 30 años, que deben incluir hitos específicos para cada período quinquenal. Exigimos una reducción inmediata en las emisiones de gases de efecto invernadero de los países industrialiazos de, como mínimo, un 40% en comparación con los niveles de 1990 para el año 2020.

* Reconocer, pagar y compensar la deuda climática por el consumo excesivo del espacio atmosférico y los efectos negativos del cambio climático sobre los pueblos y poblaciones afectados.

* Rechazar las falsas y peligrosas soluciones orientadas al mercado y centradas en la tecnología que proponen muchas compañías transnacionales. Entre ellas, la energía nuclear, los agrocombustibles, la captura y el almacenamiento del carbono, los Mecanismos de Desarrollo Limpio, el biochar, los cultivos transgénicos “climate ready”, la geoingeniería y la reducción de emisiones a través de la deforestación y de la degradación de los bosques (REDD) definida en la CMNUCC, que agravan los conflictos sociales y medioambientales.

* Soluciones reales a la crisis climática basadas en el uso seguro, limpio, renovable y sostenible de los recursos naturales, y la transición a la soberanía alimentaria, energética, sobre la tierra y las aguas.

Por tanto exigimos que la CDP15 llegue a un acuerdo que inicie la recuperación del equilibrio ambiental, social y económico del planeta con medios que sean sostenibles e igualitarios ambiental, social y económicamente, y que finalmente culmine en un tratado jurídicamente vinculante.

Los impactos negativos del cambio climático causado por el hombre producen graves violaciones de los derechos humanos. Las naciones tienen la obligación de cooperar en el ámbito internacional para garantizar el respeto de los derechos humanos en todo el mundo, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas. Cualquier acuerdo específico sobre el cambio climático debe entenderse en el contexto más amplio de lograr una transición sostenible de nuestras sociedades.

Nosotros, los pueblos y organizaciones que participamos en Klimaforum09, nos obligamos a proseguir con nuestro compromiso pleno y activo por esta transición, que exige cambiar fundamentalmente las estructuras sociales, políticas y económicas, y corregir las desigualdades e injusticias por motivo de género, clase, raza, generación o grupo étnico.

Para ello hay que restaurar la soberanía democrática de nuestras comunidades locales, como unidad social, política y económica básica. La propiedad, el control y el acceso local y democrático de los recursos naturales forma la base de un desarrollo significativo y sostenible de las comunidades, al tiempo que reduce la emisión de gases de efecto invernadero. También son necesarios acuerdos regionales e internacionales de cooperación más sólidos para gestionar recursos comunes y compartidos, y una ONU más fuerte y democrática.

Llamamos a todos los afectados, personas, movimientos sociales, organizaciones culturales, políticas y económicas a que se unan a nosotros en la construcción de un movimiento de movimientos fuerte y global, que promueva las visiones y demandas de los pueblos en todos los niveles de la sociedad. Juntos, podemos propiciar una transición mundial hacia un futuro sostenible.

Versión completa

Cambiemos el sistema, no el clima

Declaración de los pueblos en Klimaforum09

1. Preámbulo

Hay soluciones a la crisis del clima. Lo que necesitan los pueblos y el planeta es una transición justa y sostenible de nuestras sociedades a un modelo que garantice el derecho a la vida y la dignidad de todas las personas, y entregue un planeta más fértil y vidas más plenas a las generaciones presentes y futuras. Una transición basada en los principios democráticos de la solidaridad, en particular con los más vulnerables, la no discriminación, la igualdad de género, la equidad y la sostenibilidad; que reconozca que somos parte de la naturaleza, a la que amamos y respetamos. Para solucionar la crisis del clima, sin embargo, es necesario despertar conciencias y adoptar medidas decisivas según principios que respeten los derechos. Las naciones tienen la obligación de cooperar en el ámbito internacional para garantizar el respeto de los derechos humanos en todo el mundo, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

Nosotros, los pueblos, las comunidades y todas las organizaciones participantes en Klimaforum09 en Copenhague, hacemos un llamado a todas las personas, organizaciones, gobiernos e instituciones, incluidas las Naciones Unidas, para que contribuyan a esta transición necesaria. Será un trabajo difícil. La crisis actual reviste aspectos económicos, sociales, ambientales, geopolíticos e ideológicos que se afectan y se fortalecen mutuamente, y que potencian la crisis del clima. Esta encrucijada de crisis climática, energética, financiera, alimentaria e hídrica, entre otras, nos empuja a unirnos y a transformar el sistema social y económico dominante y la gobernanza mundial, que impide hallar las soluciones que exige la crisis del clima. Por este motivo, es necesario un movimiento de base que actúe urgentemente.

Es necesario pagar la deuda ambiental y climática. No se deben promover y adoptar soluciones falsas, peligrosas y a corto plazo como la energía nuclear, los agrocombustibles, la compensación de emisiones, la captura y almacenamiento del dióxido de carbono, el biochar, la bioingeniería y el comercio de derechos de emisión. En lugar de ello, deberíamos llevar a cabo una transición plenamente sostenible, basada en recursos limpios, seguros y renovables y en la conservación de energía. Celebramos las alianzas entre los movimientos sociales y los diversos sectores, que representen a todos los grupos de edad, géneros, orígenes étnicos, creencias, comunidades y nacionalidades. Queremos dar forma a nuestro futuro construyendo un movimiento popular sólido compuesto por jóvenes, mujeres, hombres, trabajadores, campesinos, pescadores, pueblos indígenas, gente de color y grupos sociales urbanos y rurales que sea capaz de actuar a todos los niveles de la sociedad para paliar la degradación del medio ambiente y el cambio climático. Instamos a un nuevo orden económico internacional y apoyamos una Organización de las Naciones Unidas fuerte y democrática, por oposición al G8, el G20 u otros grupos cerrados de países poderosos.

2. El desafío, desde nuestro punto de vista:

La concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera ha alcanzado ya niveles tan altos que el sistema climático se ha desequilibrado. La concentración de CO2 y la temperatura del mundo han aumentado aceleradamente en los últimos 50 años y subirán aun más rápido en las próximas décadas. Esto se suma a multitud de desequilibrios ecológicos, cuyo impacto pone en peligro las vidas y medios de subsistencia de los pueblos del mundo, y en particular de las personas desfavorecidas y otros grupos vulnerables.

El desequilibrio del sistema climático da lugar a episodios extremos más acusados y frecuentes de calor y lluvias, ciclones tropicales, huracanes y tifones, inundaciones y sequías intensas, pérdida de biodiversidad, corrimientos de tierras, aumento del nivel del mar, escasez de agua potable, periodos vegetativos mas cortos, menor rendimiento, deterioro o pérdida de tierras agrícolas, menor producción agrícola, pérdidas de ganado, extinción de ecosistemas y agotamiento de los caladeros, entre otros. Estos fenómenos dan lugar a crisis alimentarias, hambruna, enfermedades, muertes y desplazamientos, así como a la desapareción de formas de vida sostenibles. A esto se suma la introducción de los transgénicos, los monocultivos y la industrialización de la agricultura, fuertemente promovida por empresas que suponen una grave amenaza para la estabilidad y diversidad de los ecosistemas. Además, esto acarrea la marginalización y el empobrecimiento de los pequeños campesinos y socava su soberanía alimentaria. La agricultura industrial tiene por objeto dar respuesta a la demanda mundial que procede del consumo excesivo, en particular en los países del Norte, y no a las necesidades básicas locales. Lo mismo puede decirse de las industrias pesqueras modernas, la silvicultura intensiva y la minería, que destruyen los ecosistemas, disminuyen la biodiversidad y arruinan la vida y los medios de subsistencia de las comunidades locales.

Estas consecuencias del cambio climático, junto a la desigualdad social creciente y las graves repercusiones en nuestro entorno común, ya están devastando las vidas de millones de personas y comunidades locales. Ahora bien, nosotros los pueblos no estamos dispuestos a aceptar que ese sea nuestro destino. Por eso están surgiendo con rapidez movimientos populares que están decididos a defender sus medios de vida y a luchar contra esas fuerzas y las causas que nos han llevado por este camino suicida de destrucción ambiental.

En Asia, África, Oriente Medio, Oceanía y América Central y del Sur, así como la periferia de América del Norte y Europa, están surgiendo movimientos populares para luchar contra la explotación de sus tierras por parte de intereses extranjeros y retomar el control de sus propios recursos. Una nueva forma de activismo ha revitalizado los movimientos ambientalistas y ha dado lugar a una amplia variedad de protestas y acciones contra la minería, las grandes presas, la deforestación, las centrales térmicas de carbón, la navegación aérea y la construcción de nuevas carreteras, entre otras. Cada vez hay mayor conciencia sobre la necesidad de cambiar profundamente el actual paradigma económico. En los distintos movimientos están proliferando formas de vida alternativas. Al mismo tiempo, la opinión pública se ha dado cuenta de que los responsables políticos actuales no están dispuestos a enfrentarse a la amenaza del cambio climático y de la degradación ambiental. La llamada estrategia de crecimiento verde o crecimiento sostenible ha resultado ser una excusa para perpetuar el mismo modelo básico de desarrollo económico, que es una de las causas fundamentales de la destrucción ambiental y la crisis climática.

3. Las causas, desde nuestro punto de vista:

La causa inmediata y principal del cambio climático producido por la mano del hombre es una emisión sin precedentes de gases de efecto invernadero a la atmósfera, originada por el incremento del consumo de combustibles fósiles para la industria, el comercio, el transporte y fines militares, por mencionar sólo algunas fuentes significativas. Otros inductores importantes del cambio climático son la deforestación, las industrias extractivas, la degradación forestal (con excepción de la agricultura itinerante sostenible de los pueblos indígenas), la interrupción del ciclo del agua, el robo de tierras para extender la agricultura industrial, el aumento de la producción cárnica industrial y otros tipos de uso no sostenible de los recursos naturales.

Control y propiedad desiguales de los recursos

Estas causas inmediatas son el resultado de un sistema económico mundial no sostenible construido a partir de un acceso y un control desiguales a los limitados recursos del planeta y a los beneficios que se derivan de su uso. Este sistema se basa en la apropiación de tierras comunales locales, nacionales y mundiales por parte de las élites locales y mundiales. Los tan alabados avances en tecnología, en producción y en progreso humano son los que en realidad han producido los desastres de desarrollo locales y mundiales. Aún así, una élite mundial privilegiada sigue empeñada en un consumo desmesurado y una producción irresponsable que busca solo el lucro, mientras un gran porcentaje de la humanidad se ve sumido en la pobreza y consume apenas lo necesario para la subsistencia y la supervivencia, o incluso menos. Ésta es la situación no sólo en los países del Sur, sino también en el Norte. Las empresas transnacionales más grandes del mundo, con sede principalmente en los países del Norte y en paraísos fiscales, pero con operaciones en todo el mundo, llevan mucho tiempo al frente de estos excesos.

La competencia entre las transnacionales y los países ricos por los recursos y por mayores cuotas de mercado, así como los acuerdos y tratados de comercio, han llevado a una opresión neocolonial de los pueblos del Sur, a los que se les han negado la propiedad y el control legítimos de sus recursos. La Organización Mundial del Comercio, las instituciones financieras internacionales, así como la Unión Europea y los Estados Unidos, por medio de acuerdos bilaterales, están incrementando la privatización y la mercantilización de los recursos públicos a la vez que intensifican el robo de los recursos naturales a los países subdesarrollados y les imponen condiciones que aumentan su dependencia.

Corrientes de pensamiento imperantes y alternativas

El modelo de desarrollo que promueven estas instituciones no es sólo cuestión de “economía”. El paradigma económico imperante está directamente relacionado con un sistema de pensamiento que se basa en una imagen del ser humano como “ser económico”. Esta ideología la apoyan los grandes medios de comunicación y las empresas de mercadotecnia que promueven el egoísmo, la competencia, el consumo material y la acumulación ilimitada de riqueza personal sin prestar atención a las consecuencias sociales y ecológicas de tal comportamiento. Este sistema de pensamiento está íntimamente ligado a las corrientes de patriarcado y paternalismo.

Si realmente queremos hacer frente a esta crisis, necesitamos entender que la especie humana forma parte tanto de la naturaleza como de la sociedad, y que no puede existir sin ellas. Por tanto, si queremos que la humanidad sobreviva, tenemos que respetar la integridad de la Madre Tierra y tenemos que esforzarnos por conseguir la armonía con la naturaleza y la paz dentro y entre las culturas. Somos, al mismo tiempo, ciudadanos de diferentes países y de un sólo mundo. Todos compartimos la responsabilidad por el bienestar presente y futuro de la familia humana y de todos los demás seres vivos. El espíritu de solidaridad humana y de parentesco con toda forma de vida se refuerza si vivimos de acuerdo con el principio de “Uno entre muchos”.

4. Una transición justa y sostenible

Está claro que para solucionar la crisis del clima se requieren transformaciones de gran alcance, que actualmente están excluidas del orden del día de quienes diseñan las políticas en los gobiernos y en las instituciones multilaterales. Los pueblos piden un cambio de sistema, no “lo mismo de siempre”, ni el uso indiscriminado de apaños tecnológicos y comerciales con los que los grandes intereses han establecido y limitado la agenda climática.

Los movimientos populares no carecen de visiones alternativas para la sociedad ni de pasos concretos que se deban tomar para acercarse a un futuro sostenible a la vez que se abordan las crisis climática, hídrica, económica y alimentaria. Dicha transición sostenible empezará con muchas iniciativas diferentes. Algunos de los pasos hacia la transición sostenible son:

- Soberanía alimentaria y agricultura ecológica: Defender el derecho de los pueblos, comunidades y países a establecer sus propios sistemas de producción, incluyendo las políticas de agricultura, pesca, alimentación, bosques y territorio que sean apropiadas para sus circunstancias desde un punto de vista ecológico, social, económico y cultural. Se debe respetar y garantizar el acceso de las personas, especialmente de las mujeres, al control de los recursos productivos tales como la tierra, las semillas y el agua. La producción agrícola debe basarse principalmente en conocimientos locales, tecnologías apropiadas y técnicas sostenibles desde un punto de vista ecológico que absorban el CO2, lo mantengan en los diferentes sistemas nativos de plantación, capten y mantengan el agua y devuelvan al suelo más nutrientes de los que se extrajeron . La producción agrícola y alimentaria se debe centrar principalmente en satisfacer las necesidades locales, fomentar el autoabastecimiento y promover el mercado laboral local, así como en reducir el uso de recursos, los residuos y las emisiones de gases de efecto invernadero a lo largo del proceso.

- Apropiación democrática y control de la economía: La reorganización de los bienes de producción de la sociedad hacia formas más democráticas de apropiación y gestión, con el fin de satisfacer las necesidades básicas de las personas, tales como la creación de empleo, el acceso al agua, la vivienda, la tierra, los sistemas sanitarios y educativos, la soberanía alimentaria y la sostenibilidad ecológa. Las políticas públicas deben garantizar que los sistemas financieros favorezcan los intereses públicos y que canalicen los recursos para la transformación sostenible de la industria, la agricultura y los servicios.

- Soberanía energética: Una reducción radical del consumo energético, especialmente en los países injustamente enriquecidos, combinada con un nuevo enfoque hacia fuentes de energía públicas y renovables, como la energía solar, eólica, geotérmica, del oleaje y de las minicentrales hidroeléctricas, así como el desarrollo de sistemas de distribución eléctrica autosuficientes para garantizar el suministro de energía a las comunidades, y la propiedad pública de la red eléctrica.

Planificación ecológica de las zonas urbanas y rurales: El objetivo es reducir radicalmente el consumo de energía y recursos, y la cantidad de residuos y contaminación, fomentando al mismo tiempo que se cubran las necesidades básicas de los ciudadanos con medios locales. Una planificación urbana y rural basada en los principios de la justicia social que ofrezca un servicio igualitario a todo el mundo y reduzca la necesidad de transporte. Promover los sistemas de transporte público, como sistemas ferroviarios ligeros y de alta velocidad y carriles bici, para reducir de este modo la necesidad de utilizar vehículos privados a motor y descongestionar las carreteras, a la vez que se mejora la salud pública y se reduce el consumo de energía.

- Instituciones educativas, científicas y culturales: Reorientar la investigación pública y la educación para satisfacer las necesidades de la población y el medio ambiente, en lugar de la tendencia actual que se limita a desarrollar tecnologías privadas y lucrativas. La investigación y el desarrollo debería ser, ante todo, un esfuerzo abierto y colaborativo por el bien común de la humanidad . Se deberían eliminar las patentes sobre las ideas y la tecnología. Se debería fomentar un intercambio justo de tecnologías apropiadas, el conocimiento tradicional y las prácticas indígenas innovadoras, así como el intercambio de ideas entre países.

- Poner fin al militarismo y a las guerras: El actual modelo de desarrollo basado en los combustibles fósiles nos conduce a la violencia, la guerra y los conflictos armados por el control de la energía, la tierra, el agua y otros recursos naturales. Esto queda patente en la invasión y ocupación de Iraq y Afganistán dirigidas por Estados Unidos y la militarización en todo el mundo de aquellas regiones que poseen combustibles fósiles y otros recursos naturales. Se está expulsando violentamente a campesinos y comunidades indígenas de sus tierras para abrir paso a plantaciones de agrocombustibles. Se han gastado billones de dólares en la industria armamentística, despilfarrando ingentes recursos humanos y materiales que deberían dedicarse a realizar una transición sostenible.

Dando pasos hacia adelante vamos aprendiendo. Estos pasos nos ayudarán a convencer a la gran mayoría de la gente de que una transición sostenible trae la promesa de una vida mejor y más plena. Los campos social, político, económico y ambiental están íntimamente interrelacionados. Por tanto, una estrategia coherente debería cubrirlos todos: esta es la idea central del concepto de transición sostenible.

Un aspecto de este concepto es el reestablecimiento de las comunidades locales en lugar del mercado global como unidad básica social, política y económica. La cohesión social, la participación democrática, la rendición de cuentas económica y la responsabilidad ecológica sólo se pueden alcanzar asegurando que cada decisión se tome al nivel más básico que sea adecuado. Ésta es una lección básica que hemos aprendido de las culturas étnicas y las comunidades locales.

Un enfoque comunitario, por tanto, no contradice la necesidad de una cooperación internacional extensiva. Por el contrario, requerirá alianzas más firmes dentro y a través de las fronteras entre productores directos en la agricultura, la silvicultura, la pesca y la industria. Las alianzas reforzadas por la igualdad de género y por el reconocimiento y la eliminación de las relaciones de poder injustas a todos los niveles. También incluye la necesidad de acuerdos cooperativos regionales e internacionales más fuertes para administrar los recursos comunes y compartidos, como los recursos hídricos transfronterizos. Además, la cooperación internacional promoverá el intercambio completo de ideas, tecnologías y conocimientos a través de todas las fronteras, además de entrar en un diálogo abierto, basado en el respeto mutuo entre las diferentes culturas.

5. Vías de transición

Muchas personas trabajan para crear una industria, agricultura, silvicultura y pesca más sostenible, así como en el sector de las energías renovables. Estas iniciativas dentro del sistema han desarrollado aún más las alianzas con otros sectores de la sociedad, los sindicatos, los consumidores, la población urbana, los profesores y los investigadores; todos ellos se esfuerzan para alcanzar modos de vida más sostenibles.

Naciones Unidas y la Conferencia de las Partes

Debemos influir en las negociaciones sobre el Cambio Climático y la 15ª Conferencia de las Partes (CDP15) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Las lecciones aprendidas de rondas de negociaciones previas no son muy prometedoras. A pesar de los planes de alto nivel de acción concertada iniciados en la Convención Marco sobre el Cambio Climático de Río de Janeiro de 1992, y posteriormente en el Protocolo de Kioto de 1997, los resultados son escasos y no se han solucionado los problemas. De hecho, la situación ha empeorado, pues ha habido muy poco progreso en los principios, objetivos y plazos de la Convención y del Protocolo.

Los mismos intereses de las grandes empresas, que en gran medida son responsables de la crisis del clima, parecen tener una influencia inmensa en las políticas climáticas a escala nacional y mundial. Nos oponemos firmemente a esta influencia antidemocrática de los lobbies en las actuales negociaciones de la CDP. Al contrario, pedimos a los estados que pongan en práctica mecanismos de evaluación para todas las políticas e instrumentos políticos bajo la CMNUCC, para asegurar procesos inclusivos y deliberativos multilaterales que reparen las desigualdades existentes, ya sean de género, color, edad, discapacidad u otras formas de discriminación en las negociaciones de la CDP. Exigimos que la CDP15 llegue a un acuerdo que inicie la recuperación del equilibrio ambiental, social y económico del planeta con medios que sean sostenibles e igualitarios ambiental, social y económicamente, y que finalmente culmine en un tratado jurídicamente vinculante.

Nuestras exigencias

Levantamos nuestra voz ante los líderes de la CMNUCC para postular las exigencias y alternativas del pueblo.

1. Supresión de los combustibles fósiles: Pedimos una estrategia clara para desmantelar la era de los combustibles fósiles en los próximos 30 años, que deben incluir hitos específicos para cada período quinquenal. Exigimos una reducción inmediata en las emisiones de gases de efecto invernadero de los países industrialiazos de, como mínimo, un 40% en comparación con los niveles de 1990 para el año 2020.

2. Reparaciones y compensación por la deuda climática y por los delitos ambientales: Exigimos reparaciones plenas para los países del Sur y aquellos empobrecidos por los estados del Norte, las corporaciones transnacionales y por instituciones de paraísos fiscales. De este modo, afrontamos parcialmente las injusticias históricas asociadas a la industrialización desigual y el cambio climático, originado en el genocidio de naciones indígenas, el tráfico transatlántico de esclavos, la era colonial y las invasiones. Esto debe ir acompañado de una estrategia igualmente clara para que los que se han enriquecido compensen a los pueblos empobrecidos por la deuda climática, y más ampliamente por la deuda ecológica. Se debería establecer un fondo global y democrático para dar un apoyo directo a las víctimas del cambio climático. Los países desarrollados deben proporcionar tecnologías nuevas, obligatorias, adecuadas, con financiación fiable y libre de patentes para que se adapten mejor a impactos climáticos adversos y para llevar a cabo reducciones de emisiones. Esto permitiría a los países en desarrollo desempeñar un papel en la contención del cambio climático, al mismo tiempo que se satisfacen las necesidades y aspiraciones de sus poblaciones. Las instituciones financieras internacionales, las agencias donantes y los mecanismos comerciales no deberían tener parte en las reparaciones.

3. Una prohibición global inmediata de la deforestación de bosques primarios y el inicio paralelo de un programa mundial ambicioso de plantación de árboles basado en especies nativas de diversa índole en asociación con pueblos indígenas y comunidades dependientes de los bosques. De forma similar, una prohibición de métodos de pesca industrial a gran escala y una vuelta a prácticas pesqueras principalmente de tipo local y sostenible. Por último, una prohibición de la apropiación de la tierra por parte de intereses extranjeros y la aceptación plena de la soberanía popular sobre los recursos naturales.

4. Nos oponemos radicalmente a las falsas y peligrosas soluciones orientadas al mercado y centradas en la tecnología que proponen muchas compañías transnacionales. Entre ellas, la energía nuclear, los agrocombustibles, la captura y el almacenamiento del carbono, los Mecanismos de Desarrollo Limpio, el biochar, los cultivos transgénicos “climate ready”, la geoingeniería y la reducción de emisiones a través de la deforestación y de la degradación de los bosques (REDD) definida en la CMNUCC. Todas ellas no hacen más que producir nuevas amenazas ambientales y no solucionan la crisis del clima. Las compensaciones y el comercio del carbono también son instrumentos falsos e injustos porque tratan un recurso mundial común, como es la atmósfera, como un producto que puede poseerse y comercializarse. Hasta ahora el sistema no ha mostrado ninguna ventaja y, al permitir a los países ricos compensar la reducción de sus obligaciones, ha mantenido este sistema injusto e insostenible.

5. Un impuesto equitativo sobre las emisiones de carbono: Exigimos un impuesto equitativo sobre las emisiones de carbono en lugar del régimen de cuotas comerciables carbono. Los ingresos obtenidos a través de dicho impuesto deben devolverse a los pueblos de manera equitativa y una parte de ellos debería utilizarse para compensar y para contribuir a financiar la adaptación y a la mitigación. Sin embargo, esto no sustituye la reparación de la ya acumulada deuda climática. Dicha compensación y financiación debe ser incondicional y quedar fuera de los mecanismos de mercado y de las instituciones financieras. Se debe fomentar la reducción de las emisiones por medio de un impuesto sobre el carbono transparente y fuertemente progresivo, y por medio de reglamentos específicos que eliminen paulatinamente el uso de combustibles fósiles a la vez que promueven una energía segura, limpia y renovable.

6. Instituciones multilaterales y empresas transnacionales: Las instituciones económicas y financieras internacionales como la Organización Mundial del Comercio, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, los bancos de desarrollo regional, las instituciones donantes y los acuerdos de comercio son injustos, no sostenibles y no rinden cuentas y habría que sustituirlos por instituciones equitativas y democráticas que funcionen dentro del marco de la Carta de las Naciones Unidas, que respeten la soberanía popular sobre los recursos y promuevan la solidaridad entre los pueblos y las naciones. También se debería crear un mecanismo que controle y vigile estrechamente las operaciones de las empresas transnacionales.

Finalmente, nos comprometemos a trabajar activamente para llevar a cabo estas transiciones sostenibles para nuestras sociedades dentro de las líneas que impulsamos en esta Declaración.

6. Un movimiento mundial para una transición sostenible

Independientemente de los resultados de la Cumbre de Copenhague sobre el Cambio Climático, hay una necesidad urgente de construir un movimiento mundial de movimientos que trabajan a largo plazo en favor de una transición sostenible para nuestras sociedades. A diferencia de las estructuras de poder vigentes, este movimiento debe crecer en sentido ascendente. Lo que necesitamos es una gran alianza de movimientos ambientales, sociales, sindicales, agrícolas, de sociedad civil y otras partes alineadas que puedan trabajar juntos en la lucha política diaria a escala local, nacional e internacional. Esa alianza implica al mismo tiempo la creación de una nueva mentalidad y nuevas formas de activismo social, y debe ser capaz no sólo de reaccionar ante las prácticas no sostenibles, sino también de demostrar por el ejemplo cómo puede funcionar una nueva economía sostenible.

Nosotros, los pueblos, comunidades y organizaciones sociales participantes en Klimaforum09 estamos comprometidos a capitalizar los resultados logrados en este foro para proseguir el desarrollo de un movimiento mundial de movimientos.

Esta Declaración tiene por objeto servir de inspiración al desarrollo de ese movimiento y marcar el rumbo que queremos seguir. Juntos, podemos propiciar una transición mundial hacia un futuro sostenible. Únanse a nosotros. www.ecoportal.net

Klimaforum09

Nota

Klimaforum09 es un evento abierto que se realiza de manera paralela a la Cumbre Mundial de las Naciones Unidas sobre cambio climático que se realiza en Copenhague, Dinamarca. Numerosas organizaciones participantes en el evento suscribieron esta declaración de principios y de carácter programática con el nombre: “Cambiemos el sistema, no el clima” que señala que hay soluciones a la crisis del clima pero que se necesita “una transición justa y sostenible” a un modelo que garantice el derecho a la vida y la dignidad de todas las personas.

http://zapateando2.wordpress.com/2009/12/18/cambiemos-el-sistema-no-el-clima-declaracion-de-los-pueblos-en-klimaforum09/#more-11857

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 42 seguidores